martes, 20 de octubre de 2015

Hades. Candice Fox

Hay libros que enamoran ya desde la portada, no hay que ser superficial y enamorarse de un continente bonito, porque un libro no es meramente decorativo, pero me reconoceréis que es importante ese amor a primera vista para  acercarte a curiosear. En este caso no puedo decir que me atrajo más, si el titulo, el subtitulo, la foto de la portada o una mezcla de todo.

Bueno sí, si os soy sincera, lo que más me impacto fue la pregunta, ¿Que se necesita para criar a dos asesinos perfectos? Para un lector de género negro eso es un caramelito que no puede dejar pasar, independientemente de que la novela haya recibido el máximo galardón que en su país le dan a las novelas negras. Porque os tengo que recordar que hay coronas que a mi me han parecido excesivas y premios que no he compartido.

Pàmies en su colección La huella ha vuelto a sorprenderme por la calidad de las novelas que pública, para mi es un valor seguro que nunca defrauda y esta vez ha conseguido de nuevo encandilarme con su propuesta. Si eres amante de lo noir no te puedes perder Hades de Candice Fox.


La autor@:

Candice Fox es la mediana de una excéntrica y numerosa familia de Sidney Oeste formada por
medios hermanos, hermanos adoptados, un padre que trabaja como asistente social encargado de presos en libertad condicional y una madre entusiasta del acogimiento familiar. Candice pasó su infancia escuchando a hurtadillas las historias de violencia y fechorias que su padre contaba a su madre y sus hermanos mayores al volver de trabajar cada día.

Después se convirtió en una adolescente problemática armada de cinismo, y sus cuentos góticos y sus relatos de crímenes le sirvieron como vía de escape en la que refugiarse de las desgracias que rodeaban su hogar familiar. Una y otra vez se metía en lios por leer a Anne Rice en la iglesia. Actualmente, Candice imparte clases de escritura en la Universidad de Notre Dame de Sídney, al tiempo que cursa el doctorado sobre censura literaria y terrorismo. 

Hades es su primera novela.

Sinopsis:

Hades se rodea de objetos que la gente tira a la basura. Convierte los desechos de los demás en retorcidas esculturas que se alinean alrededor de su gigantesco vertedero de chatarra. Allí también hace desaparecer los cuerpos que le llevan..., pero a un precio.

Una noche un hombre llega a la puerta de Hades con dos niños malheridos de los que se quiere deshacer. Y Hades toma una decisión que cambiará su vida...

Veinte años después, el detective de Homicidios Frank Bennet se siente muy afortunado cuando conoce a su nueva compañera, la oscura y bella Eden Archer. Pero hay algo raro tanto en Eden como en su hermano Eric, también policía.

Al principio, cuando comienzan la búsqueda de un asesino en serie, un cirujano psicópata, el instinto de Eden se convierte en el mejor instrumento de la investigación. Pero muy pronto Frank se preguntará si ella y Eric no serán tan peligrosos como el hombre al que persiguen...

Hades fue la gran sensación de 2014 en Australia. Su autora Candice Fox, se hizo con el premio más prestigioso del género negro-críminal en su país, el NED KELLY AWARD.


Mis impresiones:

Si tuviera que definir con una sola palabra esta novela, supongo que esta sería brutal, y no porque lo que cuente sea más fuerte que lo que puedas encontrar en otras de su género, si no porque el conjunto de toda la trama va golpeando al lector, desde unos personajes fríos y casi deshumanizados, que dejan aflorar en escasas ocasiones los sentimientos, hasta unas situaciones extremas capaces de condicionar el futuro de los personajes.

Hades es una radiografía de la maldad en estado puro, de la justicia poética, del juego de ser jueces supremos y decidir quien merece vivir y quien morir. Aunque pudiera parecerlo por el titulo, Hades no es el protagonista de esta novela, aunque si un pilar muy importante de ella. Y es que su mundo se circunscribe a los límites de sus vertedero, en el que es el vigilante del averno, como su propio nombre indica.

La primera contradicción de este personaje frío y sin moral, que por dinero hace desaparecer los errores de los demás bajo capas de basura, la encontramos en su afición por crear arte con lo que los demás desperdician, obras que están desperdigadas por el reino que habita y que en cierta manera denotan una sensibilidad que él es incapaz de mostrar con un ser humano, la segunda el hacerse cargo de dos niños malheridos de los que debería haberse deshecho, el mimo con que los cuida mientras están heridos y el cuidado que pone en dotarlos de unos valores de los que él carece.

A pesar de la frialdad y la poca empatía que puede provocar Hades yo terminé apreciándolo, quizás por el empeño en rescatar del infierno a esos niños, quizás por la forma de proporcionarles una coartada a sus instintos justicieros, nadie como él para nadar en el insondable averno de sus pesadillas, nadie como él para saber que sin su ayuda eran carne de presidio, y los dotó de una serie de conocimientos que si bien no les liberó de su naturaleza malvada, si que les permitió llevar una vida más o menos normal.

Tenía curiosidad por saber como la autora nos iba a introducir en la infancia de Eden y Eric, esos niños que llegaron malheridos al vertedero, y la verdad es que ha dado en el clavo en la forma de hacerlo. Para ello se ha valido de dos tramas que avanzan en paralelo para confluir en una sola al final del libro. 

La autora comienza presentándonos el reino de Hades, para ello se vale de la tercera persona y de un narrador omnisciente, que nos permite ver desde distintos ángulos un mismo hecho, no en balde son tres los protagonistas de esta trama Hades, Eden y Eric. Sin embargo a pesar de que el desarrollo es líneal no la forma de presentarlo en la novela, puesto que estos capítulos de presentación de los protagonistas de este historia se alternan con otros narrados en primera persona por Frank Bennet, detective de homicidios y a la postre compañero de Eden Archer. A través de Frank conocemos a los hermanos Archer en la actualidad,y es que el empeño del detective por desentrañar los secretos y misterios de su compañera le causaran algún que otro quebradero de cabeza.

Que distintos son esos pequeños, que conocemos en el primer capitulo, de lo que serán cuando vayan creciendo y madurando, y sobre todo que distintos son de esos detectives de maneras rudas a los que todos temen, y en medio de este tinglado aparece Frank Bennet, que también guarda fantasmas en el armario, que esconde en su pasado comportamientos impropios de un policía, que no hacen que se sienta precisamente orgulloso de si mismo.

Frank es un personaje que no he llegado a entender, desde el principio me pareció pedante, demasiado gallito y muy pesado, no se puede acosar de esa forma a una persona para que te abra las puertas a una intimidad que vigila de forma celosa. El caso que llevan entre manos no es moco de pavo y se han de cubrir las espaldas lo mejor que puedan, pero eso no le da derecho a husmear en la intimidad de Eden. El cambio que sufre cuando conoce a la víctima frustrada del asesino que persiguen tampoco me convence, un hombre que no ha sido un dechado de virtudes en su relación con las mujeres, pone demasiado celo en proteger a la testigo, para ello no es necesario actuar de la forma en que lo hace y que al menos a mi me ha chirriado por todos los lados.

En cuanto a Eden y Eric mejor los conocéis acercándoos a su historia, vale la pena vivir la montaña rusa de sensaciones a las que te abocan, porque si bien es díficil empatizar con ellos, no lo es tanto comprenderlos, y creo que cualquiera en su caso hubiera actuado de forma similar, al menos en lo que su justicia personal se refiere, al resto es más complejo de entender y habríamos de meternos en la mente de un niño obligado a ser testigo de una tragedia de dimensiones colosales.

Si en la trama narrada en tercera persona recorremos la infancia de Edén y Eric, en la narrada en primera persona por Frank Bennet, estos son dos reputados detectives de homicidios con una eficacia impresionante y unos métodos poco ortodoxos. A pesar de ser el compañero de Edén, chocara de forma frontal con Eric desde el minuto uno, ya que este es la sombra de su hermana y no permite que se acerquen demasiado a ella. Los tres se enfrentan a un asesino en serie o a un traficante de organos que se cree con el derecho de decidir quien debe morir y quién vivir.

Todo comienza con un accidente, un cabo suelto, el descubrimiento de un cementerio poco usual, y la constatación de que una de las victimas es una niña que ha desaparecido hace poco tiempo. La carrera contrarreloj para atraparlo y evitar nuevas víctimas altera los ánimos de los tres, y sobre todo la actitud de Frank exaspera a los dos hermanos. Poco a poco iran apareciendo nuevos personajes, secundarios importantes en el desarrollo de la trama, pero que no están tan bien definidos como lo principales.

Capitulo a capitulo, las tramas van avanzando hasta confluir en una sola, hasta noquear al lector, porque se produce un giro que no espera, y que a la vez comprende que no podía ser de otra forma, pero no por ello impacta menos.

Con una prosa directa, sencilla, ágil Candice Fox nos adentra en el infierno de unos personajes víctimas de su pasado, de la brutalidad. La sucesión de capítulos cortos propicia una lectura rápida en el lector, que está ávido de respuestas, que necesita conocer el desenlace, no necesita tanto saber si se atrapa al asesino, sino como termina el triángulo formado por los tres protagonistas. 

Mi vida por un secreto tuyo, en el momento de pronunciar esta frase Frank Bennet desconocía que estaba vendiendo su alma al diablo, quizás la vendió en el mismo momento en que conoció a Edén y quedó prendado de su belleza y enredado en su misterio. Pero si quieres conocer el secreto habrás de adentrarte en la lectura de Hades.

Conclusión:

Si habéis llegado hasta aquí, os habréis dado cuenta de lo mucho que me ha gustado esta novela, la autora despliega en ella toda la experiencia de la infancia vivida en una familia inusual, y también de esas conversaciones que escuchaba a escondidas y en las que su padre desgranaba su trabajo como asistente social. 

Candice Fox hace gala de conocer la naturaleza humana y retrata como un trauma vivido en la infancia puede condicionar el futuro de las personas que lo sufren. Nunca Edén y Eric hubieran sido los mismos si no hubieran sido arrancados de forma brutal de la idílica familia de la que procedían. Tampoco Frank hubiera vendido el alma al diablo por conocer un secreto de su compañera.

A pesar de la frialdad y la escasa humanidad de la mayoría de los personajes al lector no le cuesta comprender su forma de actuar, ojo no empatizar, porque eso sería muy fuerte, pero sin llegar a justificar, si comprenderles, incluso apoyarles en algún momento puntual.

Si te gusta la novela negra no puedes perderte Hades, seguro que te atrapará entre sus páginas, no se si será la mejor novela negra que he leído en 2015, pero si que estará entre las mejores, y por supuesto entre las más recomendadas.



Otras  portadas:



No diréis que no enamoran las portadas...

18 comentarios:

Tamara López dijo...

A mi también me gustó mucho y me enamoró la portada. Es un libro genial.
Un beso ^^

Buscando- mi -equilibrio dijo...

Gracias por traerlo, porque no lo conocía. Me ha llamado la atención tu reseña.
Besitos, besitos.

Lunilla dijo...

Esta novela cuando la vi me llamó mucho. He leído un par de reseñas, pero con la tuya me queda claro que no puedo dejar de leerla... es de los libros que me encantan.
Besos

MaraJss dijo...

Pues sí, yo también habría ido derechita a husmear esa portada y a seguro que me lo habría llevado a casa porque el planteamiento también es muy atractivo. Y ya con las referencias que nos das como para pensárselo, me lo llevo seguro.
Besos

De Lector a Lector dijo...

No tenéis corazón no hacéis más que incrementar la necesidad de leer nuevos libros y no tengo tiempo. Besos.

David Gómez dijo...

La tengo de camino y por lo que veo puede ser interesante su lectura. Me alegra, tenía ya buenas sensaciones leyendo la sinopsis.
Saludos

Kayena dijo...

Ya sabes lo mucho que me gusta Pàmies por detalles como la calidad de sus portadas (que te hacen desear sus novelas a simple vista), la de la edición en general y, sobre todo, porque cualquier novela que publican es una pasada, como esta de la que hoy nos hablas y que no me queda otra que leerla, porque me has metido el gusanillo y ya la estoy echando en falta.

Un beso.

Manuela dijo...

Le tenía echado el ojo así, sin más. Pero claro, con esta reseña ahora le he echado los dos ojos !!
Besos.

Margari dijo...

Ni idea de este libro. Y has conseguido picarme la curiosidad y mucho con tu reseña. Tiene muy buena pinta.
Besotes!!!

Mª Ángeles bookeandoconmangeles dijo...

Vaya reseña!!! La había visto y no me llamaba la atención pero me has despertado las ganas de cero a cien!!! A ver si tengo ocasión de leerla.

Besos

rossy dijo...

Pues has conseguido que me llame la atención. Creo que no la había visto antes, no me suena. Me la llevo anotada pues.

bsos!

Tabuyo dijo...

No me llamaba en exceso pero viendo que está cosechando tan buenas críticas me lo voy a replantear.

Besos.

mar dijo...

No tenía ni noticia de su existencia, pero tal como lo cuentas no me va quedar otra que hacerme con él. Besinos.

Ángel Iván dijo...

Anoto, anoto y mira que suelo mirar esta editorial pero se me ha pasado.
Un besote.

Ray dijo...

Este es ese tipo de libros que me entran por la portada, luego voy a la sinopsis.
No es la primera reseña positiva que leo, pero con la tuya me has convencido del todo. Apuntado queda.

Un beso ;)

David Oyola dijo...

¡Guau! Esto es una señora reseña, un ejemplo de reseña, menudo análisis.
Me ha encantado la pequeña nota sobre la autora, sorprendente.
Me apunto el título, es candidato para las navidades, una bonita época para leer un libro como este jejeje
¡Un abrazo!

Mientras Leo dijo...

Te haré caso, me has convencido con tu reseña
Besos

Shorby dijo...

Pues habrá que tenerlo en cuenta!

Besotes