jueves, 25 de abril de 2019

Lo que callan los muertos. Ana Lena Rivera

A través de #SoyYincanera estoy descubriendo autores a los que no me hubiera acercado por mí misma y es que cuando el tiempo para el ocio es tan escaso una tiene que afinar el tiro, elegir bien las lecturas y que estas le proporcionen ese oasis de paz y tranquilidad que tanto ansía en el día a día, y para ello nada mejor que tirar de lo conocido, aunque haya mucho bueno por conocer.

Seguro que a más de uno de vosotros os sonará lo que he escrito más arriba, por eso valoro tanto las propuestas que nos hacen algunos autores, editoriales, o la intuición de alguna compañera, es un placer descubrir lecturas que seguro que hubieran pasado desapercibidas para mí y compartirlas con lectoras tan atentas, tan distintas entre sí que cada una pone el acento en una parte de la historia, disfrutar con las frases que van rescatando, con los comentarios, notar que hay algunas en las que coincidimos y otras que en un primer momento no nos habían removido al verlas a través de los ojos de otro lector las vemos distintas. Sin duda es una experiencia maravillosa, que me complica la vida un poquito porque intenta poner un poco de organización en mi caótica vida bloguera, pero a la que no pienso renunciar y os invito a probar en alguna lectura que os apetezca.

Lo que callan los muertos es una de esas lecturas que me hubiera pasado desapercibida por muchos motivos, por ser una primera entrega, si busco autores conocidos difícilmente me podría decantar por ella, porque es un premio, hace tiempo que no suelo acercarme a ellos y se que me estoy perdiendo muy buenas lecturas, a su favor, el género negro que me apasiona, y que se ambiente en una ciudad que no está muy trillada, aún así reconozco que con tanto como se publica y con tanto como tengo por leer no hubiera sido una opción para mi. Y me habría perdido un libro muy ágil, ameno, fresco y con un toque de humor que ha llenado mis pequeños ratos de ocio por completo.

¡¡Nos metemos en harina ya!! Me acompañas en este viaje, te aseguro que conocerás a unos personajes que no tienen desperdicio y una ciudad que para mí era completamente desconocida.

La autora:

Ana Lena Rivera nació en Oviedo en 1972. Estudió derecho y Administración de Empresas en ICADE, en Madrid. Después de veinte años como directiva en una gran multinacional, cambió los negocios por la escritura, su gran pasión, coincidiendo con el nacimiento de su hijo, Alejandro. Junto a él nació también Gracia San Sebastián, la investigadora protagonista de su serie de intriga.

La primera entrega, Lo que callan los muertos,  ha recibido el Premio Torrente Ballester.

La podéis encontrar en  www.analenarivera.com

Sinopsis:

Una novela de misterio ambientada en Oviedo y protagonizada por una investigadora de fraudes que despertará la simpatía de los lectores.

Gracia San Sebastián ha renunciado a una exitosa carrera laboral en Nueva York y ha regresado junto a su marido, Jorge, a su Oviedo natal para ejercer de investigadora de fraudes a la Seguridad Social. El caso que le ocupa está relacionado con el cobro de la pensión de un militar que sobrepasa los ciento doce años, cifra a todas luces sospechosa.

Mientras su vida personal avanza por sendas imprevistas, Gracia se encontrará con ramificaciones del caso que la llevarán a investigar el suicidio de una vecina de su madre. Pero Gracia no está sola, para descubrir la verdad cuenta con la inestimable ayuda de las mujeres que forman parte de su vida, su madre, su hermana, su mejor amiga y Sor Florencia, una mujer muy estimada por la familia San Sebastián.

Mis impresiones:

Para mi el mayor logro de esta novela es su narración en primera persona y en tiempo presente, lo que le da un carácter intimista, como de sobremesa ante un café y en conversación animada, de manera que se te puede pasar la tarde sin que te des cuenta porque la compañía es grata y las risas se van adueñando de la conversación. Así es como sentí yo esta lectura, amena, placentera, contada entre susurros, confidencias,  sonrisas y carcajadas, y alguna lágrima furtiva porque tiene su aquel.

Pero no es su único logro, otro es la ambientación, la autora sitúa la trama en una ciudad de provincias, Oviedo, que conoce bien porque ha vivido siempre en ella. De esta forma nos cuela por calles, recovecos, zonas de ocio, bares de tapas, restaurantes... y ello también ayuda a crear con el lector un ambiente de confianza, de camaradería. Ana Lena gran conocedora de la gastronomía de su ciudad no duda en recrearse en la comida de su tierra, en sus platos típicos, en sus dulces, os recomiendo que tengáis el estómago saciado cuando la leáis porque de lo contrario la operación bikini se va al traste.

Y la gastronomía me lleva a sus personajes, porque si bien nos pasea como he dicho antes por bares de tapas y restaurantes, también se recrea en las comidas caseras que para deleite de propios y extraños prepara su madre, Adela, que parece que para eso de los fogones tiene muy buena mano, todo lo contrario que su hija que tantos años en Nueva York la han acostumbrado a la comida basura y tira de ella muy a menudo. Con un gourmet como Jorge que se apunta a cualquier sarao gastronómico, la cocina entra de forma muy natural en esta novela. Y por si fuera poco hasta los maridos de las amigas de Gracia San Sebastián se defienden entre fogones y alardean de ello. Los que visitáis este blog asiduamente  sabéis que me encanta la cocina, que disfruto enormemente cuando la encuentro integrada de forma natural en el texto. y por ello esta novela tenía un plus añadido para mí.

Y ya que he comenzado ha hablar de los personajes me meto en el último logro y  no por ello menos importante de esta novela. Ana Lena Rivera ha sabido crear unos personajes próximos, verosímiles, unos personajes podríamos llamar de andar por casa, todos podemos reconocer a familiares y amigos en ellos de ahí que a la cercanía de la primera persona, el tiempo presente y una narración de hechos comunes, se le añada la cotidianeidad. Si tuviera que elegir un solo personaje me resultaría muy difícil, pero sin duda sería Adela, la madre de Gracia, es de esas señoras todo vitalidad, que todo lo saben, se prestan para cualquier cosa, y les gusta ser protagonistas.  La típica señora que escucha lo que quiere y cuando quiere, dando lugar a situaciones en las que no sabes muy bien si llorar o reír, y a que a mi en esta novela me ha dado por reír.

Pero no puedo dejar de lado un personaje que me ha llenado de dulzura, cariño y comprensión, mi tocaya Carmina, una mujer a la que todos consideran loca, que defiende como una leona a los suyos, en cuyos zapatos es muy difícil meterse hasta casi al final de la novela, porque la vamos descubriendo poco a poco. Como no es todo oro lo que reluce nos daremos cuenta de que Sofía, la Impugnada que un buen día se suicida saltando al patio interior no era como aparentaba y su hermana tampoco, que de las apariencias vive la gente en las capitales, pero también en los pueblos de provincias, donde es más patente si cabe.

No quiero hablar más sobre los pesonajes pero si me gustaría hacer una mención de honor a Sor Florencia, esa viejita que sigue regentando la portería de la casa de los curas, que a pesar de no ser de Oviedo no pierde ripio, y a Geni esa compañera metomentodo de Gracia, a la que redescubre por interés como casi todo en la vida de nuestra protagonista. Pepe me ha enamorado con su actitud de galán trasnochado.

Antes he dado por cerrados los logros con los personajes pero me temo que no he tenido en cuenta el fino humor que recorre toda la novela de la mano de Adela y sus amigas, que se apuntan a cualquier bombardeo, da igual que sea un bingo que una investigación o una comida para agasajar a un invitado de Gracia al que hay que sonsacar. Estas señoras sirven para un roto y para un descosido y te meten en situaciones tan surrealistas que la sonrisa al menos esta asegurada, aunque yo solté un par de carcajadas de tan metida como estaba en la situación. A mi modo de ver, el humor es una de las armas más difíciles de usar en literatura, y la autora las maneja con maestría y mucha naturalidad.

Ana Lena me ha presentado una profesión que desconocía, investigadora de fraudes a la seguridad social, no suena muy divertida, pero por lo visto no está mal remunerada y da mucha libertad a la hora de trabajar, solo que conseguir pistas es harto complicado porque los que podrían ayudarte no lo van a hacer, por ello la autora tira de ingenio e involucra a todas las mujeres de su vida para conseguir información. Y no contenta  con ir engañando a todo aquel que le puede ser útil se dedica a meter las narices en el suicidio de una vecina, que ve poco claro y que su madre alienta con sus sospechas. Lo que puede hacer el aburrimiento y una investigación atascada. Ambas tramas van avanzando en paralelo hasta que sin darse cuenta se cruzan y da un giro a la trama que el lector agradece.

Solo hay una cosa que no me ha acabado de convencer y es que creo que no necesitaba usar un tópico para que la novela funcionara. Parece que es necesario que nuestro investigador sea un personaje que arrastra un oscuro pasado que mantiene bajo llave. Así pues Gracia no es un agente de la ley, pero si investiga y sí que arrastra un trauma que le ha llevado a abandonar un estresante y exitoso mundo laboral en la ciudad de los rascacielos para esconderse en una ciudad de provincias, Oviedo, para curar una herida que  ha tambaleado incluso su vida matrimonial. Supongo que cuando la autora lo ha sacado en la primera de la serie en el futuro tendrá alguna relevancia, pero de momento no le veo la necesidad porque poco aporta a la trama.

Espero no tener que comerme con papas ese último alegato, porque la historia esta bien hilada, los personajes tan bien creados, la ambientación tan bien perfilada que supongo que en algún momento me habré de retractar, es lo que tienen las series, de momento esta ha empezado bien, me ha tenido entretenida, me ha seducido con los personajes, y la cercanía que desprende , me ha enseñando monumentos que no creía posibles, como el famoso culo, que más se le puede pedir a una historia, creo que poco más, que no tarde demasiado en volver Gracia San Sebastián y lo haga acompañada de todas las mujeres que la rodean, su madre, su amiga, la hermana y como no la compañera cotilla que le da vidilla.

Conclusión:

Nos encontramos ante una novela cercana, ágil y fresca, narrada en primera persona y en tiempo presente, una combinación para mi muy difícil de manejar, pero que la autora borda con unos diálogos inteligentes en ocasiones, surrealistas en otras, pero si hay una palabra que pueda definirlos es cotidianos, del día a día de cualquier lector, fácilmente reconocibles por todos, y con los que es fácil empatizar.

El humor es una herramienta que bien utilizada da mucho juego y destensa la narración y la autora a través sobre todo de Adela, sus amigas y la vecina, sabe utilizar con mucho arte, la dosifica con maestría y el lector, al menos yo, agradece mucho esos pasajes.

A todo ello se le une unos personajes con muchos matices y dos tramas que terminan confluyendo contra todo pronostico, hay algún momento algo previsible, pero aún así se disfruta desde el principio al fin y deja con ganas de más, de que vuelva la investigadora con otro caso y no se olvide de traer con ella todo el elenco femenino que la ha acompañado en este.

Si has llegado hasta aquí solo me queda recomendartela y si te acercas a ella vuelve para contarme que te ha parecido


25 comentarios:

Estefania castellanos dijo...

¡Hola!
Este libro tengo muchas ganas de leerlo. Me gusta que esté narrado en primera persona y que la ambientación nos llevo a Oviedo, es una ciudad en la que he estado bastantes veces y me apetece volver allí, pero esta vez a través de un libro.
Gracias por la reseña.
Besitos :)

Aylavella dijo...

Pues me has convencido, yo a priori no la hubiese elegido, pero me ha gustado lo que cuentas de ellas.
Besos

Espe dijo...

Pues nada, a ver si al final tengo ocasión de acercarme a ella y te cuento.

La Isla de las Mil Palabras dijo...

Veo que coincidimos en el humor con el que trata las situaciones, hace que eso que se te atraganta por cercano, te haga sonreír y los personajes son muy especiales. Buena reseña.
Besos

Elena Martinez dijo...

Hola!! Totalmente de acuerdo contigo. He de reconocer que, pese a los puntos oscuros, me he divertido la novela, al igual que me ha encantado pasear por Oviedo. Yo le habria puedto más ambientación pero reconozco que ahí no soy objetiva. Gran reseña Carmina!! Besoss!!

Margari dijo...

Qué reseñón te has marcado y estoy completamente de acuerdo con todo. Grandes personajes, que se hacen entrañables. Y sobre ese pero, sí, también creo que no hubiera hecho falta ese tópico, pero quizás vaya a dar más juego en próximas novelas.
Besotes!!!

Irene M dijo...

¡Holaaa!

He visto ya alguna reseña de este libro y la verdad es que me llama bastante la atención, no tiene mala pinta en absoluto ^^

¡besos!

Kayena dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que comentas. Para mí también es un acierto no solo que la novela esté escrita en primera persona y en tiempo presente, porque eso te hace partícipe de cada acontecimiento que pasa, te involucra y te mete en la historia. Con respecto a ese pasado de Gracia, está claro que se irá dilucidando en futuras entregas, así que, amiga mía, vas a comerte sus sospechas con papas. Y me da la impresión de que nos encantará comprobarlo.

Y sí, todos los personajes están sembrados, incluida esa Carmina que borda el suyo.

Un beso.

Shorby dijo...

Lo tenía fichado, me parece una lectura muy interesante.

Besotes

Libros por doquier dijo...

Muy buena reseña, me ha gustado todo, los personajes, el paseo por Oviedo y la forma de narrar de la historia. Espero disfrutar de nuevas entregas para saber más acerca de los protagonistas y que no me quiten a Adela a la que adora más porque comparte nombre con la mia. Todo un plus. Jejeje

Ángela dijo...

Una reseña muy bien resuelta, en la que has analizado a la perfección todos los aspectos de la novela. Comparto, como no, todo lo que comentas y recalco, la importancia que en este tipo de capitales se dan a las apariencias, y efectivamente en la casa de Sofia, La impugnada, nada era lo que aparentaba. Un beso

Carme A la luz de las velas dijo...

¡Hola, Carmina! ^^

¡Cómo te entiendo! Es verdad que cuando falta tiempo es más fácil tirar de esas autoras, de esos autores, que siempre funcionan. Sí, sí, lo que viene siendo ir a lo seguro; así que me alegro muchísimo de que salieras de tu zona de confort para encontrarte con una lectura así de maravillosa :D
Vale, tengo que reconocer que has conseguido que me muera de curiosidad. Me encanta que la gastronomía esté tan bien integrada en la trama y, lo confieso, yo soy de las que se mueren de hambre cuando leen libros que van rozando el tema de la comida. Es que, jo, así no se puede JAJAJAJAJAJA
Me muero de curiosidad por esos personajes de los que nos hablas ^^ ¿Así que congeniaste muy bien con Carmina? :D Es una pena que García haya resultado ser, en cierto modo, un tópico andante; pero me alegro muchísimo de que eso no te haya amargado la lectura ^^
Poquito más que decir, guapa. Me lo llevo apuntado ;D
¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz domingo, guapísima! ^^

Marisa G. dijo...

Segunda reseña que leo hoy del libro y como para no apuntarla! Muy buena pinta. Besos

Eva dijo...

Todo lo que tenias a favor para no leer la novela lo comparto contigo. Menos mal que Yincaneras nos ha puesto a Ana Lena en nuestra vida.

Gema dijo...

De acuerdo, de acuerdo y de acuerdo. Has tocado todos los palos, el humor me ha subyugada. He disfrutado muchísimo de esta historia y espero volver a hacerlo pronto con otra aventura de Gracia. Un beso.

Negro sobre Blanco dijo...

Para ser la ópera prima de esta autora, creo que ha sabido matizar a la perfección lo negro de la novela en sí misma, con un humor brillante. También la recomiendo y espero volver a leerla muy pronto.

Negro sobre Blanco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zaskya Benítez dijo...

Hola! La verdad es que no conocía el libro, pero tras lo que dices no descarto darle una oportunidad pues me parece interesante
Saludos y gracias por la recomendación!

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! No lo conocía y a primera vista pensaba que no era para mi pero la verdad es que en general creo que podría llegar a gustarme así que lo tendré en cuenta.
Besos!

Isabel dijo...

Hola. Ha sido una lectura más que entretenida. Con una buenos personajes, que a pesar de sus penas saca ese puntito de humos que convierte la lectura entrañable. Los personajes me han gustado todos. Estupenda reseña. Besos.

Jardines de papel dijo...

¡Hola! Sí que a veces hay muchos autores y autoras que no conocemos, y nos perdemos sus obras por eso mismo: el desconocimiento. Este libro en cuestión no lo conocía, pero creo que me lo llevaré apuntado por lo que nos comentas. Espero que me guste como a ti ^^. Y sí, ya se está saturando el mercado de "pasados oscuros" en los personajes. Gracias por la reseña. Un beso.

Pandora dijo...

¡Hola!,
Pues la verdad es que, de no ser por tu reseña, esta novela también habría pasado un tanto desapercibida para mí, ya que no es el tipo de libros e historias que suelo leer.
Sin embargo, los puntos fuertes que resaltas son cosas con las que disfruto mucho y creo que esta historia podría gustarme por todo ello. Así que me la llevo apuntada y espero poder darle una oportunidad en el futuro ;).
Muchas gracias por traerla.
Me alegro de que la hayas disfrutado tanto ^^.
Un besito de tinta y hasta pronto.
Nos leemos :D

Mer dijo...

Una novela parece ser con personajes creíbles, que reconocemos en nosotros mismos, eso me gusta, pero quizás lo que más me llama la atención es el humor, tan difícil de conseguir y que cuando se hace bien se convierte en una gran lectura. Sin duda una lectura de lo más agradable, que yo ya me apunto para conseguirla.
Gracias, estupenda reseña.

buhoevanescente dijo...

Hola!brillante.brillante reseña.me ha gustado todo todito lo contado y con humor a cuestas.mejor que mejor! Saludosbuhos y gracias por la lectura diferente y original💜

mar dijo...

Tengo apuntada la novela por recomendación de mi Librero, espero hacerme con ella en la feria del libro o en la Semana Negra, me apetece mucho aunque me había prometido a mi misma no empezar más series hasta terminar alguna de las que tengo pendientes, pero soy debíl y esta novela me llama mucho. Besinos