viernes, 13 de agosto de 2010

El cuento número trece. Diane Setterfield


Me encontré con una delicatessen literaria, un placer para los sentidos que se paladea y se disfruta con todos y cada uno de ellos. Al tenerla en las manos con esa encuadernación clásica en rojo, quedaría más exacto en burdeos, esa portada con la ilustración de libros antiguos, el papel de damascos que cubre las caras interiores de las tapas, esa cinta roja ancha, para marcar el punto de lectura y ese papel como envejecido que contiene la historia, la mente te juega una mala pasada, es como estar ante un espejismo, crees estar leyendo una novela decimonónica, en lugar de una novela contemporánea.

Está planteada como un homenaje a la literatura y autores de este periodo, en el que Jane Eyre tiene un protagonismo especial, del que no escapan las hermanas Brönte y otros exponentes literarios del s.XIX. Para muestra un botón de los muchos que pueblan el libro.

"Cumbres borrascosas chocó con Emma, que cedió paso a Los diamantes de Eustace, que se desvaneció en Tiempos difíciles, el cual se hizo a un lado ante La dama de blanco".

La lectura es ágil. La autora nos atrapa en una tela de araña que sigue el esquema clásico, presentación, nudo y desenlace, que tan sólo se ve un poco alterado por la curiosidad de una de las protagonistas. En un primer momento me impactó el no ser capaz de establecer los personajes principales y los secundarios, puesto que estos según en que fase de la historia se encontraran tomaban tanto protagonismo que las líneas que los separaban se diluían. Sin embargo al final establecí como protagonistas a Margaret Lea, a Vida Winter y a las gemelas Angelfield. Este hecho lejos de entorpecer mi lectura le imprimió ritmo, agilidad y frescura a la narración.

El cuento número trece se desarrolla en dos tiempos verbales, el presente en el que una anciana escritora de éxito, cansada de inventarse una vida para huir de aquella que le toco en suerte, decide que es el momento de contar la verdad, para ello pide la ayuda de una librera de viejo, escritora ocasional de biografías de personajes históricos secundarios, una autentica rata de biblioteca y de archivos históricos, mortificada por un secreto. La aceptación del encargo por parte de esta despierta al fantasma que la acecha y emprende una huida de si misma hacia ninguna parte.

El tiempo en pasado es la historia que narra la anciana, que en ciertos momentos se cuenta en tercera persona y en otros en primera, hecho que desconcierta a la biógrafa y al lector y que sin embargo conforme avanza esta termina encajando. Cada pieza tiene su lugar como un engranaje de relojería que solo es visible al terminar la novela.

Tampoco se desarrolla en un único escenario, la autora nos describe con guante blanco los distintos lugares, la librería de viejo, por la que pareces estar paseando, la habitación de Margaret sobre ese escenario para ella bucólico, la casa de la escritora Vida Winter y las distintas estancias por las que se pasea Margaret, la casa de Angelfield que se describe con profusión en la historia que narra Vida Winter y también como la encuentra Margaret en su visita y cada lugar te impregna de su magia y misticismo.

Muchos de los fragmentos de esta novela hicieron que me reflejara en un espejo de proporciones descomunales, es tanta la pasión por los libros que destilan sus páginas que las devoraba casi sin darme cuenta de que cuanto más rápido avanzaba, más veloz se escurría la historia entre mis dedos. A lo largo de la narración a la biógrafa le asaltan preguntas e inquietudes que traslada al lector, muy habilidosa esta estrategia por parte de la autora, estas van siendo respondidas en su preciso momento, y el dolor que siente la anciana al dejarlas ir de ese lugar en las que las había confinado, parece redimirla de todo el daño que cree haber causado.

Para mi es un novela indispensable para todo amante de la letra impresa. Es una de esas obras que deja poso durante mucho tiempo después de haberla abandonado. El siglo XIX fue muy fructifero y tiene autores muy notables, tengo que reconocer mi ignorancia acerca de algunos de ellos, sin embargo otros si que los conozco y he leído alguna de sus obras. Esta era una de mis lecturas pendientes, hacia más de dos años que estaba en mi lista, sin embargo se colaban otros libros que me han gustado mucho menos, ahora solo lamento no haberla acometido antes.
Solo un pero, me ha decepcionado la explicación del cuento número trece, que da titulo al libro, quizás se me haya quedado algo en el tintero al leerlo... asi que si alguien ha encontrado una explicación satisfactoria y quiere compartirla por favor que marque el spoiler para no aguar la lectura a quien tenga pensado disfrutarla y no lo haya hecho todavia.

24 comentarios:

Vero dijo...

Qué bonita parece!! Y tu calificativo "indispensable" hace que me lo apunte, ya!

Luisa dijo...

Carmina, coincido contigo en que es una novela imprescidible para todo amante de los libros. Yo la leí cuando se publicó y no la he olvidado. Además la recomiendo siempre que puedo.
Me alegra que la hayas disfrutado.
Un abrazo.

R. dijo...

¡Hola Carmina!
Anoche me compré este libro y es más que seguro que mañana, domingo, lo empiece a leer.
Sólo he leído los dos primeros párrafos de tu post, así que volveré a leerlo completo en cuanto dé cuenta de la novela.
Saludos,
R.

Homo libris dijo...

Muy buenas, Carmina.

Pues la verdad es que tiene una pinta estupenda y, por lo que nos cuentas, el libro merece sobradamente la pena. Así que nada, a la lista va directo, pendiente pero muy cerquita de ser comenzado. A ver si como "reconciliación" literaria me viene bien, jejeje.

Un abrazo.

tag dijo...

Carmina,

Estoy completamente de acuerdo con tu opinión sobre este libro.
Lo leí hace dos años y todavia recuerdo cuanto me gustó y disfruté leyendolo.

Un besito.

Carol dijo...

Todas las críticas que he leído hasta ahora de este libro han sido positivas, y tú me lo confirmas, ya no tengo más excusas, a ver si hay suerte y puedo pescarlo en la biblioteca :)

Rusta dijo...

Hace tiempo que quiero leer este libro, todas las críticas que he leído lo ponen muy bien. La literatura inglesa del siglo XIX no es mi exponente literario favorito, pero aun así el libro me llama la atención (y más si dices que debería leerlo todo amante de la literatura).

Besos.

nykaa dijo...

Ese libro es uno de los que siempre quiero coger de la bibliteca pero nunca está(la misma cantinela de siempre, pero comprended que leyendo libro por semana no sale económico comprárselo), siempre está cogido, así que opto por tras lecturas y cuando vuelve a estar disponible, ya tengo otro libro a empezar entre mis manos...
Espero que tras tu reseña, me entre más el brío por cogerlo y leermelo al menos antes de que acabe el año.
Besos. Te seguiré leyendo.
P.D
Sorry por el "sermón"xd

Carmina dijo...

Vero es un verdadero delicatessen, digna de un gourmett literario, espero que si te animas a leerla te guste tanto ocmo a mi

Carmina dijo...

Luisa me alegro de coincidir en las apreciaciones contigo, yo la tenía pendiente desde hace demasiado tiempo, y tambien ahora empezaré a recomendarla, aunque me da miedo porque no siempre acierto con mis recomendaciones.
Un abrazo

Carmina dijo...

R. que casualidad que ahora lo tengas entre manos, espero que vuelvas a contarme tus apreciones, serán muy bien recibidas, como siempre. Espero que realmente te guste es una joya de la literatura

Carmina dijo...

Homo Libris pues espero que te sirva de recomendación literaria, me consta que eres un gran amante de la letra impresa y como tal sabrás encontrar su valor

Carmina dijo...

Tag como me alegra tener tu opinion sobre una novela que has leido. La he disfrutado a cada letra, cada linea y cada parrafo y ha dejado en mi poso, realmente es un buen libro

Carmina dijo...

Carol espero que tengas suerte y lo pesques en la biblioteca a mi me ha costado Dios y ayuda, a pesar de que hace tiempo que se ha publicado parece ser que sigue teniendo muchos lectores. Espero leer tu reseña en cuanto lo consigas

Carmina dijo...

Rusta a mi me gusta la literatura decimononica en general, no es que sea una fan ardiente de la inglesa, pero es esa la que rescata este libro, de hecho me confieso un poco analfabeta en el tema, puesto que hay autores y titulos que no conozco. A pesar de todo es una buena novela y buen homenaje a la literatura

Carmina dijo...

Nikaa vaya ritmo lector wapa, yo no puedo leer un libro por semana, y menos ahora, aunque bueno según el grosor, porque ultimamente me ha dado por libros de unas quinientas o seiscientas paginas si que consigo tenerlo liquidado en semana y media o quince días, en invierno el ritmo supongo que se ralentizara bastante. Y entiendo perfectamente lo de no comprarte todos los libros, al desfalco economico habría que añadir el espacio donde colocarlos, yo tambien los cojo de la biblio y tengo los mismos problemas que tu, solo que yo los cojo de tres en tres y como no son demasiado severos en los plazos voy leyendo a mi ritmo y renovando, eso si hay quien no renueva y un libro puede estar desaparecido durante meses.
Gracias por pasarte, vuelve cuando quieras y no te preocupes por los sermones yo de vez en cuando tambien los suelto, aunque aviso de que cojan un refresco y unas papas, jajajaj eso ultimo va de coña, lo hago como forma de pedir perdon

bibliobulimica dijo...

¡que alegría que te haya gustado! ¡a mi me encantó cuando lo leí el año pasado! al igual que tú, me vi reflejada en muchas cosas, como por ejemplo, la manera en que la protagonista podía sumergirse en la lectura.
Un beso,
Ale.

masteatro dijo...

Yo lo leí hace ya tiempo y aunque no lo recuerdo con exactitud sé que pasé unos ratos muy agradables leyéndolo, sobre todo por el amor a los libros que transmite y por la magnífica descripción de ambientes.

R. dijo...

Efectivamente, Carmina. Al final todo encaja. Muy buena novela.
Una de mis partes favoritas es cuando el médico le receta a Margaret Lea tomar diez páginas, dos veces al día, de Los casos de Sherlock Holmes, de Conan Doyle, hasta que finalice el tratamiento. :)

Saludos,
R.

Bookworm dijo...

Preciosa novela que encantará a todo aquel que sienta cariño por los libros y la literatura en general. Es de las que ocupa un espacio especial en las estanterías.

Carmina dijo...

Ale me imagino que muchos lectores se pueden ver identificados en Margaret Lea... la he disfrutado y gracias a ella ha nacido una nueva sección, en la que tomando como excusa un fragmento explicaré alguna situación parecida que me haya acaecido a mi o alguien de mi entorno y que por lo tanto he vivido en primera persona o he sido testigo de ello...

Carmina dijo...

masteatro, las recreaciones estan tratadas con guante blanco y son un lujo, a mi es una de las cosas que me han gustado, otro el amor que destila por la literatura... y sobre todo la historia que cuenta es una pasada y en cierta manera te lleva a reflexionar, o al menos a mi si me llevaba a la reflexión no creo que yo hubiera podido crecer en una ambiente tan opresivo, con tanta libertad pero al mismo tiempo privada de lo esencial

Carmina dijo...

Jejejej R. no he rescatado ese parrafo pero sin duda es uno de los muy buenos del libro, yo tambien me quede un poco pillada, pero en mi muchos libros han tenido el efecto medicina, porque no podían ejercerlo en Margaret?. Me alegro de que te haya gustado y que te hayas pasado por aqui para darnos tu opinion

Carmina dijo...

Mertxe sin duda aunque no te guste la literatura inglesa, destila tanto amor por los libros que es imposible que deje indiferente a ningun amante de las letras.