lunes, 2 de marzo de 2015

Lecturas para un ocho de marzo

Para mi el día de la mujer no se limita a ese reivindicativo 8 de marzo, es los 365 días del año, en que intento poner mi granito de arena para que esa igualdad deje de ser algún día una utopía y se transforme en un una realidad. Pero en una realidad que no me haga plantearme a diario que cuento es el que nos han vendido a las mujeres que encaramos la mayoría de las veces una doble jornada laboral mal agradecida y remunerada.

Cuando Carmen administradora del grupo Tarro libro 2015, nos propuso esta iniciativa, me pareció excelente, yo ya tenía mi lectura, no precisamente una lectura de mujeres de nuestro tiempo, pero si una con unas mujeres sin cuya valentía y saber hacer las generaciones posteriores no estaríamos donde estamos, y por ello considero este libro una buena propuesta.

Mi aportación a esta iniciativa es:  La conspiración de las lectoras de Jose Antonio Marina y María Teresa Rodriguez de Castro, lo primero que me gustaría deciros es que no es una novela, es más bien un ensayo estructurado de una forma para mi muy original, porque se aborda como si fuera una investigación detestivesca, no en vano   Jose Antonio Marina fundó Mermelada & White una peculiar agencia de detectives filosóficos y culturales.

 Según su fundador su especialidad son los casos que por moverse en terrenos poco definidos, exigir saberes múltiples, o vivir entre el pasado y el futuro quedan descuidados por la investigación académica. El caso fue sugerido en una conversación por Carmen Martin Gaite, y Jose Antonio Mariana lo rescata para crear este libro, tan necesario como imprescindible para conocer el papel de la mujer en la historia.

Desde 1926 hasta el comienzo de la Guerra Civil hubo en Madrid una asociación de mujeres, el Lyceum Club Femenino, que como escribió Mª Teresa León, conspiraba para adelantar el reloj de España. Posiblemente la más brillante generación de mujeres de la historia de España: María de Maetzu, Victoria Kent, Clara Campoamor, Hildegart, María Lejarraga, Carmen Baroja, Zenobía Camprubí, Concha Mendez, Maruja Mallo, Ernestina de Champourcin... Pensaron que las fracturas provocadas por las ideologías políticas y religiosas podían superarse mediante la educación.

Os preguntaréis porque he elegido este libro tan alejado de nuestros días, y es que siempre he pensado que para avanzar en el presente tenemos que ser conocedores de nuestro pasado, más si tenemos en cuenta que en estos últimos años hemos retrocedido de forma brutal en derechos sociales y económicos, y si me apuráis también en los derechos de la mujer, por cuanto se ha llegado a insinuar que para terminar con el paro las mujeres deberían volver a los hogares, y aquel es más alto entre las féminas que entre los varones, creo que no nos conviene perder de vista lo mucho que nos ha costado llegar hasta aquí.

La historia que nos atañe es la de aquellas que se decidieron a reexaminar el papel que se le había atribuido a la mujer, aquellas que lucharon por sus intereses, aquellas que en una época en la que no había redes sociales, tejieron su propia red sin ayuda de la tecnología y crearon un lugar de reunión, de intercambio de lecturas, donde no estaba permitida ni la religión ni la política por ser elementos desestabilizantes y causantes de polémicas. Pensaron que la mujer solo podía ocupar el lugar que se merecía si tenía una educación, si tenía acceso a lecturas que le estaban vedadas. La mayoría de estas lecturas giraban en torno a la jurisprudencia eran manuales de derechos. Es lo que tiene leer. Te invita a reflexionar. Y a cuestionarte lo que te rodea. Sin embargo muchos hombres pensaron que era peligroso que las mujeres leyeran, José Valenzuela Moreno denuncia lo que muchos otros hicieran antes: Las mujeres que leen son peligrosas.

Y al hilo de este último párrafo, ¿que somo nosotras, las participantes en esta iniciativa?, Lectoras, blogueras algunas, y con nuestras opiniones y las lecturas que elegimos me gusta pensar que ponemos nuestro granito de arena para que esta sociedad cada día sea más justa.

Las mujeres protagonistas de este peculiar y original libro  son abogadas, escritoras que publican con nombre de varón y algunas de ellas también esposas de escritores, entre ellas yo destacaría Zenobía Camprubín, la mujer de Juan Ramón Jimenez, que supo conjugar a la perfección ese papel de esposa en la sombra y seguir sin embargo con su vida y sus intereses, se dedicó a cuidar a su marido tal y como esperaban de ella y al mismo tiempo supo mantener su propia vida, sus propios sueños...

Nos encontramos ante un trabajo minucioso que nos plantea el papel de la mujer, desde la dictadura de Primo de Rivera hasta la dictadura franquista, ninguna de ellas llego a ver que sus sueños se convertirían en realidad años más tarde, que la semilla que plantó la II República seria recogida por la Democracia.

Todavía queda un largo camino para conseguir la igualdad de género, sin embargo no hay que dejar de admitir que sin el trabajo de estas mujeres en los años veinte este sería más largo y arduo.

Por último os dejo un fragmento, en el podréis constatar el estilo del libro, y animaros a leerlo

"La experiencia del Lyceum fracasó, víctima del terrible naufragio de la sociedad española. Su justo proyecto de emancipación femenina, fundado en la igualdad de derechos, en la educación, y en la ética, se vio envuelta en una batalla que no era la suya. Y el fracaso de la inteligencia social española lo arrastró. El régimen franquista, con el apoyo de la Iglesia Católica, retomó el modelo patriarcal. En nombre de la defensa de la familia y volvió a limitar la autonomía femenina."




Esta es una iniciativa del grupo Tarro libros 2015 que podréis seguir en este enlace



domingo, 22 de febrero de 2015

Todo lo que quiero eres tu. Elizabeth Anthony

Hace tiempo que he confesado ser lectora de novela erótica, desde aquel día en que cayó en mis manos Amistades peligrosas, un clásico del que deberían aprender muchas autoras que se erigen en icono del género. Es verdad que con la aparición en el mercado de 50 sombras de Grey y todas las que han emergido aprovechando el filón, me había desencantado bastante, las obras no tenían calidad, eran más porno que otra cosa, o si bien lo preferimos por no exagerar novelitas rosas picantitas, que pretendían escandalizar y remover algo en las mujeres que hemos sido madres, como si la vida sexual acabara cuando se pare un hijo.

Desde que Grey se convirtiera en el icono por el que suspiran algunas mujeres me costaba encontrar novela erótica, o novela romántica con tintes eróticos que mereciera la pena leer, que me hiciera perderme entre sus páginas y desear tener un solo momento para sumergirme en sus líneas, en su historia, acompañar a sus personajes en ese ir y venir de pasiones. Sin embargo, cuando me ofrecieron Todo lo que quiero eres tú, le vi algo distinto que me atrajo desde el primer momento, y me lancé de cabeza a su lectura, aunque me haya costado casi tres meses escribir esta opinión.

Adelanto que la autora me ha convencido, me he reconciliado con el género erótico aunque ya se que tengo que escoger con pinzas mis lecturas y asegurarme que no me la dan con queso, porque parece ser que como vende, las editoriales se han lanzado a una escalada de publicaciones a cada cual más mediocre, que ojo tiene su publico, personas que generalmente no leen, pero que a mi no me convencen y no quiero ni perder mi tiempo, ni mi dinero en algo que ya se que no me llena. 

La autor@:

Elizabeth Antony descubrió las novelas históricas al principio de su adolescencia. Tras graduarse en Nottingham University, empezó a trabajar como profesora de inglés, pero sin abandonar su sueño de poder dedicarse algún día a la escritura. Sus deseos se cumplieron gracias a la publicación de una novela de suspense ambientada en el S. XVIII que recibió una gran aclamación del público tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña y se tradujo a nueve idiomas.

También ha escrito novelas eróticas y varias novelas de amor situadas en la época victoriana. Elizabeth Anthony vive con su marido en Derbyshire Peak District.

Argumento

Una joven doncella

1920. Sophie, una joven de 17 años que trabaja como criada en la mansión de Belfield Hall, alberga el deseo de ser bailarina en Londres.

Atrapada en un juego peligroso

La sofisticada Lady Beatrice le ofrece su ayuda, pero con una doble intención. Lord Ashley, el atractivo heredero, está a punto de llegar a la mansión. Y Beatrice está dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de hacerlo caer en su red, aún a costa de la inocencia de su joven criada.

De pasiones prohibidas

Lo que Beatrice no sabe es que Sophie y Ash se conocen. Y conforme se van desvelando los retorcidos planes de sus señora, Sophie no tendrá más remedio que elegir: rehusar convertirse en mero juguete del hombre al que ama desesperadamente o dejarse arrastrar por la pasión de un inimaginable placer sexual...

Los oscuros secretos de un duque... 
el despertar de una criada


Mis impresiones...

Comencé a leer este libro con muchas expectativas, las que me había creado yo misma porque lo leí cuando todavía no se habían publicado reseñas, me sumergí en esta historia intima, muy intima de una mujer que nos habla de su niñez, su adolescencia, y su juventud... Una vida marcada por la perdida a temprana edad de sus padres, y un sueño imposible, ser bailarina, cuando por necesidad trabaja como sirvienta en una gran mansión victoriana.

El tono intimista viene marcado por el uso de la primera persona en la narración, es la propia Sophie la que nos cuenta su historia, comienza presentándose y hablándonos de su infancia, en una familia que pasa necesidades, pero en la que ella es feliz, correteando con Will, su amigo de la infancia y leyendo con su madre que trabajaba de lavandera en Beldfield Hall.

Ambientación...

A esa narración intimista que sucumbimos al instante se le une una muy buena recreación de la época. Se acercan tiempos difíciles, Una gran guerra que se preveía corta comienza a hacer mella en la población inglesa y muchos son los que se alistan. El padre de Sophie es uno de ellos, la situación con su mujer se hace insostenible y a pesar de que ella está muy enferma las abandona a su suerte. También marcha a la guerra Lord Charlwood, al que Sophie no tenía en muy alta estima desde que lo sorprendió con su madre.

En Oxford se vive una campaña pro alistamiento, Sophie y su madre a pesar de la enfermedad de esta se desplazan a comprar unos lazos, pero el destino quiso que ese fuera el ultimo día que pasaran juntas. Ante la desesperación de la niña, nadie ayuda a su  madre cuando se desvanece, le toca oír más bien comentarios despectivos hacia ella. Sola en una ciudad que no conoce y sin dinero, Sophie recibe la ayuda de un caballero que costea los gastos del médico y del entierro de su  madre y le da referencias para que entre a trabajar en Belfield Hall.

Ese caballero se convierte en su gran e inalcanzable amor...

La autora hace gala de una prosa elegante y sencilla para ir adentrándonos en una época de grandes diferencias sociales y a través primero del microcosmos de una gran mansión, y después de la vida en Londres de nuestra protagonista nos hace un relato bastante completo de ambos mundos, del ostentoso en el que se movían los ricos, y el rústico en el que se movía una servidumbre que no podía usar los mismos baños que sus dueños, que no podían ni siquiera cruzarse con ellos por el pasillo y en el caso de que sucediera no podían mirarlos, tenían que pasar lo más desapercibidos posible.

La vida de la servidumbre la retrata Sophie con esmero en las cartas que le envía a Mr Maldon, su salvador, el hombre que le ha conseguido el trabajo, un trabajo duro que comienza de madrugada y termina con el final del día, a pesar de todo está contenta, tiene un techo, comida y aunque no siempre la tratan con respeto a pesar de haber cambiado su apellido, ella sigue soñando con que un día llegará a ser bailarina.

El candor que destila Sophie hace que el lector se encariñe con ella, que asuma como propias las vejaciones a las que las someten, porque los criados de la casa saben de quien es hija, y asumen que de tal palo tal astilla e intentan por todos los medios mancillarla, conseguir sus favores, pero Sophie tiene otros planes.

Planes que cree que comienzan a hacerse realidad cuando lady Beatrice comienza a interesarse por ella, y le promete llevarla a Londres y abrirle camino. Es ella quien le abre la puerta a la sensualidad, al sexo, Sophie se siente abrumada, sabe que aquello no está bien pero con el sueño al alcance de la mano no se puede negar, necesita someterse a los caprichos de aquella mujer que tiene la llave hacia su sueño.

De la mano de Lady Beatrice, Sophie consigue mejoras en sus condiciones, ya no duerme con los sirvientes si no cerca de su señora, no siempre viste la ropa de sirvienta, en ocasiones su piel es acariciada por el satén, por las medias, por los adornos y alhajas de Beatrice, comparte juegos eróticos con ella y también el placer de un bueno vino o Champañ. Sin darse cuenta ha cruzado una línea que le va a resultar muy difícil de transitar. En el servicio no es mirada de igual forma, piensan que es una espía de los señores, como sirvienta tampoco tiene cabida en el mundo de Lady Beatrice que solo pasa temporadas en la casa, devolviéndola con el resto de la servidumbre cuando ella marcha a la ciudad.

La guerra avanza, los aristócratas temen perder sus privilegios, sus tierras, sus riquezas, el condado de Beldfield se queda sin heredero y el conde está muy enfermo, quien se perfila como sucesor no gusta nada a la señora de la casa, pero si a Lady Beatrice que quiere ser condesa a toda costa, y para ello se aprovecha de la inocencia de su joven criada.

Entre todos los nobles existe uno nada enconsertado, que heredará el condado de Beldfiel y que se convertirá en una pieza codiciada. Es en ese momento cuando el mundo de Sophie cambiará, se sumirá en un mar de sombras y dolor. Abandonará una mansión en la que ya no tiene cabida entre la servidumbre y marchará a Londres en pos de su sueño.

Si en la casa las diferencias sociales son palpables no menos lo son en la city, una mujer sola y con poco dinero, y  sin formación cae en manos de gente indebida y la joven, inocente e inexperta Sophie es un caldo de cultivo muy apetecible. La fina línea que separa pobres de ricos, se convierte en una gran brecha, renuncia al gran amor de su vida, por inalcanzable y se lanza  vivir su gran sueño sin conocer el mundo en el que se mete.

Me ha gustado ese recorrido por la gran mansión victoriana en la que sirve la protagonista, descubrir el trato de los señores para con sus criados, y también la vida en los bajos de la vivienda donde tenían sus habitaciones los criados, y su lugar de trabajo. La separación de géneros tan abismal, las mujeres con una vida frívola, dedicada a las compras y caprichos, los hombres dirigiendo los designios del país o sus tierras desde los despachos.

Con la llegada de Sophie a Londres, descubrir la vida de las clases más pobres, el desamparo de una mujer sola que cae en las manos equivocadas, los ambientes de los cabarets, la poca valía que le da un hombre rico al honor de un mujer de clase más baja. La caridad y la conmiseración de Sophie que siempre intenta ayudar al menos afortunado.

Una novela de AMOR

Ante todo nos enontramos ante una novela de AMOR, si con mayúscula y todas las letras. Porque solo quien ama es capaz de sacrificarse, de sufrir dolor, de renunciar a ser feliz para que otro lo pueda ser.

Sophie a pesar de su bajo estrato social, es toda una señora, una mujer que sabe que puede hacer mucho daño social y politicamente al hombre que ama, han de cambiar mucho las cosas para que una mujer de baja condición pueda desposar a un aristócrata. Y ella no está dispuesta a que él lo pierda todo, no está dispuesta a que las personas que dependen de él queden desamparadas.

Amar también es saber renunciar, y a través de Sophie aprenderemos una gran lección. También nos daremos cuenta de que no hay que prejuzgar a la gente, que detrás de una persona altiva, o de una persona que tiene fama de mujeriego se pueden esconder muchas sombras que conviertan su vida en un infierno.

Las idas y venidas en la relación de Sophie y Lord Ashley, nos llenaran de sobresaltos, intentaremos comprender a ambos, y no siempre lo lograremos. Desearemos un final distinto, pero al final comprenderemos que era el único posible, al menos por ahora.

Con ello no quiero decir que se trate de una novela romántica, yo al menos no la veo así. Quizás porque en las novelas románticos todo es muy almibarado, todo tiene un final feliz por mucho que cueste llegar a él. No es el caso de esta novela, para nada es dulce, más bien el dolor está muy presente en ella. Tiene escenas de alto voltaje, sí, para mi necesarias y tratadas con mucha elegancia, porque en esta vida hay amores pasionales, amores que necesitan del cruce de cuerpos, del contacto, pero además de eso nos encontramos con una necesidad de que el otro sea feliz, de preservar su honor, su condición social, de no causarle ningún perjuicio.

Los personajes:

Al tratarse de una novela narrada en primera persona, a todos los vemos a través de los ojos de Sophie, sin embargo aunque con pinceladas no demasiado profundas acabamos conociendo a un buen elenco. Los que mejor dibujados estan son Sophie y Ash, unas ligeras pinceladas nos permiten conocer a Lady Beatrice, a Cora, y otras más ligeras aun al resto de personajes.

Aún así el dialogo tiene una gran preminencia en esta novela y nos permite ir conociendo a los personajes que están dibujados de forma más escueta.

Sophie: es la protagonista absoluta, una mujer fuerte, que ha pasado por  muchas penurias que ella se encarga de contarnos. Una mujer que ama perdidamente a un hombre que no está a su alcance, con un gran sueño, ser bailarina. Una mujer integra, que es capaz de no vender su cuerpo y solo entregarlo a quien ama. Una mujer que sabe renunciar y amar, una mujer adelantada a su tiempo que siempre tuvo claro que estaba bien, y que no.

Ashley: El destino puso en su camino un medio para la venganza por una infancia triste, un hombre con grandes sombras que a pesar de su riqueza es incapaz de compartir su vida con una mujer. Un hombre que encuentra el amor de la mano de una muchacha de clase inferior y que su educación victoriana le impide disfrutar. Un hombre que comete muchos errores hasta que descubre que solo una persona puede hacerlo feliz, y está dispuesto a renunciar a todo por ella.

Lady Beatrice: Una oportunista que se dedica a vivir la vida, a conseguir riquezas mediante matrimonios, como no consigue lo que desea se convierte en la sombra que amenaza la relación de Sophie y Ash. Intenta separarlos por todos los medios, y conseguir de esa manera un titulo nobiliario. Una mujer muy libertina para su tiempo que hace gala de la máxima:  el fin justifica los medios.

Will: el amigo de infancia de Sophie, su vuelta después de la guerra le depara una gran sorpresa.

Cora: La amiga de Sophie, una bailarina que le ofrece compartir su casa y con la que Sophie vivirá una experiencia bastante amarga y descubrirá el peligro de las calles, para una mujer sola

Por supuesto son muchos más, pero yo me quedo con estos a riesgo de aburriros.

Conclusión:

La novela ha cumplido todas mis expectativas, me ha reconciliado con el género erótico y me ha sumergido de lleno en los años de la Primera Guerra Mundial y posteriores. La autora hace gala de una prosa sencilla, ágil y correcta, en la que el dialogo y la descripción está compensado para contarnos en primera persona la historia de una mujer admirable.

A pesar de contener escenas de alto voltaje, ya no solo entre un hombre y una mujer, también de sexo entre mujeres, el lenguaje en ningún momento entra en el ámbito de lo soez, guardando las formas y permitiendo al lector asomarse al despertar al sexo de una adolescente, y vivir una historia tórrida en la que los secretos se imponen el disfrute de una relación carnal. Una relación casi de dependencia, aunque lejos del BDSM que parece haberse puesto de moda últimamente.

A mi me ha gustado por muchos motivos, aunque quizás el más importante sea su ambientación y ese reflejo de la sociedad en la que transcurre la trama.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Los perros siempre ladran al anochecer. Andrés Pérez Domínguez. By María Inés Caro



No he sido tempranera no creáis sigo adoleciendo del mismo problema para reseñar, le tengo que dedicar tantas horas que no veo nunca el camino para enfrentarme a la página en blanco. Cuando convoqué la lectura simultánea ofrecí el blog para que publicaran sus impresiones aquellos que no lo tuvieran propio. Hoy os traigo las apreciaciones de María Inés Caro, una de las participantes activas en Twitter, Facebook y ahora incipiente bloguera. Ojalá se anime más adelante a crear su propio blog, si no tiene las puertas abiertas de este siempre que lo desee.





DATOS TÉCNICOS:



Título:“Los perros siempre ladran al anochecer” 
           
Autor: Andrés Pérez Domínguez

Editorial: Alianza editorial

Edición: Tapa blanda

Fecha de publicación: Enero 2015

Nº de páginas: 168

Precio: 10,90 €





SINOPSIS:


Clara y Jorge acaban de mudarse a una urbanización porque la convivencia con los vecinos del edificio donde vivían era insoportable. Esperan que ahora todo sea diferente, pero arrastran un secreto oscuro del que no pueden librarse y, aunque sus nuevos vecinos los acogen con entusiasmo, pronto descubrirán cosas terribles de su pasado que abrirán una grieta insalvable entre ellos. Los perros siempre ladran al anochecer es un relato de suspense que se lee de un tirón y que al mismo tiempo arroja luz sobre la condición humana, las dudas que lastran la existencia y la dificultad de enterrar el ayer para empezar de nuevo.


AUTOR:


 Andres Pérez Domínguez nació en Sevilla en 1969. Es autor de narrativa breve y colabora en prensa y radio. 

Conocido principalmente por sus novelas en las que destacan varios thrillers. 

Ha ganado numerosos galardones tanto por su obra de ficción como periodística.



OBRAS:
  • Ojos tristes, relato(2001)
  • Estado provisional (2001)
  • Los mejores años, novela corta(2002)
  • Duarte, novela corta(2002)
  • La clave Pinner, Roca Editorial (2004), Debolsillo (2012)
  • El factor Einstein, Martínez Roca(2008), Debolsillo (2012)
  • El síndrome de Mowgli, Algaida(2008), Algaida Eco (2012)
  • El centro de la Tierra, 10 cuentos, Paréntesis, Sevilla(2009)
  • El violinista de Mauthausen, Algaida(2009)Premio Ateneo de Sevilla,Algaida Eco (2012)
  • El silencio de tu nombre, Plaza &Janés, Barcelona (2012), Debolsillo (2013)
  • Los perros siempre ladran al anochecer (2009)Premio Iberoamericano de Novela Corta La Espiga Dorada,Alianza(2015)

MIS IMPRESIONES:


Conocemos al matrimonio formado por Clara y Jorge, cuando han dejado su piso de siempre en la ciudad y se han mudado a una urbanización en las afueras ya que, la convivencia con sus vecinos, ha llegado a un extremo insoportable para ellos.    
                                                                                                
El recibimiento de sus nuevos vecinos, hace pensar a Jorge, que todo va a mejorar a partir de ahora. Quizás el oscuro pasado con el que cargan, ya no interfiera en sus vidas.

Por boca de Jorge, vamos conociendo los motivos de esa mudanza, las causas que han llevado al deterioro paulatino de su matrimonio y la adaptación a su nuevo hogar.

Oiremos hablar de David y creeremos que esa es la tristeza que abruma a esta pareja.

Pero hay más, mucho más.

Esta historia trata de rumores(infundados o no) y el perjuicio que pueden llegar a causar a las personas que los sufren.

También están presentes los celos y el daño que hacen en una relación de pareja.

Y está el final, para mí magnífico, que deja al lector cavilando varios días sobre la novela.


CONCLUSIÓN:

Quizás parezca que no ahondo mucho en la trama de la novela, pero creo que un lector futuro, no debe tener más información de la que yo tenía al comenzar su lectura.

Cuando leo una novela corta que me ha gustado, siempre acabo pensando: “de aquí el autor podría haber sacado un novelón". Sin embargo, con LOS PERROS SIEMPRE LADRAN AL ANOCHECER no ha ocurrido eso, simplemente he pensado que era perfecta tal y como estaba.

No puedo dejar de recomendar esta novela que me ha tenido pegada a sus páginas de principio a fin. Y aún hoy, después de una semana de haberla terminado, sigo planteándome cosas sobre su trama y sus personajes.

-Para los que no conozcáis al autor, también he leído EL VIOLINISTA DE MAUTHAUSEN y EL SILENCIO DE TU NOMBRE, dos novelas estupendas que a mí me gustaron mucho y os recomiendo.



Muchas gracias a Carmina y a su blog  detintaenvena.blogspot.com.es  por organizar esta lectura simultanea que nos ha dado a conocer una novela estupenda y nos ha hecho disfrutar de un intercambio de opiniones, entre todas las lectoras participantes, muy productivo.

lunes, 16 de febrero de 2015

Resumen lectura simultanea conjunta Invierno en Paris Imogen Robertson




Hace  poco tiempo que tengo perfil en twitter y la verdad es que me ha servido para dinamizar mis lecturas y un poco también para que mi poco tiempo para reseñar se diluya más. Casi por casualidad y en los primeros días de uso de la aplicación apunté que iba a comenzar un libro y Manuela me dijo que también lo tenía y podíamos leerlo juntas. Nunca lo había hecho y la verdad es que lo vi interesante.

No puedo negar que aquello me gustó tanto que cuando vi que varias personas tenían Invierno en París en sus IMM se me ocurrió montar una lectura simultanea, siempre sería más divertido que leerlo sola. Lo que no calculé ni pensé es que ya la hubieran leído, y  me encontré con una propuesta, tres participantes directas además de una servidora y un montón de comentarios de lo mucho que les gustaría participar.

Dándole vueltas a la cabeza se me ocurrió hablar con Alianza editorial, a la que le doy las gracias por haberse involucrado con nosotras, por habernos ofrecido cinco ejemplares, por haberlos enviado casi en tiempo record y con las vacaciones de Navidad por medio.

Comenzamos la aventura 10 blogs literarios y al menos dos tuiteras más que de momento no tienen blog, pero que participaron activamente en Twitter comentando en el hastag #InviernoParis. La lectura dio también para varias conversaciones privadas y para que en medio de ella y casi al final se sumara más gente al proyecto, para satisfacción de todas.

Lo más complicado era reseñar y es que la mayoría teníamos muchas reseñas atrasadas y compromisos ineludibles por ese motivo ampliamos el plazo hasta el 15 de febrero, y la verdad es que todas lo hemos cumplido, así que no me queda más que daros las gracias. Solo un pequeño apunte, me he vuelto loca buscando vuestros enlaces, para los que estáis participando en la simultanea/conjunta de Los perros siempre ladran al anochecer  quiero pediros un favor, mandarme por mail el enlace, para no perder tanto tiempo.

Estas son las reseñas de los blogs participantes



En twitter hemos participado los mismos blogs y además

@mariainescaro
@Maitetoday

Y esto es lo que ha dado de si la primera lectura simultanea que he organizado, si me he dejado a alguien avisadme...

Gracias a todas por participar tan activamente, a Alianza editorial por ofrecernos cinco ejemplares para esta lectura simultánea. 

viernes, 13 de febrero de 2015

Resultado Sorteo La pintora de estrellas de Amelia Noguera

Una vez finalizado ayer el plazo para apuntarse al sorteo de DOS ejemplares de la novela LA PINTORA DE ESTRELLAS, de Amelia Noguera, junto con el blog De tinta en vena y sin que haya habido ninguna reclamación, os traigo el número de la ganadora obtenido mediante Ramdom.org.





¡¡¡ FELICIDADES !!!


Te recuerdo que tienes que enviarme tus datos postales para que la editorial te haga llegar un ejemplar.


jueves, 12 de febrero de 2015

Invierno en Paris. Imogen Robertson

Hay libros que entran por los ojos, cuya portada te llama imperiosamente la atención y te atrae de tal forma que a la que te das cuenta lo tienes en la estantería. No suelo dejarme llevar solo por una portada bonita, me han de convencer más cosas, y en este libro todo parecía estar hecho a la medida de mis gustos, protagonistas femeninas fuertes, un periodo histórico no muy trillado, un misterio que resolver... La conjunción de todos estos factores no podían dar con una lectura poco gratificante, sin embargo con estos mimbres no se ha urdido una novela redonda, o no todo lo redonda que a mi me hubiera gustado.

Creo que la autora no le ha sabido sacar partido a la trama que tenía entre manos y que para mí tenía más potencial del que se le ha dado, tampoco ha sabido enfocar bien a la protagonista que termina por aburrir al lector con su obsesión. La inundación hubiera podido dar para mucho más y ya puestos hay situaciones que no son verosímiles, que no se sostienen ni en aquella época, ni en esta.

A pesar de todos estos peros que argumentaré más adelante, la novela me ha gustado, me ha entretenido, me ha sumergido en su trama y en ese París de los bajos fondos que no solemos ver habitualmente en la literatura y como no en el del glamour y las clases pudientes. Creo que con todo lo mejor de esta novela es la ambientación, la autora consigue que pasees por sus calles y te pierdas en sus callejones y tabernas...

La autor@:

Imogen Robertson es una  escritora y periodista británica. Estudió filología rusa y alemana en
Cambridge. Trabajó en radio, cine y televisión antes de dedicarse por entero a la literatura. Además de la narrativa, cultiva la poesía y la critica literaria. Desde sus inicios como escritora ha cosechado los mejores elogios de la crítica y de los lectores.

En 2007 ganó el premio convocado por  el diario The Telegrah "Las primeras mil palabras de una novela" con el comienzo de su primera obra, Instruments of Darkness. Ha sido seleccionada en dos ocasiones como candidata a los premios que conceden las asociaciones británicas de escritores de novela negra: el CWA Ellis Peters Historical Awards, en 2011, y el CWA Dagger in The Library Award, en 2012.

Para los que tengáis soltura con el ingles, podéis seguir a la autora en:

www.imogenrobertson,com

@RobertsonImogen

Argumento:

Paris, invierno de 1910, la bohemia artística resplandece en cada rincón de la ciudad. Maud Heighton sueña con ser pintora para lo que ingresa en la selecta Academia Lafond. Pero la vida en París es muy cara y, mientras los que la rodean disfrutan de los placeres de la Belle Époque, Maud ve como se agota su patrimonio. Se siente sola.

La avezada modelo Yvette, maestra en las artes de la vida, y la rica y frivola heredera rusa Tanya Koltsova le consiguen un trabajo bien remunerado: acompañar e iniciar en la pintura a la bella Sylvie Morel, una inglesa acomodada que vive con su hermano Christian en un  mundo selecto y deslumbrante. Todo parece sonreirle a Maud hasta que los Morel son acusados de impostores y ladrones, y ella misma del robo de unas joyas. Solo podrá escapar de esta pesadilla recurriendo a las mismas artimañas de las que ha sido objeto.

Invierno en París es una novela histórica, de aventuras, de intriga, negra..., rocambolesca. Una novela de mentiras y traiciones, enigmática y elegantemente evocadora, que recrea de manera sin igual aquel París de final de época, con sus luces y sus sombras, en el que el arte y la bohemia convivían entre la decadente aristocracia de media Europa y ambiciosos sin escrúpulos, maestros de la apariencia, que no dudaban en recurrir a las mayores vilezas para mantener su estatus.

Mis impresiones:

A veces las novelas no llegan a tus manos en el mejor momento, y eso me paso a mí con Invierno en París, me llegó en un momento de mucho trabajo, y un gran atasco lector y reseñador que aún perdura, después de tenerla un tiempo en la estantería y tras la gratificante experiencia vivida en una lectura simultanea que nació así sin esperarlo, de un comentario inocente en twitter, pensé que la oportunidad para sacarla de su cárcel de polvo era convocar yo una simultanea.

Si yo, que era casi una recién llegada a la red social, pero quien algo quiere algo le cuesta, y aunque no soy de ponerme muy en primera línea de fuego, pero lo hice, a primera vista a mucha gente le apetecía leerla pero pocos tenían el ejemplar. Así que puse a pensar a mis neuronas que si tienen un día bueno acaban con ideas excelentes y sin mediar palabras con nadie empecé a mover hilos. A los poco minutos ya tenía un sorteo con cinco ejemplares, gracias a Alianza editorial, a la que le quiero volver a agradecer que se involucrase en nuestras actividades.

La experiencia de esta lectura en las redes la podéis seguir en el hastag #InviernoParis, y en las reseñas de los participantes, en unos días pondré un post recopilatorio. Ahora me toca mojarme a mí, creo que soy la última persona en publicar.

Ambientación:

Lo mejor de esta novela es sin duda la ambientación, ese Paris de principios de siglo, metido ya de lleno en la Belle Epoque, en el que convive el glamour y la pobreza, en el que las clases pudientes brillan con todo su esplendor, luciendo palmito, fiestas, joyas... y las clases bajas malviven en barrios malolientes, se prostituyen en burdeles, o roban para poder emborracharse una noche más.

Y en medio de esas dos clases, otra que no llega a la pobreza extrema, que malvive a base de comer poco y enfermar mucho. Y justo ahí encontramos a Maud, nuestra protagonista, una inglesa que pretende ser pintora y que con su herencia y una exigua renta se desplaza a París para cumplir su sueño. Pero este le resultara caro. París es una ciudad en pleno cambio, una ciudad de artistas y bohemios, en los que la mujer artista no tiene cabida. Se las tolera, se les permite estudiar, pero a cambio de precios más altos de los que pagan los varones, unas condiciones peores y en ocasiones aguantando las groserías de estos.

No es de estrañar pues que alguien viera el negocio, montar una academia para señoritas, con precios muy altos, y pocos recursos, por la que el maestro se pasa con suerte una vez a la semana. Con ese panorama y con lo caros que son los útiles de pintura, el dinero de Maud mengua a pasos agigantados, a penas come una vez al día,  ya ha cambiado de pensión y no tardará en hacerlo de nuevo.

A pesar de su orgullo, cuando Tanya le ofrece visitar a la señorita Harris por si le puede conseguir un empleo, Maud acepta, y no puede creer en su suerte cuando pasa a ser la señorita de compañía de la hermana de un hombre bien posicionado. El sueldo que va a cobrar es extremadamente alto, pero no la alarma, necesita tanto el dinero...

Es en ese momento cuando pasamos del Paris grisáceo en el que se mueve Maud, de ese en el que la gente pasa necesidades y va malviviendo a ese otro París casi a orillas del Sena donde la clase pudiente pasea sus orondos cuerpos y su riqueza. Casas con confort, en las que se come como mínimo tres veces al día. Maud no puede creer en su buena suerte, por las mañanas acude a la academia y por la tarde enseña inglés y pintura a la señorita Morel. Podríamos decir que los Morel y Tanya son los anfitriones en este mundo de lujos

Su vida así transcurre entre algodones, tanto se acostumbra al buen vivir que se atrofia su sexto sentido, porque el lector intuye que algo no va bien, pero ella tiene justificación para todas las señales de alarma que percibe. Su cuento de hadas se rompe en mil pedazos cuando los Morel son acusados de ladrones y ella misma del robo de un objeto de gran valor.

Eso nos da pie para conocer un París oscuro, sórdido, el de los desheredados, de la mano de Yvette, una modelo de arte, acostumbrada desde niña a moverse por los bajos fondos, por las tabernas y las casas de mal vivir. Y Maud se arrastrara con ella por esos lugares poco recomendables para hacer posible una venganza que terminará destruyendo parte de su personalidad y una identidad.

Y para finalizar la autora se vale de un momento histórico, como la inundación sufrida por París en enero de 1910, para mantener el suspense, para seguir retratando soberbiamente ese París de principios de siglo, que vuelvo a reivindicar como lo mejor de toda la novela, como el mejor reclamo para un futuro lector. Porque las aguas no respetó a ricos ni a pobres, se llevó por delante todo lo que quiso, y afectó por igual a unos y otros, los que nada tenían que perder se lo tomaron con más resignación, los que no intentaron salvar del agua lo máximo posible. La tensión se puede cortar con un cuchillo, la desesperación y el miedo es palpable.

París se resquebraja, como una metáfora de los cambios que está sufriendo la protagonista, pero también por ese exceso de bonhomía y glamour en el que se estaba sumergiendo.El agua tiene un efecto purificador en un Paris devastado todos debían arrimar el hombro y así lo hace Tanya como voluntaria ayudando a los damnificados.

Luces y sombras:

Al hilo de lo que he comentado de la ciudad del amor, el libro se divide en dos grandes partes en las que la primera representaría la luz. Podemos decir que es más descriptiva, nos sirve para conocer a los personajes, su entorno, y su realidad social, su día a día. A pesar de todas las necesidades que pasa Maud en un principio, esta se puede denominar una fase de mucha iluminación.

La gran protagonista es Maud y algo menos Tanya, la aristócrata rusa que pretende evitar que la casen a toda costa con un hombre al que no quiere. Al lector o por lo menos una gran mayoría de ellos puede empatizar con Maud, comprenderla, todo lo contrario que la rusa que hay momentos en que me la hubiera comido con papas. Es cuando conocemos a los Morel y comenzamos a intuir que no son trigo limpio, y que Maud se ha metido en la boca del lobo y no se da cuenta.

Nos encontramos situados en ese París que vive de fiesta en fiesta, entre trajes vaporosos y copas de champagne, que no teme por el mañana porque será igual de radiante que hoy.

En la segunda parte las sombras lo invaden todo, para sorpresa del lector, y aunque el narrador es una tercera persona omnipresente, el peso de la historia pasa a otra mujer Yvette, Maud esta sumida en su propia desdicha y obsesión, solo piensa en devolver todo el daño que le han causado, y de no haber tenido a su lado una persona tan fuerte al lado no hubiera salido adelante.

Paseamos por los callejones oscuros, donde acampan ladrones, bohemios, y mujeres de vida disoluta, nos tropezamos con gente de todas las condiciones, a cada cual más zafio, vamos conociendo un poco más a esa mujer que posa para pintores y que sueña con salir algún día de esa realidad, aunque cada vez lo ve más lejano. De tocar el cielo, pasamos al infierno, de la opulencia a la desaparición, de aquellos que tienen demasiado para vivir, a aquellos que no tienen ni lo imprescindible...

Y como colofón, como si el cielo se conjurara con esa obsesión y tristeza de Maud, la inundación, que le permite moverse con más libertad y llevar a cabo su venganza de forma más fácil y creíble, aunque hay escenas que una no puede comprender y piensa que maldita la falta que hacían.

La autora hace gala de una prosa sencilla, ágil, en la que se equilibran a la perfección los diálogos y la narración, aunque se puede echar en falta que no haya respetado la forma de hablar del periodo, apuesta por un hecho histórico y por personajes que existieron realmente para urdir la trama como pueden ser Picasso, Matisse, o Suzanne Valadon. También se inspira en personajes que existieron y tuvieron relevancia en esa época pero les cambia el nombre y los ficciona.

De todo ello si el lector no se ha dado cuenta durante la narración nos pone en antecedentes la autora al final del libro en Testimonios históricos.

Colección Invierno en París. Tesoros anónimos de la colección de Civray

En un principio lo que más me llamó la atención de la novela, son esos cuadros que la autora explica y que cuando lees el capitulo te das cuenta de que te pone en antecedentes, cuadros de autor anónimo, pero que terminas sospechando que ha pintado alguien que terminarás conociendo muy bien... y ahí lo dejo.

No somos pocas las lectoras que movidas por la curiosidad hemos buscado cada titulo de cuadro en google, a veces incluso con desaparición para visualizarlo,  hasta comprender que eran fruto de la imaginación de la autora y que le servían para introducir capítulos o secuencias, pero por si no todos los lectores sentían curiosidad por las obras pictóricas la autora en el epilogo nos lo explica.

Sinceramente a mi me ha parecido un buen recurso, me motivaba a leer, a buscar el pasaje que se veía reflejado en el cuadro, aunque tardé algunos en comprender el ardid de la autora, a partir de ese momento dejé de buscarlos y disfruté de la lectura, y sobre todo puse en marcha un arma poderosa, la imaginación.

Los personajes:

Me atrevo a decir sin temor a equivocarme que es una novela de mujeres, aunque no para mujeres. Y lo hago desde la perspectiva de que solo hay un personaje masculino desarrollado y bien dibujado, y es un mal necesario y secundario.

Para mi hay tres claras protagonistas que van tomando el relevo a lo largo de la narración en tercera persona.

Maud: una señorita inglesa, con moral victoriana, y fantasmas en el armario que nos ayudaran a comprender el porque de su evolución y su obsesión. Una mujer que ama la pintura, que pretender aprender en París para volver a su tierra. No diría yo que ingenua pero si el hambre azuza los sentidos, el estomago lleno los atrofia, y quien mucho ha pasado no quiere ver que vive en un castillo de naipes.

Tanya: Una rica heredera rusa, viaja a aprender pintura para posponer el momento en que su padre pretenda casarla con alguien que no sea de su agrado. De la señorita estirada del principio, egoísta y que a veces causa rechazo, evoluciona positivamente, tanto que se ganará las voluntades del lector y al final casi se convirtió en mi favorita... Es digno de ver la metamorfosis de esa mujer.

Yvette: El personaje va dando bandazos, en la primera parte a penas tiene importancia, va ganándola conforme avanza la trama, una gran conocedora del alma humana, tiende a ofrecer esa ayuda que ella posiblemente recibió o le gustaría haber recibido. Gana fuerza en la segunda parte del libro, donde para mi se convierte en protagonista, hasta el punto de eclipsar a una Maud obsesionada, gris y mediocre.

Los Morel

Sylvie y Christian Morel, son una caja de pandora, esconden tanto dentro de ellos que es imprescindible que lo descubra cada lector, que se deje influir por su magia y termine por aprehender todo lo que esconden. Sylvie sobre todo me descolocó en tantas ocasiones que me dio mucho que pensar. En ningún momento me cayeron bien, siempre estuve a la defensiva con ellos, pero superaron con mucho  mis expectativas.

Si me obligan a quedarme con uno, lo he dicho por activa y por pasiva yo me quedó con Yvette, aunque a pocos pasos se encuentra Tanya, con la que no me puedo quedar es con Maud porque terminó hastiándome con su obsesión, temía el momento en que saliera a escena para ponerse burra con el tema.

Conclusión:

No pretendo alargar más esta opinión porque creo que he tocado los principales puntos, sin spoilear no puedo explicar esas escenas inverosímiles para ello está el correo. La novela ya he dicho que no me ha parecido redonda porque podría haber dado más de sí, tenía un tema buenisimo, unos mimbres estupendos y hay momentos en que se queda en la superficie.

El personaje de Maud terminó por aburrirme, menos mal que salieron al rescate Yvette y Tanya, porque ella termino de resultarme atractiva en la segunda parte. Los Morel son únicos, dos mentes perversas que en conjunción te dejan fría.

Aún con todo es una novela que te atrapa, que te  mantiene pegado a sus lineas, en la que puedes encontrar, pasajes y personajes históricos, disfrutar de un paseo por todo París, un romance que se eclipsa con todo los demás hechos... Seguro que algo te atrapa y si eres amante de la pintura la descripción de los cuadros te van a parecer lo más.

Espero haberte dejado con los dientes largos y que te acerques a la novela!!!


Retos;

Lectura simultanea conjunta 

Reto Viaje con los libros: Francia; París



viernes, 6 de febrero de 2015

Yincana Criminal. Nuevos libros



Ya avisamos en su día que al final de la Yincana Criminal íbamos a sortear, en principio, 22 libros (11 en cada blog). Pues bien, hoy venimos a anunciaros que serán 26 novelas ya que Duomo Ediciones ha decidido colaborar con esta iniciativa con dos ejemplares para cada blog de dos novelas que, además, estarán dedicadas por sus autores:


LA CUNA VACÍA, de Sophie Hannann

SINOPSIS: La pesadilla empieza siempre de la misma manera. Una noche larga, el llanto del bebé no cesa. Apenas descansas, pero no debes dormirte. Simplemente no debes. Sin embargo, con las primeras luces del alba, caes rendida y cierras los ojos, apenas unos instantes. Cuando los vuelves a abrir, tu pequeño está quieto, sus manitas frías y no respira. Para muchas mujeres es la peor pesadilla del mundo, pero al despertar la olvidan. Para Helen, Ray y Sarah parece no acabar nunca. Las tres han sido acusadas de infanticidio, las tres aseguran ser inocentes. Es el momento de saber la verdad.


LA HERMANDAD, de Marcos Chicot


SINOPSIS: España, Siglo XXI: Irina, Daniel y Elena desarrollan proyectos punteros que exploran las capacidades y los límites del cerebro y los ordenadores. Cuando se conocen a través de Mensa, la mayor organización de superdotados del mundo, descubrirán que nada es lo que parece y que ellos son las piezas decisivas de una guerra que comenzó hace 2.500 años.

Cartago, Siglo VI a. C.: Ariadna, hija del filósofo Pitágoras, recibe junto a su esposo Akenónun pergamino con una noticia que encarna la peor de sus pesadillas. El terrible mensaje incluye un pentáculo invertido, el símbolo abominable que representa todo lo opuesto a las elevadas enseñanzas de su padre. De inmediato se desata una vertiginosa espiral asesina tras la que se adivina una mente poderosa y despiadada.
En ambas épocas, los protagonistas intentarán descubrir la identidad de su enemigo antes de que acabe con todos ellos… pero se encontrarán con respuestas para las que no están preparados.

Por lo que la foto de familia queda así:





¿Todavía no te has apuntado a la Yincana Criminal? Puedes hacerlo en este enlace:

¿Tienes dudas al respecto sobre su dinámica? En este link te las intentamos resolver. Pero si no te queda claro, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, te los aclararemos sin problemas.