sábado, 1 de mayo de 2010

En version original


Siempre he tenido el presentimiento que en las traducciones se perdía parte de la esencia del libro, de aquello que el escritor nos había querido transmitir. Sin embargo y a pesar de esa creencia en mi muy arraigada hace años que no leía en la lengua que manejo a diario, en la que expreso mis sentimientos, mis dudas, mis pasiones, mis derrotas, cualquier cosa por ínfima que sea para mí tiene un idioma y ese es el valenciano.


Razones para no leer en mi lengua hay muchas, pero sobre todo una, y es que en mi época no se estudiaba el valenciano, o catalán, no voy a entrar en polémicas porque no me merece la pena, para mi son el mismo perro adornado con collares similares, puesto que diferencias haberlas haylas. La primera vez que yo empecé a estudiar valenciano estaba en sexto y teníamos un total de dos horas a la semana de esa asignatura, después seguí estudiandola en BUP, y durante tres años de la carrera y aún así si soy sincera aprendí mucho mas preparando mis exámenes de la Junta Qualificadora de Valencia que en todo ese tiempo. Pero deje de estudiarlo y al mismo tiempo deje de leerlo, porque para mi era más lento que leer en castellano.


Ahora tengo intención de opositar, y los conocimientos de valenciano puntúan, tengo hasta el grado medio pero pensé en sacarme el superior, y lo primero que me recomendó mi profesora es que leyera mucho en esta lengua, pero yo lo había ido posponiendo hasta hace unas semanas en que cogí de la biblioteca un libro que me hacia guiños, su portada era preciosa en valenciano y no tanto en castellano, y aunque ello no sea motivo para elegir un libro, a mi me empujó a llevármelo casa.


Abrí el libro, leí las primeras frases y sentí como me envolvía la historia, como el autor me transmitía todas y cada una de sus emociones, es un monologo y sin embargo soy capaz de descubrir las inflexiones de la voz, si habéis leido bien, no lo he acabado de leer, pero parece un inmenso guión de radio para ser puesto en antena por un solo locutor, puedo entrever las emociones del protagonista, sus dudas, sus temores, sus escepticismos, con rotundidad entreveo sus aciertos y sus errores. Y ahí me di cuenta que siempre que sea posible a un autor hay que leerlo en la lengua que escribe.


Hace casi un año, o quizás no tanto el tiempo se me difumina en cuanto a lecturas se refiere, leí Seda de Baricco, a mi me entusiasmo y me pareció una joya, sin embargo mucha gente pensaba de forma diferente a mí. Leí una critica de una persona que lo había leído en italiano y me di cuenta de que cosas que ella resaltaba como importantes a mi me habían pasado desapercibidas, y conseguí una edición en italiano, no es difícil de leer, tiene un lenguaje claro y lo que a mí me parecieron repeticiones innecesarias, en la versión italiana jugaba con la musicalidad del texto y eran más que necesarias...


Recuerdo que al estudiar mi lengua, esa en la que siento y río, nos obligaban a traducir del castellano al valenciano, y una profesora nos decía, nunca hay que traducir al pie de la letra, porque cada lengua tiene sus propias armas, sus propias frases que en la otra lengua no tienen sentido, no se puede traducir palabra por palabra a riesgo de desvirtuar lo que el autor nos ha querido transmitir. Hoy que también escribo, suscribo letra por letra esa afirmación, yo puedo hacer textos similares en mi lengua, y en castellano y sin embargo una persona que domine las dos lenguas siempre notará más sensibilidad en aquella en la que pienso, y hablo. Transmitirán la misma esencia pero no con las mismas palabras. Y puestos a traducir al pie de la letra, tenga sentido o no, no dirán lo mismo.


Con todo esto sólo quiero reivindicar en la medida de los posible la lectura de un autor en la lengua en la que publica. Después de leer El silenci, aún no lo he terminado, cuya reseña haré en castellano, por más que todas las frases acuden raudas y veloces a mi mente en catalán, creo que cogeré otros autores como Quim Monzó, o la traducida Inma Monzó, pero en la lengua que ellos manejan a diario... creo que ganaré en matices, incluso me estoy proponiendo desoxidar mi francés y leer en esa lengua que hace años llegué a dominar a la perfección, pero que lleva escondida en el baúl de los recuerdos como 15 años.


Y tu lees en versión original? Piensas que se pierden matices por buena que sea la traducción, o por el contrario no valoras esto? Lástima que no domine el inglés lo suficiente para leer a mi autora favorita, igual descubría entre lineas cosas que me son vedadas con la traducción de sus libros

28 comentarios:

sonia dijo...

que envidia sabías mucho francés!1 yo lo estudié dos años y me encantó, pero al final por otras cuestiones me decidí por machacar el inglés...
NO cabe duda, yo pienso que en las traducciones se pierde mucho, mi chico lee en versión original cuando el lenguaje se lo permite y me dice que nos perdemos muchas muchas cosas...muchas veces no coincidimos en lecturas y puede ser que se deba a eso mismo en muchos casos...
Besotes

Bookworm dijo...

¡Qué interesante tu entrada Carmina! La verdad es que yo solo leo en castellano. No domino ningún otro idioma lo sufiente como para aventurarme a leer en él. Cuando estudiaba en San Sebastián el idioma extranjero obligatorio era el francés, y por supuesto el euskera; al venir a vivir a Galicia me encontré con el inglés por primera vez en BUP y con el gallego, así que al final ni los unos ni los otros. Si para leer en otro idioma tengo que consultar un diccionario con frecuencia la historia se me atraganta y la verdad es que lo lamento. Tengo un cuñado que sólo lee en el idioma original las novelas, se está leyendo ahora "Las uvas de la ira" en inglés y está alucinando. El piensa que en la traducción se van muchos matices, aunque yo no pueda más que agradecer que los libros se traduzcan.
He leído en alguna ocasión alguno en gallego sin problema y ya no te digo cuántos cuentos del colegio, pero si tengo que elegir siempre leo en castellano. De todos modos confesaré que leer por ejemplo las novelas de Domingo Villar en el idioma original que las escribe (gallego) deben de ser la pera. Si un día de estos me animo a sacar el carné de la biblioteca a lo mejor me cojo el primero para ver qué tal.

Elwen dijo...

El único idioma que manejo con cierta soltura es el inglés pero me suele dar pereza leer en ese idioma así que suelo aprovechar cuando tengo fetiches con determinados autores de comprármelos en inglés y así me animo y los leo rápido. También he descubierto que los libros juveniles tienen un nivel de inglés no demasiado complicado así que esos también me los apunto.

En cuanto a los matices de traducción creo que por muy buena que sea, y las hay buenísimas, hay expresiones coloquiales, chistes y demás que pierden fuerza en la traducción y eso que el castellano es un idioma muy rico en palabras.

Isi dijo...

Yo no puedo opinar porque sólo leo en castellano y no he podido comparar.
Me encantaría tener suficiente nivel de inglés para leer algo en ese idioma, pero me es imposible.
Así que me tengo que creer de los que domináis más de un idioma que es mejor leer a un autor en el suyo.

M. dijo...

Carmina, muy buena entrada. Yo, si leyera en otro idioma, lo haría en inglés, que es la única lengua de la que tengo más conocimiento - a parte del castellano, claro -. La única experiencia que tengo de lecturas de libros en inglés es la de las lecturas obligatorias en el instituto o en el Instituto de Idiomas para hacer el examen oral, y eran libros pequeños, adaptaciones a veces de novelas más grandes.
Y claro, siempre he pensado que leer para mí es un hobby, algo que hago para pasarlo bien, que no me suponga una cuesta arriba - que para eso ya están otras cosas en la vida real -, y por eso no me he animado a leer en otra lengua por gusto un libro normal - con todas sus páginas y sus complicaciones -.
Tendré que pensarlo, quizás me lo ponga como reto personal y quizás acabe gustándome por todas esas cosas (que sé que son ciertas) de las que has hablado.

Un beso!!! Y siento la extensión del comentario, pero el tema es muy propicio para ello!!!

Leox dijo...

Yo tengo la sensacion , cuando leo blogs de diferentes partes de España , que se trata de personas de paises distintos.
Tanto en maneras de leer como en sensaciones.
Barrico una maquina-

Carmina dijo...

Sonia he estudiado durante doce años frances, al final por un curso no me saque el titulo en la escuela oficial de idiomas pero es que estaba muy saturada de estudiar y rompi con todo, fue un error. En las traducciones por bueno que sea el traductor se pierde muchisimo, yo desde luego solo me puedo comprometer a leer en catalan a los autores de lengua catalana, puedo intentarlo con el frances pero no se como me saldrá la verdad.

Carmina dijo...

Mertxe ya me gustaria a mi dominar el ingles lo suficiente para leerme novelas, pero no creo que eso vaya a suceder en breve chica, esa es la verdad, y luego soy comoda, leer en catalan, valenciano como quiera decirlo lo gente no me cuesta tanto, me manejo con el a diario. Estoy disfrutando mucho la experiencia asi que no sera la ultima, pero sin prisas, cuando encuentre un libro que me guste me tirare de cabeza, tambien cogere alguna sugerencia de lectora de tot, aunque aqui no he encontrado en la biblioteca el de maletes perdudes, no he probado en librerias...

Carmina dijo...

Elwen no habia pensado en los libros juveniles para comenzar a leer en otro idioma, y eso que mi profe de ingles, nos dijo el otro dia que cuando empezo a leer en castellano lo hacia en comics, por eso de que la ilustracion ayuda...

Carmina dijo...

Isi poco a poco, algun dia tu nivel de ingles te dará para leer en ese idioma... mientras disfruta del castellano y de las buenas traducciones que cuando son una patata, saltan a la vista

Carmina dijo...

Cuanta razon tienes, yo en ingles y alemán tambien leia como tu para el examen oral de la EOI, en frances me atrevi con novelas cortas, pero luego mira deje de estudiar y como con el valenciano deje de leer en esos idiomas, que error más grande... Y que lo digas que es un reto, pero sin obligaciones hazlo porque te apetezca

Carmina dijo...

Leox España es un pais de paises, y quizas decir eso suene a excesivo, pero tenemos 17 autonomias y cuatro lenguas diferentes, aunque el castellano es comun para todos. En Galicia se habla el gallego, en el Pais Vasco el euskera, en Cataluña, Valencia, y Las islas Baleares el catalan con matices diferentes... y la verdad es que no se si somos tan diferentes, pero supongo que como cada uno somos hijos de nuestra madre y de nuestro padre y cada region es diferente, seguro que tenemos sensibilidades distintas, pero seguro que lenguas a parte eso tambien pasa en tu pais

Vero dijo...

Yo leo mucho en lenguas originales: catalán, francés, inglés e italiano. Para mí no es que sea peor o mejor, sino diferente.
Existe la creencia a veces errónea de que en las traducciones se pierde. Esto no tendría que ser así y muchas veces no lo es (o esa es mi opinión). Yo estoy estudiando un postgrado de traducción literaria y nos enfatizan mucho en que no se pierde, que es como una balanza y lo que has tenido que cambiar en un sitio lo aportarás en otro.
El traductor tiene la faena de trasladar el original fielmente, hay peores y mejores traductores y la musicalidad de los idiomas no es la misma pero date cuenta que al leer, yo que sé, a Steinbeck nos hace sentir cosas, que vemos la belleza de su prosa (que es la de Steinbeck y la del traductor)...
Son opiniones pero por mi experiencia disfruto por igual de un original o una traducción a no ser que ésta sea un desastre...
Yo espero ser una buena traductora algún día.

¡Un besote y gracias por la entrada!

lammermoor dijo...

Interesantísima entrada, Carmina. Un buen traductor jamás intentará hacer una traducción literal sino que buscará mantener el sentido (y sentimiento) del autor. De ahí que a veces se busque o recomiende la traducción concreta de un libro (Como en el caso de Tristram Shandy, su traducción por Javier Marías)
En cuanto a leer en lengua original, lo hago en francés e inglés -ahora mismo estoy con Teacher man de McCourt. A veces no entiendo algunos giros o palabras pero no suelo recurrir al diccionario mientras consiga sacar el significado por el contexto.
Y tiene razón Leox, incluso dentro de un mismo país, las expresiones o significados varían. Sobre eso tengo en mente una divagación; a ver si me pongo con ella.

(P.D: por trabajo a veces tengo que leer algunos textos-artículos especializados- en catalán.)

Ismael Cruceta dijo...

Muy interesante la entrada, totalmente de acuerdo contigo, creo que en las traducciones se pierden algunos matices, casi imperceptibles en algunas ocasiones. Hay traductores muy buenos, otros peores. Acabo de terminar El museo de la inocencia, de Pamuk, y no hablo turco, pero a lo largo de la novela he ido notando algunas veces que había algo que no funcionaba en ese libro, y creo que es la traducción.

Yo leo en castellano y en francés, que son las lenguas que hablo fluidas. En inglés y en italiano he leído alguna novela, porque también sé, pero se me escapan demasiadas cosas por el camino. Seda la leí en castellano y no me gustó nada, bueno, tampoco seré tan radical: no me gustó demasiado, quizá porque no llegué a percibir la musicalidad de la que hablaba mucha gente que la había leído. En catalán no he leído nada, pero desde hace un par de años, aunque no me atrevo a hablarlo casi, he aprendido un montón y soy capaz de entenderlo casi todo. El problema es que sería muy raro que un libro llegara a mis manos en catalán y no en castellano, tengo en casa El joc de l'angel, pero claro, también lo tengo en castellano, que es la edición que leí yo.

Besos!

Anónimo dijo...

Está claro que leer en castellano resulta más fácil, pero también me gusta leer a los autores en valenciano o catalán. ´Sé que no se debe traducir directamente como si fuéramos máquinas porque se pierde mucha riqueza verbal y expresiva.
Alguns veces, si no me emperezo, leo en inglés, sobre todo los relatos cortos. Es bueno recordar y tener la mente abierta a todo.
Estudié támbién francés aunque lo tengo más olvidado por falta de práctica.

Pero bueno, me gusta leer sobre todo en castellano y en valenciano. Los disfruto igual.

Y ánimo con esos retos lingüísticos.

Elèna Casero

Carmina dijo...

Vero seguro que serás una gran traductora, pero si hay traducciones mal hechas que echan a perder un libro, yo noto susceptibilidades en la version original que poco o mucho se pierden en la traducción, no obstante no tiro piedras a ningun tejado, porque era un profesion que a mi tambien me atraía mucho.

Carmina dijo...

lammermoor un buen traductor es aquel capaz de captar la esencia del libro, las sensibilidades del escritor al plasmar en papel la historia, aquel que adapta la narracion a los giros del pais para el que traduce, porque como dice leox non todo el español es igual y no me refiero a las diferentes regiones de España. En cuanto a leer en verion original, yo tampoco leo con un diccionario a mano, intento captar la esencia y con ello me doy por satisfecha, si no seguro que al final tiraria la toalla eso fijo...
En cuanto a que lees en catalan ya tiene merito siendo de Asturias wapa, y sobre todo en los institutos cuando recomiendan un libro si que este tiene que estar traducido por una determinada persona... en fin que me alegra de que te haya parecido interesante la entrada

Carmina dijo...

Ismael los traductores son profesionales y como en todos los campos los hay buenos, mejores y peores, de todo hay en la viña del señor. En cuanto al museo de la inocencia no es la primera critica que leo en esa dirección y si te soy sincera se me han quitado las ganas de leer la novela, puede que el traductor se haya dejado matices por el camino, o que lo haya hecho el propio autor, como no sabemos turco, dudo que algun dia podamos comprobarlo.
En cuanto a Seda es un libro peculiar que a mucha gente no le ha gustado, a mi me pareció una pequeña joya aunque no entendía muchas cosas que me quedaron más claras con la version italiana, por bueno que sea el traductor la musicalidad del italiano no se acerca ni de lejos al castellano por lo que no se puede conseguir el mismo efecto. Y te digo lo mismo que a Lammermoor y tiene merito que comprendais el catalan siendo de regiones castellano parlantes, por ejemplo ni se me ha ocurrido en la vida coger un libro en gallegoo en euskera. Comprendo que te leyeras el libro de Ruiz Zafon en castellano, aun teniendo su version catalana

Carmina dijo...

Elena se te echa de menos por la blogosfera, estas inmersa en algun proyecto escritor?... supongo que a todos los que dominamos más de una lengua aunque sea de tarde en tarde nos apetece leer algo en ella, yo de ingles ni me atrevo a leer porque lo tengo muy muy básico aunque habrá que remediarlo, pero tienes razón la mayoria de las veces da pereza, es como si leer dejara de ser un placer y pasara a ser una obligacion.

Tuchula dijo...

Yo, al igual que otra mucha gente, solo leo en castellano; eso si, tengo ventaja pues casi todo (y digo casi) lo que leo esta escrito en castellano. Hace poco mi teacher de ingles me ha dado para leer Romeo y Julieta en ingles ( una version abreviada) y que quieres que te diga, no puedo con ella. Me pierdo enseguida y entonces para mi ya no es un placer leer. Ademas si leyeramos en version original los textos...que seria de los traductores ehh? pobres, otros cuantos mas al paro.
Eso si, esta entrada me ha dado que pensar, pues nunca me habia planteado que pudiera estar perdiendome parte del alma de un libro al leer la traduccion.... !!!Que cosas me descubres nena!!!!!
Bsitos guapa.

maribel dijo...

Hola Carmina, interesante reflexión.
Soy consciente de la perdida de musicalidad, giros en la traducción, es como la labor del actor que vemos incompleta cuando le doblan.
Por otro lado sería imposible acceder a grandes autores, y es curioso como muchos escritores comienzan o terminan traduciendo a los clásicos, Vargas Llosa, Murakami, Javier Marias...

Mi pereza me lleva a leer en inglés menos de lo que quisiera, y la experiencia como dices es recomendable. Si el traductor, crea de nuevo el libro, nosotros al leer en idioma original también lo hacemos.

Pamuk es uno de mis favoritos, y lo cierto es que no me veo capaz de leer en turco, jejeje!

Un saludo ;-)

Susana Hernández dijo...

Coincido con todos en lo interesante que ha sido esta entrada.

En realidad, Carmina, creo que tienes algún don para entrar en mi ordenador o en mi mente (jejejeje), y es que precisamente ahora estoy preparando la reseña de un libro que he leído en castellano y que debería haber hecho el esfuerzo de leer en gallego. Pero debo reconocer que soy prezosa y sólo leo castellano.

Con la poesía me sacreifico un poco más e intento leerla en gallego, catalán, francés o italiano, pero sólo para ver el ritmo y el sonido ya que en realidad se que también puedo perder matices lingüísticos.

Pero reconozco que tenemos muy buenos traductores y las editoriales suelen ser muy cuidadosas. En el caso de el gallego, catalán y eusquera, supongo que lo lógico sería que fuesen los propios autores (que conocen los dos idiomas) los que hiciesen sus traducciones.

A mí me parece muy bien que en España cada cual escriba en la lengua que quiera, al final supongo que el mercado es el que manda, y si uno quiere ser leído, o traduce o se limita.

Un abrazo amiga!

Javier Marzo dijo...

Me coge tu entrada por una discusión que tuve con mi chica, ella defiende que haya autores que sólo publiquen en valenciano (catalán), lo cual yo no entiendo pues, a pesar de que en la traducción es cierto que se pierden detalles, también deja de existir la posibilidad de que otras personas con otro idioma puedan leer sus libros. Por lo demás, tienes toda la razón y la envidia corroe mis vísceras... Pero como es imposible que todos leamos el original de las obras, ahí dejo yo la pregunta, ¿deberían los autores catalanes traducir sus obras, como cualquier autor de lengua extranjera...?

Lady Boheme dijo...

No pensaba leer ninguna entrada de tu blog hoy porque ha sido mi primer día de curro después de una temporada de vacas, y estoy bastante cansadeta... jeje, pero esta me ha llamado la atención y tengo que entrar a dar mi opinión, jeje. Espero ser coherente, y no repetir ideas de los otros comentarios, pero es que en estas condiciones no puedo leerlos todos (hacía tiempo que no tenía TANTO sueño... ainss!!).

Creo que es infinitamente mejor leer en "versión original", pero también creo que si no tienes un dominio espléndido de la lengua, te vas a perder todos esos matices de igual forma que si leyeras una traducción. Donde digo matices, digo también juegos de palabras... Hay traducciones mejores y peores, pero, desde luego, donde esté el original...

Yo no me planteo leer en inglés, aunque más o menos podría entenderlo todo (salvo algunas palabras) porque no disfruto de la lectura... y qué sentido tiene hacer algo por placer si no lo vas a disfrutar??

Si me gustaría leer algo en inglés, algún día, pero no me lo planteo como prioridad.

Lady Boheme dijo...

Dejo otro comentario, porque se me olvidó marcar la casilla para que luego me lleguen el resto de mensajes en esta entrada... que luego no me acuerdo de dónde he posteado y dónde no. Perdón por el spam, glups!

Carmina dijo...

Toda la razon del mundo Lady boheme como no domines el idioma de poco te sirve leer en version original, puesto que te pierdes los matices, la musicalidad y los juegos de palabras que es lo que puede resultar seductor, sin embargo si el idioma lo dominas es muy pero que muy interesante leer en el idioma en que publica el autor, en ese caso yo en ingles como que lo tengo muy precario no puedo leer, me atreveria en frances y valenciano solamente sin embargo sin dominar el italiano, lei Seda y se puede y te das cuenta de la musicalidad y de los juegos de palabras...
Gracias por pasarte aun estando cansada wapa es todo un detallazo

Lady Boheme dijo...

De nada, mujer!! Seda lo leí en castellano y me pareció precioso... lo disfruté muchísimo.