jueves, 18 de diciembre de 2014

Ganadores Sorteo Invierno en Paris

Que dos días llevo, siento que se haya retrasado todo, pero es que no paro por casa y desde el móvil pocas cosas puedo hacer, a parte menos mal que mujer previsora vale por dos, tenía la entrada prácticamente terminada, solo había que pulir y cuando he intentado desde un ordenador público publicar el post, sorpresa las fotos estaban dañadas, así que había que esperar si o sí a llegar a casa y volver a subirlas todas a la entrada.

Ya véis que la tecnología y yo no siempre nos llevamos bien... a veces nos metemos la zancadilla, y otras... mejor ni os lo cuento.

M. Ines Caro

Kayena

Carax


Manuela


Lunilla





Aqui estan los ganadores, sabéis que no suelo hacer muchos sorteos así que me ha sorprendido un poco random con sus números y eso que yo evito apuntarme de las primeras y de las últimas...
Creo que después de estos resultados me va a dar igual el orden en el que me inscriba en un sorteo. Ya he mandado los datos a la editorial, ahora esperar a que lleguen, por cierto me han dicho que por correo certificado urgente.

Nos vemos en la lectura simultanea, que esperemos empiece con el año nuevo, que el libro es generoso y se nos acumula el trabajo.


PD. Esta tarde leyendo los comentarios del blog me saltaba la alarma con el que dejaba MonTse, y para que veáis que no miento cuando digo que google o blogger me pone la zancadilla, en la entrada de los participantes definitivos cuando he manipulado la entrada desde un ordenador publico se ha filtrado el numero de uno de los ganadores, e intentado solucionar la cosa desde casa y cuando la he editado para modificar el post, la foto no está por ningún lado. ¿Alguien me puede explicar porque si está en el post?

Enhorabuena a los ganadores y nos vemos en la lectura simultánea

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Participantes definitivos en el sorteo Express





He tenido un día de locos, apenas he parado por casa y desde el movil yo soy  muy negada, puede que las haya con maña, pero os aseguro que no soy yo de esas. Como ya estaba viendo que el tiempo escaseaba he intentado corregir los despistes con mensajes personales a cada participante al que le faltaba alguna cosa.

Os dejo la lista definitiva, la he repasado miles de veces y tampoco hay tantos participantes.


M. Ines Caro         1

Angela Leon          2

Manuela                3

Irunesa                  4

Kayena                 5

Mara Jss               6

MonTse                7

Mayte Today        8

Maidafeni             9

Lidia Casado      10

Lunilla                 11

MDolores           12

Marga                13

Maria T              14

Marina Cordoba 15

Carax,                16

Leer  al dia         17        

Suerte a todas!!!!

domingo, 14 de diciembre de 2014

La santa. Mado Martínez

Como siempre voy con el tiempo justo, ya lo sabía cuando me apunté a la lectura conjunta de los Premios Ateneo organizada por Laky y Tatty, y ya lo hice con alevosía y conocimiento de causa. Me explico, no suelo tocar el género de terror, y la lectura conjunta me ofrecía la excusa perfecta para no mantener el libro en la estantería años.

Lo comencé sin saber muy bien lo que me iba a encontrar, craso error, porque el libro ya comienza con unas imágenes fuertes para una imaginación tan desbocada como la mía, y encima lo hice de noche, estaba sola en casa y el miedo se me coló en el cuerpo, soy miedosa sí, lo confieso, pero lo que me encontré fue superior  a mí.

No se si me creeréis porque a muchas personas le pasa justo lo contrario, mi defensa contra el miedo es dormir, los ojos se me cierran como si el sueño pudiera librarme del horror, en mi defensa diré que no suelo tener pesadillas y que una vez me duermo soy capaz de poner mi mente en blanco, claro está que para ello no me tiene que atacar el insomnio, si no desde luego la cosa cambia bastante y mi mente se desboca dando rienda suelta a demonios y culebras...

Por eso los primeros días apenas avanzaba, vale estaba cansada, eran días complicados, pero nunca me ha vencido el sueño tan rápido, me dí cuenta de que si quería sacar la lectura adelante y llegar a tiempo de la lectura conjunta, no tenía más remedio que cambiar el horario, y leer durante el día, y a poder ser con gente en casa, que me dieran cierta tranquilidad, y funcionó, vaya si lo hizo.

He de reconocer que soy como Lucero, o como su hija Isabel, no creo en las leyendas, no creo en la Santa compaña, ni en la santa particular de esta novela, la verdad es que soy bastante incrédula, pero no por eso dejé de pasar un miedo espeluznante y es que Mado Martinez maneja la tensión de utiliza...

La autor@:
Mado Martínez ha realizado estudios de filología y antropología. Dirige la revista cientifica de ámbito internacional Espectrum Magazine y colabora en publicaciones como Año/cero, Más Allá, Enigmas, Historia de la Iberia Vieja...

Ha publicado las novelas El Misterio de Nicole Delacroix, La Maldición y La Guardiana.

www.madomartinez.com
@madomartinez
En facebook mado.martinez.escritora


Argumento:

El colegio para señoritas Rosas del Cares, al que todo le mundo llama Manderley, siempre ha guardado un secreto atroz, especialmente desde la muerte de su fundadora, Rebeca de las Nieves. Ella había conseguido convertir aquel internado, situado en un remoto paraje de Asturias, junto a los Picos de Europa, en una de las instituciones educativas más prestigiosas del continente. Pero cuando algunas niñas comienzan a desaparecer, el oscuro secreto de Manderley se convierte en una inequívoca amenaza.

¿Qué hay detrás de las desapariciones de las internas?¿Simples accidentes en medio de la nevada que asola la región? ¿Alguna clase de venganza urdida por la difunta Rebeca, o acaso algo más terrible? En el pueblo ya hablan del regreso de la temible Güestía, La Santa Compaña.

Mado Martínez reivindica en esta novela la larga tradición del terror victoriano, al que incorpora los miedos antropológicos más atávicos. La Santa es un apasionante relato de terror psicológico que mereció el XIX Premio Ateneo Joven de Sevilla.

Un ambiente muy opresivo:

Mado Martínez ambienta su novela en un internado de señoritas, en un inhóspito y apartado lugar de los Picos de Europa. El invierno llega con toda su crudeza y la nieve cubre el lugar impidiendo las comunicaciones  y dejando aislados a los habitantes de Alles, que saben que algo malo esta pasando, que ese frio, el viento y la nieve es diferente a la de otros años.

Pero ya no es solo la situación, el pensionado también es un lugar lúgubre, frío, y un tanto inhóspito al estar regido por un hombre rígido incapaz de dar cariño a sus propias hijas que también residen en el pensionado, que dirige a base de castigos y represiones.

Sin embargo los largos y oscuros pasillos y los recovecos que se encuentran las alumnas no es lo más tétrico del internado, los personajes que lo habitan con más sombras que luces ayudan mucho a crear esa átmofera de opresión y miedo que te acompaña durante toda la lectura.

Y como no puede ser menos en tierras norteñas tienes sus propios mitos, y figuras mitológicas que te pueden poner los pelos como escarpias, y en este caso es la Santa Compaña una procesión de muertos que con velones se pasean por el bosque y el pueblo en busca de victimas. Pero esta es especial porque se crea su propia procesión con muchachas del lugar, y el Manderley es un buen lugar para aprovisionarse. Lo peor de todo es que a La Santa hay que invocarla y nadie para saber quien ha cometido semejante torpeza.

Otro elemento que contribuye a que el miedo no se despegue de nuestro cuerpo es el nombre de la institución que unida al nombre de su fundadora transporta al lector a la novela de Daphne Maurier, a ese otro Manderley y a esa otra Rebeca.

Mado Martínez hace un retrato del mundo rural de hace cincuenta años en los que las muchachas apenas recibían educación, su futuro pasaba por encontrar un buen marido que las mantuviera y con que supieran llevar una casa y la llenaran de niños su función había acabado. Sin embargo en Ramiro vemos un poco de apertura, la educación de su hija le permite no depender de personas más cultas. Como contraposición a él el bruto de Benito al que he tenido verdaderas ganas de ahogar.

Unos personajes siniestros

En el Manderley se esconden secretos y sus habitantes tienen más dobleces que la masa de hojaldre, añadiendo al tiempo que miedo indignación en el lector, hubo momento que pensé que no cabía más depravación junta, más vicios deleznables.

Antonio Lucero: es el director del colegio en ausencia de su mujer, un personaje duro, podriamos decir insensible, que ahoga en alcohol los problemas y los ahuma en puros de un cuñado al que desprecia, al tiempo que le persiguen los fantasmas de la guerra.

Esther: La gobernanta del colegio y la nana de sus hijas, una medio hermana a la que la culpa y el miedo le ha helado el cuerpo, esconder secretos que pesan como losas le va helando las entreñas y el cuerpo, hasta el punto de sentirse envejecer

Daniel Hallam: Profesor de dibujo e inglés, un personaje con cuentas pendientes en su país que puede ser tan encantador como depravado, tan hermoso como siniestro.

Valvanuz del Prado: la nueva profesora, una mujer que llega con una misión nada licita y que se vale para ello de una muchacha inocente.

Benito: El capataz del colegio, otro personaje repulsivo que repele en cuanto se descubre su oscuro secreto.

Entre los secretos que esconden nuestros personajes la pedofilia, el asesinato, el encubrimiento... un rosario de delitos que ponen los pelos de punta, al estar relacionados con niños y la poca sensibilidad de los personajes.

Estilo:

Lo importante de la novela no es solo lo que cuenta sino como lo cuenta. La autora hace gala de un lenguaje soez por momentos, y a la vez poético y culto y esto es porque no hay un solo narrador en esta historia, si no tantos como personajes que nos permite ver desde distintos puntos de vista un mismo hecho a la vez que te obliga a avanzar en la lectura para descubrir que secreto esconde el Manderley y que hay detrás de las desapariciones de las muchachas.

Para ello se vale de capítulos de extensión variable, en todo caso cortos, en los que van alternándose las distintas voces que dan lugar a esta historia, de ahí que el lenguaje sea en algunas ocasiones soez, burdo... y en otras resulte poético y te atrape en sus líneas. A lo largo de 63 capítulos.

Mado recurre a un recurso que puede resultar un poco antiguo, y es el titular los capítulos, de manera que podemos intuir por donde irán los tiros, una forma de prepararnos para lo peor, o de darnos pistas para elucubrar hipótesis que casi nunca se verán confirmadas


Poco a poco la atmósfera te va envolviendo, el miedo te atrapa y al mismo tiempo la curiosidad por saber que esconden las paredes del internado te obligan a seguir leyendo, a la vez que despierta instintos asesinos en ti por todas las injusticias y todas las depravaciones de las que te sientes testigo mudo y sin poder por impedirlas ni paliarlas.

Hay momentos en que piensas que no se va a salvar ni el apuntador y la verdad es poco a poco conforme van quedando menos personajes la hipótesis va ganando fuerza, pero si quieres saber si alguien queda indemne te tendrás que acercar a sus páginas, tendrás que entrar en el internado, recorrer sus pasillos y compartir el miedo de las alumnas ante lo que no comprenden.

También le da voz a La Santa a ese personaje mitológico  o de las tradiciones propias del mundo rural, y ella te va marcando un poco el camino que seguirá la trama, y ello junto al titulo  va preparando el camino a una lectura que como poco pone los pelos como escarpias.


Conclusión:

Contra todo pronostico esta novela me ha terminado conquistando, no tanto por la historia que cuenta, si no por la forma de hacerlo que  me ha conquistado. A priori un género que no suelo tocar y que no es santo de mi devoción me ha convencido, no se muy bien si recomendarla todo depende del miedo que estés dispuesto a pasar para descubrir que secretos esconde el Manderley.

El final me ha dejado completamente descolocada, solo puedo decir que es impactante como toda la novela...

sábado, 13 de diciembre de 2014

Sorteo Express y Lectura simultánea. Invierno en Paris de Imogen Robertson

Paseando la mirada por la estantería me crucé con la portada de Invierno en Paris, ¿No me diréis que no es preciosa?, a mi me tiene enamorada. Bueno que me voy por las ramas, plantee en twitter la posibilidad de leerla juntos, y me desanime enseguida, porque a un grupo bastante numeroso le apetecía leerla pero no la tenía y comprar otros libros les era prioritario, y los que la tenían ya la habían leído.

Poco a poco se fue sumando gente al proyecto y ya rondaba la participación en cuatro personas, hasta que se me ocurrió pedir colaboración a la editorial, y en pocos minutos me confirmaron que ponían a nuestra disposición cinco ejemplares.

Como ya estábamos manejando fechas a finales de mes, que posiblemente cambien para principios del que viene, para dar tiempo a llegar los libros, los plazos van a ser cortos, yo diría que más que cortos y voy a cambiar un poco la dinámica del sorteo, para facilitar la comunicación de los ganadores a la editorial y que salgan cuanto antes, porque es mala época para los envíos por Correos y es como van a viajar.

Bases:

1.- Hay que seguidor del blog y de twitter, más que nada por poder controlar un poco la lectura, la mayoría de los que participaréis ya lo sois.

2.- No habrá puntos extras, porque ya voy un poco justa de tiempo, de esa manera todos tendréis las mismas oportunidades, un número. Se agradece la difusión tanto en blogger con el banner, como twitter, cuantos más seamos, mejor lo pasaremos

3.- Si ganáis un ejemplar, estaréis obligados a participar en la lectura simultánea y a comentar en el hastag #inviernoParis, #leemosjuntos, o #leoycomparto, pero el principal será el del título del libro y habrá que mencionar a @Alianzaeditores para que puedan seguir nuestros comentarios

4.- Quién tenga blog y haga reseña me facilitará el trabajo si me deja el link en esta entrada, enviaré todos a la editorial para que tenga un archivo de nuestras opiniones

5.- Y  ahora las novedades, la participación me la comunicaréis en un comentario en esta entrada, con vuestro perfil de blogger para comprobar que sois seguidores, en twitter al ser novata todavía me puedo manejar y me confirmaréis la participación con un correo a detintaenvena@gmail.com, indicándome vuestros datos postales.

Ese paso suelo darlo una vez realizado el sorteo pero para ganar tiempo voy a invertir los términos. Los datos se borraran una vez mandados a la editorial para que proceda al envio de los ejemplares.

6.- La lectura no tiene fecha establecida, se manejaba finales de diciembre, 27/28 pero para dar tiempo a que lleguen los libros la trasladaremos al 2 de enero, y la modificaremos si estos no llegaran.

Plazos

Ahora llega lo más importante, el sorteo comienza hoy y se cerrará el miércoles a las 20.00, por la noche haré el sorteo con radom.org, y a la mañana siguiente pondré el post con los ganadores. Son cinco días y me parece un tiempo más que prudencial para que evaluéis si os apetece participar y si podéis cumplir los requisitos.

Participantes en la lectura simultánea:

@detintaenvena
@lakylibros
@yakoytroy
@tabuyo93

Si alguien más tiene el libro y quiere sumarse directamente a la lectura que lo haga mediante comentario en esta entrada o bien en twitter.


Banner:




Suerte a todos los que participéis en el sorteo y animaros los que tengáis la novela a leerla con nosotros

viernes, 12 de diciembre de 2014

Bloguero invisible 2014




Cómo pasa el tiempo, ya estamos de nuevo en vísperas de Navidad, y como no podía ser menos, ya está aquí El bloguero invisible que convoca Kayena del blog Negro sobre blanco. Cada año espero con más expectación el día en que se anuncia, y este me tenía realmente preocupada porque hacía tiempo que no se veía actividad bloguera alguna, por lo que pensé que por primera vez peligraba la convocatoria. Pero la madrileña, me sorprendió gratamente, y justamente el único fin de semana de desconexión virtual por actos sociales ineludibles, reaparece y como siempre lo hace, a lo grande...

A pesar de que este año ya tenía el titulo prácticamente pensado, a última hora lo he cambiado, y es que el estar inmersa en la lectura conjunta de los Premios Ateneo 2014, hizo que me acordara del Ateneo Joven 2012, que no resultó ser lo que yo esperaba... Porque creo que todo libro tiene su lector, y se merece la oportunidad de ser valorado, he pensado que lo mejor es que comience una aventura en pos del lector@ que aprecie y le interese la figura del Che Guevara más que mi.

Mi propuesta para este año es Donde la muerte te encuentre, de Fernando Otero.



En octubre de 1967 Ernesto Che Guevara y sus guerrilleros son cercados por el ejército boliviano. Tras su captura y ejecución, algunos rumores desmienten la versión oficial sobre el suceso; la desaparición de ciertos documentos, así como el mutismo de los testigos presenciales y del Gobierno cubano, avivan la hipótesis de una traición al Che.

Cuatro décadas más tarde, el joven investigador español Ginés Maldonado viaja a Cuba para concluir una tesis doctoral sobre la muerte del mítico revolucionario, pero sus pesquisas tropezarán con los Servicios de Inteligencia de la isla. Sus esperanzas en desvelar la verdad residen en un antiguo compañero del Che, en un diario de guerrilla nunca publicado y sobre todo, en las claves inconfesables que esconde Neliza Valdés.


Hay que reconocerle a Algaida el mimo que pone en las encuadernaciones de los Premios Ateneo y esta simula un viejo diario y es una preciosidad.

Espero llegue a unas manos que disfruten de la lectura más que yo... creo que el haberme hecho una idea equivocada del mismo, pensé que era novela negra, jugó una baza importante en el resultado final.

Ahora solo queda esperar el destino del libro

Y tú ¿Te has apuntado? ¿A qué esperas?


sábado, 6 de diciembre de 2014

El pirómano. Bruce de Silva

Algunos libros llegan a mi de forma inesperada, y es que cuando nuestra compañera Kayena me recomienda un libro de forma insistente se que este será completamente de mi gusto, y eso sucedió con El pirómano. Sin embargo, por varios motivos ha estado en mi estantería el suficiente tiempo como para entrar en el reto 12 meses, 12 libros y después en la carpeta de borradores, unos cuantos meses, porque es otra de mis lecturas veraniegas, que han teñido el estío de negro.

Los que me leéis desde hace tiempo sabéis que soy periodista, aunque no ejerzo por voluntad propia, ese fue el motivo por el que Ana pensó que esta novela estaba hecha a mi medida e iba a entusiasmarme, porque su protagonista es un firme representante de lo que debería ser la profesión, y os confieso que no se equivocó ni un ápice, la disfruté como una enana, y a pesar de que el personaje no es ningún yogurin llegué a querer un Mulligan en mi vida, o si no en España, que falta nos hacen.

Este libro consituyó mi primera toma de contacto con la editorial Pámies, y la verdad es que me sorprendió la calidad de sus ediciones, a pesar de ser un libro de tapa blanda es robusto, su interior completamente limpio y despejado y su letra óptima y eso quienes forzamos la vista lo agradecemos muchísimo, seguro que me acercaré en más ocasiones al catálogo de esta editorial.

El autor:

Bruce de Silva, trabajó durante 40 años como periodista, para The New York Times, y la
Associated Press entre otros, antes de dedicarse a escribir novelas de misterio a tiempo completo.

Su primera novela El pirómano, acaparó multitud de premios, entre los que cabe destacar los prestigiosos Edgar y Macavity, además del elogio unánime de la crítica y otros escritores del género como Dennis Lehane, Michael Connelly, Harlan Coben, Ken Brauen y S. J. Rozan.

Algunos de estos autores ya los conozco y otros los tengo en mi lista de eternos pendientes.

Sinopsis:

Liam Mulligan es un periodista de la vieja escuela. Su territorio es Providence, Rhode Island. Allí se mueve como pez en el agua: conoce a curas y prostitutas, policías y ladrones de poca monta, mafiosos y políticos (que vienen a ser prácticamente lo mismo en un Estado donde el tráfico de influencias es la actividad más boyante del sector servicios).

Cuando un pirómano comienza a quemar edificios en su antiguo barrio, matando a amigos y seres queridos,  Mulligan no se contenta con informar sobre ello, sino que empieza a investigar quién está detrás de los incendios. Pero sus pesquisas abren viejas heridas, y pronto es amenazado de muerte: ahora no sólo tendrá que luchar por su barrio, sino también por su propia vida...

El pirómano, ganadora del prestigioso premio, EDGAR, tiene todo lo que un lector de novela negrocriminal puede desear: un testarudo periodista con un sentido del humor sarcástico y mordaz, más de una docena de personajes secundarios cautivadores, una trama trepidante y, lo mejor de todo, el fabuloso retrato de un Estado diminuto, Rhode Island, famoso por la ineptitud de su gobierno y la corrupción generalizada de todos sus estamentos.


Una novela con sabor a Clásico...

Bruce de Silva sitúa la novela en la actualidad, sin embargo si no fuera por las referencias a Internet y por la prohibición de fumar en espacios públicos, bien podríamos encontrarnos ante una novela de género negro clásica, por su sabor a pasado, por su corrupción extrema en todos los ámbitos y por la forma en que se consiente y se admite como mal menor.

A ello también contribuye la figura de Mulligan, un periodista de la vieja escuela, que conoce a todos en su ciudad, que se convierte en los ojos de todos los ciudadanos, que ya están cansados de noticias catastróficas y demandan un poco de optimismo y noticias más amables, todo ello en medio de una ola de incendios que asolan el barrio en el que nació y creció Liam.

La forma de ver el periodismo Mulligan me ha levantado una sonrisa, me ha recordado porque yo estudié la profesión y también porque decidí abandonarla cuando vi lo que se me obligaba a hacer, y es que siempre he pensado que es un empleo  muy vocacional y creí a pies juntillas  en la libertad de expresión, pero ser de provincias y ejercer en diarios locales o comarcales te abre los ojos y te impone la necesidad de afiliarte a algún partido para ser su voz y a ello no estuve dispuesta en su día ni lo estoy hoy. Por eso me ha enamorado Mulligan, por su terquedad, por su buen hacer, por su falta de obediencia a pesar de lo mucho que arriesgaba, también por su compañerismo y por esa sabiduría que solo se aprende con los años de profesión que emanaba y que al final estuvo dispuesto a compartir con quién él consideraba un niñato y le sorprendió gratamente.

Desde el primer momento le noté ese regusto a antiguo, que me descolocaba con las referencias a Internet y esa critica social que se intuía de soslayo, la novela esta muy bien escrita y llega al lector gracias al empleo de capítulos cortos que ayudan a pasar las páginas casi sin darte cuenta, y a la cercanía del personaje principal, puesto que narra en primera persona sus vivencias. A ello se une las descripciones de la ciudad y del barrio en el que se suceden los incendios, es tan fidedigno que te da la sensación de pasear entre sus casas antiguas y cochambrosas, incluso nos mete en las escenas de los incendios de forma que somos testigos excepcionales, el personaje de Mulligan es tan impresionante que a través de sus ojos podemos ver en 3D muchas escenas.

Quizás porque he visto mucho cine negro clásico, o porque soy una gran amante del género no me ha costado nada ver pasar ante mis ojos la novela como si de un fotograma se tratara, pienso que si quisieran hacer una película, sin mucho esfuerzo podrían imaginarse las escenas, incluso estas están perfectamente descritas. Y como mi mente viaja a gran velocidad en el papel de Mulligan, otro clásico Humprey Bogart... Lástima que no sea posible.

También contribuye a ese sabor a clásico el que Mulligan más que periodista ejerza de detective ante la ineptitud de los detectives encargados del caso, a quién parodia llamándolos dos tontos muy tontos y a los que pone en evidencia en más de una ocasión. Esto coloca al protagonista en una situación complicada al comenzar a tirar de hilos comprometedores y lo pone en peligro de muerte, conforme se involucra más en la investigación al perder a amigos y conocidos.

Un periodista con alma de detective:


Cuando en una ciudad la corrupción es moneda de cambio diaria, aceptada y consentida por todos los estamentos, cuando una ola de incendios está destruyendo el barrio en el que te criaste y comienzan a morir tus amigos y conocidos, ante la ineficacia de la policía uno se ve obligado a tomar las riendas de la situación, a intentar averiguar que se esconde detrás de tanta barbarie y que se pretende con esos ataques nocturnos que se obligan a silenciar en prensa.

La integridad de Mulligan y también su inconsciencia le impiden darse cuenta del terreno que pisa, de lo mucho que puede llegar a perder desobedeciendo la orden de no investigar y ante lo poco que tiene que perder en su desastrosa vida, se adentra en un terreno que no conoce y que le puede ocasionar muchas molestias.

Mulligan es un personaje tan completo, como complejo, con una multitud de matices que nos hacen empatizar con su forma de pensar, está pasando por un momento personal un tanto delicado, intenta separarse de su mujer Dorcas que parece que haya perdido el juicio y que pone la nota de humor negro en esta novela, ya que le llama diariamente y sus conversaciones son de traca.

Sin embargo si algo es importante en esta novela son los secundarios, muchos y todos de una calidad excepcional, algunos son tan cómicos que ayudan a dar una nota de luz ante la barbarie que se nos relata, como pueden ser los detectives Erin Pollecki y Roselli, o la misma Dorcas. También encontramos una relación amorosa, pero si pretende el lector encontrar una trama romántica ya puede buscar otro estilo de libro, porque Mulligan entiende el amor de una forma bastante distinta a la que se desarrolla en la novela romántica, el más bien tiene necesidad de sexo y de tener alguien al lado en la soledad de su pequeño piso escasamente amueblado. Además Verónica es una mujer mucho más joven que él que se siente atraída por una leyenda del periodismo que ha ganado un premio Pulitzer, pero que no está muy convencida de pasar el resto de sus días en un pueblo tan pequeño ni con un hombre como Mulligan. Debo reconocer que Verónica no me cayó en ningún momento bien, siempre pensé que guardaba un as en la manga, que había algo de falso en su amor por Mulligan... y esa fue una de las razones que me obligaban a leer y leer, descubrir si tenía razón. Pero si queréis descubrir si me equivocaba o estaba acertada tendréis que sumergiros entre las páginas de El pirómano.

Entre estos secundarios llamó mi atención Zerelli, dueño de una tienda de ultramarinos, de esas que en América uno puede encontrar abierta las 24 horas, que tenía montado en el piso superior un negocio ilegal de apuestas, y que tenía por costumbre quitarse los pantalones tan pronto entraba en su pequeño reino ilegal. No he llegado a comprender porque hacía eso. Ante la impotencia por los incendios y la posibilidad de sufrir uno él, funda la brigada nocturna de los Di Maggio, formada por delincuentes que se dedicaban a vigilar el barrio para evitar los incendios.

Y tambien Rosie la jefa de bomberos, una mujer con una humanidad y una fortaleza impresionante, gran amiga de Mulligan y apoyo en los momentos difíciles.

Aunque no procede podríamos decir que nos encontramos ante una novela coral de muchos secundarios, perfectamente descritos y dibujados, con sus matices y personalidades que hacen de esta novela un libro muy recomendable para todos los amantes del género negro, y también para aquellos que busquen adentrarse en él y no sepan con que libro hacerlo.


Estilo:


La trama se desarrolla durante 79 capítulos de corta duración en la que la acción y los diálogos predominan a pesar de que en algún momento las descripciones ganan terreno y dan la impresión de ralentizar el desarrollo, pero son necesarios para incluir las pinceladas de la ciudad donde trancurre y el barrio en concreto.

Bruce de Silva escoge la primera persona y al personaje de Mulligan para desarrollar una historia perfecta en su planteamiento y nudo, con un desenlace que deja algún cable suelto, pero que es fácilmente perdonable porque en conjunto logra una historia más que brillante para un debut, que deja con ganas de leer más cosas del autor.

De forma ágil, directa, y un lenguaje cuidado, De Silva nos acerca a una realidad que hoy no nos es tan desconocida, la de la corrupción, la del todo vale... nos acerca una población que creí fruto de sus fantasías para descubrir que existe, y crea un personaje completamente inolvidable.

Conclusión:

Una novela indispensable para todos los amantes del género negro, y para aquellos que pretendan adentrarse en él, por la elegancia que destila y por la historia que desarrolla. Con un ligero sabor a novela clásica y todos los ingredientes de la actualidad.

Una buena novela para estas navidades, para leer al calor del hogar y una manta.


Retos

12 meses, 12 libros


miércoles, 3 de diciembre de 2014

Secretos del Arenal. Felix G. Modroño

Conocí a Félix con La ciudad de los ojos grises, una novela que me enamoró,  me dejó huérfana en el mismo momento en que la terminé y cuyos personajes se quedaron en mi corazón una buena temporada, por ese motivo cuando se fallaron los premios Ateneo de Sevilla supe que más pronto que tarde su nueva novela estaría entre mis manos.

Sin duda, me ha vuelto a sorprender con una historia bien estructurada, con varios hilos argumentales, bien documentada, ambientada y con unos personajes bien definidos y perfilados. A pesar de no gustarme el vino tinto, lo que primero me atrajo de esta novela fue el tema de la enología, el mundo de los sumilleres, su habilidad para reconocer olfativamente los distintos aromas,  gustos y retrogustos del vino. No hace mucho asistí a una Feria del vino en Castellón y pude disfrutar del deleite con que los entendidos y los que pretenden serlo catan los caldos para orgullo de viticultores y enologos.

La trama del pasado sin embargo no me enamoró de buenas a primeras, la verdad es que no entendía que relación podían tener ambas, el tema de la  guerra civil y posterior dictadura franquista lo tengo trillado y lo que menos podía esperar es que los tiros fueran por esos derroteros, además algún personaje que otro me repugnaba... sin embargo cuando empezó a tomar forma, me cautivó de tal forma Olalla y su historia que no sabía con que parte de la trama quedarme, obviamente con las dos porque terminan confluyendo y encajando a la perfección.

El autor:

Félix G. Modroño es un escritor vizcaíno, afincado en Sevilla. Tras publicar Villalpando, paisajes y rincones, en homenaje al pueblo zamorano de sus padres, se animó a emprender la aventura de su primera novela, La sangre de los crucificados (2007), protagonizada por el doctor Zuñiga, un peculiar investigador del s.XVII, que también sería el personaje principal de su siguiente obra: Muerte dulce (2009).

Con la ciudad de los ojos grises (2012) cosechó un gran éxito de ventas y el reconocimento de los lectores. Secretos del Arenal ha obtenido el XLVI Premio de Novela Ateneo de Sevilla.

Podéis seguir al autor en :

www.felixmodrono.com

@FelixModrono

y en facebook Félix G. Modroño


Sinopsis:

El voluptuoso mundo del vino ha unido a Silvia y Mateo en una relación tan intermitente como apasionada, donde nunca hay preguntas ni tampoco respuestas. Pero ella sigue atormentada por el dolor de hace muchos años: en 1989 el cadáver de su hermana mayor apareció en el monte Artxanda, salvajemente mutilado, y desde entonces el asesino sigue libre, sin que las investigaciones, primero de la Policía Nacional y luego de la Ertzaintza, hayan logrado sustanciales avances.

Un día, Mateo recibe el correo electrónico de una desconocida que le propone leer la novela Secretos del arenal: una historia de intrigas, venganza y supervivencia situada en la Sevilla de posguerra, una ciudad acosada por el hambre, la miseria y la represión política. Mateo no sabe que es la propia Silvia quien le manda ese correo, y por supuesto desconoce que claves se esconden tras la lectura de esa novela.

En la más reciente novela de Félix G. Modroño, galardonada con el XLVI Premio Ateneo de Sevilla, el destino parece entretejer las historias de dos mujeres, en dos ciudades diferentes separadas por más de mil quilometros, y con casi medio siglo de diferencia.

Quizás el Arenal, el de Bilbao o el de Sevilla,  aún oculte las claves de un misterio nunca resulto, y quizás un libro contenga las respuestas a las preguntas que nunca se formularon.

Dos historias entrelazadas...

Cuando en un mismo libro se entrelazan dos historias el autor corre el riesgo de que una de ellas no sea lo suficientemente atractiva y el resultado final quede deslucido. Como he reconocido al principio la historia del presente me atrapó enseguida, el mundo de la enología me resulta interesante, disfruto con una buena copa de vino blanco o cava, me atrae el mundillo del sumiller y de la elaboración de los caldos, así que por esa parte he disfrutado como una enana. Por ese lado la novela comienza para mí pisando fuerte, a ello ayuda también que la historia esté contada en primera persona por su protagonista, Silvia, y que tenga un caracter intimista muy marcado.

Cuando más enganchada me tenía la trama del presente, el autor muy hábilmente cambia de registro, de época, de narrador, de protagonista, y de ambientación. El autor nos traslada a Sevilla, nos sitúa en los últimos escarceos de la Guerra Civil española y en la miseria de la posguerra, con una ambientación muy descriptiva que se me hizo lenta en el momento en que más me apetecía saber que pasaba en Bilbao. A pesar de que la historia del pasado me resultó muy bonita, no era capaz de encontrar un nexo de unión entre ellas, la escasa acción me ralentizaba la lectura y cuando una es incapaz de encontrar ratos de asueto que duren horas, la impaciencia ataca. Supongo que tampoco ayudaba que la trama estuviera contada en tercera persona por un narrador omnisciente, que ofrece todos los puntos de vista posible pero para nada es capaz de interrelacionarse con el lector.

Con un estilo cuidado, casi lirico, un lenguaje culto y una proporción idónea entre las descripciones, la acción y el diálogo Félix ha logrado mantener el ritmo durante toda la novela, a pesar de que en algunos momentos ha podido parecerme lenta ha remontado con facilidad. Esto también ha sido posible gracias a los capitulos cortos y a la alternancia de las tramas, que nos mantenía en vilo hasta que la historia volvía al punto en que la habíamos dejado.

Estas dos historías por si mismas bastarían para conformar dos novelas independientes, de ahí que en un principio nada parezca relacionarlas y que tengamos que esperar hasta casi el final para que ambas tomen sentido, encajen y nos dejen con la boca abierta, porque si de algo no se puede acusar a esta novela es de previsible, los constantes giros que el autor imprime a ambas tramas nos mantienen bastante despistados hasta casi el final.

En Secretos del Arenal se conjuga el gusto por el vino de nuestro autor, su pasión por la lectura, los libros, y  la música. También conjuga dos ciudades a los que esta ligado de una u otra forma Bilbao y  Sevilla. Me ha gustado sobremanera los guiños que el autor ha hecho a la su anterior novela que fue un éxito de ventas, pero si queréis saber de que se trata os tendréis que meter en la historia y descubrirlos por vosotros mismos.

Dos mujeres tan diferentes como iguales...

Silvia y Olalla son dos mujeres distintas que viven en dos tiempos muy diferentes y sin embargo, más semejantes de lo que podría llegar a imaginar el lector.

En la trama del presente Silvia es la protagonista absoluta, es un personaje complejo, rico en matices que nos va a regalar reflexiones con las que podremos estar o no de acuerdo, hace una critica social encubierta y plantea temas como la infidelidad, las relaciones sexuales y amorosas, analiza el papel de la justicia, las victimas y de los familiares... Se puede o no empatizar con ella, cosa que creo díficil porque es un personaje egoísta y muy introspectivo, al que no podremos llegar a aprehender porque ella misma tampoco conoce todas sus facetas.

Como contrapunto a este personaje tenemos a Mateo, un sumiller al que conocemos a través de su ojos y por lo tanto de forma subjetiva y un tanto difuminado, la doble moralidad de Mateo puede sorprendernos, aunque en realidad en los tiempos que corren no creo que llegue a escandalizarnos. Y Asier el ertzaintza que se convierte en amigo a raíz de la investigación del asesinato de la hermana de Silvia y que le ayuda a manejar información privilegiada.

En la trama del pasado,  el personaje principal es Olalla, que esta muy bien perfilada y también esconde muchos matices, la conocemos siendo una muchacha apocada que ha perdido a sus padres en una noche de barbarie, convertida en una señorita recatada que vive entre versos y libros prohibidos, para convertirse en una mujer fuerte y decidida cuando las circunstancias lo precisan. La evolución de Olalla es impresionante y todo sucede a los ojos del lector que puede empatizar con ella, comprenderla, e incluso apoyarla.

Pero a su vera hay otros personajes perfectamente dibujados y que actúan como secundarios de lujo completamente imprescindibles. Como es el caso de Martin Villalpando, un aprendiz de periodista que intenta labrarse un futuro, un hombre sin mucha suerte. La Madrid, una mujer de vida licenciosa con una gran sensibilidad, fortaleza y decisión, Pepe el Tumba, delincuente reconvertido en policía por el régimen, hombre sin escrúpulos que maneja la ley a su antojo y con licencia para hacer lo que se le entoje con tal de mantener el orden, un personaje repulsivo como pocos, y quizás el que menos desarrollado y perfilado esté sea Eduardo Elorriaga, joven vasco de buena familia que pretende a Olalla y la convierte en su madrina de guerra.

Todos y cada uno de ellos aporta algo a la novela, sin ellos no sería posible que la trama avanzara, y mantuviera al lector pegado a sus páginas. Pero también contamos con dos ciudades que toman vida, que respiran y que son una parte importante de la historia, en el caso de Sevilla es impresionante el conocimiento de los comercios y bares de la época, de las costumbres que puede que no estén demasiado alejadas de las actuales, el trabajo de documentación hecho por el autor debe ser impresionante y la maestría con que lo vuelca en la novela me ha dejado sin palabras. Es posible pasear por las calles de la Sevilla de los años 40, entre señoritas y caballeros que se tocan el ala, con las rigideces de la época a la hora de que iniciaran relaciones. Lo que más me ha sorprendido es ese deseo de huir de los lugares más turísticos, de enseñarnos una cara que solo es conocida para los habitantes de la ciudad y para aquellos que huyen de los emplazamientos turisticos por excelencia o se preocupan por conocer rincones de gran belleza que no figuran en las guias.

Los paisajes vascos también tienen vida propia, tanto Bilbao como Urdaibai, es posible pasear por sus calles, vivir a orillas del mar, pasar una noche de tormenta o pasear por los bares menos transitados por los turistas. Me gusta la forma en que Félix nos acerca a los enclaves, nos hace pasear por ellos, tomarnos un vino, una tapa o simplemente admirar la bravura del mar.

La estructura y estilo

Lo que más me sorprendió y a la vez me lió en demasía es la forma en que se estructura el libro. Para entendernos el libro esta divivido en cinco grandes partes que se titulan Capitulo Primero al quinto. Pero a su vez estos están divididos en capitulos cortos, cuatro o cinco por cada parte y por capitulos numerados en romano que se corresponden con el capitulo en ordinal que se esté leyendo.

Supongo que es complicado de entender si no es con el libro en la mano, a la hora de comentar mi evolución en las redes yo misma no sabía como hacerlo. Supongo que lo más fácil sería decir que esta dividida en cinco partes, y cuarenta y ocho capítulos cortos que alternan ambas tramas, y prescindir del resto de subdivisiones que yo tampoco he sido muy capaz de entender.

Esta forma de presentar la trama hace que el ritmo se mantega en todo momento en ambas historias, saltando de una a otra de forma tan sutil que en ningún momento el lector se siente desplazado, y llevándonos de la mano hasta la confluencia de ambas casi al final sin que hayamos sido capaces de imaginarlo en ningún momento.

Nos encontramos ante una novela díficil de clasificar porque en ella dan confluencia muchos géneros, podemos encontrar toques negros en ambas tramas, investigaciones policiales, romances, toques costumbristas sobre todo en la trama del pasado, y una gran delicadeza a la hora de tratar los más sórdidos pasajes. Posiblemente lo mejor de este autor no sea lo que cuenta, sino la forma en que lo cuenta, que te pega a sus páginas y despliega una elegancia impresionante.

Me gustaría felicitar a la editorial por esa portada, capaz de unir ambas tramas, y sobre todo ambos Arenales, tan alejados entre sí, creo que ha sido una gran elección.

Conclusión:

Con una prosa cuidada, lírica y un lenguaje que mantiene las formas incluso en las escenas más truculentas que haberlas, haylas, Félix ha construido una historia que perfectamente hubiera podido dar para dos novelas independientes, a la que ha dotado de personajes dibujados con mucho mimo y les ha insuflado vida de forma que a veces traspasan el papel.

Si no sabes que novela regalar estas navidades, sin duda esta es una buena apuesta, puesto que con su mezcla de géneros y la elegancia de la narración hará las delicias de cualquier lector, frecuente el género que frecuente.


Retos:

25 españoles