martes, 9 de noviembre de 2010

El laberinto de la felicidad.



Aunque había leído que Alex Rovira y Francesc Miralles se dedicaban a escribir libros de autoayuda, la verdad es que yo me inicié con una novela que para nada podía encuadrarse en este género y que reseñe hace tiempo, La última respuesta, es un libro que recuerdo con mucho cariño y al que si no recuerdo mal recomendé vivamente en el post.




El laberinto de la felicidad es un cuento para adultos, y como no para adolescentes, es un libro de autoayuda que habla de la búsqueda incesante del hombre por algo que unos consideran una utopía y otros algo muy difícil de alcanzar y pocos son capaces de ver que se encuentra a la vuelta de la esquina y en las cosas más insospechadas.




La protagonista es Ariadna, una mujer de 33 años que después de perder el empleo, única cosa por otra parte le quedaba, se sume en una desesperación que le lleva a adentrarse en el laberinto de la felicidad. Realmente no es una decisión que tome conscientemente, cansada de luchar se duerme en un bosque al que en circunstancias normales ni se hubiera acercado y despierta rodeada de muros. Un cazador de mariposas le explica que se encuentra en un laberinto y que ella misma tiene que encontrar la salida.




Sin embargo cual laberinto, la salida no es fácil de encontrar y para ello Ariadna tendrá que hacer un viaje al fondo de si misma, deberá aprender a quererse y a aceptar las cosas como le vienen, una tarea nada fácil para ella, poco a poco los días van pasando y con la ayuda de una serie de personajes va a aprendiendo a aceptarse a sí misma, a querer a los demás... y se da cuenta de que la salida del laberinto siempre la ha tenido cerca, al mismo lado, pero sólo ha sido capaz de verla cuando ella realmente ha aprendido a ser feliz.




Me he encontrado con frases maravillosas o al menos a mí me lo han parecido, enseñanzas únicas de una forma muy sencilla, un libro corto, pero intenso, que se puede leer rápidamente puesto que incluso en la edición de bolsillo tiene un letra muy grande... y los capítulos son tan cortos que te llevan a seguir leyendo aunque los ojos se te cierren... os dejo un botón de muestra.




De repente, entre un grupo de nórdicos con la piel tostada, por el sol, apareció el cazador de mariposas, que se plantó delante de Ariadna y le preguntó:


_Sigues buscando la felicidad?


Antes de que ella pudiera contestar, él mismo lanzó la respuesta:


_ Créeme: no vale la pena que la busques. La felicidad no se busca, se encuentra-


_ ¿Y donde se encuentra?_ añadió Ariadna.


_ En todas partes y en ninguna, porque la felicidad no es una meta, sino sólo un perfume.


_ ¿Un perfume?_ preguntó ella extrañada.


_ Sí, es el perfume que desprende aquello que está bien hecho. Una puesta de sol perfecta, la caricia de un cachorro, la mirada de un ser amado, una canción sublime..., cualquier momento inolvidable. Por eso no la puedes capturar como si fuera una mariposa.




El epilogo de libro muy muy corto, me ha dejado pensando varios días, suelo iniciar un viaje al centro de mi misma cuando me veo desbordada, se que las respuestas que busco no me las puede dar nadie porque ya las conozco, sólo tengo que bucear, este libro no me ha aportado gran cosa pero tengo que reconocer que es un cuento muy bonito y que puede ayudar a mucha gente. Termina de una forma contundente, para dar paso a una serie de citas que como buena amante de ellas, he coleccionado, aunque tengo que reconocer que había muchas que ya formaban parte de la colección.




Ésta es la historia de alguien que lo había perdido todo y se encontró a sí mismo_ su mayor tesoro_ en el centro del Laberinto.




Y como cuento iniciático su cometido es llegar a todo aquel que lo necesita así que antes de llegar a las citas todavía nos encontramos con más letras.




Este libro tiene dos alas, como la Mariposa de la luz, y no se ha posado en tus manos por casualidad.


De ti depende que siga volando para mostrar a quien lo necesita el camino hacia el centro del Laberinto.




Aunque la lección que enseña la aprendí solita hace mucho tiempo, comparto esta lectura por si alguien en algún momento se siente perdido y necesita de su lectura...

15 comentarios:

Karo dijo...

Pues la verdad me has intrigado... si parece una de estas lecturas que te hacen sentir bien. Hay momentos que necesitamos un bálsamo de esos.
Me han encantado las citas.

Susana Hernandez dijo...

la verdad es que estos dos autores están haciendo cosas muy buenas, yo leí hace muy poco "la ultima respuesta", un libro que también me gustó mucho y me dejó muy buen sabor de boca.

Un besico !

LAKY dijo...

Éste creo que no. NO me llaman la atención este tipo de libros.
Besos

Isi dijo...

Yo como Laky, que estos libros no me van mucho. Porque si todo te va relativamente bien, pues sí te hacen gracia y te animan, pero cuando van mal, las soluciones reales no están en los libros.

Bookworm dijo...

Opino como Isi y Laky. No me gustan los libros de autoayuda, de esos que te van dando consejos y lecciones entre líneas, del tipo “Dios vuelve en una Harley”, o incluso uno que leí de Francesc Mirales y Care Santos, titutado “El mejor lugar del mundo es aquí mismo” que no me gustó nada.
Pero bueno, ya veo que tu has quedado satisfecha aunque no te hiciera falta la lección de este libro.
Besos

Goizeder Lamariano Martín dijo...

No he leído ningún libro de este estilo o de autoayuda, no sé por qué pero nunca me han llamado la atención ni me han entrado ganas de leerlos, así que este lo dejaré pasar. Me alegro de que tú lo hayas disfrutado, que de eso se trata. Muchos besos.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

Ángel Iván dijo...

Conozco a Alex Rovira como comentarista de radio y suele ser un tipo equilibrado e imagino que su libro también lo será, de todos modos esas estantería normalmente no las visito.
Creo que tengo una idea para volver a realizar un listado de libros, ya te contaré.
Un "juerte" besote.

Carlos dijo...

Para mi cada dia y cada cosa es un laberinto, tengo ya un monton de alas para navegar por todos los sitios

Me gusto entrar a saludarte

Besos

mafaldas dijo...

Los libros de autoayuda no me atraen para nada, de hecho, sólo he leído uno: Dios vuelve en una Harley y con él tuyve suficiente, así que dejo pasar este que nos reseñas.
Musus.

sonia dijo...

me ha gustado mucho la reseña, mira que hace tiempo que no leo nada de este tipo, támpoco suelo hacerlo, pero no sé, tal vez lo lea
Besos

Carmen dijo...

Pues entro para saludarte, en primer lugar, y para llevar la contraria a la mayoría. Me gusta este tipo de libros, siempre se aprende algo de ellos, aunque las cosas te vayan bien. Adoro a Bucay, por ejemplo, y a los psicólogos Gestalt... Sí, me gustan los libros de "autoayuda" (de calidad, claro). Y me ha gustado mucho tu reseña, Carmina.
Un beso,

nykaa dijo...

A mí no me ayudó a buscar la felicidad como a la protagonista, porque pienso que estos libros(aunque estén así estructurados como una historia y no como un tostón de puntos y consejos)sólo sirve para leerlos y después tú aplicar tu propio criterio, porque nadie mejor que uno mismo, para saber que pausas seguir para ser feliz.
Besos

Carol dijo...

Con los libros de autoayuda pasa como con cualquier otro género, hay auténticos bodrios, y otros, que aunque tampoco es que te descubran el mundo, son muy buenos. Éste por lo menos tiene muy buena pinta. Bsos

Blanca dijo...

A mi si que me gustó. Y aunque como dices se lee con rapidez, aconsejo después releerlo despacio y saborear poco a poco algunas frases. A veces es muy bueno parar y reflexionar.
Te recomiendo "El caballero de la armadura oxidada" de Robert Fisher.
Un abrazo

Luisa dijo...

No suelo leer demasiados libros de este tipo, salvo alguno de Bucay y me gustó.
Por si te interesa, ambos autores acaban de publicar una nueva historia, "Un corazón lleno de estrellas", que creo trata sobre el amor.
Un beso.