martes, 3 de marzo de 2020

El alano. José Zoilo Hernandez



Una de romanos, ¿de verdad? ¿Tú, leyendo y reseñando una de romanos?, me lo vas a tener que explicar... después de tantos años oyéndote jurar en arameo cada vez que una novela se ambientaba en el Imperio Romano, temo que te hayas dado un golpe en la cabeza, ¡no puede haber otra explicación!.

No, ¡hombre no!, que no es una de romanos, que el Imperio ya está cayendo en picado y los bárbaros campan a sus anchas en Hispania, ¡si hasta sale Atila!, de refilón y como anécdota, ¡pero ahí está!. Uyyy esa cara es todo un poema, no te convenzo eh… pues prepárate que es una larga historia, y mantente atento, porque es posible que aún así no lo entiendas.

A mitad de noviembre de 2019, participé en el Certamen Histórico Internacional Ciudad de Úbeda con otras yincaneras, del viaje mejor ni hablamos... (qué odisea) solo te puedo decir que salí en tren de Castellón sobre las doce de mediodía y llegué a Baeza más de las seis de la tarde... encajada en un asiento deformado que me dejó el cuerpo como una jota.

Mi maltrecho cuerpo me pedía a gritos quedarme en el hotel, pero sobre las siete empezaba la ultima presentación del día, y después de soltar las maletas nos dispusimos a salir hacia la librería. Allí un exultante José Zoilo Hernández, hasta ese momento desconocido para mí, habló con tanta pasión del periodo histórico, de Attax, ese alano que me ha robado el corazón y la razón, de vándalos, alanos, godos y suevos, y de un Imperio Romano que se desmoronaba a marchas forzadas, que casi me convenció para leerme su trilogía. Uyyyy, no pongas esos ojos, has oído bien, son tres libros, tres tochazos que dirías tu,  y este solo es el primero.


Esa misma noche compartimos mesa en la cena, y fue un placer hablar de literatura con él y con su mujer, Esther Morera, por la mesa corría el agua, menos mal que no era tinto, porque por ella paseaban los personajes de la novela, nuestra curiosidad que el autor iba saciando y metiéndome la época por los ojos. Y te aseguro que era complicado, dado el trauma que arrastraba de mi época de estudiante, un buen profesor de historia es muy importante para que un tema te apasione o lo odies.





Para que te hagas una idea,  soy fan de Obelix, si ese hombretón pasado de peso, al que le divertía soltar mamporros a los romanos al grito de “¡están locos estos romanos!”, y cuantos más sopapos soltaba, y más romanos salían disparados por el aire, más fuerte sonaba mi carcajada. De vivir en la época me hubiera parapetado con los galos y hubiera tomado la pócima para soltar sopapos a todo tren. Ahhhh... ya sonríes eh, ¿ves como sigo siendo la misma?. Lo de Attax ha sido un flechazo, y no es romano, hombre, ¡es alano!.


Y ahora que te noto más tranquilo, te anuncio que tengo intención de leer también Niebla y Acero, y El dux del fin del mundo, porque quiero seguir a Attax hasta el fin de sus días, Lo he conocido siendo un niño, y lo he dejado siendo un madurito interesante…

Pero ¡basta de cháchara!, porque la que me ha liado como siempre ha sido Ana, sí, ya se que que a ella le gusta el Imperio Romano, pero se la sopla que a mí no, que quieres que te cuente, y volvió a argumentar que no era la típica novela, que patatin, que patatón, y por no oírla ( como casi siempre que me meto en un charco enorme) le dije venga va, ¡habemus lectura simultánea! si las yincaneras nos siguen en esta aventura. Y vaya si nos siguieron, ni las más de 500 páginas les asustaron.

Y ya que estamos, ¡quédate y te cuento que me ha parecido El alano!, venga... ¡igual te animas a leerla tú también!.




El autor:


José Zoilo Hernández nace en Tenerife en 1977, es biólogo de profesión y trabaja en el ámbito de la agricultura y el desarrollo rural. Aunque su labor profesional, ha discurrido en el campo de las ciencias, es un autentico apasionado de la historia desde muy temprana edad. El alano es su primera novela y con ella inicia la épica trilogía Las Cenizas de Hispania, una apasionante recreación de la Hispania tardorromana.


Lo podéis encontrar en:


En twitter: @josezoilohdez


Sinopsis:


La apasionante historia de Attax, un bárbaro en el ocaso de la Hispania romana.

Hispalis, año 438 d. C. Ante la alarmante aparición de una horda sueva dispuesta a asolar sus tierras, Attax, un bárbaro alano, decide unirse al ejército de un viejo amigo para luchar por la defensa de su gente. La gloria que él espera desaparece al caer prisionero y ser vendido como esclavo.

Tras once años de servidumbre, Attax debe emprender una nueva vida tras el asesinato de su amo, acompañado por el hijo de este, Marco. Attax se sumergirá en un intenso viaje por la moribunda Hispania, que le llevará a comprender el valor de la amistad y el amor, así como el precio deperder ambos. Un recorrido hacía la madurez que despreció en su juventud.

Suevos, vándalos y alanos cobran vida en el escenario de una Hispania convulsa y decadente, abandona a su suerte por un imperio romano que se desvanece.


Mis impresiones:

El Alano es una novela con una gran documentación detrás, que se ambienta en una época convulsa en la que Hispania estaba a merced de bárbaros disputándose lo que quedaba del otrora espléndido Imperio Romano que abandonó a sus habitantes la mayor parte de las veces a su suerte y al saqueo constante de los pueblos invasores, suevos, vándalos y alanos que tejían alianzas unos contra otros según evolucionaban sus intereses en las distintas zonas.




Esta gran labor de documentación en un periodo que la literatura no tiene nada trillado, también ofrece grandes lagunas y ahí es donde el autor se ha tomado alguna que otra licencia en beneficio de la trama y para acercarnos una parte de nuestra historia bastante lejana y olvidada en los currículos educativos, de forma llevadera e incluso adictiva, porque de la mano de Attax viviremos todo tipo de situaciones, incluso participaremos en alguna que otra batalla y entrenaremos nuestro cuerpo y mente para entrar en combate.

Últimamente no tengo el vicio de recorrer las páginas finales de la novela nada más empezarla, o cuando la llevo mediada, y en esta ocasión me he perdido un par de glosarios, uno con términos latinos y otro con las referencias a las ciudades en las que se desarrolla la acción, recomiendo acudir a ellos para situarse mejor en la historia y disfrutarla al máximo.

Narrada en primera persona por Attax, la novela se vuelve más intimista, y el lector,al menos así me sucedió a mi, liga su suerte a la del bárbaro pagano que te roba el corazón con su humanidad desde las primeras líneas. Y es que a pesar de haber sido educado y entrenado para guerrear nuestro gigante rubio es capaz de adaptarse a numerosas situaciones y así lo vemos en Hispalis paseando entre olivares, ejerciendo de guardaespaldas de un terrateniente, ajustando cuentas con algún ladrón, o atendiendo a los entresijos de la producción del aceite. Nada hacía presagiar que el león seguía agazapado en su interior, un viaje a Corduba, la amenaza de invasión sueva y el reencuentro con el vándalo que lo acogió en su niñez cuando murieron sus padres, lo lleva a colocarse la cota de malla y a coger de nuevo la espada.

Esa nueva aventura le enseña la amargura de la esclavitud, un viaje en condiciones penosas hacia el norte y la pérdida de sus compañeros de penurias. Comienza un nuevo periodo de adaptación en Conimbriga de la mano de Quinto, un romano del que llega a ser mano derecha y lograr la manumisión, en este caso se pasea entre cepas y cría caballos. Y nuestro alocado mozalbete conoce el amor junto a Aspasia una hispana menuda y pizpireta a la que ligará su suerte y con la que llegará a regentar una taberna en Lucus Augusti cuando la tragedia se vuelve a cernir sobre ellos y tiene que desplazarse junto a Marco en busca de su tio.

Y de nuevo se cierne sobre ellos la amenaza sueva y el fragor de la batalla resuena en la cabeza de Attax que tiene que abandonar la confortabilidad de una vida sedentaria junto a la mujer que ama para ser fiel a la promesa que le hizo a su señor. Con la vitalidad de la juventud ya mermada y sitiendose responsable de los mozalbetes que lleva a su cargo vuelve a recorrer los caminos repletos de asaltadores y amenazas continuas hasta unirse al ejército godo.

Las descripciones bélicas son uno de los platos fuertes de esta historia, narradas con tanta profusión de detalles que el lector se ve inmerso en la lucha, en el choque de espadas y en el entrechocar de caballos y escudos. Tal es el realismo de las escenas épicas que te quedas ganas con ganas de más, aunque tu espíritu no sea nada guerrero.

Jose Zoilo ha sabido crear el PERSONAJE, sí en mayúsculas y sin temor a que me llaméis exagerada. Attax es de los que llegan para quedarse a vivir en el corazón de los lectores, porque a pesar de ser un bárbaro aculturizado, que conserva algunas costumbres de un pueblo que a penas llegó a conocer, tiene rasgos tan humanos que te roban la voluntad. Pero a ese acierto hay que sumar que todos y cada uno de los personajes con algo de peso en esta historia está creado con mimo, con tanta profusión de matices que en ocasiones llegan a tal realismo que traspasan el papel. No sabría con que secundario quedarme, la aspereza de Gelimer me atraía, las maneras finas de Anderico me sorprendieron, la humildad de Quinto hizo que me quitara el sombrero, la cabezonería y constancia de Marco se ganaron mi simpatía. Aspasia uno de los pocos personajes femeninos con peso me hizo sonreír en más de una ocasión y me dieron ganas de zarandearla en otras pocas. Galieno se ganó mi admiración y el pequeño britanno me enamoró. Y que decir de la mole de Ibbas o del culturizado Sallas.

Son muchos los personajes que desfilan por esta novela y sólo he nombrado algunos de ellos, porque para mi ha sido un placer ir descubriendolos a medida que avanzaba la trama. Lo realmente importante es que a algunos de ellos los acompañas durante un largo trecho y los ves evolucionar, madurar, caer, levantarse, caer en desgracia, avanzar, tomar decisiones importantes. Arriesgar la vida por una promesa, por venganza, o por la necesidad de defender una tierra que sienten como propia.

Lealtad esa palabra tan en desuso en nuestros días y que tan poco valor parece tener, es la que mueve todas y cada una de las acciones de Attax, que siente el peso de la palabra dada tanto como el de su spatha durante la batalla. Amistad otro concepto con mucho peso y que en esta historia tiene un amplio recorrido en muchas acepciones, tanto como el amor, las pérdidas materiales y afectivas que a veces sacuden a los personajes con la fuerza de tsunami.

Muchas son las razones para sumergirte en las 540 páginas de El Alano que seguro que se irán diluyendo entre tus dedos como lo hace la arena. Seguro que te mantendrá en vilo durante toda la narración y te dará la sensación de que compartes un café con un antiguo compañero que te cuenta batallas que te has perdido y que te hubiera gustado presenciar, aunque a su lado las vives con igual realismo.


Conclusión:


Jose Zoilo ha creado no solo un personaje potente que sostiene toda una trama épica, si no que ha acertado con la voz narrativa, no es fácil llegar al lector con una primera persona, pero Attax consigue conquistar a quien se acerca a sus páginas, consigue mantenerlo en vilo y pegado a sus devenires, y no contento con ello, consigue que tras devorar más de quinientas páginas te quedes con ganas de más, de seguir a su lado viviendo más aventuras.

Sorprende la fuerza narrativa del autor en las escenas bélicas, y al mismo tiempo el realismo que consigue transmitir. Los personajes tan cuidados y ricos en matices a los que odias o te atrapan irremisiblemente. Las costumbres barbaras y paganas en contraposición con las cristianas.

Una novela que puede gustar a un público muy amplio porque tiene muchas tramas y subtramas y a pesar de ser el género histórico el que predomina al tratarse de una ficción histórica, hunde sus raíces en tantos aspectos como la vida misma, dándole mucho realismo a lo que el autor con una prosa cuidada y alejada de los artificios superfluos pretende transmitirnos a través de las vivencias de su carismático personaje que a la postre es un SUPERVIVIENTE, en mayúsculas.

¿Te animas a conocer a Attax? Si te acercas a El alano por recomendación de este blog hazme llegar tus impresiones.


21 comentarios:

La Eremita dijo...

Me puedes contar otra de romanos si quieres, que esta me ha molado XD. Un besote

Unknown dijo...

Ohhhh, ¡qué gustazo de reseña! 😊
Gracias y celebro que te haya gustado la novela. Un lujo compartirla con vosotras.

Margari dijo...

También me he quedado con ganas de seguir a Attax hasta el fin de sus días. Fantástica reseña, Carmina!
Besotes!!!

Aylavella dijo...

A mí el Imperio Romano me encanta, pero mira por donde de esta época no he leído nada, así que no me importaría leerla.
Besos

Maria ML dijo...

Hola!
La historia en general es una pasada: bien narrada, bien construida y con grandes personajes pero estoy de acuerdo en que el plato fuerte son las escenas bélicas. Nada como eso para tener al lector pegado a las páginas.
Besos!

mar dijo...

Estupenda reseña Carmina!. Como le comenté a Margari tengo varias series históricas empezadas y quería terminar alguna antes de comenzar ninguna otra, pero es que con esta novela me estáis tentando cosa mala. Besinos.

Kayena dijo...

Alma de cántaro, que sepa España entera que yo respeto mucho tus gustos literarios, a no ser que tenga clarísimos que tenemos que leer una novela a pesar de ellos. Solo entonces me la sopla todo y, no me negarás, cuando así ha sido, me has dado la razón.

Nunca pensé que esta novela me fuese a gustar tanto, pero bien lo has dicho: hay muchas razones para que así sea y tú has apuntado en esta reseña las más importantes.

Para resumir, para hacer mis cuentas... ¿te hacen dos novelas más de romanos?

Un beso.

Libros por doquier dijo...

A mi me sorprendió a priori está novela no sabía que esperarme pero como siempre me.fio de vosotras y más si sabíais de primera mano cosas de la novela me lancé de cabeza y no me arrepiento es más ya os he dicho que me ha encantado y estoy contando los días para leer ya la segunda parte

Ángela dijo...

Leer esta novela, que no de romanos, sino de todo un caballero Alano, ha sido una delicia, y eso que la sangre corre como las aguas bravas, como en nuestras queridas novelas negras, negras... y con tanta acción como en ellas, vamos que no tiene nada que envidiarlas. El Certamen Literario de Úbeda nos va a acompañar por mucho tiempo en el corazón. De tu reseña que decirte, Carmina, que te prodigas poco pero que cuando lo haces, lo bordas, encaje de bolillos, pero del bueno, no del que hace cualquiera. Un beso

buhoevanescente dijo...

Rendida a tus pies!! Ya van tres blog que leo enamoradisimas De el.yo también quieroooo!

Margarita HP dijo...

¡Me ha encantado tu reseña! Y desde luego, me anoto el libro porque me parece que es de los que me va a encantar. ¡Besos! :D

yo leo Novela dijo...

Me gusta mucho el género histórico. No descarto dar una oportunidad a esta novela.
Besos.

Gema dijo...

Hacia tiempo que no leía una novela histórica y desde luego leer esta junto a vosotras ha sido un verdadero placer. Gran reseña y larga vida a Attax. :)

Marisa G. dijo...

Entusiasmo que no falte jejejee. A mí no me has terminado de convencer pero sí me has animado para regalarla a mi marido. Un beso.

Érase una vez un libro dijo...

¡Hola!
No descarto leerla, tengo entendido que merece la pena a pesar de ser un tocho.
Bicos!

buscandomiequilibrio dijo...

Me atrae más para regalársela a mi padre que para mí en sí mismo.
Gracias por la reseña y un beso.

Esther

yonosoymillenium dijo...

hola, me ha encantado este post, he sido de lo mas interesante. me gusta mucho leer, me la anoto para futuras lecturas.
me ha encantado tu post, no conocía tu blog, ¿te apetece que nos sigamos? ya me dices. saludos

Carme A la luz de las velas dijo...

¡Hola, Carmina! ^^

¿Qué tal todo, guapa? :) Espero que estés bien y que esto pase pronto, porque menudo momento estamos viviendo :(
No me sonaba de nada la novela que nos comentas, pero me he reído mucho con el inicio de la reseña jajajajajaja ¡Me alegro de que disfrutaras tanto de la charla con el autor! :D Si es que esos momentos valen su peso en oro, sí, sí ^^
Lo que más me ha impactado - a parte de que quieras leerte los 3 libros ;D -, es lo bien que hablas de los personajes. Me encanta cuando un autor, o autora, los perfila tan bien que terminas enamorada de ell@s *.* Así que sí, sí, ya sólo por esa parte me muero de ganitas por hincarle el diente, ¡y eso que me da un miedo y respeto terrible el género!
Una reseña estupenda, pero eso ya lo sabes :)
¡Un besazo muy pero que MUY grande y cuídate mucho, guapísima! ^^

Isabel dijo...

Hola. Para mí ha sido una gran lectura. La he disfrutado mucho, tanto por la historia como por sus personajes con tanta riqueza. Gracias por compartir tus impresiones para futuros lectores. Un Saludo.

عبده العمراوى dijo...



شركة عزل اسطح بالدمام
شركة عزل اسطح بالقطيف
شركة مكافحة حشرات بالاحساء

Loli elmisteriodelasletras dijo...

Estupenda reseña, y muy divertida, la verdad. No sabía que le tenías tanta fobia a los romanos, aunque como bien dices, Attax es alano. El autor ha creado un personaje de diez y dan ganas de seguir leyendo sus aventuras. Me encantó la forma en la que el autor narra todas y cada una de las batallas, creo que es un verdadero experto, te hace sufrir con los personajes como si estuvieras participando con ellos. Con ganas de leer la continuación, que seguro que está genial, a pesar del elevado número de páginas. Un gran descubrimiento el autor y sus personajes. Besos.