martes, 26 de febrero de 2019

El abrazo del monstruo. Félix J. Palma

Mi abuela solía decir que el miedo es gratuito y como tal cada uno se coge el que quiere, y en ocasiones condiciona la vida de una persona. Me solía decir que nunca tomara una porción demasiado grande para que no me impidiera ser libre y disfrutar de la vida. Y lo decía por las muchas cosas que ella dejó de hacer por los distintos miedos que atesoraba.

Al leer esta novela me he podido dar cuenta de cuanta razón tenía mi abuela, y aunque no pueda presumir de no tener ningún miedo, es verdad que intento que no me influya en mi vida diaria, hasta el punto  en que condiciona la infancia de Diego y su posterior vida de adulto. 

He de reconocer que es la primera obra del autor que leo, que a pesar de que su trilogía victoriana la vi pasearse por blogs en su día, no se que porqué a mi no me llamó la atención, sin embargo ya no sé si fue la agresiva campaña de marketing, la inestimable opinión de mi socia de #SoyYincanera, que los planetas se alinearon en el firmamento, pero no me importó su grosor a pesar de que mi tiempo cotiza en bolsa a precio de uranio enriquecido, y eso que ya voy quemando etapas, pero me meto en charcos de los que no soy capaz de salir.

No esperéis que os diga que me he ventilado la novela en dos días, porque no ha sido así. A pesar de haber luchado a brazo partido con el perverso dios del tiempo, he estado días enteros sin poder leer una sola línea, en ocasiones me ha resultado un poco repetitivo, he sentido que me daban demasiada información, no dejándome reflexionar dándome la trama demasiado mascada, en otros he disfrutado como una enana de la perversidad de algún que otro personaje, pero sobre todo esto último lo vais a descubrir si os adentráis en las páginas de esta novela, no quiero estropearle a un futuro lector el factor sorpresa.

El autor: 

Félix J. Palma nació en Sanlúcar de Barrameda en 1968, es profesor de escritura creativa y coach literario. Como novelista ha publicado entre otras La hormiga que quiso ser astronauta (2001) y Las corrientes oceánicas (Premio de novela Luis Bereguer, 2005). Pero su consagración como narrador se la debe a su trilogía victoriana, que se ha publicado en 27 países, ha obtenido numerosos galardones y ha aparecido en la lista de best sellers de The New York Times. Está formada por las novelas El mapa del tiempo (XL Premio Ateneo de Sevilla, 2008), El mapa del cielo (2012) y El mapa del caos (2014). Ha obtenido más de un centenar de premios por sus relatos, reunidos en El vigilante de la Salamandra (1998), Las interioridades (2001), Los arácnidos (2003) y El menor espectáculo del mundo (2010).


Con el abrazo del monstruo se adentra en el terreno del thriller psicológico.

Sinopsis:

Diego Arce es un reconocido escritor de novelas de misterio que no atraviesa su mejor momento creativo. Tras los ruegos de su editor, decide resucitar al mítico personaje al que le debe la fama: "el Monstruo", un aterrador psicópata que secuestraba a niñas en la Barcelona modernista. Pero una noche, mientras Diego y su mujer asisten a una fiesta, alguien decide llevar la ficción a la realidad: imitar al Monstruo secuestrando a la hija de Diego, Ariadna, de siete años, y proponerle al escritor el mismo juego macabro que en su novela. Si quiere recuperarla, durante los siguientes días Diego deberá superar tres pruebas en directo, a cada cual más espantosa. Comienza así una terrible carrera contrarreloj para descubrir quién está detrás del secuestro. Al mismo tiempo que debe demostrar al mundo hasta donde es capaz de llegar para salvar a su hija, también  tendrá que escarbar en su pasado, con la ayuda de su mujer y el inspector Rocamora, para descubrir quién puede desearle tanto mal. Pero ¿y si el mismísimo monstruo hubiera escapado de la  novela de Diego para acabar lo que el le impidió terminar?

Una historia sobre los terrores y fantasmas de la infancia y cómo proyectan su sombra sobre el hombre adulto.

Una historia de superación, de amor y de enfrentamiento a nuestros miedos más profundos.

¿Qué serías capaz de hacer para salvar a tu hija?


Mi opinión:

En el género negro innovar es muy complicado, parece que ya está todo inventado y cada vez es más difícil sorprender al lector, encontrar una bocanada de aire fresco, y Félix J. Palma consigue dar una vuelta de tuerca al sacar al personaje de una novela y convertirlo en carne y hueso y pergueñar de esa forma una venganza contra el autor por impedirle terminar su misión.

Mimbres hay sin duda, atractivo es el tema, no me lo negaréis, y además el personaje que crea el novelista es siniestro y el que se escapa de la novela es un psicópata de manual, con una mente retorcida y una capacidad para el mal espectacular. Y el lector es testigo de las vueltas de tuerca que da el autor a la trama, a los personajes a los que coloca en situaciones tan límites que quien se adentra en sus páginas no puede dejar de preguntarse que haría en una situación semejante.

Hay ocasiones en las que me he visto reflexionando con el propio Diego, no si él sería capaz de hacer las pruebas, si no si yo sería capaz de superarlas para salvar a mi hijo, porque como creador de la novela sabe perfectamente que el monstruo no tendrá ninguna duda de infligirle a su hija todo el mal que el no sepa o pueda superar. Y al hilo de esto, no se si la intención de Félix J. Palma era la de denunciar el voyeurismo que impera en las redes, ese ser testigo de la vida minuto a minuto de las personas que se avienen a compartirlas, ese morbo a golpe de tuit, o de video multimedia, también sobre eso reflexioné, que haría yo de encontrarme en tal tesitura, hacer caso a las autoridades para restar notoriedad a la prueba y no dar al Monstruo su minuto de gloria, o sentarme a ser testigo de las tropelías que se permitiera diseñar.

Siento deciros que no se muy bien que haría, porque he barajado varias hipótesis, pero no es menos cierto que hasta que no te encuentras entre la espada y la pared, sometida a más presión de la que tu cuerpo y mente es capaz de soportar, es baladí conjeturar si sería capaz o no de llevar a cabo esas pruebas,ni si sería participe de ese gran circo que monta el Monstruo, aún así creo que la última  es tan gore que veo un tanto improbable superarla, aún con toda la presión del mundo, pero también creo que no tendría estomago de verla en directo, soy bastante aprensiva.

Nos encontramos ante una novela de más de setecientas páginas, en las que no siempre la trama corre, que está salpicada de flash back, en la que hay hechos que se repiten en más de una ocasión, cuando el autor los piensa, tiene pesadillas,  cuando se los cuenta a su mujer, cuando se los cuenta a su hermano, cuando hace participe a Rocamora, el trauma infantil que arrastra Diego se repite hasta la saciedad y en ocasiones he llegado a pensar si no había forma de solo nombrarlo una vez, porque el lector ya está al tanto, en ocasiones es necesario dejar que piense, que se no se le de todo mascado, las pesadillas recurrentes de Diego me han ralentizado en algún momento la lectura, me han sonado a dejà vu, en definitiva me han sobrado, creo que con un vuelta de tuerca más se podría haber llegado a suprimir tanta repetición, o a lo mejor con alguna menos... No lo sé muy bien, a veces menos es más.

El protagonista absoluto de esta novela es Diego Arce, y todos los demás personajes se van desdibujando, en torno a él, a su gran éxito literario y a su personaje siniestro gira toda la novela, el resto  son meramente accesorios, necesarios según el pasaje que se esté narrando, pero con mucha menos fuerza literaria, y el egoísmo, la mezquindad de este ha llegado a hastiarme, una persona que se cree el centro del universo, que el mismo reconoce que salvo su hija poco más le importa, una persona que no se da cuenta de que quienes le rodean tienen sentimientos y necesidades. Diego me ha causado un montón de sentimientos, desde el desprecio más absoluto y esa sensación de que tiene merecido cuanto le pasa, hasta la conmiseración porque las pruebas se pasan de rosca, pasando por la pena más absoluta de ver como se va deteriorando su vida y sus relaciones, hasta la admiración final por su obstinación, perseverancia y valentía dentro de todos los miedos que lo sacuden convirtiéndolo en un pelele.

Y entre las tramas tenemos la metaliteraria, que va alternándose en la primera parte del libro con los capítulos de Sangre y ámbar el gran éxito literario de Diego Arce, me he sorprendido a mi  misma deseando que llegaran esos capítulos, hubiera devorado la novela dentro de la novela, la mezquindad de alguno de sus personajes me sobrepasaba. Diego Arce logró pintar al Monstruo de forma diabólica, tanto en su presencia física como en su mente enferma. Y Félix le da la vuelta a la novela de ficción y le permite escapar del manuscrito en el que Diego le ha encerrado para acabar el trabajo que le impidió terminar. Simplemente magistral, ahí me rendí a los pies del autor, y seguí leyendo con fruición hasta que en un momento dado intuí quién podía ser el monstruo, pero ni siquiera ello despegó el libro de mis manos.

Porque si el quién era importante, el porqué no lo era menos y el cómo tampoco, y eso es lo que vamos descubriendo en la segunda y tercera parte, y aquí alguna de las repeticiones no me han molestado porque me han aportado distintos puntos de vista, me han puesto los pelos como escarpias al descubrir como una apariencia benévola y altruista puede esconder la maldad en estado puro. Ser testigo de las manipulaciones que ese personaje somete al resto me puso muy mal cuerpo y me sumergió en una atmósfera opresiva, al entender que como lector iba un paso por delante de la investigación. Félix J. Palma no se saca ningún conejo de la chistera, todo está a la vista, en ocasiones sobreinformado y sin embargo viraje tras viraje va sorprendiendo al lector, porque le apunta una teoría que este ve plausible para ir desmoronándose línea a línea.

Felix J. Palma se divierte jugando con el lector, ofreciéndole pistas falsas, dando por concluida la investigación para llegar al punto de partida de nuevo, y el tiempo corre, las pruebas cada vez son más complicadas, la última es simplemente salvaje y aberrante y parece que la policía se empeña en enrocarse, en no ver lo que el lector ya intuye, en lo que Rocamora entreve, no es una novela negra al uso. Y no lo es porque la víctima es parte activa de la investigación, se desquicia, actúa a la desesperada, pero al mismo tiempo mantiene la mente lo suficientemente lúcida para que no se le pasen las pistas que aparecen en las pruebas.

El estilo del autor al narrar me ha convencido, es verdad que pienso que le sobran páginas, que hubiera podido solventar de otra forma las repeticiones, que tiene algún personaje infrautilizado, pero quizás  ese es el efecto que él buscaba, pretendía centrar nuestra atención en Diego y que los demás fueran accesorios, unos secundarios necesarios pero que si en algún momento prescindía de ellos tampoco se notara. Para ello posiblemente haga falta maestría, para mantener la atención del lector durante tantas páginas también

La última parte simplemente ha volado en mis manos, necesitaba saber como iba a cerrar una investigación que parecía no tener fin, y me ha sorprendido, me ha parecido muy ingenioso, sin necesidad de sacarse un as de la manga porque la novela estaba sembrada de pistas, pero la proliferación de ellas distrae la mente del lector, incluso la del más avezado. Me ha gustado el colofón final que despúes de tanto retorcer la trama y a los personajes nos ha brindado el autor. Me ha parecido brillante, un final acorde con la trama y las subtramas que se manejan, que son de lo más variadas pero giran todas en torno a la principal, o a un accesorio del protagonista.

Me costó cerrar la boca cuando tuve ante mí la resolución del caso, no podía dejar de pensar en si era verosímil, o una argucia más y terminé concluyendo que la desesperación y el ansía de salvar a lo que más quieres te da fuerza, más de la que pensaste tener alguna vez. No quiero destripar más, pero en ese final yo hubiera cambiado alguna cosita, por aquello de la justicia poética, pero es difícil entender lo que quiero decir sin haberse leído la novela, o quizás a vosotros os parezca perfecto tal y como lo presenta el autor, porque para gustos los colores.

Conclusión:

A pesar de unos pequeños peros, El abrazo del monstruo me ha parecido una buena novela, que juega con varios factores novedosos que le aportan un aire fresco al género, al tiempo que tintes góticos y juega con la metalitetura, con el mundillo de los autores, los editores y las editoriales, y como no de los lectores. Ahí he visto una crítica encubierta al mundo editorial de la mano de la insistencia de Tejada para que Diego resucitará al Monstruo en una nueva novela, también cuando secuestran a su hija y pretende que vaya a un plató de televisión para llevarse su parte del pastel. Me ha parecido tremendo el ninguneo al que somete al autor ante su negativa a escribir una segunda parte de su novela más exitosa, hasta que este se aviene a hacer volver al Monstruo. Me ha parecido un mundo despiadado, destructivo y muy interesado.

El estilo del autor es ágil, sencillo con profusión de diálogos, sabe dosificar la intriga, y cuando el lector cree que lo tiene todo bajo control es especialista en dar una vuelta de tuerca a la situación y dejar la  partida de nuevo en la casilla de salida. Félix J, Palma juega con el lector, pero juega limpio, no se saca ases de la manga, ni conejos de la chistera, aunque el lector no siempre sea capaz de ver las pistas a tiempo porque potencia otras que llevan a callejones sin salida.

A pesar de que Diego es un personaje potente que evoluciona a lo largo de la novela me hubiera gustado una mayor profundidad en algunos de los secundarios, sobre todo en la mujer de Diego, pero no quiero contar más porque es una novela para ir descubriéndola página a página. Es una historia para dejarte abrazar por el Monstruo, dejarte envolver por su maldad, por su atmosfera opresiva, y deshacerte de ese abrazo letal en la última línea.

Seguro que El abrazo del monstruo te proporciona muchas horas de lectura placentera, y seguro que esos peros si tu también los ves, se quedan en pequeñas anécdotas que no desmerecen la lectura de esta gran novela.

25 comentarios:

Aylavella dijo...

Es una de mis actuales lecturas, le tenía ganas y por lo que cuenta no creo que me defraude. Tampoco he leído su anterior trilogía, así que me estreno con él con esta novela.
Besos

cova dijo...

Hola, le tengo ganas a este libro, pero hay tantos libros... y como bien dices es tan difícil ganarle la partida al tiempo que no sé cuando lo leeré o si al final lo terminaré leyendo.
La trama me llama bastante, porque creo que es bastante original, me echa un poquito para atrás lo que dices de la repetición
Gracias por tu reseña
Besos
Nos leemos

Negro sobre Blanco dijo...

Entiendo, perfectamente, lo que quieres decir Carmina. Pero al contrario que tú, me ha parecido una novela muy bien rematada. Las argucias que utilizaron padre e hija, más hija que padre, me parecieron las adecuadas por la situación y por lo que siempre se dice, que según qué circunstancias, te agarrarias a un clavo ardiendo, pues lo mismo me ha parecido la escena. Sin duda, una novela negra de las buenas en donde no sobra nada y en la que descubrir al culpable es una tarea menor, a mí me preocupó mucho más, saber el porqué. Muy buena reseña.

Estefania castellanos dijo...

Hola!
Llevo viendo este libro últimamente por los blogs y me llama bastante. A ver si puedo hacerme con él.
Gracias por la reseña.
Besitos :)

Domiar dijo...

Yo lo tengo más que apuntado, a pesar de las reiteraciones suena muy bien. Las abuelas son muy sabias. Un beso.

Cecy- Enredados entre libros dijo...

Hola he visto mucho este libro... la portada me encanta pero no logra convencerme. Gracias por la reseña. Saludos

Loli elmisteriodelasletras dijo...

Particularmente no me han sobrado páginas. Las distintas veces que el autor cuenta sus pesadillas a su familia y amigo, encuentras matices, que te hacen comprender mejor la forma de actuar de Diego, movido por sus miedos, y ayudan a creer que el personaje del monstruo, a priori fruto de su imaginación, es totalmente real, y que bien podría haber salido de las páginas del libro para buscar venganza... Tampoco me han sobrado las páginas que transcriben pasajes de su anterior novela, su éxito "Sangre y ámbar", es más, me han dado unas ganas tremendas de leerla, lástima que Félix no la tenga también escrita, porque el personaje del monstruo creado allí traspasa las páginas, y la atmósfera allí creada parece haber llegado al presente. Una novela muy bien narrada, que sin duda se disfruta, y un placer haber conocido a Félix como autor. En cuanto a tu reseña, muy conseguida, como siempre. Y estoy con Domi, las abuelas son muy sabias, qué buenos consejos nos daban.
Besos.

Pandora dijo...

¡Hola!,
Félix J. Palma es un autor que siempre sorprende y que le da una vuelta de tuerca a los géneros que trata. Ya veo que esta no es una excepción ;)
Aunque el thriller no es muy de mi estilo, simplemente por haberlo escrito él espero poder darle una oportunidad. Además, la metaliteratura me encanta. Jejejeje.
Un besito de tinta y muchas gracias por tu opinión ^^.

Margari dijo...

Son poquitos los peros que señalas. Cada vez me apetece más esta novela.
Besotes!!

La Isla de las Mil Palabras dijo...

He visto que en general os ha gustado mucho y ha tenido una gran campaña de marketing, creo que lo leería por estrenarme con el autor, aunque quizá no en este momento.
Besos

Mientras Leo dijo...

Comprendo perfectamente lo que dices, me lo merendé en un par de días y es que Palma escribe muy bien como ya ha demostrado en otros libros y esta historia tiene enganche
Besos

Bajolapieldeunlector. Cris dijo...

Recuerdo que me comentaste lo de que algunas partes te habían resultado algo lentas, yo lo noté menos...aunque sí que es verdad que las ganas de saber hacía que hubiera momentos que necesitara ir más ágil en la narración.

Al final veo que también te ha parecido una gran lectura.

Gran reseña, besitos

Ángela dijo...

A mi tampoco me sobraron páginas, aunque he de decir que la primera parte me resulto un poco más lenta que las otras dos y, la verdad es que tampoco me sobraron las repeticiones, que por supuesto las hay, pero finalmente las fui sobrellevando. Una reseña magnífica Carmina, felicitaciones.

Kayena dijo...

Una reseña sublime, Carmina. Nada nuevo bajo el sol en este sentido.

Coincido en los peros, solo que me importaron un bledo porque disfruté como una loca. O como una monstrua. Y lo sabes, porque cada vez que hablábamos del quien podría ser, mientras tú ibas leyendo y yo la tenía leída, disfrutaba lo más grande sabiendo de antemano los giros que te esperaban.

Y sí, Félix J. Palma juega con el lector, eso lo tengo clarísimo, porque él también es un monstruo. En todos los sentidos.

Un beso.

Espe dijo...

Quitando alguna cosita que me ha chirriado un poco más, he disfrutado también mucho de la novela. Eso sí, como tú, aunque me enganchó desde el principio no la leí en dos días.

Libros por doquier dijo...

Una novela más que me apunto, creo que la disfrutaré. Muy buena reseña Carmina!!

Shorby dijo...

No me importaría leerlo. Tengo que estrenarme con el autor todavía, que ya va siendo hora.

Besotes

Marisa G. dijo...

Lo pedí ayer a Círculo de lectores así que paso de puntillas. Besos

Carme A la luz de las velas dijo...

¡Hola, Carmina! ^^

Pues hace poquito que leí una reseña de esta novela y, aunque no soy asidua al género, me quedé con ganas de leerlo. Vamos, es que lo dejó tan sumamente bien la chica que *.* Veo que a ti tampoco te ha desagradado :)
Yendo por partes, creo que lo que más me ha gustado de lo que comentas es el hecho de que el libro haya hecho que estés con el runrún, ese silbido de "¿y tú qué harías... si te pasara a ti?". Me recuerda a cuando leí "1984" y no paraba de preguntarme qué hubiese hecho yo en el lugar de Winston. Pero no me voy del tema, lo que quería decir es que me gustado mucho que el libro haga que pensemos, sí, sí :)
Sobre el protagonista... veo que tienes sentimientos encontrados con él. No sé qué clase de "pruebas" deberá afrontar para salvar a su hija (lo siento si me he confundido, pero creo recordar que he leído hija. Es que para estas cosas soy un condenado desastre xD), pero si dices que te resultaban gores... estoy segura de que se me revolvería el estómago.
Me ha gustado mucho tu apunte sobre el final. Lo de "la justicia poética". No lo había oído nunca, pero me has sacado una sonrisa con la expresión :) Siento que no haya sido todo lo que esperabas, pero me alegro de que en general haya sido una buena lectura; dejando de lado esos momentos en los que se te ha hecho más pesado, claro ^^"
Una reseña muy completa, ¡y estupenda! :D
¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz jueves, guapísima! ^^

SintiendoTusLetras dijo...

¡Hola! Desde que salió a la venta le estamos siguiendo la pista y leyendo opiniones, y la verdad es que cada vez tenemos más ganas de leerlo. Gracias por la recomendación. Besos.

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Woooow! que ganas le tengo a este libro desde que lo vi anunciado en las novedades y luego leyendo reseñas más ganas le tengo y bueno después de leer tu impresiones y aun con esos peros que se queda en nada más todavía.

❀ Fantasy Violet ❀
Besotes! 💋💋

Elena Yincanera dijo...

Tardé más de dos días en leerla, aún así no me sobro ninguna de las 730 páginas. Reconozco que la disfruté mucho. Es lo primero que leo del autor y ha sido todo un descubrimiento. No le perderé de vista. Pedazo de reseña Carmina!!! Besoooss!!!

Buho Evanescente dijo...

Hola!decididamente tendré que buscarlo.es una lectura que atrapa a las buhas! Abrazosbuhos.

Gema dijo...

Tal vez si haya alguno de los peros que comentas, pero a mi me ha ganado el general y más después de haber podido hablar con él autor, lo que obviamente da otra perspectiva. Gran reseña, como siempre. Besos.

Buho Evanescente dijo...

hola! y nos atrapo!!! y como, fantastica reseña en la que coincido cien por cien en lo que piensas y decis, a nosotras nos ocurrio lo mismo, rendidas a los pies del autor, gracias! besotesbuhos.