lunes, 26 de julio de 2010

Vida de Martin Pijo



Vi reseñado este libro en poco tiempo en varios blogs de los que sigo, me picó el gusanillo y con la orden de alejamiento de librerías en vigor, me puse a buscarlo como una posesa por la biblioteca, no voy a decir que me decepcioné al no encontrarlo, porque son muchos los libros que me apetecen que no están, más bien me resigne y me dije nada ya lo compraré más adelante. Fue Elena la autora de Tribulaciones de un sicario, la que después de leer mi comentario, se ofreció para dejármelo, en aquella época llegaban las vacaciones de semana santa y le propuse esperar un poco.

Con el veranito y de nuevo enterrada entre temarios me apetecía algo con clave de humor, y por las reseñas que había leído este libro cumpliría su cometido a las mil maravillas, y aproveche para pedírselo a Elena que en poco tiempo me lo envió por correo, todo un detalle por su parte. Me duró poco menos que un suspiro, a pesar de no haberlo podido leer de un tirón como a mi me hubiera gustado.

La novela se publico en 1999 como anónima y seguía una estructura parecida al Lazarillo de Tormes pero a la inversa, puesto que el primero narra la ascensión de un pícaro de la nada hasta las alturas y esta que nos ocupa narra precisamente el proceso inverso, el descenso de un niño bien, pijo, y de papa, desde las altas cimas, hasta los suburbios más bajos. Ahí radica todo su parecido y quizás en el tipo de lenguaje algo arcaico que utiliza Miguel en su novela. Si el Lazarillo usaba Usía, Martín usa un amplio abanico, Su Excelentísima, Su muy Egreguísima, Su Exclusivísima, Su Señoría, Su Exquitisísima. El pícaro se ha convertido en la pluma de Miguel Baquero en un personaje cándido y algo lelo y la gente que le rodea hace gala de una picaresca nada sana que lo hunde a cada paso un poco más.

La versión que yo he leído es de unos años después, ya va firmada por su autor y esta ampliada. Con un humor un tanto especial, hace una critica social donde no deja títere con cabeza y te hace esbozar una sonrisa a cada nueva iniciativa cada vez más desacertada de ese niño bien que se ve abocado a tomar decisiones para las que no estaba preparado y que lo llevan al cieno.

La novela esta escrita en primera persona es el propio Martín Alzuera y Velascón quien le cuenta su vida desde la infancia, hasta la actualidad, a cierto personaje bien posicionado,al que conoce desde hace años y el lector desconoce, para que este no siga preguntando a sus conocidos el motivo de su desventura. Utiliza una mezcla de lenguaje arcaico y muy culto que evidencia sus orígenes y su esmerada educación en un colegio de monjes, con el lenguaje un tanto coloquial y en ocasiones incluso burdo de la calle, que es el medio en el que se desenvuelve, y por todo ello pide perdón a la persona a la que dirige la carta.

Con una forma de narrar que engancha Miguel Baquero nos lleva de la mano desde los años del franquismo con todas aquellas prerrogativas que tenían ciertos personajes, y de las que disfruta
Martín hijo del Gobernador en aquellos momentos, se pasea por la época postfranquista en la que desaparecen todos los conocidos de su padre e incluso este se recicla a los tiempos actuales para sobrevivir, hasta llegar a la madurez de una persona que no ha sabido aplicar los conocimientos y los valores que le insuflaron su abuelo, los monjes y su padre.

Martín es un soñador un utópico que quiere llegar a la cima blandiendo cual espada los valores más nobles, aquellos que le transmitieron unos monjes interesados, y en su camino se encuentra con una bandada de pícaros que le hacen ir renegando de tal altos propósitos hasta dedicarse tan solo a sobrevivir en la sociedad de la forma más sencilla posible, sin molestar ni ser molestado.

Miguel Baquero hace gala del más puro humor español para dar un repaso critico a la Iglesia, los sindicatos, los empresarios, la vida laboral y cultural de España, y sobre todo a la educación. Me han hecho gracia muchos fragmentos, resaltare dos que son los que más me han hecho reír.

Aquel en el que por trabajar correctamente es despedido de la obra en la que prestaba sus servicios y se dedica posteriormente a ayudar con sus discursos a un sindicalista que cuando consigue sus objetivos que es encandilar a la audiencia, lo vende al publico del auditorio revelando sus apellidos y le hace correr para salvar el pellejo.

Y aquel otro en el que la virtud de una dama no es digna de ser mancillada y decide cortejar a su enamorada a la antigua usanza, y a fuerza de hacerle regalos anónimos termina en una comisaria, no bien por el acto cometido si no por acoso. Pero aquella cuya virtud intentaba preservar solo buscaba de el que la mancillara y las situaciones que provoca despiertan en el lector una sonrisa de oreja a oreja.

Es más difícil hacer reír que hacer llorar, no todos tenemos el mismo sentido del humor, ni disfrutamos de la misma educación, por ende no todos somos capaces de reírnos con las mismas situaciones, a mi Martín Pijo me ha despertado a partes iguales la compasión y la risa, por cuanto no se le preparó para el futuro, ni en la escuela, ni en su familia, y en las amistades que le rodearon.

Una novela para pasar un buen rato, sin perder de vista ese trasfondo de critica social que en clave de humor realiza con maestría el autor.

16 comentarios:

Susana Hernández dijo...

Carmina, como casi siempre coincidimos en muchas cosas. Este libro, como verías en la reseña que hice de él, me gustó mucho y por los mismos motivos, el trasfondo del libro me parece genial y solo un buen blogero (y escritor) como Baquero es capaz de decir tanto en tan poquitas páginas.

Susana Hernández dijo...

Biennnnn! he sido la primera. (JA,JA,JA)

Carmina dijo...

La primera y sin trampas, como yo lo suelo hacer y antes de que me salte Sonia a la yugular reconocere encarecidamente que en su blog hace unos dias si lo hice, pero me hacia tanta ilu ser la prime que hice trampas, ya esta reconocido. En cuanto al libro tienes razon que dice mucho, en muy pocas paginas y con un sentido del humor envidiable, de forma que con una sonrisa en los labios vas dando un repaso a toda esa critica que tan en bandeja te sirve. Espero no ser la ultima vez que leo a este autor, me parece altamente recomendable. Cuando una editorial pequeña que no tiene forma de dar autobombo a un libro, edita a un autor es porque sabe que su trabajo es muy bueno y puede sostenerse solo. Me alegro de que la hayan reeditado, con su nombre y ampliada, supongo que Miguel estaria como un niño con zapatos nuevos

Carol dijo...

Me ha gustado mucho tu reseña, parece un libro divertidísimo y me ha encantado eso del "Lazarillo a la inversa". Lo único que me ha dado rabia que no lo encontrases en la biblioteca, yo voy a bucear en ella a ver si hay suerte, y si no, toca esperar, que irse de vacaciones es muy caro y ahora toca apretarse el cinturón en libros.

BEsos!

María dijo...

No lo he leído pero con tu reseña me pica el gusanillo, aunque con todo lo que tengo pendiente... ¡Ya veremos!

Un beso!

Carmina dijo...

Carol la biblioteca de mi pueblo esta algo desprovista, la verdad es que me gustaria saber cual es el criterio que sigue mi bibliotecaria a la hora de hacer pedidos, eso si puedes encontrar casi todas las novelas premiadas, y algunas que ella pide al circulo y que seguramente despues coloca entre las estanterias porque no le han gustado, o vete tu a saber porque, o porque las pide alli para el fondo bibliotecario, hecho mucho de menos el apoyo a autores noveles y fondos de pequeñas editoriales que tienen libros de muy buena calidad, en fin muchacha no queda mas que de vez en cuando protestar un poco y al final encuentras seis o siete meses despues aquel libro que te apetecia. En cuanto al formato que usa el autor para hacer su critica me ha parecido muy original, a la par que eficiente, es mejor decir una cosa con la sonrisa en la boca y algo de cachondeo que con malos modos. En fin ahora toca pensar en las vacas, quizas cuando el bolsillo se haya recuperado podras pensar en comprar este librito

Carmina dijo...

María apunta el titulo y usalo para esos momentos en que necesitas un libro-medicina para subirte el animo, es eficaz, además tu como buena periodista seguro que ves más allá de lo que expresa en sus líneas y que yo no me he atrevido a poner en esta reseña.

Luisa dijo...

No conocía el libro, pero me encantó tu reseña. Me lo apunto pues de vez en cuando apetecen este tipo de lecturas.
Un abrazo.

bibliobulimica dijo...

pues ya son varias reseñas que leo de que este es un libro que merece la pena así que ¡seguiré en su busca!
un beso,
Ale.

Carmina dijo...

Luisa de vez en cuando nos apetece algo ligerito y ese esta muy bien, es ameno de leer y te preguntas tantas veces como puede ser tan ingenuo que si no te ries a carcajadas porque cada uno tenemos nuestro humor particular, seguro que si esbozas un sonrisa durante toda su lectura

Carmina dijo...

Ale merece a pena es un libro cortito, que se lee en un pis pas y te deja un buen sabor de boca, a pesar de que yo en un pis pas hace tiempo que no leo nada

Elèna Casero dijo...

No sabes cuánto me alegro de que te haya gustado el libro. Miguel escribe muy bien. Y has hecho una magnífica reseña de su libro.

Un beso y un abrazo muy fuerte al músico.

Carmina dijo...

Elena me ha enamorado que no es lo mismo, la verdad es que escribe bien y sabe como llevarse al lector al bolsillo, es mas de lo que saben hacer muchos escritores consagrados, espero logre imponerse en el mercado literario, tan complicado y que tu conoces de sobras

Raúl dijo...

Este señor -y amigo- es un escritor como la copa de un pino.
Un saludo.

Carmina dijo...

Raul estoy de acuerdo con tus apreciaciones, es muy dificil hacer reir, es muy dificil en clave de parodia hablar de una critica social de la forma que el lo ha hecho, no hay ninguna duda de que le seguire la pista, en cuanto a Elena la tengo como amiga, y su libro Tribulaciones de un sicario me gusto muchisimo, le vi una frescura y un buen hacer que para si lo quisieran muchos. Como le he comentado a Elena es muy complicado publicar en este pais si no tienes un nombre, pero poco a poco se haran un lugar ambos. Gracias por pasarte y comentar en las dos entradas, perdona que te haya respuesto en la misma

César dijo...

Me alegro que te gustara. Yo lo leí en 2008 y guardo un grandísimo recuerdo de él.
Miguel Baquero cuenta las cosas con humor e inteligencia, y eso es bastante de agradecer