domingo, 30 de septiembre de 2012

No te escondo nada. Silvia Day


¡¡¡Qué odiosas son las comparaciones!!! Sobre todo cuando se utilizan para ningunear, para acusar de plagio, de remake… a una novela que se defiende por sí misma, sin necesidad de una promoción espectacular. Así que no voy yo a ahondar en una llaga en la que no creo, No te escondo nada merece que la trate como a cualquier otra novela y eso es lo que pretendo hacer, aunque dedicaré otra entrada a las tan poco agradables comparaciones.

Dicho esto me meto en harina, esta novela ha supuesto mi reconciliación con el género erótico, hacía mucho tiempo que lo tenía abandonado, Lecciones de seducción de Emma Wildes volvió a encender el gusanillo por leer buena novela erótica, así que cuando llegó 50 sombras de Grey me lancé de lleno para estrellarme contra la dura realidad… No se trataba de novela erótica, sino de una novela romántica subidita de tono, o picantona, pero el traje de erótica le venía muy grande.

No te escondo nada me ha sacado esa espinita que tenía clavada dentro y me ha hecho volver a disfrutar del género, y solo por ello y por la amabilidad de la editorial tengo que estar más que agradecida. Y es que que te envíen el ejemplar una vez con los tiempos que corren ya es una bendición para un lector, pero que lo hagan dos veces por el error cometido por la agencia de mensajería ya es un milagro…

La autora.

A pesar de ser una escritora de bestsellers de reconocido prestigio y de tocar varios géneros, no conocía a Silvia Day, ni tampoco ninguno de sus seudónimos, pero a partir de ahora investigaré para seguirle la pista, porque como escritora me merece la pena.

Silvia Day es autora de más de una docena de bestsellers en varios géneros: novela romántica, contemporánea, fantasía, histórica, futurista, ciencia ficción, suspense romántico, romance paranormal y fantasía urbana, publicados bajo tres seudónimos.

Sus obras han aparecido en las listas de bestsellers más importantes, entre ellas las del New York Times,  USA Today,  Publisher Weekly, Wall Street Journal, Washington Post, Globe, Daily Mail.
Poca información he podido conseguir sobre la autora, así que la que os ofrezco es la que figura en la solapa de la edición de Espasa.

Argumento

Que difícil hablar sin revelar datos importes. Eva comienza su andadura en una nueva ciudad, un nuevo trabajo y lo que parece ser una nueva relación que la hará tan feliz como desdichada. Gideon tiene una vida de lujos y de trabajo a espuertas. Consigue todo lo que desea y está rodeado de las mujeres más bellas que suspiran por convertirse en su mujer.

Cuando ambos se encuentran se sienten atraídos irremediable y comienza una batalla por conocerse y por intentar llevar adelante una relación para la que ninguno de los dos está preparado, a la par que tienen que luchar contra los fantasmas que tienen escondidos dentro del armario y que amenazan con hacer naufragar la incipiente relación.

Mis impresiones

Como he dicho al principio No te escondo nada me ha devuelto el gusanillo por el género erótico, nos encontramos ante una novela que no hace concesiones, que habla del sexo sin tabúes, una novela valiente, arriesgada y que en ocasiones peca de un lenguaje un tanto soez, sin que por ello huya de la elegancia con la que hay que tratar el género para no cruzar la en ocasiones fina barrera que separa  el erotismo y la pornografía.

Sin embargo hemos de saber que entre sus páginas vamos a encontrar sexo explicito, en ocasiones incluso demasiado explicito, parece que ambos tengan adicción al sexo y que no puedan coincidir en una misma habitación sin meterse mano… aunque ello no evita que debajo de esta relación subyazcan otros temas, tanto o más importante que el noviazgo  que ambos intentan mantener.

El estilo de la autora es cuidado, nos encontramos ante una prosa sencilla pero al mismo tiempo cuidada en extremo, con unos personajes maduros y sobre todo bien perfilados, aunque vamos conociéndolos a lo largo de la novela al tiempo que se desarrolla la trama o a través de los diálogos de los personajes. Está narrado en primera persona, en todo momento quien nos habla es Eva, una mujer de una complejidad impresionante, sin embargo a Gideon no siempre lo vemos a través de sus ojos, y para mí quizás eso es lo que más valor tiene.

La novela transcurre en Nueva York, la ciudad a la que Eva se traslada tras terminar sus estudios para comenzar una nueva vida, y un nuevo trabajo. Sin embargo poco vamos a conocer de una ciudad tan rica en matices como Nueva York, porque el lugar donde transcurre no es lo importante sino los dos protagonistas principales y también algunos secundarios, muy ricos en matices,  que en ocasiones despiertan tanto o más interés que estos.

Se nota que esta es la primera entrega de una serie, puesto que hay asuntos que solo se apuntan y  se dejan en el aire, supuestamente para desarrollarlos en nuevas entregas, sin embargo el punto de corte no afecta a la  pareja, sino a los personajes secundarios y para mí esto constituye una gran novedad, y por lo tanto un punto de originalidad… aunque puede que suene un tanto arriesgado.

Creo que los personajes merecen un capítulo aparte, con ligeras pinceladas porque merece la pena ir conociéndolos a lo largo de la lectura.

Eva Tramell, es nuestra narradora, en primera persona nos va contando su experiencia. Es un personaje complejo, parece tenerlo todo, belleza, inteligencia, riqueza… y al hombre de sus sueños, sin embargo su pasado le pasa factura y sale del agujero en el que lo había escondido.

Gideon Cross: Joven, guapo, y rico… Tres elementos de una ecuación que lo hacen un buen partido, sin embargo sigue soltero y sin intención de comprometerse. ¿Qué esconderá para tener relaciones esporádicas en un hotel y tener tanto miedo a establecer una relación?

Cary: El amigo de Eva, su apoyo, la persona con la que comparte el piso y confidencias. Es bisexual, tremendamente sensual y guapo. Su trabajo como modelo está comenzando a despegar con la ayuda de Eva y los contactos que le proporcionan los padres de esta. Esconde tantas sombras como los protagonistas, haciendo de él un personaje más que interesante, y añadiendo también su parte de erotismo a la trama.

Christopher Vidal: Es el hermano de Gideon, un personaje a penas perfilado que creo que va a tener más protagonismo en la próxima entrega por la rivalidad que mantiene con su hermano. Si nos encontráramos ante una novela negra es el candidato a malo, malísimo…

Magdalene Pérez: Una belleza mejicana que suspira por el amor de Gideon y que no se dará por vencida, así que pondrá la zancadilla cada vez que se le presente la ocasión.

Corinne Giroux: Ex novia de Gideon que vuelve para intentar recuperar lo suyo, o al menos eso es lo que parece, una zancadilla más en una relación que los celos amenazan con hundir.

No son los únicos personajes, pero si los que más juego dan, mención aparte merece la madre de Eva, controladora en extremo, aunque su comportamiento está más que justificado como descubriremos a medida que vayamos leyendo.

Como he apuntado, todos los personajes son maduros, complejos, cada uno tiene su razón para actuar como lo hace, unas veces esa razón es clara, como en el caso de Eva, otras tan solo se apuntan motivos, la punta del iceberg, imagino que para dar emoción a las futuras entregas. De Gideon sabemos que algo tiene que esconder, que ese comportamiento nocturno posiblemente tenga algo que ver también con un trauma infantil y no solo con esa enfermedad que apunta. Y Cary constituye todo un reto, al menos para mí.


Estética del libro

Nos encontramos ante un libro oscuro en el que destacan letras doradas o anaranjadas, combinadas con el diseño de los gemelos y con el lomo que lleva prácticamente el mismo detalle que esa pieza tan masculina.
Si hay una pieza masculina por excelencia para mí son los gemelos y ahora los hay bellísimos, no puedo decir que sea el caso de los que aparecen en la portada, sin embargo tienen una razón de ser y si queréis descubrirlo tendréis que adentraros en sus páginas.

Me ha llamado la atención su letra de un tamaño más que óptimo. Tengo fijación con el tamaño de las letras, lo reconozco, pero es que una tiene astigmatismo y las gafas muchas veces las tiene de lujo, las deja olvidadas en casa, o escondidas en algún rincón y no por ello renuncia al placer de la lectura. Con No te escondo nada he podido leer igualmente, por ese tamaño más bien grandecito y esos márgenes cuidados. Sin duda esta novela lleva el sello Espasa, para mí sinónimo de calidad. Poco importa el género en el que se mueva, suelen cuidar sus ediciones, da igual que estén presentadas en tapa blanda, como es el caso, o tapa dura.

Conclusión

Creo que muchos lectores se han acercado a esta trilogía buscando más de lo mismo, buscando un remake de 50 sombras, y por eso han encontrado más semejanzas de las que realmente hay, porque las diferencias son mucho más plausibles. Yo me acerqué intentando vencer ese sabor agridulce que me dejó y por ese motivo la he disfrutado tanto.

He de reconocer que  tengo detrás un bagaje en este tipo de lecturas y que por eso quizás no me ha parecido nada fuerte, aunque en ocasiones abusa de expresiones soeces, pero que no desentonan para nada porque están puestas en la boca de los personajes en pleno fragor de la batalla amorosa y poca gente cuida en esos momentos su lenguaje.

Nos encontramos ante personas desinhibidas que disfrutan de su cuerpo, y que llevan sus fantasías a sus últimas consecuencias, supongo que en alguna ocasión nos ha apetecido hacerlo en algún sitio poco ortodoxo y las formas se han impuesto, entre estos dos cuando la energía corre y el deseo los traspasa no hay formas que valgan.

Os ánimo a conocer a Eva y a Gideon y como no a Cary que no tiene ningún desperdicio, yo quiero un amigo como él que me hable sin tapujos, de cualquier tema, que sea capaz de hacerme daño y de cuidarme cuando caigo y encima esta de toma pan y moja…

Con este último párrafo me meto de lleno en el único pero que le he encontrado a la novela y es que todos los personajes son hiper, mega, guapos, esculturales, simpáticos y el que no tiene dinero lo gana bien, o se encuentra con hadas madrinas a su paso…. ¿Existe eso en la vida real? Está claro que nos estamos moviendo en las altas esferas, pero no por ello todo el mundo es perfecto, los hay de guapos, de feos, de esculturales, de gorditos. Parece que la autora ha decidido rodearse de Adonis y Afroditas y todo el mundo es más que bello.

Sin embargo a mi me ha merecido la pena la lectura, que me ha durado apenas dos días, me ha enganchado y he deseado saber más y sobre todo me ha dejado el corazón en un puño Cary, que parece menos fuerte de lo que al principio se apuntaba


Gracias a la Editorial Espasa por su amabilidad

17 comentarios:

marta dijo...

No soy lectora habitualde este género, así que de momento lo dejo pasar.

Besos
¡Feliz domingo!

Offuscatio dijo...

Yo tampoco leo habitualmente este género; podría decirse que en cada 20 libros, uno es novela romántica. En todo caso, tengo entendido que esta autora tiene una larga trayectoria en este tipo de novelas, ¿no? Besos.

albanta dijo...

No es justo meter todos los libros en el mismo saco pero nunca he sido asidua de este género y por muy de moda voy a seguir de la misma manera. No obstante, he leído buenas opiniones de esta novela y la autora.

Cartafol dijo...

Está mejor escrito que 50sombras, pero me ha parecido bastante similar, la verdad.

Marina dijo...

Bueno, me alegra que te haya gustado y es cierto que las comparaciones son odiosas en muchas ocasiones pero, aun así, no es un libro para mi

Tatty dijo...

No es un género que ahora mismo me apetezca leer aunque me alegro que tenga mejor calidad que la archiconocida Cincuenta sombras, que es la única que he leído.
besos

Kayena dijo...

Sabía que "50 sombras" te había dejado un sabor agridulce y me alegra que la lectura de esta novela lo haya disipado. No obstante, a mi no es un tipo de literatura que me vaya, también es verdad que apenas he leído nada. Eso si, también soy de la opinión de que las comparaciones son odiosas, pero cuando la gente empieza a comparar dos novelas, lo normal es argumentar los por qués y creo que tú lo has hecho de manera fantástica.

Un beso.

Shorby dijo...

Está por todas partes!
No hago más que leer reseñas de este libro jejej
Aunque creo que lo dejaré pasar...

Besotes

Pablo dijo...

A mí no me llama la atención este libro, pero terminaré con la trilogía 50 sombras.
¡Feliz domingo!

Margari dijo...

No me llaman este tipo de libros, pero me alegra que lo hayas disfrutado. Y desde luego si en algún momento me animo a leer algo de este tipo, tendré en cuenta esta novela.
Besotes!!!

Espe dijo...

Pues yo también tengo abandonado el género erótico; no sé por qué pero me suele dar bastante pereza...

Carla dijo...

No es un género que lea y ni siquiera estoy segura de que me guste.
Es verdad que no es justo comparar el libro con Cincuenta sombras, pero es que la pegatina que tiene en la portada incita a ello. La comparación en este caso se hace inevitable.

Un beso!!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Leí hace poco Cincuenta sombras de Grey, publico la reseña esta semana, y tengo ganas de seguir con esta trilogía, pero para cuando la termine tomo nota de este libro, creo que también puede gustarme. Muchos besos.

Pilar González dijo...

Ya lo tenía apuntado y me apetece más que el de Cincuenta sombras, a ver si me animo pronto con él, que hace tiempo que no leo nada de erótica. Un beso

Anónimo dijo...

Ufffff, yo lo he leído justo después de la trilogía de 50sombras, esperando algo más de literatura en esta novela... Me ha decepcionado, la verdad. Es un libro que, al igual que 50sombras, no invertiría parte de mi presupuesto mensual a cultura.. lo siento por los que os ha gustado, pero me parece muy flojito...

Espe de "Cái".

Anónimo dijo...

Me he leído tanto las cincuenta como este y me han gustado lo que pasa que,se podrá valorar más cuando este la,siguiente parte. Lo que menos me ha gustado es el lenguaje vulgar que utiliza.

Anónimo dijo...

A mi también me ha dejado un sabor agridulce 50 sombras,lo acabo de terminar aunque primero me leí el de no te escondo nada,ahora voy a por el segundo pero no me parece ninguna copia