viernes, 31 de enero de 2020

INFAMIA. Ledicia Costas

Hay portadas que te atraen de forma irremediable, si además la novela viene avalada por la critica de lectoras de cuyo criterio te fías ciegamente, el libro cae en tus manos sí o sí, y te tragas el vértigo que da esas expectativas que se desbocan a cada recomendación.

A pesar de las altas expectativas que ya sabéis que pienso que son un arma de doble filo, Ledicia Costas me ha conquistado con esta novela que gira en torno a la maldad humana y las múltiples caras que esconde. Un libro que sin regodearse pone de manifiesto temas atemporales y por lo tanto candentes en nuestros días, nos saca de nuestra zona de confort, nos obliga a mirar cara a cara esos temas que por molestos solemos desterrar, porque al fin y al cabo son cosas que suceden a otros.

Me ha enamorado la prosa de la autora, la elegancia y sutilidad con la que trata esos temas tan espinosos, los personajes que ha construido, la cadencia con la que se desarrolla la trama, que nos va envolviendo y al mismo tiempo llenando de esa niebla que ahoga a los habitantes de Merlo. Dolor, pérdidas, amores, desamores, locura, cordura son ingredientes que en esta historia la autora ha sabido cocinar con maestría, dejando al lector con ganas de más, de mucho más.

Me hubiera gustado leer la historia en su versión original, en galego, pero si soy sincera me cuesta leer en catalán que es mi lengua materna, como para atreverme con otra que no domino, ni conozco, pero la musicalidad será distinta y la exquisitez que se aprecia en la versión en castellano seguro que se verá redoblada.

Por otro lado si la portada de la Editorial Destino me enamoró reconozco que la versión original tiene una que si has leído la novela te llega al alma, duele y más por esa combinación del rojo y el blanco, que solo un buen lector podrá llegar a descubrir en toda su intensidad, os dejo la portada para que si habéis leído la novela la disfrutéis y si no, cuando la leáis volved sobre ella.

La autora:

Ledicia Costas nace en Vigo en 1979, es una autora gallega licenciada en Derecho que lleva varios años dedicándose profesionalmente y en exclusiva a la literatura. Publicó su primer libro  en 2000 y desde entonces ha escrito numerosas novelas infantiles y juveniles que han sido traducidas a varios idiomas, como el coreano, el italiano o el búlgaro. Por su extraordinaria narrativa ha obtenido importantes premios literarios,  como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil y, en dos ocasiones, el Premio Lazarillo , gracias a los cuales ha ido conquistando a miles de lectores. Infamia es su primera novela para adultos y la consolida como una de las autoras con más proyección de la narrativa española actual.

Sinopsis:

Emma Cruz es abogada y profesora de derecho penal. Se traslada al pequeño pueblo gallego de Merlo para impartir clases en la universidad, sin saber que ese lugar está marcado por la desgracia. Su llegada coincide con el veinticinco aniversario de la desaparición de las Giraud, dos hermanas a quien parece que se las haya tragado la tierra.

Así Emma descubrirá que los habitantes de Merlo guardan secretos inconfesables, algunos imposibles de digerir. ¿Qué fue de las hermanas Giraud? ¿Están muertas? Y si es así ¿quién fue el responsable de sus muertes? ¿Por qué nunca han encontrado los cuerpos?

Infamia es un thriller psicológico donde nada es lo que parece. Una novela de ritmo vibrante que agarra al lector y lo conduce a los límites de la condición humana. Una historia de amor, de odio y de locura.

Fiel a su escritura, Ledicia Costas se sumerge en una novela en la que explora lo más recóndito que anida en el alma humana, ofreciéndonos una novela poderosa y adictiva.

Mis impresiones:
"Llovía en alta definición. Quinto día de agua, sin apenas descanso, y todo apuntaba a que el cielo de Galicia iba a seguir vomitando frío. Emma siempre se había sentido como una personas de invierno, de agua y de luna, por ese orden. La lluvia no afectaba a su estado de ánimo, pero consideraba que, por imperativo legal, los grandes cambios deberían ir acompañados de un punto de luz al que aferrarse."

Con esa bella metáfora da comienzo una novela en la que la lluvia, la niebla, el frío y la soledad son una constante, tanto en sentido físico como en sentido metáforico, sobre todo la niebla, que todo lo envuelve, y afecta al ánimo de los habitantes de Merlo, ese pequeño pueblo que sobrevive a la desgracia de la desaparición de dos niñas, de 14 y 6 años, desde hace 5 lustros.

Hasta allí llega Emma nuestra protagonista, o podríamos decir una de tantas, porque  nos encontramos ante una novela coral, y aunque parece que ella sea el centro de la trama pronto descubriremos que no es así, o al menos no del todo. Profesora de derecho penal consigue plaza en la universidad y decide poner tierra de por medio, dejar su zona de confort y alejarse del amor de su vida, un hombre cuyos tiempos no entiende y que están muy alejados de los de ella.

Llegar a un pequeño pueblo donde todos se conocen es un arma de doble filo, por un lado sientes del peso de las miradas sobre ti. Eres el centro de atención porque vienes a alterar su rutina, su día a día. Y todos tus pasos están controlados. Si además sientes curiosidad por un hecho del que todos callan y todos parecen saber algo, tu vida se puede convertir en un infierno, en el trabajo y en el pueblo.

Ledicia Costas maneja con exquisitez la prosa, los recursos lingüísticos, sabe crear ese clima de desasosiego que sufren todos aquellos que tienen cicatrices en el alma, y en esta historia son casi todos los personajes con un cierto peso, Emma, Lucas, Noel, Salva, Rubén, personajes muy bien trazados, ricos en matices, personajes con más sombras que luces en un paisaje inhóspito, en el que la niebla es protagonista por su densidad, por penetrar incluso en el alma de la gente.

La historia esta narrada en tercera persona por un narrador omnisciente y esta plagada de flash back que nos van situando en la infancia de los cuatro protagonistas masculinos, muchachos que un día fueron amigos, y que hoy no consiguen serlo. Algo ha roto su amistad de forma irremediable, de forma que tres se mantienen unidos y otro ha decidido poner una barrera entre ellos, barrera que además de soledad lo marcará a los ojos de todos los habitantes del pueblo.

El equilibrio entre la narración y los diálogos le proporciona agilidad a la historia, que no se desarrolla de forma vertiginosa, tiene una cadencia más propia de los gallegos, sin embargo ese ir fluyendo, ese goteo de información, ese conocimiento que el lector tiene de los hechos incluso antes que Emma, hace que el ritmo que le imprime la autora sea perfecto para la trama, para ir descubriendo poco a poco que pasó con las hermanas, y porque cada personaje esconde tantos fantasmas en su armario. Fantasmas que no les permiten ser felices, que les anclan a un pasado lleno de dolor, de rabia...

Que la historia se desarrolle en una comunidad tan pequeña, da pie a que se indague en el pasado de los personajes, pasados que ponen la carne de gallina a pesar de la elegancia de la autora para tratar ciertos temas. Me gustaría no indagar más en ese aspecto, porque Ledicia no da puntada sin hilo, todo en su historia aparece a su debido tiempo y siempre como una especie de efecto dominó ante lo que descubre Emma o las reacciones que provoca su investigación. Parece que no todos están dispuestos a que la verdad salga a la luz después de tanto tiempo y harán lo que sea necesario para conseguirlo.

No todo es oro lo que reluce en este libro, de hecho nos daremos cuenta que la vida puede ser tan canalla que convertir a víctimas en verdugos, y como ese pacto oral que impide decir la verdad está destruyendo toda una comunidad, porque las sospechas se inoculan cual virus y mancillan reputaciones.

Esta novela me ha hecho reflexionar, meterme en los zapatos de todos y cada uno de los personajes, odiar a unos muchísimo hasta que he descubierto que se escondía detrás de su carácter y de su forma de actuar, para terminar teniéndoles mucho afecto, sin lograr entender como se puede callar durante tanto tiempo y porqué. La maldad campa a sus anchas, en todos los estamentos de la sociedad y en todas las capas sociales, es algo que se pone de manifiesto. También como el poder mal usado puede convertirse en una lacra capaz de destruir vidas humanas, porque vivir como una sombra es otra forma de morir.

Y por si no hubiera bastantes temas de calado, la relación tóxica de Emma con Mario es toda una tesis de lo que no debe permitir una mujer, pero por partida doble, porque nuestra protagonista es valiente y pone distancia para evitar caer en sus redes una y otra vez, pero la forma de actuar de María, su mujer, no la podré entender por más años que viva. Y la indecisión de Mario es para enmarcar, y lo peor de todo es que son personajes tan reales, tan identificables en cualquier sociedad que duelen, hay momentos que traspasan el papel. Como Salva, que ha logrado quedarse en un rinconcito de mi corazón, y la portada de la versión en gallego tiene mucho que ver con el motivo de haberlo conseguido.

No quiero contaros mucho más porque merece la pena acercarse a esta novela sabiendo lo mínimo para disfrutarla párrafo a párrafo, línea a línea y capítulo a capítulo, para ser conscientes de que la maldad no tiene límites, profesión o clase social, que la oscuridad de algunas personas a veces tiene un motivo que estas esconden celosamente por vergüenza y que condiciona su forma de comportarse y de ser.

Mención aparte merece el final, un final abierto que hace pensar que quizás pueda haber una segunda parte, una especie de catarsis y cuanto menos de justicia poética para que no quede impune un acto deleznable. Una forma de cerrar heridas, de intentar disipar una niebla que se mete en jirones dentro del cuerpo de las personas. Brillante es un adjetivo que se queda corto para definir el cierre de esta novela.

Espero haber conseguido llamar tu atención sobre esta historia, y la forma en que la ha escrito su autora que es una delicia por la exquisitez y la elegancia para tratar temas completamente deleznables, y a la vez tan actuales que no logran removernos por dentro si no es con el testimonio directo de quienes lo han sufrido, y la voz utilizada por la autora es de lo más acertada.

Conclusión:

Infamia es una novela deliciosa por la forma en que esta narrada y la cadencia que le imprime a la trama su autora. Su forma de narrar nos traslada a ese pueblo imaginario, de pocos habitantes, con una orografía adecuada para los fenómenos paranormales, y sin embargo ha prescindido de ellos porque la lluvia y la niebla han sido sus aliadas, una lluvia real y una niebla más metafórica que real.

La elegancia y la exquisitez a la hora de tratar temas delicados hacen de Ledicia Costas una  autora a tener en cuenta, estoy deseando leer algo más suyo, pero esperaré a que vuelva a escribir para adultos porque no suelo adentrarme en la literatura juvenil.

Nos encontramos ante una novela coral en la que hay una trama principal de la que nacen subtramas al tiempo que la Emma investiga, y parece que hay momentos que alguna se impone, pero sin ir más lejos al final recupera ese hilo principal y esa recopilación de infamias que dan titulo a la novela.

¿Y tú la has leído? ¿Tienes previsto hacerlo? Si por algún casual esta reseña te mueve a leerla me gustaría que me lo contaras.

Galería de frases:

"Si el alma tenía forma física, la suya era un conjunto de agujeros negros por donde se le escapaban las ganas de vivir."

"El frío fue instalándose en Merlo como una nueva pareja que no pide permiso. Un día deja en tu casa un par de libros porque necesita sentir que ese lugar le pertenece un poco. Semanas después libara un cajón y mete alguna ropa. Se acomoda en un sitio concreto del sofá y escoge un lugar  en la mesa de la cocina que ya  nunca va a abandonar. De repente, ya no existen los límites. Ni siquiera recuerdas muy bien cómo era todo antes de su llegada."

"Lo amargo no es la libertad, sino las decisiones que hay que tomar para conseguirla." 


20 comentarios:

La Isla de las Mil Palabras dijo...

Me gusta mucho lo que cuentas, ya le tenía echado el ojo. Creo que por el fondo y la forma es un libro que tengo que leer.
Buena reseña.
Besos

Domiar dijo...

Ya lo he leído y a mi también me conquistó. Coincido contigo en la esperanza de que el final abierto nos traiga más. Un beso.

Margarita HP dijo...

Pues me has convencido con tu reseña, me gusta, me lo anoto. Besos :D

Camino dijo...

Fantástica reseña. Me lo leí hace unas semanas y me enganchó muchísimo. Uno de los mejores libros que he leído en mucho tiempo.
Esperando el siguiente con ganas!

Libros por doquier dijo...

Me gustó mucho cuando la leí ahora leyendo tu reseña me ha recordado que ha sido una de mis mejores lecturas del año pasado.

Carmen en su tinta dijo...

Hola. Yo tengo ya el libro y lo leeré pronto. Y te confieso que gracias a tu reseña lo adelantaré. Todo lo que he leído y escuchado de este libro son elogios y por ello fue uno de mis regalos navideños.

Besos y buen domingo.

MDolores dijo...

No conocía el libro ni a la autora, pero me ha llamado la atención. Me lo anoto :)
Un beso!

Al calor de los libros dijo...

Me ha gustado tu reseña, y me animas aún más a leer este libro, el cual estoy viendo por todas partes.
Un abrazo

La Eremita dijo...

Ya me llamó la atención esta novela cuando pusiste el tweet de la reseña (pero si te soy sincera, con tanta notificación últimamente, y yo, que soy de las que no pierde la cabeza porque me la cosieron al nacer, obviamente lo perdí. Y la reseña. Y a la autora. Sólo me acordaba de que llovía en alta definición. Y luego me dispersé, pero por suerte te has pasado a por mí, asi es que me quedo con la recomendación y en cuanto consiga el libro lo leeré con interés.

Y estoy impresionadísima con tu blog. Comparado con mi cabañita ésto es el Palacio Real jajaja. Casi que quiero entrar por la puerta de servicio jajaja. Un besazo Carmina, es un placer leerte

Pandora dijo...

¡Hola!,
Conocía a la autora, pero más en su faceta infantil y juvenil. Por eso, cuando vi que sacaba esta novela me sorprendí muchísimo ^^. Me encanta que l@s autor@s tengan tantos registros y que exploren nuevos géneros.
Como bien dices, la portada es impactante y ella escribe muy bien.
Vamos, que lo tengo en el punto de mira porque me intriga. Además, las frases que has puesto al final son de esas que te dan que pensar y calan hondo.
Un besito de tinta y hasta pronto.
Gracias por la reseña.
Nos leemos :D

Kayena dijo...

He terminado la novela hace poco y, la verdad, que es una maravilla envuelta en niebla. Y tu reseña, fantástica, en tu línea.

Un beso.

Jardines de papel dijo...

¡Hola!
No conocía este libro, pero me lo super llevo apuntado *_*. Creo que me puede gustar mucho por lo que has contado de él. No he leído nada de la autora y este es el momento.
Un beso.

Espe dijo...

No lo conocía pero tampoco me atrae mucho, gracias por la reseña.
Besos.

NO SOLO LEO dijo...

Hola pues no la he leído pero la he visto reseñada anteriormente y por lo que cuentas puede estar interesante gracias por la reseña chao

Érase una vez un libro dijo...

Me han hablado muy bien de esta novela, así que me has convencido del todo para leerla.

Saludos.

buscandomiequilibrio dijo...

Me apetece, y me apetece mucho.
Besos.

buhoevanescente dijo...

UUUUHHHH! Como me gusta eso de secretos y un pueblo y todos callando...especial para mi! no conozco a la autora pero vengo de conocer una autora tambien y me encanto, asi que seguire mi olfato y tu valiosa recomendacion. beso grande.

Ángela dijo...

Tengo la novela, pero aún no he podido empezarla. Después de leer tu reseña la pongo en preferente y será mi próxima lectura. Una reseña impresionante, como siempre

mar dijo...

Hola, la tengo apuntada por otras reseñas que he leído, sino me la llevaría por la tuya, espero hacerle un hueco pronto. Besinos.

Gema dijo...

Fue una novela que me impacto, leer tu reseña me ha recordado porque. Esa frase tuya "vivir como una sombra es otra forma de morir" es de las mejores que he leído en mucho tiempo y es perfecta para definir a los personajes de esta novela.
Besos