jueves, 8 de enero de 2009

ENTRE LIMONES





Dicen que no hay mal que por bien no venga, y como ya llevo más de un par de semanas con un catarro de los que hacen historia, y no parece que tenga muchas ganas de remitir, paso menos horas delante del ordenador y muchas en el sofá tapada con una mantita y dando rienda suelta a este vicio que supone la letra impresa… que causa adiccion entre aquellos incautos que sucumbimos a sus encantos.

En los fragores del resfriado necesitaba algo ligero que leer, que no me hiciera pensar mucho y que resultara entretenido porque pasaríamos muchas horas juntos, y me acorde de un libro que me recomendó mi chula… Entre limones. Pasamos las dos un rato entretenido comentando como en nuestros años de instituto nos habían obligado a leer un libro llamado la Tesis de Nancy y lo mucho que nos habíamos reído con las ocurrencias de esta inglesa que se instalo en Andalucía y se echo un novio andaluz de pura cepa.

Tengo que reconocer que este libro aun estando escrito en clave de humor no es como aquel, que te hinchabas a reír y no parabas, pero también me ha hecho esbozar alguna sonrisa y sobre todo ha servido al propósito que yo quería no calentarme mucho mi maltrecha cabeza… Hay que reconocer que el autor que cuenta su propia experiencia, fue muy valiente al dejar su país e instalarse en un cortijo en las Alpujarras granadinas sin tener en cuenta los muchos inconvenientes que le esperaban.

Puede un bohemio aprender a llevar un cortijo y a sortear las inclemencias naturales…? El Valero es un lugar entrañable que solo tiene un problema, que esta situado al otro lado del río, un ser caprichoso que rige la vida de esta pareja de ingleses que se encuentra con una casa que hay que reconstruir, y dotar de agua corriente y electricidad… un sinfín de menudencias en su día a día que ira solucionando con la ayuda de sus vecinos andaluces y también de unos personajes a cada cual mas pintoresco que conforma la colonia de extranjeros de las Alpujarras.

Una novela refrescante, entretenida, para esas tardes de ocio en que deseas despejar la cabeza de mil y una historia que la abarrotan, concisa y sin paja, pero que te quita las ganas de emprender una aventura de este tipo… vamos que donde este la comodidad que se quite tanta belleza natural… aunque debe ser un placer pasear por esos montes que se describen con tanta pasión en el libro…

Y tu te atreverias a cambiar tu vida de forma tan radical?

PD: No es un libro para grandes lectores, no hay que pedirle al libro más alla de lo que pretende ser que es una narracion de una experiencia propia realizada por una persona que no es un escritor consagrado, si no que es un eclectico de los oficios entre ellos se le conoce por ser el ex bateria del grupo genesis, es una novela que pretende entretener y no crear un foro de opinion ni una escuela de escritores...


Argumento de Entre limones: historia de un optimista

Entre limones es una de esas cosas raras y maravillosas: un libro divertido e intuitivo que encanta desde la primera página a la última… y es que alguien que, sin tener ni idea y sin pensárselo dos veces, se mete a reconstruir y llevar un cortijo en un rincón perdido de una sierra de España, claramente no puede estar haciendo nada malo. Chris nos transporta a Las Alpujarras, una excéntrica región del sur de Granada (España), y nos mete en una serie de contratiempos con una combinación simpática de granjeros y pastores campesinos, viajeros New Age y expatriados. El verdadero héroe del asunto, sin embargo, es el cortijo que él y Ana compraron: «El Valero» —un auténtico parche de montaña lleno de aceitunas, almendros y limones, asentado en el lado equivocado de un río, con ninguna vía de acceso, ni abastecimiento de agua ni electricidad. ¿Podría ofrecer la vida algo mejor?


Safe Creative #0902182582193

5 comentarios:

Rosana, alias Roxx dijo...

Pues mi respuesta a tu pregunta es sí, lo haría, aunque seguramente pronto me arrepentiría, pero dicen que la cabra tira al monte y la verdad es que la idea de llevar una vida sencilla y rural rodeada de silencio y soledad no me es nada desagradable, sino todo lo contrario. Si es que una gran parte de mí es una anacoreta sin remedio, me encanta tener gente alrededor siempre y cuando no invadan mi espacio personal ni acaparen mi tiempo, y en esos ratos en los que el tiempo se estira en exceso, un buen libro da para mucho. Sólo pongo una condición para retirarme al rincón más inhóspito del mundo: que tenga conexion de alta velocidad a Internet, jejeje...

Carmina dijo...

pues tu condicion no se chata como estara no creo que de momento de eso haya en los lugares desolados y montañosos, pero si tu te empeñas, vamos consigues banda ancha y por cuatro chavos...

Sinuhe dijo...

Oye, un nombre genial para el blog¡¡¡ Buenísimo,jeje

Basileia dijo...

Carmina preciosa, ufffff no quiero meter la pata, pero sí eres tú, verdad??, ainsssss que estoy "empaná" ultimamente, pero nadie como tú expone un libro de esta manera. Sabes?? a mí tambien me mandaron leer "La tesis de Nancy", divertido libro, es verdad, pero este que expones no lo conozco, seguro q es más entretenido que el que estoy leyendo ahora, pero una es tan cabezota, que no lo dejaré hasta que se acabe......

Te dejo un beso preciosa y un feliz inicio de semana. Gracias por pasear entre mis dos blogs.
Basileia

kiki dijo...

Me encanta como describe la situaciones con los diversos personajes con quien topa en estos pueblos de la Alpujarra, y con el humor con que se toma las malas situaciones con las que se enfrenta, es para aprender de ello. ¡Viva las patatas a lo pobre!