jueves, 12 de noviembre de 2009

Perlas de la literatura nipona. Murakami como protagonista

Tras mucho deliberar decidí comenzar esta sección con Murakami. Tanto había leído sobre el autor en otros blog que decidí leer algo sobre el autor nipón que más vende en Europa, e incluso en los Estados Unidos. La ocasión me la brindo en bandeja Bibliolandia, al elegir como autor de los meses de septiembre y octubre a este japonés cosmopolita. Después de mucho pelear, conseguí en la biblioteca municipal Tokio Blues, y no puedo decir si me gustó o no lo hizo, sólo que me costó muchísimo engancharme a ese libro pero cuando lo hice no podía parar de leer.

A pesar de no ser uno de los libros que más me han gustado he entresacado unas cuantas líneas que me llegaron muy adentro.

Soy de ese tipo de personas que no acaba de comprender las cosas hasta que las pone por escrito.

Yo tengo que reconocer que si escribo es para poder digerir, o entender cosas que no puedo de otra forma, como si al plasmarlo en papel o en la pantalla me desligara de la cuestión que me preocupa y fuera capaz de verla desde fuera, como si de otra persona se tratara y puedo ser más objetiva a la hora de encontrar una solución. Creo que fue esta temprana frase la que me obligo a seguir leyendo y sufriendo una prosa que no me llamaba la atención.

Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz.

Cuando voy a una librería y me pierdo entre sus pasillos y estanterías, me gusta cogerlos en las manos y acercar la nariz a sus páginas, aspirar el aroma que desprenden, sentir su tacto, y si la felicidad se puede cuantificar y medir puede que sea uno de los momentos en los que más feliz me siento, y me seguía enganchando con perlas por el estilo.

Si leyera lo mismo que los demás acabaría pensando como ellos. ¡El mundo está lleno de mediocres! A la gente que vale la pena le daría vergüenza hacer lo que hacen esos.

Durante mucho tiempo he tenido que oír mira que eres rarita eh… total porque disfrutaba con la lectura cuando para otros era un suplicio y porque leía sobre todo novela negra. Me convertí por vocación en una rara avis, que se negaba a leer lo mismo que los demás para ser aceptada por ellos. No creo que todos los que leen lo mismo sean mediocres esto es una frase de Nagasawa algo elitista y que veía en la literatura una forma de diferenciarse de los demás, pero me gusta diferenciar entre aquellos libros que la gente lee por convicción y que acaban por convertirse en best sellers por ser un éxito de ventas y aquellos que ya nacen como best sellers debido a una buena campaña de marqueting y que muchas veces dejan mucho que desear.

Esta otra frase para mi tiene mucho significado pero me es difícil de explicar así que la dejo para que cada cual la interprete a su manera.

Mientras avanzaba a paso ligero guiando a los demás su corazón se debatía en soledad en el fondo de un sombrío cenagal.

Puede que no fuera esta la mejor obra para comenzar esta sección, ya que estas frases escuetas las entresaque para el gadget, pero para dotar de ligereza esta primera entrada preferí frases cortas y llenas de significado.

13 comentarios:

Elwen dijo...

Tokio Blues será mi próximo "picoteo" en Murakami. Para mí es un autor esencialmente "raro". Hay algo de él que te gusta pero que no sabes definir. Mi novio lo expresó como "me da igual lo que escribe, es cómo lo escribe".

Ismael Cruceta dijo...

Hoola Carmina!!
Aún estoy reponiéndome de la lectura de Murakami, creo que me pasó como a ti, sólo que a mí, después de conseguir engancharme me dejó loco con el final. Aún así, reconozco que descubrí en Kafka en la orilla algunas perlas.
Las que tu has escogido me han gustado mucho, la última menos, pero las otras sí, mucho mucho.

Besos!!

maribel dijo...

Hola Carmina, me gusta esta idea de las perlas, algo que me sugiere la lectura de tu entrada, y aparece también en Tokio Blues:

"Leía mucho, lo que o quiere decir que leyera muchos libros. Más bien prefería releer las obras que me habían gustado(...) , no tenía este punto en común con los demás, y leías mis libros a solas y en silencio. (...)Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz."

La verdad es que esta página de la que tu extraes la última frase, es una joya para los amantes de los libros, ya que habla de autores occidentales, japoneses..., y de la amistad de dos "raritos" a través de los libros...

Un saludo ;-)

lammermoor dijo...

Hola, Carmina.´Esta vez si que llegué tarde; tan tarde que estoy comentando en tu nueva entrada.
También yo tengo unas cuantas "perlas" del nipón. Además de mi entrada (atascadísima)sobre Kafka en la orilla, copié varios fragmentos del libro que me gustaron bastante y que espero publicar.
Me ha gustado mucho también la cita de MAribel.
Por cierto que esto de citar a Murakami parece que se está convirtiendo en costumbre. Leox publicaba hace unos días un subrayado de Sputnik, mi amor.

Olina dijo...

hola Carmina¿que tal? como van las cosas?, que tengas un buen finde , besos

Carmina dijo...

Elwen para mi tambien fue raro, y me he quedadosin ganas de picotear, quizas tampoco sea el momento para hacerlo y tienes razon hay algo de el que te gusta pero cuesta decir el que, y creo que tu novio dio en el clavo.

Creo Ismael que fuiste muy ambicioso al enfrentarte a Murakami con una obra que por lo que he leido es de gran complejidad. A la última perla le tengo especial cariño, porque muchos dan todo de si por guiar a los demás mientras ellos se van hundiendo en el lodo sin una mano que les saque de el...

y es que al final Maribel todos los lectors somos vistos como raritos, yo no soy mucho de releer quizás por eso no me habia fijado en lo que tu entresacas, pero gracias por apuntarlo, yo me fijo mucho en el aroma de los libros, soy feliz con uno entre manos.

Carmina dijo...

Lammermoor a veces es dificil llegar a todo, asi que si no llegaste a la otra bienvenida a esta. Espero tus perlas, y que se desatasque esa entrada, pero entiendo que es dificil a veces hablar sobre el autor. Lo que nos expone Maribel es otra perla.

Olina wapa un placer verte por aqui, estoy muy bien y espero que tu tambien lo estes. Feliz finde para ti tambien

Bookworm dijo...

¡Premio en mi blog!

R. dijo...

¡Hola Carmina!

Vaya que has rescatado muy bonitas frases de esta novela de Murakami. Como la mayoría de sus personajes son lectores compulsivos, este tipo citas (sobre la lectura y los libros) son las más significativas en su obra, así como aquellas que están teñidas de melancolía.

Saludos,
R.

Carmina dijo...

R. me alegra de que te gustaran las frases rescatadas, porque habiendo leido tanto del autor para mi eres casi como una autoridad en el tema

bibliobulimica dijo...

pues me ha gustado mucho esta nueva sección...yo también soy de ese tipo de personas que piensa mejor si pone las cosas por escrito. En la universidad me dicen "no apunte, ponga atención" pero si no apunto, no se me queda ¿qué quieren que haga? ;-) y en muchas ocasiones, sólo aspirando la fragancia de un libro fui muy feliz.
¡Enhorabuena por la sección!
Un abrazo,
Ale

Javier dijo...

Hola Carmina, he leído con atención la primera entrada de tu nueva sección.
Veo que contestas en tu blog a los comentarios que te hacemos los que pasamos por aquí. Recuerdo cuando comencé en el Space y yo hacía lo mismo, aunque luego pasaba por los espacios de los demás y también veía qué hacían y opinaba. Si no me falla la memoria me comentaste que era una difícil tarea. Echo de menos tus comentarios en las fotos y tus opiniones, que siempre he apreciado. En fin, un poco de "feedback" que se dice ahora jajaja Supongo que el tiempo escasea y resulta complicado, o incluso que no te apetece, quién sabe. Te dejo un fuerte abrazo.

Eva Magallanes dijo...

Esta es la primera perla....
¡Tengo el libro!... sí, no es un libro que te atrape al primer instante. Sin embargo yo seguí leyendo porque esa atmósfera desencantada a la vez que ávida, se lee entre líneas desde el principio. Es de una densa melancolía, tiene el ritmo de esos procesos interiores que se demoran en germinar, hay un pulso de espera....
Me gustó porque es una literatura que no claudica ante lo comercial y además demuestra que los lectores no sólo queremos pasar un buen rato leyendo, queremos sobre todo, incrementar nuestro ser interno y vivencias como las descritas en Tokio Blues son un aporte. Me sorprendió cuan iguales somos los seres humanos en nuestros deseos, nuestros sufrimientos, nuestro afán de amar y ser amados... lo que queda de manifiesto en este libro escrito (para mí) al otro lado del mundo, desde una cultura absolutamente diferente a la mía.
Finalmente, creo que lo que más me emocionó fue la constatación de que existen seres como el personaje femenino de esta historia, que no están hechos para este mundo, pertenecen al otro lado y la conciencia de aquello puede llegar a ser una tortura insoportable. El suicidio, sabemos, es una realidad nipona que no se ve de manera tan incrementada en otras partes del orbe; por ello Murakami también pone en el tapete un tema tan controversial y sensible como ese.
Bueno, no te doy más la lata. Que bueno que esa perla ya la había deleitado, espero la próxima!