lunes, 18 de agosto de 2014

El principe. Salva Rubio

Me he llevado una grata sorpresa con este libro, he de confesar que no he visto la serie aunque oía hablar de ella a mis compañeras de trabajo, si todas mujeres, sin embargo, no hablaban más que de sus protagonistas masculinos, Fran, Morey, Faruq, siendo este último quien se llevaba más suspiros y alabanzas, hasta el punto de llegar a creer que él era El Príncipe.

Pero nada más lejos de la realidad, El Príncipe es un barrio de Ceuta, uno de esos que podríamos decir que raya la marginalidad, en el que la mayor parte de la población es de origen marroquí, en el que las mezquitas dictan doctrina, en el que hay que luchar día tras día contra la tragedia, la droga y también contra el reclutamiento de los yihadistas.

Dicho así la novela promete, y mucho y he de decir que a  mí no me ha defraudado, a pesar de esos tintes rosas que ya se perciben en la portada, no es una novela romántica, va mucho más allá y sabe equilibrar la balanza entre lo dramático y lo romántico, no es un camino de rosas el que recorren los protagonistas, más bien diría yo que es de espinas... Tienen que luchar contra la diferencia cultural, racial y sobre todo religiosa.

Aunque empiece la casa por el tejado, cosa a la que soy bastante propensa últimamente, os recomiendo su lectura, seguro que alguna de las subtramas os atrapa, a mí personalmente el tema me apasiona, siempre he intentado entender porque una persona es capaz de sacrificar su vida, de inmolarse por algo que a mí me parece tan poco atractivo como las vírgenes del paraíso, ¿será porque soy mujer y heterosexual?

El autor:

Conocí al autor a través de un mail cuando me ofreció su anterior novela, Zingara: buscando a James Morrison, una novela que me sorprendió aunque no reseñé en su día y que posiblemente relea para hacerlo. Cuando se puso en contacto conmigo para ofrecerme El Príncipe, le di un vistazo a los enlaces que me mandó y caí rendida a los pies de la novela, le agradezco de corazón que siguiera pensando en mi blog...

Salva Rubio, Madrid 1978 es guionista, escritor y algunas cosas más. Finalista del premio SGAE Julio Alejandro, ha ganado diversos galardones de guión. El corto Checkout, escrito y codirigido por él, fue preseleccionado a los Premios Goya 2010. Es analista de proyectos cinematográficos y máster de Guión de Cine y Televisión por la UC3M. Actualmente trabaja como guionista en varias películas para diferentes productoras españolas, entre ellas el largometraje de animación Deep. Como guionista de novela gráfica trabaja en varios proyectos para el mercado franco-belga como el titulado El fotógrafo de Mauthausen.  Como novelista ha publicado Zíngara: buscando a Jim Morrison para Suma de Letras y actualmente trabaja en su tercera novela, Perdida en la Movida. A ratos pinta, dibuja y compone.

Le gusta charlar con sus lectores en @RubioSalva. También lo podéis encontrar en su web
www.salvarubio.info

Argumento:


El agente del CNI Javier Morey recibe la misión de infiltrarse como inspector en la comisaria de el barrio ceutí del Príncipe para investigar la posible colaboración de policías corruptos locales con terroristas de la yihad islámica. Allí se verá obligado a enfrentarse a trabajar con el subinspector Fran Peyón, el principal sospechoso, un hombre que reina en la zona con unos métodos poco ortodoxos, protegiendo a delincuentes y tratando de esconder su pasado trágico.

Pero en el Príncipe Morey también encontrara el amor y su destino se unirá al de Fátima, una maestra local que se debatirá entre el respeto a las tradiciones de su familia, su matrimonio concertado, su hermano Faruq y la entrega a un amor prohibido que le ofrece la posibilidad de ser libre.

El Príncipe es la novela de la exitosa serie de Telecinco protagonizada por José Coronado, Alex González, Hiba Abouk y Ruben Cortada avalada por una audiencia de 5.200.000 espectadores.
El Príncipe no solo existe en la ficción. Es una barriada de la periferia de Ceuta, uno de los lugares más peligrosos de Europa donde conviven cristianos y musulmanes

Mis impresiones:


Cada uno tiene sus manías lectoras y a mí me gusta saber que impulsó al autor a escribir una novela, de donde nace la idea, lo que yo llamo las bambalinas de una historia, y en este caso la respuesta me vino en el prólogo, de mano del guionista de la serie Aitor Gabilondo, si buena es la trama, las dudas que a él le asaltaron, los malabarismos que tuvo que hacer para desarrollar el tema y no meterse en aguas pantanosas que pudieran herir susceptibilidades, no lo es menos, así que os recomiendo no saltároslo, deporte muy común entre los lectores, al menos con los clásicos es un hito.

Hasta que no leí este libro no conocía el barrio ceutí del Principe, no tan distinto a muchos otros que podemos encontrar en cualquier  ciudad española, o quizás si porque la convivencia entre dos culturas, dos religiones es quizás precaria y se sostiene en equilibrio en un fino alambre. Esta misma realidad es la que fascinó al guionista, y quizás también a Salva Rubio, al que se le encomendó que escribiera esta novela una vez el guión estuvo terminado.

Nos pide Aitor Gabilondo que olvidemos a los actores que están detrás de la serie, que cerremos los ojos y que seamos capaces de imaginarlos, tal y como él lo hizo, reconozco que no fui capaz, yo no he visto la serie y no me debería haber resultado complicado, sin embargo, la portada de la novela ya nos desvela los rostros de dos de los protagonistas, de Morey y de Fátima y la contraportada de los otros dos, Fran y Faruq. Y en el interior del libro encontraremos fotografías a todo color de los actores, así que sin querer les puse la cara de la serie, y  me pude imaginar a aquellos que por ser secundarios no se fotografiaron.

Nos encontramos ante una novela difícil de clasificar, donde hay tensión, corrupción policial, terrorismo islámico, crímenes y un romance con todas las dificultades que se puedan encontrar una mujer musulmana que debe respeto a su padre y a su hermano y un hombre no sé si puede calificar de cristiano, pero desde luego no musulmán, el dilema moral con el que se encuentra la mujer es tremendo, las convenciones sociales y las tradiciones contra las que tiene que luchar él no le van a la zaga y en medio de tanto dolor, esas notas de color rosa proporcionan un balón de oxigeno para rebajar el drama que se vive en el barrio, en la comisaria, y en la vida de la mayoría de los protagonistas, porque todos ellos tienen cicatrices profundas que no cierran, fantasmas ocultos dentro del armario que en algún momento afloran, algunas veces incluso noquean al lector.

Los personajes:

El trabajo que ha hecho el autor es encomiable, porque los ha dotado de vida, de sentimientos de una sicología distinta y rica en matices, tanto a los principales como a los secundarios, no es complicado imaginarlos, empatizar con ellos o todo lo contrario, el autor termina por conseguir lo que se propone. Si hubiera que quedarse con uno solo, ese sin duda alguna sería Fran, creo que es el personaje con más matices, reconozco que al principio le cogí manía, me parecía más chulo que un ocho y lo juzgué por las apariencias, y consiguieron engañarme y Fran salió mal parado de mi juicio.

Pero no me gustaría quedarme con uno solo ni tampoco ceñirme a los cuatro que se consideran principales, así que intentaré ser breve, concisa, pero haré una lista un poco más extensa en la que van a abundar los personajes masculinos, porque femenino con fuerza solo he encontrado uno digno de destacar.

Comenzaré por el que a mí me ha llamado más la atención:

Fran Peyon: subinspector de policía de la comisaría del Príncipe, un hombre que conoce su trabajo, que está bajo sospecha de corrupción, un hombre que daría la vida por sus subordinados y hace todo lo posible por no verlos en peligro, pero tampoco le tiembla la mano cuando tiene que pasar esa fina línea que separa lo legal de lo ilegal. Es un personaje que va de menos a más, que coge importancia conforme avanza la trama, y nos descubre un alma atormentada, y una moral si no intachable, bastante honesta, a pesar de los métodos poco ortodoxos de los que hace gala.

Javier Morey: Agente del CNI infiltrado en la comisaría del Príncipe, con un doble objetivo desenmascarar la corrupción policial y descubrir al jefe de una célula yihadista que está reclutando jóvenes en el barrio, lo que no contaba Javier era  encontrar a la mujer de su vida, que esta fuera musulmana, la hermana de uno de los capos del barrio. Poco a poco lo veremos transformarse, desmoronarse sus convicciones, estar dispuesto a abandonarlo todo por amor y vivir como un fugitivo.

Faruq: El jefe de una de las bandas que se disputan el control del narcotráfico del barrio, la tranquilidad  en este depende de las rencillas de las dos bandas rivales. Faruq es además el hermano de Fátima, y está en el punto de mira de la policía. Es un hombre atractivo, de unos penetrantes ojos verdes, conocedor de su atractivo, la cabeza visible de su familia ante la debilidad y la enfermedad de su padre, en una casa en la que predominan las mujeres Faruq impone su ley y una mezcla de respeto y temor.

Quilez: Compañero de Fran, su mano derecha, un hombre que esconde en su armario muchos fantasmas y secretos, quizás mi descubrimiento, porque lo veía como un pelele, como un hombre sin nada de carisma, ni de personalidad.

Khaled: El prometido de Fátima, todo un partido, un hombre de mundo, en apariencia moderno, sin embargo esconde un as en la manga que puede sorprender a propios y a extraños, un personaje a descubrir y quizás de todos el que está dibujado con menos precisión, el más difuminado.

Fátima: Una mujer moderna, trabaja para dar un futuro a los niños marginados como educadora, el ansia por encontrar a su hermano, Abdú le lleva a colaborar con la policía a pesar de que su familia no lo ve con buenos ojos. No contaba con enamorarse de Javier Morey y libra una dura batalla entre el deber,  el honor de su familia y su felicidad. De todos los personajes es el que más sufre, el que más contradicciones tiene que superar, el que más arriesga. Una mujer de armas tomar...


Hay muchos más personajes que han llamado mi atención, pero casi todos esconden ases en la manga y tengo miedo de decir algo inapropiado, haceros sospechar y quitarle emoción y tensión a la lectura, mejor ir descubriéndolos poco a poco, eso si no se si la serie se ha acabado o tiene otra temporada, si es así no se si deberíais encarar la lectura puesto que se resuelve la desaparición de Abdú y le resta intriga a la serie.

Nos encontramos ante una lectura fresca, ligera, con una prosa sencilla, en la que abundan los diálogos, en la que están marcados todos los cambios de de escenario, narrada en presente y en tercera persona, por un narrador omnisciente que controla todos los ángulos. Una novela que va de menos a más, en la que la tensión va creciendo, a la par que la intriga y el suspense. Se nota que el autor es guionista profesional porque nos encontramos ante un libro muy visual, que desfila ante los ojos del lector, no podemos decir que sea un page turner, pero engancha, una vez la comienzas no la puedes dejar, necesitas saber que va a pasar con Fran, con Javier y Fátima, donde está realmente Abdú, que esconde el jóven, que hay detrás de Khaled, quién es el topo de la comisaría.

Sin duda detrás de la novela y de la serie hay un trabajo arduo de investigación, de documentación, para trazar un perfil de la sociedad y del barrio lo más fidedigno posible, que no levante ampollas entre la comunidad musulmana. No es fácil encarar el tema de los fanatismos, y quizás es más difícil todavía cuando se encara el islámico, con su llamada a la Guerra Santa, lograr un equilibrio era primordial, no demonizar a los musulmanes por el mero hecho de serlo un reto, y lo logran a través de Fátima y de alguna manera también a través de sus padres y del propio Faruq.


No puedo decir que me haya quedado claro porque los jovenes deciden abandonar su familia, renunciar a lo que conoce hasta ese momento, para prepararse  y autoinmolarse en nombre de Alá. Quizás porque quién lo ha escrito tampoco por más que lo haya investigado le ha quedado claro, quizás porque hay que vivirlo en primera persona para entenderlo, tampoco entiendo porque siempre eligen a jóvenes cuyas voluntades son más vulnerables, porque todos aquellos que se dedican a captarlos no tienen el valor para dar su vida por ideales tan altos. Supongo que por más libros que lea sobre el tema, nunca llegaré a comprenderlo, solo doy gracias de no vivir en una sociedad así, porque tengo dos hijos, carne de cañón en un barrio así y no hubiera podido vivir en paz, pensando en que momento podrían desaparecer.

Ya he comentado que es una novela muy  visual, me ha gustado perderme por las calles del Príncipe, por sus acantilados, pasear por sus avenidas, mezclarme con su gente, con sus costumbres, podríamos decir que es un personaje más, uno con una personalidad propia, que a veces se desangra y otras consigue la paz en sus calles y en medio de todos la policía intentando hacer malabarismos para mantener una paz precaria, una lucha de bandas que siempre termina con muertos, en uno o en ambos bandos, la venganza es el pan de cada día, al igual que la corrupción y la lucha por la supremacía.

Conclusión:

El Príncipe me ha sorprendido y me ha gustado a partes iguales, es una novela ligera, que encara un tema complicado y de difícil solución, el radicalismo islámico, para rebajar tensiones un romance en el que nada es fácil y el sufrimiento se impone la más de la veces a la pasión.

Una novela con unos personajes muy bien perfilados, con matices y dobleces que es imposible que no sorprendan al lector, incluso cuando este sea capaz de atar cabos y de imaginar cosas antes de que le sean desveladas. Una historia apta para disfrutar al borde una piscina, a la orilla de la playa, en cualquier lugar con sombra, con la intriga y la tensión bien dosificada hasta el final. Un final que sin duda supone un broche de oro para la novela, y sin embargo es lo suficientemente abierto para que el lector pueda sacar sus propias conclusiones, no creo que pueda haber segunda parte, pero tampoco sería nada descabellado, sin duda da para más la trama, se ha cerrado un capitulo pero sigue sin descabezarse una organización terrorista.

Te recomiendo la novela te atraiga o no el tema islámico, seguro que encuentras algún hilo que te atrapa, incluso si eres una romántica empedernida, y si te asusta el tono pastel, no temas porque el azúcar no te va a subir a niveles desorbitados, además no está metido con calzador y eso se agradece.

Retos:

Cruce de caminos: negro y criminal

25 españoles

11 comentarios:

María dijo...

Pues no he visto la serie ni he leído el libro así que me quedo con tu opinión porque parece que os ha gustado a todos :)
¡Muchos besos!

Margari dijo...

No me llamaba mucho este libro al no ser seguidora de la serie, pero estoy viendo reseñas tan positivas que al final me está picando la curiosidad.
Besotes!!!

Xula dijo...

Tengo que reconocer que no vi esta serie casi por prejuicios, y por tanto lo extendi al libro. Pero no fue hasta que empece a leer reseñas como la tuya que me interesé realmente por la novela. Asi que pronto caerá, espero que en los proximos mesess. Besps

Tatty dijo...

También me sorprendió para bien esta novela, no había visto la serie y disfruté de la lectura, me pareció muy entretenida
Besos

Teresa dijo...

No he visto la serie, y no sé con qué animarme primero, si con ella o con el libro, por lo que cuentas tiene que estar muy bien.
Un beso!

Angela Leon dijo...

NO he visto la serie y ni siquiera la había oído nombrar aunque ya he visto muy buenas reseñas del libro. LO tengo apuntado por si se me cruza en algún momento :)

Bs.

Marisa G. dijo...

La serie no la he visto pero si me han hablado muy bien de este libro y tu opinión corrobora lo que me dijeron. Habrá que tenerlo en cuenta. Besos.

Espe dijo...

Pues nada, como te decía ayer por otros lares, habrá que anotarlo en la lista.

Carax dijo...

Vi la serie así que el libro no me despierta curiosidad.
Besos

Jesús dijo...

Coincidimos en la opinión sobre esta novela. Yo tampoco he visto la serie, pero conocía lo suficiente para saber de qué trataba el libro —de hecho, gracias a las promociones en televisión no he podido evitar ponerle cara a los personajes—. Pensé que esta lectura no me convencería, pero ha sido toda una sorpresa, no he podido desengancharme hasta el final. Como bien dices, el final es tajante, pero lo suficientemente abierto como pra una continuación. ¡Espero que encarguen a Salva Rubio algo similar con los guiones de la segunda temporada! Un abrazo.

Cartafol dijo...

No vi la serie y el autor me envióel libro, lo leí este mes de agosto durante las vacaciones y me gustó mucho, me ha mantenido enganchada a sus páginas todo el rato, ahora entiendo a mis padres que no dejaban de hablar de la serie ;)