martes, 9 de enero de 2018

Pinceladas: Muertes de sobremesa. David Jimenez "El Tito"

Aunque hace un tiempo que anuncié esta sección todavía no había tenido tiempo de inaugurarla como se merecía, con una novela contundente, y creo que es precisamente esta de David Jiménez "El Tito" la que merece hacer los honores.

Reconozco que soy una persona bastante reacia a las relaciones virtuales, tengo mi Facebook privado para controlar quien puede acceder a mis contenidos, y eso que no pongo fotos personales, sin embargo, también tengo mis intereses y Castellón Negro es uno  de ellos. Corría el año 2016, juraría que principios, y un chico hablaba con tanta solvencia de él que se me olvidaron todas las prevenciones que he tenido durante años, me metí como un elefante en una cacharrería en su Facebook e hice las preguntas pertinentes.

Ese fue el comienzo de muchas otras conversaciones, en el transcurso de una de ellas, me comentó que participaba en Castellón Negro como autor, y me dijo el titulo de su novela, Muertes de sobremesa, y volví a romper una de las normas que me he auto impuesto, la de no leer autores noveles, por las malas experiencias que he tenido con las reseñas que he escrito de esas novelas. Y por suerte esos impulsos que seguí me sirvieron para conocer a un autor muy cercano; una serie, que ya tiene dos libros, muy bien hilada y asistir al crecimiento de un autor como escritor y de unos personajes perfilados de forma magistral.

Pinceladas nace para que recomendar novelas que merecen una reseña y se quedan el olvido por no disponer de tiempo material para sentarme delante del ordenador. Con unos someros trazos pretendo darte razones suficientes para que te acerques a Muertes de Sobremesa y conozcas a Marcial Lisón y su inseparable compañera canina Sola.





Marcial Lison es el alma de Muertes de sobremesa, es el PERSONAJE, si en mayúsculas, es la piedra sobre la que descansa toda la trama y si me apuras él es la novela. Marcial es hosco, huraño, antisocial, y sin embargo tiene un aquel que atrae y repele al mismo tiempo, como dije no hace mucho, Marcial es el tío incómodo que hay en todas las familias, que no sabes si va a ser el alma de la fiesta o va a hacer que todo salte por los aires. Y el contrapunto a ese ser irónico, irreverente, que no siente ni padece es su fiel galga Sola, ella es quien humaniza a Marcial, ella es la que nos hace ver su lado tierno, si es que se puede decir que lo tiene.

Sin movernos de los personajes David dibuja con trazos precisos, todos y cada uno de ellos, nos los va mostrando desde el principio para que la evolución sea visible, la podamos aprehender, de ahí que la nueva compañera de Lison, Zoe,  sea una chica apocada, tímida, una agente recién llegada que queda intimidada por la arrolladora personalidad del inspector, sin embargo la vamos a ir viendo ganar terreno, derribando barreras de Marcial, haciéndose un hueco a pesar de las reticencias y de las escollos que este le pone por el camino.

También iremos desvelando la personalidad de Santibañez, el antiguo compañero de Marcial, vamos a asistir al dolor del inspector por descubrir secretos que no lo dejan precisamente en buen lugar, de esa manera al final también nos iremos conformando una visión más amplia de este y de su mentor el Inspector Villanueva, un policía a la vieja usanza, con sus lealtades, sus corruptelas.

Pero hay un personaje más, y este es la ciudad de Cartagena, donde David ha vivido su infancia y su juventud, una ciudad que conoce y por la que nos invita a pasear sin hacer grandes alardes, sin ralentizar la trama, sin embargo, si alguna vez viajo allí seguramente seré capaz de reconocer algunos de los enclaves que menciona.

Dejando a un lado los personajes me voy a meter de lleno en la trama, se nota que David es conocedor de los procedimientos policiales, sin embargo no abruma al lector con ellos, los mete con mucha naturalidad, como el dice no se mete en camisa de once varas que puedan dejarle al descubierto carencias, y eso el lector lo agradece porque en ningún momento se rompe el ritmo.

Y precisamente este es uno de los méritos de David el crear una novela en la que en todo momento pasa algo, en la que la identidad del Asesino del café no es precisamente lo más importante, si no que le llevó a matar a esas mujeres y el porqué de la puesta en escena que realiza, quizás por ello en algunos momentos pone las cartas sobre la mesa demasiado pronto, y el lector avezado es capaz de adivinar quien se esconde tras él.

Llama la atención en una primera novela el uso del lenguaje que hace, sencillo, pero a la vez con figuras retóricas, en algún momento no usadas del todo con naturalidad, aún así hay mimbres, muy buenos mimbres que estoy segura que nos irá mostrando en nuevas entregas, porque en la primera  ya sorprende y deja al lector con ganas de más, con esos finales abiertos que son marca del autor, y de los que yo precisamente no soy fan.

Espero que con todas estas pinceladas decidas acercarte a Muertes de sobremesa. Una última recomendación, todo autor sostiene y David no es menos que sus novelas a pesar de formar parte de una trilogía se pueden leer independientemente, sin embargo y  a pesar de que contextualiza bien y sitúa al lector en todo momento en la trama, si tienes previsto leer Inspector Solo, adéntrate primero en Muertes de Sobremesa,  seguro que disfrutas mucho más la evolución de los personajes, pero sobre todo el crecimiento del autor como escritor, y de su forma de escribir que sufre una evolución más que notable.

9 comentarios:

La Isla de las Mil Palabras dijo...

No me tenías que convencer, me gustó mucho cuando lo leí, ahora tengo pendiente el siguiente, que caerá seguro
Besos

Kayena dijo...

Me encanta que hayas comenzado esta sección con David Jiménez y su primera novela, pero (aunque no sea tiempo de ellos), ¿estás segura de que solo has dado unas pinceladas? ¡Gensanta, hay quien con lo que tú has dicho y analizado tiene para tres reseñas de tres novelas distintas!.

Y bueno, que te insto a que sigas con la sección, porque eres realmente convincente.

Un beso.

Marisa G. dijo...

Una iniciativa estupenda tu Pinceladas. La verdad es que si no fuera por cosas así, se nos pasarían muchísimo libros de largo. No conocía al autor, y tampoco la novela, pero veo que su lectura merece la pena. Comparto contigo todas las reticencias en cuanto a los autores noveles pero también es verdad que si no arriesgamos podemos perdernos muchas buenas historias. Tomo nota de tu propuesta. Un besote.

Lidia Martinez Tubia dijo...

Estoy de acuerdo von Ana ¿pinceladas? Menuda reseña te ha salido. Me alegro que sea con Muertes de sobremesa, porque me encantó, al igual que Inspector Solo. Son dos novelas muy recomendables y hay ya mucha gente esperando que Marcial vuelva en una tercera parte.

Domiar dijo...

Como no hay dos sin tres... ¿Pinceladas? para mí es una reseña en toda regla. Al igual que te han comentado más arriba, a mí tampoco tienes que convencerme. Me gustó mucho Muertes de sobremesa y disfruté al máximo con la evolución del autor con su segundo libro. Ahora a esperar una tercera parte, con muchas ganas, como algunas que yo me sé...

Un beso.

Aylavella dijo...

He leído muy buenas impresiones de esta novela, aunque todavía no la he leído, demasiados libros en la lista de pendientes, intentaré hacerle un hueco.
Besos

Buscando mi equilibrio dijo...

Lo que acabas de darme es una pincelada en los morros, porque lo tengo pendiente desde hace muchísimo.
Besitos.

Marga Ramon dijo...

Es mucho más que pinceladas, alguna reseña mía no es tan extensa, jeje. Algún día leeré a este autor, pero ahora mismo ando un pelín saturada con tanta novela negra.
Besotes

concha yunta dijo...

Pues la tengo en el tintero, pero creo que has terminado de convencer. A ver si le encuentro un huequito. Bss