lunes, 11 de febrero de 2019

Reikiavik .Pablo Sebastià Tirado

Una es de letras, letras, ni siquiera salpicada de algún número, siempre me he sentido negada para los conocimientos científicos y nunca me han llamado la atención. Nunca, hasta que mi hijo mayor empezó a interesarse por ese ámbito, era la antítesis perfecta a mí, un enamorado de la física y de la ciencia.

No puedo decir que me haya contagiado su entusiasmo ni que entienda la mitad de las veces lo que me explica, sin embargo en alguna ocasión me he adentrado en novelas que tratan temas físicos para neófitos, como puede ser La puerta de los tres cerrojos, y no me han disgustado.

Sin embargo en la presentación de Reikiavik en Castellón, la presentadora y escritora Teresa Viejo mencionó en varias ocasiones que la novela era negra con tintes de ciencia ficción, y ahí me asusté, hasta el punto de plantearme no leerla . Y es que los asiduos al blog se habrán dado cuenta de que hay géneros que no toco, y uno de ellos es la ciencia ficción, quizás la culpa la tengan unas lecturas obligadas del colegio que me dejaron un mal sabor de boca.

Sin embargo, con la novela ya en casa decidí darle una oportunidad y participar con las Yincaneras de
Madrid en la lectura simultánea, y la verdad es que no me arrepiento de la decisión tomada, porque lo que para unos es ciencia ficción para mí simplemente se reduce a investigación científica, a anticipación; y la verdad es que lo que se cuenta en un futuro no será tan descabellado y seguramente en estos tiempos se estén dando pasos en esta dirección. Otra pregunta totalmente distinta sería los debates morales que se nos pueden plantear, pero esto queda para otra ocasión, o para charlar largo y tendido con un café sobre la mesa o un vermuth según la hora en que se acometa.

El Autor:

Pablo Sebastiá Tirado nació en Castellón de la Plana en 1973, es abogado, escritor y periodista. Ha trabajado para diferentes medios de comunicación, tanto en radio como en prensa escrita, y actualmente compagina la creación literaria con la asesoría de empresas y la promoción editorial.

Es miembro del comité organizador del certamen internacional de crimen y ficción Castelló Negre y forma parte del colectivo "12 plumas negras".

Ha publicado hasta el momento las novelas: El último proyecto del doctor Broch (2007), La agenda Bermeta (2008), El último grado (2010), Secreto de estado (2011) y La sonrisa de las iguanas (2014) Literatura Reino de Cordelia nº 43. También ha participado en varias antologías de relatos, entre ellas España negra (2013).

Sinopsis:

El albino Hannu siempre acompañado por un fiel y enorme rottweiler color azabache, ajusticia a los hermanos Ferrutti, los dos principales capos que controlan el juego y la prostitución en Cataluña. El golpe es tan salvaje como  efectivo, pero por primera vez el ejecutor deja un cabo suelto al respetar la vida de una joven que se esconde con su bebé, secuestrada por uno de los capos asesinados. Los tres juntos deberán huir de los sicarios del clan mafioso por una Barcelona corrupta y sumida en el odio, donde nadie es inocente y la traición y el poder se dan la mano en los bajos fondos. Pablo Sebastiá Tirado nos sumerge en los ambientes más sórdidos de la capital catalana, pero también nos lleva de viaje desde Sicilia hasta Islandia, e incluso al futuro mediante una extraña investigación donde un hombre se enfrenta en solitario a un reto científico peligroso e inquietante.

Mis impresiones:


Nos encontramos ante una novela en la que me gustaría destacar varios puntos, el primero de ellos, que no el más importante, es la edición. Reino de Cordelia nos presenta una novela encuadernada con primor, con materiales de alta calidad, aunque al mismo tiempo resulte un libro rígido y difícil de abrir para aquellos que nos gusta que se note lo menos posible que han pasado por nuestras manos. Lo primero que nos seduce es una portada en la que podemos encontrar a los dos protagonistas de esta novela, pero si la quitamos nos encontramos otra igual de atractiva, y que seduce de igual forma.


Al abrir el libro encontramos más extras en esta cuidada edición, con páginas en rojo, y otras en blanco, una letra más que aceptable y unos márgenes óptimos. Mi enhorabuena a la editorial por pensar en los lectores.

Pero si pienso en el principal activo de esta novela sin duda son sus protagonistas:

Hannu un albino asocial que carece de sentimientos, que se ha impuesto como misión limpiar de la faz de la tierra a los delincuentes y lo hace a golpe de salmos. Un personaje peculiar que actúa de forma mecánica para sobrevivir y a quien no parece importarle nadie más que el enorme rottweiler que le acompaña.

Reikiavik, es el enorme rottweiler de Hannu, un animal entrenado para matar que hace al mismo tiempo gala de una gran nobleza, parece que los papeles se intercambian y es más humano el perro que Hannu, pero como todo tiene un porque para encontrar respuestas a esta afirmación y a otras os vais a tener que sumergir en las páginas de esta impactante historia, que te puede gustar más o menos pero no te va a dejar indiferente y de la que no vas a salir indemne.

Nos encontramos ante una novela que se estructura en dos líneas temporales, una en el presente que se sitúa en Barcelona en el verano de 2016 y otra en pasado que comienza en Sicilia y se desplaza a Islandia que comprende entre 2005 a 2010. Ambas historias que en un principio no parecen tener nada en común terminan confluyendo de forma magistral y encajando como la maquinaria de un reloj suizo de precisión.

Tanto es así que podríamos leer la novela en un principio solo leyendo los impares y tendríamos una historia, solo que nos fallaría el final porque nos faltaría información, ya que esta se encuentra en los capítulos pares narrados en pasado. E igual pasaría si solo leyeramos los pares, no comprenderíamos que pinta Hannu en esta historia.

Por ello me parece un logro la forma en que esta escrita esta novela, porque el autor es ante todo sincero, no engaña al lector, ni rompe el pacto ficcional, no se saca de la manga nada, ni resuelve con artificios la enredada historia, se limita a hacer avanzar ambas tramas hasta que convergen, de tal forma que el lector avezado pronto ata cabos y podría parecerle previsible pero justamente esos cabos atados no son lo importante de esta novela.

Al hilo de esto en la historia actual, la que se desarrolla en Barcelona, nos presenta una ciudad en la que la corrupción campa a sus anchas, en la que la mafia de trata de blancas y narcotráfico tiene a policías y mossos en nomina y nadie puede sentirse a salvo, eso Hannu lo sabe, pero huir con una chica asustada y un bebé no es nada sencillo, y ella no se fía, como para hacerlo... Nos encontramos en los capítulos impares una novela negra en la que los protagonistas absolutos son  Hannu y Reikiavik, pero con unos secundarios de lujo muy logrados como Bianca la joven rumana que obligaron a prostituirse, Don Francesco que rezuma odio por todos los poros y a pesar de su enfermedad terminal sigue siendo peligroso y es el único del clan de los Ferrutti vivo, o su enfermera Carlota. Os animo a descubrirlos a todos ellos en las páginas de esta novela un tanto inusual.

En los capítulos pares conoceremos a Pietro Fabruccini, un hombre al que la vida ha golpeado duramente desde niño, y que sobrevive al amparo de una familia de mafiosos los Manzini, cuando cae su patrón él es encarcelado y la vida parece regalarle una oportunidad que no duda en aprovechar haciendo aquello que nunca había podido: leer, formarse, y convertirse en cinco años en un humanista, una persona capaz de leer a los clásicos en latín, Virgilio entre ellos. La oportunidad de salir de la cárcel la pintan calva cuando el hijo de su antiguo patrón se presenta con el abogado de la familia y le ofrecen participar en un experimento peligroso, la lealtad una de las virtudes que le adornan le obliga a aceptar y comienza en ese momento un periplo que le llevara desde Sicilia a Islandia.

Y aquí encontramos otro de los juegos de la novela, porque Reikiavik es el nombre del enorme rottweiler pero también es la ciudad donde esta instalado el laboratorio científico en el que Pietro se convertirá en objeto de estudio. Una ciudad fría para un laboratorio aséptico de acero y metal en el que los sentimientos y el lenguaje afectivo no tiene cabida, solo el lenguaje científico y la racionalidad. La teleportación, de ahí que muchos califiquen a esta novela de ciencia ficción, se convierte en la protagonista absoluta, en la meta a la que llegar, han experimentado con objetos, e incluso con animales pequeños, pero necesitan ver si funciona con animales más grandes y sobre todo con humanos.

Al lector, al menos a mí, se le coloca ante una disyuntiva un tanto extraña, porque quienes financian este proyecto son grandes riquezas, para luego utilizarlo en beneficio propio y hacer fortuna con ella, sin embargo todo avance científico aunque provoque graves dilemas es beneficioso para la sociedad, ¿O no? Hasta que punto una persona con todos los puntos en contra que se vislumbran sigue adelante, pensándolo fríamente no tiene otro remedio, o lo mata el experimento, o se encarga de él la mafia, pero aún así quién camina voluntariamente hacía un futuro tan incierto.

Como podréis comprobar en mi esta lectura ha suscitado más preguntas que respuestas he encontrado, porque precisamente el autor no nos lo da todo masticado, nos deja que seamos nosotros mismos, los lectores, los que que lleguemos a ciertas conclusiones, el planta la duda y cada uno que la resuelva a su antojo.

Me ha sorprendido bastante que una persona de letras haya sido capaz de acometer y explicar un tema tan complejo que hunde sus raíces en la física cuántica, para mí palabras mayores, sin embargo cuando le pregunté al respecto en el club de lectura Cosas&Musas, pude comprobar que a Pablo Sebastiá le apasiona la ciencia y que se documenta, nos expuso todos los experimentos que se han hecho hasta el momento y a partir de ellos él se ha dedicado a anticipar lo que podría dar de sí esa investigación, y ha dado por hecho que la teleportación puede ser una realidad dentro de muchos años, aunque quizás los lectores actuales no seamos testigos de ello.

Al hilo de todas las lagunas que se le presentan a los científicos nos encontramos con avances que se están utilizando hoy en día, como el volcado de imágenes en el cerebro, imágenes que previamente  se han obtenido por reacciones del cerebro a ciertos estímulos, sinceramente a mi me hizo plantearme muchas preguntas y no obtuve respuestas, quizás porque los dilemas en los que yo me vi envuelta darían para acolarados debates.

El punto de inflexión en esta historia se produce en 2007 cuando la crisis económica impacta de lleno en el centro de investigación, y tienen que desmantelarlo, es ahí donde empezaremos a comprender cosas y las historias empiezan a converger, donde el lector empieza a atar cabos y los flecos comienzan a desaparecer, tanto que si alguno queda libre es voluntad del escritor que así sea, para que el lector resuelva la situación como crea oportuno. Me parece un acierto porque es un impacto brutal que golpeó a las grandes fortunas y a todo lo que ellas financiaban y la verdad es que es bastante gráfica la explicación que le da el abogado financiero a los científicos que no parecen entender como el aleteo de una mariposa en Japón puede ocasionar un tsnami en el mundo entero.

A pesar de ser una negada para los temas científicos y para la física en particular he disfrutado de esta novela, de la frialdad y la falta de escrúpulos y si me apuras moral de los investigadores que en ningún momento consideraron humano al objeto de su experimento, les traía sin cuidado las consecuencias que pudiera tener para el equilibrio síquico y emocional, solo les importaba si era posible teleportar humanos. No puedo decir que haya entendido lo que el personaje científico comentaba, pero como se lo tenían que explicar a Pietro una neofita como yo fue capaz de entender, de sorprenderse, de escandalizarse con ciertas posturas... Toda una montaña rusa de contradicciones se desató en mi interior, dando como colofón una lectura más que satisfactoria.

Mención de honor para ese final, abierto, ambiguo, como queráis calificarlo, no me voy a poner tiquismiquis, que me sobrecogió el alma y me dejó un agujero impresionante. Contar con la presencia del autor en el Club de lectura fue un lujo porque nos contó entresijos que me ayudaron a comprender mejor la historia tal y como él la había escrito y que por caprichos de la edición cambio de orden algún capitulo dando lugar a un final no tan claro, pero para que podáis disfrutar de la novela tanto como yo, me reservo este dato para cuando la hayáis terminado y entonces hablamos largo y tendido sobre ello. ¿Os parece?

Conclusión:

Nos encontramos ante una novela negra de anticipación, me niego a clasificarla como ciencia ficción, porque para mi no lo es. Una historia que sorprende al lector, que lo hace reflexionar, posicionarse, preguntarse y como poco informarse.

Una historia que destapa los bajos fondos de una ciudad grande, como las mafias juegan a su antojo y  nos muestra un personaje frío, sin sentimientos, con el que no estaremos de acuerdo en muchas ocasiones, pero que bien nos iría si hubiera alguien como él pululando por nuestro mundo y nos fuera librando de la escoria delictiva.

Y también que se esconde detrás de ciertas mafias de guante blanco que se dedican a financiar investigaciones científicas para su beneficio económico, sin importarles que sacrifican por el camino.




lunes, 4 de febrero de 2019

No es tiempo de peros. David Jimenez El Tito

Voy a echar de menos a Marcial, ya lo estoy echando de menos y acabo de leer la última línea, tras el mosqueo inicial por un final que me ha hecho jurar en arameo y que no intuía me he ido quedando huérfana, a pesar del mucho frío que ya transmitía Marcial y no menos heladoras eran las sensaciones que emitía Zoe. A pesar de todo ya eran como de la familia y yo esperaba cada entrega con entusiasmo.

Hace mucho que conocí a David de un modo casual, porque me metí de lleno en su Facebook para que me diera información sobre Castelló Negre, han pasado años desde aquello y tres novelas, algún café que otro, muchas conversaciones sobre literatura y por mi parte una creciente admiración por la persona y por el escritor.

Por la persona, porque sabe escuchar y toma nota de lo que le puede servir para evolucionar, como escritor porque libro a libro sorprende lo que ha aprendido, lo que ha crecido y aún así sigue escuchando, sigue tomando nota de lo que la gente le comenta. Es cercano, no se cree ninguna leyenda, porque sabe que sin sus lectores un escritor no es nadie. He conocido autores autopublicados que no escuchan y se creen alguien en el mundo de la escritura, ningunean al lector que no les baila el agua, y contentar a todos es muy difícil, pero de todo se aprende

Pero como siempre me pierdo en disquisiciones a las que podréis llegar cualquiera que coincidáis con él, no perdáis la oportunidad de acercaros a una presentación, mesa redonda, cualquier evento en el que participe, es un gran conversador literario y no solo habla de su libro.


El autor:

David Jiménez "El Tito" nació en Cartagena en 1978. Es licenciado en Biología por la universidad de Murcia. Después de haber desarrollado su carrera como biólogo en el ámbito del control de calidad,  en la actualidad trabaja como agente marítimo de Vigilancia Aduanera.

Ha sido colaborador de Castellón Noticias, como especialista en género negro, hasta su debut literario con Muertes de Sobremesa (ACEN 2015). Dos años después llegó Inspector Solo (Ediciones Versátil, 2017) y ahora No es tiempo de peros. Una serie de novelas que pueden leerse como una trilogía o de manera independiente.


Sinopsis:

Ella ya no es esa policía tímida que no se atrevía a mirarlo a la cara. Él ya ni siquiera es policía.

Ambos han pagado un peaje demasiado alto por trabajar al margen de la ley. Ahora lo único que los une es una causa común: encontrar al Cazador.

Pero compartir un objetivo no los convierte en compañeros, sólo en socios; unos socios que tendrán que lidiar con una relación amor-odio basada en engaños.

Para Zoe. Marcial es el mejor medio para descubrir al verdadero culpable de la muerte de su novio. Para Marcial, Zoe es la única compañía humana que no le resulta insoportable.

La búsqueda del Cazador los une en un nuevo caso, pero esta vez nada será igual. Marcial ya no tiene una placa que le impida desafiar las normas, y Zoe simplemente ha dejado de cumplirlas. Ambos iniciaran un descenso a los suburbios de Cartagena en la investigación de una de blanqueo de capitales que salpicará de  sangre los cimientos de la ciudad.


Mis impresiones:


David ha conseguido lo que muchos autores sueñan y pocos consiguen crear el PERSONAJE, si en mayúsculas, porque eso es Marcial, un personaje que no deja a nadie indiferente, que cimenta toda la trama, que la arma, que la sustenta incluso cuando el autor lo convierte en un secundario. Un personaje que violenta al lector, que lo sube en una montaña rusa de sensaciones, que lo lleva desde el odio hasta la comprensión, aunque no en todos los casos, que obliga a que tome partido y en mi caso no siempre sale bien parado, aún así reconozco que Marcial se ha convertido en un imprescindible, que ansío encontrar un personaje como él en cada novela que empiezo, y por supuesto no lo encuentro.

Y ahora viene lo peor lectores adictos a Marcial, David concibió esta historia en tres novelas, y hemos llegado a su final, y no piensa estirar el éxito de su inspector de policía más allá de lo que se había propuesto en su día, por lo menos no de momento, quiere explorar nuevas historias, crear nuevos personajes, seguir evolucionando.

Después de No es tiempo de peros pretende hacer un borrón y cuenta nueva, de hecho ya lo está haciendo y yo al menos me voy a quedar huérfana sin ese policía, porque aunque haya entregado la placa lo sigue siendo, políticamente incorrecto, machista, asocial y muy peculiar que ha creado en mi vocabulario un nuevo vocablo a lo Luis Piedrahita amorodio y siempre en los extremos, sin matices, sin escalas de grises, en uno u otro lado del ring.

No es tiempo de peros empieza donde termina Inspector Solo, aunque el autor dice que las novelas se pueden leer de forma independiente aconsejo leerlas en orden para:

1.- Tener una visión global de todos los personajes, los hay que solo aparecen en Muertes de Sobremesa y se recuperan en No es tiempo de peros.

2.- Apreciar el derrumbamiento de Marcial, esa autodestrucción que comienza en la primera de la serie y que avanza imparable hasta el punto final de No es tiempo de peros.

3.-  Aprehender la metamorfosis de Zoe, confieso que he podido entenderla, pero no me ha gustado en que se ha convertido y se me queda un sabor amargo con ese punto y final.

4.- Constatar la evolución de David como escritor, y es que novela a novela se ha ido notando el cambio, un mayor dominio del lenguaje, de las técnicas de narración, de la utilización de recursos, una mayor soltura al narrar y al construir las tramas que ganan en complejidad y benefician a la historia y a sus personajes y por ende al lector que se pierde entre sus páginas.

No es tiempo de peros es una novela redonda en muchos sentidos que cierra muchos frentes y deja oros abiertos a la imaginación del lector para que este le de el final que más le convenga, el que más le guste. Aparenta que en cualquier momento puede empezar a andar de nuevo la historia, porque hay personajes para rato, sobre todo hay Marcial para muchos casos más aunque hoy parezca sólo la sombra de sí mismo, hay Zoe para muchas batallas más y sorpresas que solo descubrirás si te pierdes entre sus páginas.

Ambientada en Cartagena la ciudad que lo vio nacer y crecer, en esta novela se convierte en un personaje más, ganando protagonismo. No es necesario haber visitado la ciudad para pasear por ella de la mano de David que en esta ocasión se ha empeñado en llevarnos a aquellos barrios que no pisan los turistas, barrios marginales y oscuros, donde las drogas campan a sus anchas, donde malviven delincuentes, camellos y yonkis. Calles en las que más vale no perderse a según que horas y menos solo.

Al hilo de esto el autor utiliza su novela para hacer critica social, para poner en solfa a los políticos de Cartagena, para denunciar las deficiencias, porque no todo es bello en la ciudad que los turistas inundan a diario, también hay esos lugares que quedan olvidados, en los que cualquier delito es posible, y en los que posiblemente un poco de acción gubernamental sentaría de lujo. No conozco la ciudad pero novela a novela he podido recorrer sus calles, pasear por sus parques y bajar a las zonas más sórdidas, un tour completo el que ofrece David al alcance de todo aquel que se aventure en esta trilogía, aunque es en No es tiempo de peros donde más peso tiene la ambientación y la ciudad se convierte en un personaje más.

Hay una palabra que sobrevuela toda la novela LEALTAD, el leit motiv de Marcial, la razón de que sea tan peculiar, lo que exige a cualquier persona de su entorno, una cualidad que solo aprecia en su fiel galga Sola, ni siquiera Zoe que logró traspasar su coraza lo ha sido. La vida de Lisón se desmorona, pieza pieza van cayendo todos los hombres que creía honestos, sus referentes, aquellos por los que hubiera dado su vida. A veces la ignorancia es una bendición, pero conforme ese caso endiablado va resolviéndose conforme desenredan esa enorme madeja de corrupción y blanqueo de capitales, en la medida que se van acercando al final, la verdad lacera a Marcial, lo hunde más y más y lo aboca a los brazos de las rubias, ellas si saben consolar.

Marcial representa valores que ya están en desuso hoy en día, quizás por ello a pesar de su canallesca personalidad, a pesar de que no comprendamos todo lo que hace y que nos parezcan reprobables muchas de sus decisiones y actuaciones, nos atrae y parte de la culpa de ello la tiene su actitud con la perra; aunque en este libro parece descuidarla un tanto, si no es capaz de cuidarse a si mismo como va a hacerlo de un animal, más bien parece que es la galga quien cuida de él, quien lo saca de su letargo, quien le obliga a levantarse cada mañana aunque la resaca le martillee las sienes y le convierta en esparto la lengua.

Son precisamente esos pasajes con Sola, en los que Marcial se nos muestra como es, como se siente, es justamente ahí donde lo vemos navegar a la deriva, y justo ella es su puerto, su salvación, quien le pone los pies en la tierra, quien más se ha asomado a ese pozo oscuro, quien mejor conoce a su diablo interior porque ha sido capaz de asomarse a sus pupilas y sin embargo ha seguido a su lado sin reprocharle nada, dándole cariño, siéndole LEAL.

Pero Marcial no está solo en esta intricada trama, la acompaña una agente, Zoe Ochoa, una mujer que ha sufrido uno de los reveses más importantes de su vida; una mujer llena de odio que solo vive para la venganza. Una mujer que es la sombra de lo que fue, a pesar de que la veremos más aguerrida, más resuelta, porque el odio es un motor poderoso, más incluso que el amor. Nada queda de esa amistad que lograron forjar, se la llevaron los silencios, las mentiras, la desconfianza. Sólo les une una fuerza, la venganza. Marcial en ocasiones flaquea, le gustaría abandonar y no lo hace por lealtad a Zoe, otra vez esa virtud tan en desuso.

No puedo decir que me haya gustado la Zoe con la que me he encontrado, no creo que pueda volver a ser feliz ni tampoco ser una buena policía, el autor coloca a los personajes al límite, y traspasando una y otra vez la línea que separa la legalidad de la ilegalidad, una línea que en ocasiones es muy gruesa y otras tan fina que en el momento menos pensado estás al otro lado. A pesar de todo he entendido ese cambio, no se como hubiera actuado yo en su lugar, posiblemente igual que ella, porque si algo ha logrado David con esta novela es verosimilitud, personajes de carne y hueso que traspasan el papel, que respiran, que empatizan con el lector.


David ha conseguido que sus personajes bajen al infierno, y los lectores les acompañemos, nos muestra la realidad del alma humana de forma cruda, sin miramientos, esa maldad latente que anida en muchas personas. Pone de manifiesto todos los resortes de la autodestrucción, tanto la de Marcial como la de la misma Zoe, y de otros personajes que no quiero adelantar, vais a tener que descubrirlos entre las páginas de esta última novela.

Y como no podía ser de otra forma demuestra que es un gran lector, podemos encontrar guiños en la última de la trilogía, hay uno que me ha hecho especial ilusión, la mención a Pere Cervantes y a su novela Tres minutos de Color, aunque no es la única referencia metaliteraria que encontrarán los amantes de la novela negra.

Mención especial para ese final que me hizo jurar en arameo, y que redondea una trilogía en la que la mentira, la corrupción, la prostitución, el blanqueo de capitales y sobre todo la deslealtad tienen un papel predominante y también la LEALTAD esa virtud tan sobrevalorada y que se resume en una línea cargada de intenciones.

"Yo cuido de los míos"

Conclusión:

Con esta última entrega David Jimenez "El Tito" ha demostrado que ha llegado para quedarse, que se ha ganado un lugar más que merecido en la novela negra española, ha tenido la destreza de ambientar en una ciudad que conoce bien y la ha dibujado con su cara más bonita y con la más amarga. Ha sabido crear un personaje magistral cuya alargada sombra le va a perseguir en cada nuevo proyecto que emprenda, ojalá nos de muchos más personajes de ese calado tan profundo, con esos matices tan amargos y ácidos con esas sombras tan oscuras que hasta opacan la poca luz que logra emitir.

Nos encontramos ante una novela que tiene un ritmo constante, en la que no decae la tensión en ningún momento, con un vocabulario rico, pulido y cambios de registro cuando son necesarios, dotando a cada personaje de una individualidad muy marcada tanto física como psicológicamente. Y sobre todo si hemos leído las novelas por orden hemos ido asistiendo al nacimiento de un escritor, al que le deseo muchos éxitos y al que pienso seguir los pasos.

Ya solo me queda recomendarte encarecidamente esta trilogía, desde la primera de la serie que puedes encontrar por muy poco en la red, disfrutar de unos personajes ricos en matices y muy complejos y de una trama que vira en multitud de ocasiones haciendo que el lector cree sus propias hipótesis para finalmente demostrarle lo equivocado que estaba. Y como tres libros no se sustentan con una sola trama, novela a novela encontraremos una subtrama distinta igual de atractiva que la principal.