martes, 8 de marzo de 2016

El bouquet del miedo. Xabier Gutierrez

Los que me conocéis de hace tiempo ya sabéis que junto a la lectura mi gran pasión es la cocina, me gusta meterme entre fogones, experimentar con platos, sorprender a mi familia y a mis amigos, a los que suelo usar de conejitos de indias cuando algo me ronda la cabeza. Así que no es de extrañar que sucumba ante el llamado noir gastrónomico.

Además a Xabier Gutierrez lo descubrí en 2015 con El aroma del Crimen, que todavía no he reseñado pero no descarto hacerlo dentro de la Yincana Criminal que este año se celebrará el segundo semestre, para darle un poco más de margen de arranque a la Yincana Histórica. Decía que el autor me dejó buenas sensaciones con esa primera novela, en la que la cocina tenía más protagonismo que en El bouquet del miedo, en el que se lo lleva el vino, tanto en su cata como en su elaboración.

No voy a decir que sea una experta en el mundo del vino, porque mentiría, ni siquiera una gran enamorada, papel que se lleva mi marido, yo solamente puedo decir que disfruto del vino blanco, y de los saraos que se montan en torno al mundo de las catas, y de la gente que entiende o pretende entender. Quizás como dice mi sobrina todavía no he probado bastante el tinto para que llegue a gustarme, o quizás soy de sabores menos intensos.

No podría ser pues de otra forma que Vicente Parra y su hijo Alberto me hayan conquistado a partes iguales, y como no, el abuelo Martin, personaje que se deja ver en esta novela más que en la otra, que a los librófilos nos tiene que enamorar por su profesión y por la forma que tiene de entenderla. Casi me ofrezco para hacerme cargo de su LIBRE RIA, y no no se me han ido los dedos, ese espacio en blanco está bien puesto, pero habréis de descubrir porqué si os pica la curiosidad.

El autor:

Xabier Gutierrez nació en San Sebastián en 1960, es cocinero, psicólogo y escritor. Dirige desde
1990 el departamento de innovación del Restaurante Arzak en San Sebastián, además de asesorar a empresas del sector de la alimentación, colaborar con los medios de comunicación e impartir clases en el máster de innovación y gestión de restaurantes del Basque Culinary Center. Ha publicado doce libros de cocina y cinco ensayos sobre estética culinaria. 

Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Gastronomía y el Best World Cookbook Award. Tras publicar su primera novela El aroma el crimen (Destino 2015) Gutiérrez repite escenarios y personajes en El bouquet del miedo, la segunda entrega de la serie de noir gastronómico protagonizada por el subcomisario Vicente Parra.

Página web del autor:

www.xabiergutierrezcocinero.com


Sinopsis:

En pleno mes de septiembre, tiempo de vendimia, y a pocos días para que empiece la recolección de la uva, al subcomisario de Ertzaintza Vicente Parra le asignan la investigación del asesinato de la enóloga Esperanza Moreno, encargada hasta entonces de la elaboración del vino en las Bodegas Sáenz de la finca Marbil, una de las más prestigiosas haciendas de La Rioja, y productora del apreciado vino VVV. Su cuerpo ha sido hallado sin vida en su piso del barrio del Antiguo de San Sebastián, en medio de un charco de sangre y con la garganta seccionada. Todo parece indicar que se trata de un crimen pasional, cuando a las pocas horas de encontrar el cadáver desaparece el novio de la víctima, Roberto, operador de cámara en uno de los programas de televisión de cocina más exitosos del país y dirigido por un afamado cocinero.

El subcomisario Parra tendrá que dilucidar quién puede estar detrás de ese crimen, a la vez que la búsqueda del paradero de Roberto se convierte en una carrera contrarreloj para solucionar el caso.

Mis impresiones:

Como ya os he dicho soy una gran enamorada de la cocina, de las innovaciones, y aquí entre fiambre y fiambre se sientan a la mesa a disfrutar de un buen yantar. Además Xabier a través de Alberto y de Françoise, su madre, nos revela trucos culinarios que vienen muy bien, pone de manifiesto asociaciones de sabores que parecen imposibles pero que maridan a la perfección, y esas cositas reconozco que me apasionan. También el subcomisario, hombre acostumbrado a la cocina rápida y que poco a poco se está convirtiendo en un gran gourmet, a pesar de no acercarse a los fogones para nada, tiene unas salidas muy apropiadas para que Xabier nos haga participes de esos truquitos que tan bien sabe camuflar en sus libros, y que seguro que hacen las delicias de lectores que como yo disfrutan entre ollas, especias, condimentos y materias primas de lo más variopintas.

Si la cocina tiene un papel importante, también la profesión, puesto que Alberto ya es un chef de cocina reputado, y comienza a plantearse los inconvenientes de su profesión, que por cierto es bastante absorbente. Supongo que es necesario que cuando uno es joven, a pesar de disfrutar del trabajo que ha elegido, llegue a plantearse si realmente esa es la vida que desea, y en este libro a Alberto lo noto muy quemado, así que habrá que esperar a la nueva entrega a ver si volvemos al fast food o seguimos disfrutando del buen hacer de este muchacho.

Xavier Gutierrez conoce muy bien el mundo de la hosteleria, no en balde es cocinero y jefe de investigación de la cocina de Arzak, de las exigencias de un servicio nos habla a través de Alberto, pero también usa otro cocinero mediático, este se dedica a hacer programas de televisión y de esa manera nos revela los entresijos de este mundillo, como se presentan los alimentos para que nos llamen la atención, como se ruedan los planos para que nos resulten más apetecibles, como cuando el chef comienza a grabar el programa todo está medio preparado.

Me ha parecido ver un guiño a los programas de cocina de Karlos Arguiñano, aunque igual es porque lo he seguido durante mucho tiempo, lo digo por la huerta al lado del set de grabación, porque nuestro cocinero no me parece que tenga el mismo don de palabra que el susodicho. Con estos guiños a ese mundo que el conoce a la perfección y maneja casi a diario, nos sumerge en otro que a nosotros no tiene el porque resultarnos conocido, el vino, la vendimia, los enologos, las cosechas, los instrumentos de vendimia, las barricas... las rencillas entre bodegas y bodegueros, un mundo que me ha resultado como poco fascinante.

Un valor añadido para mi lo tiene la ubicación de la bodega Saénz en el pueblo alavés de La Guardia, un enclave precioso de La Rioja alavesa que tuve el placer de visitar hace un par de veranos y al que volvería con los ojos cerrados. Xabier Gutierrez ha sabido transportarme a esa tierra, al color de la uva, al dulzor de ese grano en su punto, al interior sombrío de esas bodegas en las que se prepraran las cubas de fermentación, a la capilla, ese lugar reservado solo a los propietarios en los que se guardan las botellas más valiosas.

Si nunca has ido a La Guardia sentirás deseos de pasearte por sus calles, por sus alrededores alfombrados de vides, yo fui en verano, todavía no había mucho movimiento, visité bodegas y hasta un museo del vino, lástima que no me fijé en los corquetes, término que he aprendido en esta novela. Vicente Parra es un gran enamorado del mundo del vino incluso se está haciendo su propia bodega, y dedica un pellizco considerable de su sueldo a aprovisionarla de los mejores caldos, así que ya podéis imaginar el mimo que pone el autor al describir ese mundo.

Cómo he disfrutado con las notas de cata, y con los guiños de burla que dedica el abuelo Martin al resto de comensales, menos mal que este mundo ya no me es tan ajeno, porque algunas veces me he juntando con gente que disfruta buscando los matices a un caldo antes de dar cuenta de él.

En torno a este mundo y con la muerte de la enóloga de las bodegas Saénz, se inicia una investigación que unirá el mundo del vino con los programas de televisión del cocinero mediático. Durante toda la trama nos serán desvelados los secretos de una familia con solera vinicola, las rencillas con sus competidores, las traiciones y los odios encubiertos. El mundo de la vendimia que en esta  supone todo un ritual para garantizar que será la mejor cosecha del año y por tanto el mejor vino.

Xabier Gutierrez nos presenta personajes complejos, llenos de matices y recovecos, todos y cada uno de ellos guardan fantasmas dentro del armario, ninguno es lo que parece, y desde el primer momento empezaremos a sospechar de unos y de otros y mientras tanto un desaparecido pone en jaque a toda una empresa de comunicación y saca lo peor de la jefa de producción, con la que es difícil, muy difícil empatizar.

Los personajes:

Las novelas de Xabier son autoconclusivas con lo que no es necesario leer la anterior para disfrutar de un nuevo caso. Pero para mi si es indispensable, puesto que hay personajes que se mantienen de una novela a otra y que van evolucionando y sus relaciones se nos quedan cojas que si no hemos asistido a su presentación.

Fijos:

Entre los personajes que se mantienen novela a novela, al menos en la primera y la segunda están

Vicente Parra: Subcomisario de la Ertzaina, un hombre bastante reservado, que poco a poco va abriéndose más a su familia y por lo tanto al lector. Gran apasionado de los vinos, dedica un gran porcentaje de su sueldo a coleccionar botellas. Casado con Fraçoise forman un matrimonio un tanto extraño con muchos silencios y zonas vedadas, sobre todo lo que se refiere al primer enlace de ella.

Françoise: Trabaja en la universidad, experta en el mundo azteca, es quién más apoya a su hijo Alberto, y colabora para que entre ellos no se haga más grande la brecha que los separa. Es una gran pinche y tiene unas salidas muy airosas

Alberto Parra: Cocinero de profesión, tiene más afinidad con su abuelo Martin que con su padre al que nota distante, tiene una relación de complicidad con su  madre que se desarrolla entre los fogones de la casa y en la mesa, donde han logrado convertir a Vicente en un verdadero gourmet.

Martin Parra: En esta novela se destapa mucho más y es entrañable su historia, nunca ha sabido acercarse a su hijo, sus caracteres contrapuestos tienen gran parte de la culpa, Martin es soñador y Vicente pragmático. Pero a este personaje vais a tener que descubrirlo vosotros.

Los especificos de El bouquet del miedo:

Esperanza Moreno: de ella lo conoceremos todo, su físico, su empuje, sin embargo nada es lo que parece y tendremos que esperar a los giros que da la trama para descubrir su verdadera forma de ser, sus dobleces.

Roberto: El novio de Esperanza y cámara del programa de televisión de Aitor, Otra caja de sorpresas que iremos conociendo por los comentarios de unos y de otros, desde el más amable de su padre, hasta el más ruin que va maquillado de la directora de producción, y entre medio su psicóloga con la que mantiene una relación de dependencia algo extraña.

La familia Saénz: Del primero al último ninguno tiene desperdicio y esconden secretos, traiciones y mucho rencor, todo escondido en una bodega de éxito que sustentan en la desaparición de la matriarca del clan a la que de adoran, o al menos invocan en cada cosecha.

Ni los hermanos Saénz Andrés y Julián, ni sus mujeres Aracelí y Merche son santos, pero hay que leer para saber que fantasmas esconden, el porque de la forma de ser de cada uno. El único que de momento se salva Josu, el hijo de Andres y Araceli y el heredero de las bodegas, pero para él tampoco nada volverá a ser igual después del descubrimiento que hace.

No quiero extenderme más, porque los personajes de Xabier dan para una  tesis doctoral y os puedo aburrir soberanamente y os prometo que no es mi intención.

El autor se vale de un narrador omnisciente para que el lector tenga una visión amplia de la trama, el lenguaje que utiliza es el adecuado para el mundo en el que se mueve cada personaje, no tendría sentido quitar los tecnicismos de las catas, o de los servicios de cocina, o de la investigaciones criminales. Sin embargo, el lector puede seguir la lectura sin estar buscando continuamente en el diccionario porque Xabier nos describe aquellos objetos que nos obligarían a hacerlo, como el corquete, o el tipo de cámara que utiliza Roberto para grabar.

La lectura resulta ágil porque hay un gran equilibrio entre la narración y el diálogo y en ningún momento decae el interés del lector gracias a los giros de los que hace gala Xabier, por lo que las páginas van cayendo sin que uno se vaya dando cuenta.

Os aconsejo no leer este libro con el estómago vacío, porque puede daros un hambre canina, sobre todo cuando nos cuentan las exquisiteces que ponen sobre la mesa los Parra, o cuando desde el equipo de Aitor se está preparando el rodaje.

Los amantes de los libros y de la lectura, disfrutaremos con el abuelo Martin, con su forma de entender su profesión, con su amor por los libros y por esa historía que lleva sobre sus espaldas. Referencias a títulos, a polvo, a ejemplares apilados, a libros que susurran. Todo en Martín enamora al lector, y muchos se verán identificados con él. Al abuelo le gustaría tener clientes como Mientras Leo, o Maria Ines Caro, a Victor Alcantara, a Esther nuestra pingüina en busca de su equilibrio, a Margalida Ramón y a tantos otros que seguro que harían sonar su caja registradora más de lo que lo hace en esta novela.

Ya por último y sin desvelar nada, me gustaría destacar la forma que tiene Xabier de mostrarnos el desenlace de esta novela, a mi por lo menos me descolocó un poco, pero me pareció muy original, igual esta técnica la han utilizado otros autores, pero yo es la primera vez que la encuentro, estoy acostumbrada a que sea el detective quien me cuente la resolución del crimen, no que esta me venga por otros medios, a pesar de que el autor nos deja intuir que es la misma conclusión a la que ha llegado la polícía, pero que sea el culpable el que explique que lo ha hecho, como lo ha maquinado y porqué, me ha gustado sobre manera

Conclusión:

Xabier Gutierrez crea para mi una novela adictiva, una novela en la que la tensión no decae en ningún momento, en que hay varios frentes abiertos que terminan por confluir, en la que su prosa sencilla pero por ello banal hace disfrutar al lector, que termina dudando de todos y hasta de la cordura de uno mismo.

Sus personajes son complejos, llenos de sombras, ninguno es lo que parece y conforme avanza vamos descubriendo las dobleces de unos y de otros, los fantasmas comienzan a salir del armario y los giros que da la trama descolocan al lector en varias ocasiones.

No puedo hacer más que recomendaros la lectura de esta serie, consta de cuatro libros y el bouquet del miedo es el segundo. Os recomendaría comentar por El aroma del crimen por aquello de ver evolucionar a los personajes que se repiten título tras título

26 comentarios:

Margari dijo...

Pues nada, otro que apunto en la interminable lista, que me has convencido por completo.
Besotes!!!

mar dijo...

A mi todo lo relacionado con el mundo del vino me gusta, así que me lo apunto y tomo nota del anterior también que de este autor no he leído nada. Besinos.

Mientras Leo dijo...

Si!!! yo también pensé que me encantaría ser clienta!!!
Oye, la entrada te ha quedado de diez!!! Impresionada me tienes, y es cierto lo que dices de la Guardia!
Un libro super entretenido
Besos

Inés dijo...

Una reseña estupenda Carmina.Desde luego,el mundillo donde se desarrolla la novela me resulta muy atractivo.Y sí,sería una clienta muy fiel.
Un beso

Inés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Isla de las Mil Palabras dijo...

Ya lo tenía en mi punto de mira, pues ahora más. Estupenda reseña.
Besos

La Isla de las Mil Palabras dijo...

Ya lo tenía en mi punto de mira, pues ahora más. Estupenda reseña.
Besos

Victor dijo...

Enhorabuena por la reseña, te ha quedado genial.
Tendré que leerlo para saber si sería cliente o no, jeje.
:P

Marta M. dijo...

Hola: tomo nota de esta novela 'adictiva', como nos señalas en tu maravillosa reseña. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas en relación con los libros. En este momento tengo un blog dedicado a los jóvenes y Educación que te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ . Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

Yolanda dijo...

Tengo un amigo enólogo y con bodega propia en La Rioja, así que el tema me toca de cerca. Me encanta la temática y los personajes. Y creo que se lo voy a recomendar a él, que siempre anda a la busca y captura de libros así. Un besazo.

Irunesa dijo...

Tengo el anterior en el Kindle y este también me apetece mucho.
Un beso

Xavier Beltrán dijo...

Me llama, me llama, aunque a este paso conseguiré hacerle un hueco cuando ya haya salido la última parte... ¡Tanto libro y tan poco tiempo!

Un besito.

Buscando mi equilibrio dijo...

Mamma mía!!! Cómo se te nota la afición a la cocina... Tu reseña derrocha un entusiasmo bárbaro.
En primer lugar, muchísimas gracias por la mención. Qué ilusión me ha hecho aparecer entre tus letras, si es que "eres mes bonica que res".
En segundo, hay muchísimas cosas que me atraen del libro: yo soy aficionada al vino tinto (que no entendida), vamos, que tengo un morrito fino que se dice, y a comer ni te digo, dos de mis placeres (confesables), comer y beber. Sí que conozco un par de bodegas de Laguardia y otros pueblos riojalaveses. Y las catas me pirran, yo siempre digo que con una botella de vino, pan y queso sería feliz, ahora, que si me pones un plato de aúpa, el vino también marida estupendamente, jajajajjaja.
No tengo el gusto de conocer el ARzak porque no está al nivel de mi bolsillo. Sobre la puntualización que haces de ARgiñano, por tu explicación yo tb había pensado en él (qué poquita gracia tiene el pobre...)
Nunca me he leído un noir gastronómico, y sé que me va a encantar. Me llevo los dos a mi lista ahora mismo.
Gracias!
Besotes

Manuela dijo...

Éste no me lo llevo Carmina, no termina de atraerme la verdad por mucho que me guste el género y la cocina ;)
Besos.

Kayena dijo...

Si de natural tiene mucho peligro leer una reseña tuya, ahora has dado un triple salto mortal, recomendándonos no una novela, sino una serie... ahí es nada. Y lo malo es que me la voy a apuntar, porque me gusta tanto el fondo como el trasfondo.

También quiero conocer a ese viejo librero que seguro se convertiría en un amigo, porque eso es lo que son los que ponen a nuestra disposición uno de nuestros mayores placeres.

Y nada, que hoy no estoy muy inspirada para comentar a pesar de lo mucho que me ha gustado tu reseña.

Un beso.

De Lector a Lector dijo...

Me encanta tu reseña, y habrá que pensarse leer esta segunda entrega. Besos.

Rocío dijo...

Me ha encantado tu reseña y el libro no me importaría leerlo que parece entretenido, besos Carmina

Shorby dijo...

Pues me lo llevo apuntado, no lo conocía y me gusta lo que cuentas =)

Besotes

Martina A.Britt dijo...

Tengo la novela, pero estoy a dieta y no sé si me conviene ahora leerla tras ver tu reseña...Jajajaja

Espe dijo...

No conocía al autor, pero lo que me ha dado más envidia ha sido lo de tu afición a meterte entre fogones. Yo soy un desastre para la cocina...

MaraJss dijo...

Yo tengo que empezar por el principio, que aún no me he estrenado con el autor y no sé por qué, porque nos pone en la mesa una combinación bastante irresistible.
Besos.

Marisa G. dijo...

Tus reseñas son estupendas. Desde luego el libro es más que apetecible (por aquello de seguir con el tema culinario jejeje). La verdad es que este y otro más que he visto hoy han ido directamente a esa lista interminable. Besos

Fesaro dijo...

Ya de por si el titulo y la portada me atraen mucho, luego tus impresiones me dan la razón de mi amor a primera vista.

Fesaro dijo...

Ya de por si el titulo y la portada me atraen mucho, luego tus impresiones me dan la razón de mi amor a primera vista.

Los libros al sol dijo...

Me encantan los libros de este autor, es una saga que me tiene encantada desde el primero. Y deseando que salgan los dos que faltan!

Buho Evanescente dijo...

hola Carmina! que placer tu blog ! tienes de portada uno que reseñe enmoradisima de el, la ciudad de los ojos grises, aun hoy me es dificil desprenderme de sus personajes....esta reseña tuya habla de cocina. nuestra debilidad el chocolate. sh! y libros con polvos y susurros de letrasy y y montones de cosas. me encanto y super completa. en cuanto a vinos no conocemos mas que el corcho...saludos.