miércoles, 20 de marzo de 2013

Pálido Monstruo. Juan Bolea

Aunque ya manifesté que no me cabía ni un muerto más, todavía tengo dos libros por reseñar y voy a intentar hacerlo en los próximo días, aunque ya no forme parte del mes temático de Kayena que tan buenos ratos nos ha dado y tan buenos autores nos ha descubierto y también  novelas, ¡por si no tuviéramos bastante pendiente ya!.

Este libro me ganó por su portada y por su extensión, y es que cuando una va arañando minutos y segundos para leer, le da pereza tropezar con un libro  largo, por que ello aumenta el riesgo de abandono, ya que las tramas se difuminan, los personajes no se terminan de aprehender, sin duda la novela de Juan Bolea era lo que necesitaba y la sinopsis me acabó de convencer.

Desde que descubrí la novela negra española me gusta sumergirme en ella, pero casi todas se desarrollan en grandes ciudades, y casi siempre son Madrid y Barcelona, siendo esta segunda la que predomina entre mis lecturas, así que cuando encuentro historias ambientadas en otras ciudades me lanzo de cabeza, aunque luego a lo mejor me estrelle. Esta se desarrolla en Zaragoza, ciudad que he visitado en varias ocasiones y que me ha gustado recordar acompañada de la pluma del autor.

Otro punto a favor de esta novela es el cuerpo de la letra, bastante grande, que unida al numero de páginas la convertía en una novela ideal para personas con poco tiempo.Y hay un as que hasta ahora me he guardado en la manga pero creo conveniente sacarlo ahora a colación, más que nada por si luego se me pasa comentarlo. Ya he comentado en alguna ocasión, que he sido lectora de novelas de abogados, que he sido fan de John Grisham y que mi idilio con él duró hasta que leí El proyecto Williamson. Pasaba sin duda una mala racha, poco tiempo, mucho  trabajo, oposiciones que estudiar y el libro se me atragantó, durante seis largos meses no pude leer otra cosa y no porque fuera muy largo, pero a mí me pareció infumable. Por aquel entonces yo terminaba todo libro que empezaba, esa novela marcó un antes y un después en mi vida lectora.

Y marcó un antes y un después, porque terminé asqueada, me sentí defraudada, y sobre todo sentí que había perdido seis meses de mi vida y que tampoco se paraba el mundo porque dejara un libro a mitad si no me gustaba, o no lograba seducirme. Marcó también mi divorcio de la obra de John Grisham, no he leído ninguna de sus novelas posteriores y eso que están en la estantería que compartimos mi hermana y yo. Sin embargo El premio Abogados de la editorial Martinez Roca me tentaba y este verano leí la novela galardonada en el año 2012, El bufete, y me dí cuenta de que en España también se escribe buena novela de abogados y que no he perdido el gusto por este genero.

A propósito de las novelas de abogados se ha fallado ya el ganador del año 2013, y el galardón  ha recaído en la novela El jurado numero 10, de Reyes Calderón. Y ya me meto en harina que estos prolegómenos se han prolongado demasiado.

El autor

Juan Bolea tiene raíces aragonesas y andaluzas, y una extensa producción literaria a sus espaldas, que ha supuesto un largo y fructífero camino literario. Ha escrito doce novelas y en ellas predominan los generos de intriga.  A sus éxitos más internacionales, como El manager o La mariposa de obsidiana, hay que añadir titulos muy apreciados por los lectores y la crítica, como El color del Índico, Los hermanos de la costa, Crímenes para una exposición, Un asesinato irresistible y Orquideas Negras, publicada por Espasa y finalista del premio Dashiel Hammett de la Semana Negra de Gijón.

En el año 2011 ganó El Premio Abogados de Novela, con la obra La melancolía de los hombres pájaro. Con Pálido monstruo da un paso más en su trayectoria narrativa, demostrando su dominio de la novela negra, su hondura sicológica y su capacidad para urdir inspirados y originales argumentos.

Argumento

Eloisa Angel es una joven abogada, una mujer que parece usar a los hombres como si fueran pañuelos, una auténtica femme fatale, bella, enigmática y de gran inteligencia que se siente atraída por los asesinos en serie y está escribiendo un libro.

Eloísa está acostumbrada a jugar con fuego, a conseguir todo lo que se propone y se vale de su sensualidad y belleza. Para avanzar en su investigación no duda en aprovecharse de tres hombres, un periodista de sucesos, un pasante de abogado y un socio de una importante firma jurídica metido en política que aspira a la alcaldía de Zaragoza. Se vale de todos ellos y a todos manipula, contando con un arma poderosa, la belleza y la sexualidad.

Quien juega con fuego se quema y una madrugada Eloísa es encontrada en su despacho asesinada. Los indicios apuntan en una dirección, y David Guzmán, abogado es acusado de cometer un crimen del que se confiesa inocente. Su defensa recaerá en Fidel Paternoy, un importante abogado, metido en política.

Impresiones

No puedo negar que la novela me ganó de inmediato, desde las primeras páginas me mantuvo pegada a su texto, ansiaba tener momentos para leer, y sumergirme en la trama, vivir las andanzas de Eloísa Angel para ir odiándola cada día un poquito más.

He de reconocer que no me gusta el tipo de persona que encarna, sin escrúpulos, que no teme herir sentimientos, que no se plantea si hace daño a los demás. Malcriada, rica de nacimiento, quizás le ha faltado lo principal, unos padres que la quisieran en familia. Sometida siempre a chantaje emocional, conseguía cuanto se le antojaba, y ya siendo una adulta sigue actuando del mismo modo, sabe que papa pagará sus facturas.

No fui capaz de entenderla, su despreocupación maternal me ponía de los nervios, ¿cómo podía tener el alma tan fría y negarle a su hija lo que ella tanto ansió?. Eloisa me pareció una kamikace, una mujer acostumbrada a vivir al filo de la navaja. Su fascinación por los asesinos en serie y el contacto que  mantenía con ellos aún a sabiendas que un día podría ella ser la víctima lo demuestra.

¿Los asesinos nacen, o se hacen? Quizás nosotros no tengamos una respuesta a esta pregunta, pero Eloisa sí la tenía, ella defendía que cualquiera de nosotros llevados al límite puede ser un asesino en potencia, y parecía querer demostrarlo a toda costa. ¿Y su teoría es cierta? Pues a tenor de su final cualquiera podría decir que sí.

Personajes

Pero vayamos por partes. Comienza la novela presentándonos a un personaje carismático,  a Fidel Maria Paternoy, un abogado de izquierdas, a quien el éxito cosechado en su carrera laboral no se le ha subido a la cabeza, sigue siendo humilde y teniendo unas prioridades. Un personaje que sin duda se gana la voluntad del lector a la primera de cambio, paternalista, excesivamente religioso, y amigo de sus amigos. Conocemos su pasado y su presente y caminamos de la mano del autor hacia su futuro.

Pero no es el único personaje que nos presenta, también conoceremos a David Guzmán, un abogado promesa dentro de la firma Paternoy y asociados, un joven con un pasado oscuro, que a toda costa desea olvidar, un hombre que se cruza con la mujer menos adecuada y sucumbe a su belleza y sensualidad, hasta el punto de arruinarse el futuro.

Y también encontramos capítulos escritos en cursiva, que pertenecen a Luis Murillo, un periodista de sucesos, apodado el pelos por su estetica, que también cae en las redes de quien él apoda Medusa. En estos capítulos el periodista en primera persona nos narra las sensaciones que le causa la abogada y lo peligrosa que la encuentra, sin embargo parece ser el único que mantiene los pies sobre la tierra a pesar de lo mucho que le atrae y la desea. También en cursiva encontramos las crónicas que escribe Luis y las columnas de opinión de Nipho.

Eloisa Angel completa el triángulo de las bermudas, una abogada fría, calculadora, y manipuladora, una mujer dispuesta a todo por conseguir información para el libro que está escribiendo, Su principal arma su cuerpo, a todos se entrega y con ninguno se compromete. Su finalidad publicar un libro sobre los asesinos en serie, demostrar su teoría, y hacerse un hueco en la abogacía. Sin embargo quién juega con fuego se quema y el autor no ha tenido ninguna piedad con el personaje.

Aunque estos son los personajes principales, nos encontramos con secundarios de lujo, personajes carismáticos y bien dibujados como Nipho, columnista del mismo periódico en el que trabaja Luis Murillo, un hombre egocéntrico, con un gran concepto de sí mismo que va de estrella por la vida. Un personaje que nos dejará frases rotundas y del que el lector no sabrá muy bien que pensar, porque habrá momento en que se le atragantará y otros en que le parecerá genial.

Sin embargo si debo mostrar mi preferencia, me quedó con un personaje que respira un aura especial Leandro Motis, un personaje que aparece en una pocas páginas y sin embargo su espíritu se queda impregnado en la historia. Un hombre enfermo que no ve otro camino para recuperar la alcaldía de Zaragoza que involucrar al hombre que ya fue cabeza de lista del partido y fue capaz de conseguir la victoria, aunque de ello haga veinte o treinta años. Nos lo dibujan como un hombre enfermo, de tez amarillenta y con las fuerzas disminuidas, sin embargo irradia carácter. Un personaje entero, con una moral intachable, leal a sus consignas que ve su partido acabado y sin números para triunfar y decide quemar su último cartucho.

Del resto de personajes destacar al detective Legazpi, un hombre derrotado, que gusta de caminar, un hombre que se mueve por intuiciones y que cuando todos dan el caso por cerrado sigue buscando un culpable hasta dar con él.

La trama

Juan ha sabido tejer una novela en la que las piezas van encajando, nos va dejando pistas a lo  largo de la trama, pistas que en ocasiones nos pasarán desapercibidas y que precisarán una segunda lectura una vez nos sorprende por apresurado el final. Eloisa teje bien sus redes, juega sus cartas, pero en su intento por vivir al limite no mide las consecuencias de sus actos, ese coqueteo constante con la muerte hace que un día la sorprenda en su despacho. Dos sospechosos y muchos indicios que terminan por descartar a uno.

David Guzmán se verá acusado de un crimen que él afirma no haber cometido, pero todos los indicios le acusan, a su lado se quedará su mentor, que aparcará sus deberes municipales para hacerse cargo de su defensa, pero desde el primer momento algo no nos cuadrará, los indicios le acusan pero se carece de pruebas, ¿Cómo puede terminar condenado con unos argumentos tan flojos?

Teníamos un final poco convincente, hasta el lector menos avezado podría darse cuenta de que alguna pieza del puzle no encajaba, y el autor aprovecha para dar una vuelta de tuerca, para que aquellas pistas que ha ido apuntando y que nos han pasado desapercibidas por obvias cobren de nuevo vida, sin embargo después de tener una buena novela entre manos, no ha sabido tejer un final digno de la trama que ha desarrollado, como si no supiera muy bien que hacer con ese giro que nos ha regalado y el colofón de la novela queda precipitado, poco desarrollado y deja en el lector un sabor agridulce, como de algo inacabado

Conclusión

Una novela negra, en la que  podemos encontrar una terna, la policía, los abogados y el periodista, suficiente para la novela ser de mi gusto. El autor nos ha dirigido hacia donde ha querido, nos ha hecbo empatizar con unos personajes y nos ha hecho odiar o menospreciar a otros, sin embargo después de un buen trabajo narrativo en el que cobran  importancia las columnas de opinión de Nipho, incluso las noticias de Luis Murillo, en el que el juicio se desarrolla ante los ojos del lector, que puede ver lo diferente que son los sistemas judiciales español y americano, el autor no sabe culminar con éxito la novela, precipitando un final que hubiera podido dar mucho juego.

A esta novela le ha faltado al menos un capítulo, no se cumple la máxima que lo bueno si es breve dos veces bueno, porque el lector, al menos yo, queda desencantado.

Te animo a leerla, a buscar las pistas que el autor va dejando por el camino, a ser capaz de descubrir los señuelos que va tendiendo y sobre todo te animo a que descubras por ti mismo al asesino de Eloisa Angel, quién posiblemente no gozará de tu simpatía pero  seguro que no merecía un final tan cruel.



Retos

Reto autores de la A a la Z: letra B
Reto 25 novelas de misterio y suspense
Reto cruce de caminos, negra y criminal 8/10
Reto 25 españoles

17 comentarios:

L.I.M dijo...

Genial reseña! Veo que te ha gustado mucho. A mi me llama la atención y me has contagiado tu entusiasmo. Me lo llevo apuntado.
Besos!

Enzo dijo...

Me gusta mucho el género de la novela y por lo que cuentas es buena, lo que me tira para atrás es el final, en estas novelas si es precipitado, como dices, puede destrozarla.
Un saludo.

Margari dijo...

NO conocía esta novela. Y me la llevo apuntadísima, que me dejas con muchas ganas.
Besotes!!!

Shorby dijo...

Qué me gusta la novela negra!!
No conocía esta, gracias por la reseña =)

Besotes

Manuela dijo...

Leo muy poquita novela negra pero con esta reseña me has ganado, me lo llevo apuntadísimo. Gracias !!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Me ha encantado tu reseña, me alegro de que hayas disfrutado tanto esta lectura, tiene muy buena pinta. Muchos besos.

Marisa G. dijo...

En España también se hace buena novela negra.... y buena narrativa en general. Ahora está muy de moda la novela negra nórdica. Este libro me parece interesante y no lo descarto de verlo por algún sitio. Besos

Carmen dijo...

Después de la decepción que me supuso La melancolía de los hombres pájaro no creo que me anime con esta autor por ahora...
Besos,

BookCyFeR dijo...

Que reseña más buena!
Te sigo!!!

Ángela dijo...

Magnífica reseña Carmina, que lastima ese capítulo, que echas en falta ¡qué pena!. No obstante, no descarto su lectura, hay varios aspectos que me resultan interesantes, el escenario, Zaragoza es una ciudad que he visitado varias veces y me gusta mucho, los personajes ...
Besitos

Pedro dijo...

Me gusta mucho la novela negra, y no conocía ni al autor ni el título.
La novela a pesar de ese final que te ha defraudado, no dejaré de leerla, por una poderosa razón y es que yo nací y viví muchos años en Zaragoza y creo que me gustará pasear de nuevo por allí de la mano del autor.
Un beso

David Gómez (Bolzano) dijo...

Me has picado la curiosidad. Me la apunto en la lista y veré si puede ir subiendo posiciones.

Estoy contento al verte disfrutar tanto con la novela negra. Si en parte tengo un poco de culpa por lo del reto, mejor que mejor.

Un abrazo.

Locura de lectura dijo...

Buenísima pinta!!! Gracias por la recomendación porque no conocía el título, así que apuntada queda en mi lista de pendientes. Bsss

MANUELA dijo...

Jejeje te ocurre como a mí que ultimamente veo muertos por todos lados con tanta novela negra,pero siempre cabe alguna más.Esta me la llevo también
Besos

Zaebe dijo...

Holaaa
Me encantan tus reseñes, están muy curradas ^^

Me apunto esta novela!!

Un beso!

Elena:) dijo...

Pues me has dejado muy dudosa. Desde el argumento me habías convencido pero luego me he quedado un poco plof por lo del final.
Aún así, me lo apunto que me has dejado con la intriga.
1beso:)

Kayena dijo...

A mi también me pasó algo similar a lo que cuentas con John Grisham. Con respecto a esta novela, estoy totalmente de acuerdo contigo en todo, incluido ese final al que le falta algún capítulo. Pero bueno, el resultado a nivel general es que me gustó mucho y eso es lo que cuenta.

Un beso.