lunes, 1 de febrero de 2016

El hombre de la máscara de espejos

Este verano leí esta novela que me dejó como todas las de Vicente Garrido y Nieves Abarca con el corazón en la mano, y una ligera arritmia que con el paso de los días va diluyéndose. Cuando una reseña tarda en escribirse a veces no se encuentra el camino para hacerlo, y necesitamos de una excusa para que vea la luz. Y a mí ese empujón que necesitaba me ha llegado con la publicación del cuarto libro de estos autores que escriben a cuatro manos como si solo fueran uno.

Ara un año más o menos Nieves pasó por Castellón Negro, en la semana dedicada a las escritoras de novela negra, por aquel entonces acababa de leer Crímenes exquisitos dentro de una lectura conjunta y todavía tenía pendiente Martyrium y aproveche para que me lo dedicara. Fue un placer escucharla hablar de como escriben sus novelas, de como se complementan ella y Vicente Garrido, descubrir que tiene ese lado oscuro tan inquietante desde pequeña.

Escuchar a Nieves es una delicia, un placer a pesar de que la conversación gire en torno a la maldad, al asesinato, a la parte más ruin del hombre. Como no podía ser de otra forma fue inevitable la pregunta ¿Cómo se escribe una novela a cuatro manos sin que se note donde empieza la pluma de uno y donde la de otro? Me sorprendió un poco su respuesta, puesto que en un primer momento ella confesó no saber tampoco como lo conseguían, pero bromas a parte, al final pude entender como pueden llegar a conseguirlo, puesto que cada uno de ellos relee y reescribe la aportación del otro, y cada uno tiene un campo de especialidad, Vicente es más comedido, más doctrinal, ella se siente más atraída por la maldad, por el lado oscuro. Sin duda forman uno de los mejores tándems del noir español, tanto que sus lectores esperamos las novelas para abalanzarnos sobre ellas. 

Creo que por la dureza del tema que tratan, esta entrega es de las que más me ha impactado, y eso que los autores no se recrean ni se solazan en las escenas cruentas, pero tampoco tienen por costumbre ahorrarnoslas. Con esta tercera entrega se termina una subtrama que comenzó con Crímenes exquisitos y que amenazaba directamente a la inspectora Valentina Negro. Que nos tendrán deparado los autores para el cuarto libro  lo desconozco, pero ganas tengo de descubrirlo ya.

Los autores:
Vicente Garrido es profesor titular de la Universidad de Valencia. Su importante obra científica se
ha dado a conocer al gran público a través de sus ensayos de divulgación, entre los que destacan El psicópata, Cara a cara con el psicópata y Amores que matan. Sus estudios sobre la personalidad delictiva y sus programas de tratamiento con criminales han hecho de él un profundo conocedor de la mente violenta.

Fue el primer criminólogo español que colaboró en la captura de un asesino en serie a través de la realización de un perfil criminológico. Ha impartido numerosos seminarios especializados a cuerpos y fuerzas de seguridad en España y América, así como a jueces y fiscales. El Ministerio de Justicia le concedió la Cruz de San Raimundo de Peñafort.

Nieves Abarca estudió Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela y obtuvo un máster en Periodismo por la UOC. Ha realizado estudios de Anatomía Patológica y medicina legal, y es especialista en perfiles criminales.

Ha sido directora de una revista de divulgación cultural, además de colaborar en varias publicaciones y programas de radio en A Coruña y Ponferrada. Es funcionaria de carrera y durante trece años estuvo destinada en un cuartel de la policía.

Juntos han publicado las novelas Crímenes exquisitos y Martyrium, que han tenido excelentes criticas y gran éxito entre los lectores.

Argumento:

La inspectora Valentina Negro lucha por superar los traumáticos recuerdos de su último caso, cuando estuvo cerca de perder la vida a manos de un asesino en serie. Pero la maldad no da tregua:  pronto se ve envuelta en una nueva y escalofriante cadena de muertes. La ayuda del criminólogo Javier San Juan será clave para desentrañar la compleja trama relacionada con la desaparición de varias chicas y el rodaje de unas terroríficas peliculas snuff que recuerdan extrañamente al cine expresionista de Fritz Lang.

La belleza y la locura se dan la mano en las páginas de esta adictiva novela negra, que es al mismo tiempo un excelente retrato de la mente del psicópata, firmada por dos expertos criminólogos. Las páginas de El hombre de la máscara de espejos son una invitación para asomarse al abismo a través de una historia diabólicamente inteligente que engancha desde la primera página.

Mis impresiones:

Antes he comentado que para mi con este libro se cerraba una subtrama que tenía en el punto de mira a la inspectora Negro, los libros podría decirse que son autoconclusivos, puesto que la trama principal se cierra, sin embargo hay un hilo que siempre colea, y que nos emplaza a la lectura de la siguiente entrega. Esta afirmación la podemos constatar en Crímenes exquisitos, y en Martyrium, aunque no es tan importante como para no poder leer las novelas sin haber disfrutado la anterior, puesto que las referencias son mínimas, sin embargo si que lo recomiendo porque de esa manera se tiene una visión más amplia y se disfrutan más. Esta es la primera vez en que los dos escritores no nos dan ninguna pista de por donde pueden ir los tiros de la próxima entrega que se publica este mes de febrero, y quizás por ello los incondicionales la esperamos con más expectativas, nos preguntamos que deparara el destino al tandem formado por Valentina Negro y Javier San Juan.


Las bambalinas:

No son pocas las veces que os he comentado que me gusta bucear en las razones que llevan a un escritor a escribir sobre un hecho, o por lo menos conocer los acontecimientos en los que se basan la novela. Reconozco que en mis años de estudiante de periodismo, dentro de la asignatura de televisión nos obligaron a ver una película que todavía tengo a fuego grabada en la retina, Tesis,  no se si fui capaz de darme cuenta de los planos, de los detalles que el profesor pretendía, pero pasé tanto miedo que no he logrado olvidarla, y no me quedaron ganas de investigar sobre ella.

Gracias a esta novela descubro que tanto este libro como la película esta basada en una leyenda urbana o no tan leyenda, los snuff movies, o películas snuff, en la que chicas secuestradas son sometidas a vejaciones y aberraciones, filmadas para deleite de los enfermos que disfrutan de su reproducción e incluso pagan ingentes cantidades para infligirlas e incluso provocar la muerte, todo ello en el más absoluto de los secretos y con la mayor de las impunidades. Como comprenderéis de no tratarse de una leyenda es como para poner el vello de punta.

La verosimilitud de las escenas que se narran coloca al lector en el abismo, mirando cara a cara al maligno y la antesala del averno, puesto que personas que pueden pasar por normales, mimetizadas en el entorno y con un aura de respetabilidad pueden convertirse en monstruos capaces de lo más bajo y abyecto. No hay duda de que ambos autores son conocedores de la mente humana y expertos en llevar al lector al límite sin recurrir para ello a lo macabro ni soez.


La trama:

Tras el traumatico final del anterior caso, la inspectora Negro ha perdido un poco el norte, reacciona con más violencia de la necesaria y se encuentra bajo inspección, sus superiores creen necesario alejarla de la primera línea de fuego, sin embargo, mientras acude al psicologo la trasladan a la sección desaparecidos, donde investiga la desaparición de Belen Egea tres años antes. 

También San Juan tiene que recuperarse del último caso, su vida volvió a estar en peligro, y su relación con Valentina se ha enfriado. Sus caminos se han separado definitivamente, el se ha reincoporado a sus clases y ella a sus investigaciones.

Sin embargo el mundo es pequeño, o el destino caprichoso, puesto que la muerte de un amigo de San Juan en circunstancias extrañas y el descubrimiento de un video snuff en el ordenador del periodista free lance, colocará al criminólogo de nuevo en  primera línea de investigación dispuesto a descubrir que se esconde detrás de la muerte de su amigo y del material de su ordenador.

Los caminos de ambos se cruzaran de nuevo al vislumbrar quien es la protagonista de ese video snuff y con la desaparición de una nueva chica, con repercusiones mediáticas. Tampoco esta vez nos quedamos únicamente en territorio nacional ya que una de las víctimas es inglesa y eso permitirá entrar en escena de nuevo a un viejo conocido Hugh Macfarlain, uno de los personajes secundarios más conseguidos y que menos se han resentido con el paso de las entregas.

Y afirmo esto, porque posiblemente Valentina nos muestre en este libro su cara más humana, pero sigue siendo demasiado perfecta, si ella se muestra más vulnerable, San Juan que de los dos era el más débil se endurece, podríamos decir que los papeles se cambian, aún así el desgaste de ambos es grande, por ello tengo curiosidad por ver como lo han solucionado en Los muertos viajan deprisa.

La clave de las novelas de estos dos escritores radica en la ambientación, yo diría que cuidada al máximo, tanto de las escenas snuff que hielan la sangre y aterrorizan al lector convirtiéndolo en voyeur de una situación que lo aboca al abismo, como en el lenguaje que utilizan, cargado de epítetos, cuidado y culto, y al mismo tiempo haciendo comprensible la fase de investigación.

Tanto las víctimas, los investigadores y me atrevería a decir el lector, son llevados al límite, las víctimas de sus fuerzas encontrando la muerte, y los investigadores y el lector de la cordura, porque esa fina línea puede ser traspasada en cualquier momento. Si algo he comprobado cuando tengo una novela de estos autores entre manos es que mi dormir es agitado, como si fuera presa de pesadillas, por ello cuando esta mañana Nieves Abarca escribía un tuit en el que expresaba que el bebe se portaba muy bien, refieriéndose a su nueva novela, me ha salido del alma preguntar si deja dormir, a lo que ella me ha contestado que duerme muy bien, no llora en toda la noche. Eso significa muchachos, que los lectores vamos a pasar noches en blanco y de nuevo vamos a tener sueños agitados.

En el hombre de la máscara de espejos nos encontramos ante una gran multitud de referencias, literarias con mención a Edgar Alan Poe, televisivas con mención a Twin Peaks, una serie que me mantuvo muchas noches en vela, y también a los mediáticos Iker Jimenez y Carmen Porter, pero también encontramos a un falsificador y ladrón retirado, Clementius van Berden, inspirado en la figura de René Alphonse Van den Bergher, más conocido como Erik el rojo, que tiene su momento de gloria de la mano de Lúa Castro.

Quizá sea la periodista el personaje que menos me ha convencido en esta entrega, aún siendo joven y alocada, las dos veces que ha estado al borde de la muerte deberían haberla hecho más cauta, sin embargo, sigue siendo una inconsciente y sigue metiéndose ella solita en la boca del lobo, cuesta creer que no aprenda de los errores y el poco aprecio que le tiene a la vida. No se que le tendrán deparado Garrido y Abarca, pero para mí es un personaje ya muy quemado, que necesita una renovación radical, porque no resulta creible.

Un aspecto sobre el que me ha hecho reflexionar es sobre la frase el miedo tiene mil caras, también la maldad añadiría yo, quizás por eso el jefe de todo el tinglado, quien maneja los hilos y quien se reserva la mejor parte, si es que puede llamarse de esta forma, va cubierto en las filmaciones por una mascara de espejos, en los que la víctima puede ver reflejado el temor que siente y sentirlo multiplicado. Aunque todos los personajes que participan en la grabación y que pagan por causar dolor y matar van cubiertos por máscaras se puede adivinar que no en todas son los mismos, salvo el de la máscara de espejos, y lo peor de todo es descubrir quien se esconde detrás, pero ello vas a tener que hacerlo tú sumergiéndote en las páginas de este thriller negro adictivo que no vas a poder soltar y que seguro te dejara huella.

Conclusión:

Que la novela negra está en auge es un hecho, que no tiene nada que envidiarle a la que viene de fuera también, que posiblemente Vicente Garrido y Nieves Abarca formen uno de los mejores tandems dentro del género esta fuera de toda discusión, para deleite de sus lectores que pronto tendremos a la venta la cuarta entrega de la serie.

Si todavía no te has estrenado con los autores te recomendaría que empezaras por el principio, por Crímenes exquisitos, porque aunque las tramas son concluyentes siempre hay un hilo que queda pendiente de enhebrar y que se resuelve en la siguiente entrega. Para mi de las tres que he leído esta es la más madura y también la que mayor carga de maldad alberga, aunque para gustos los colores y seguro que cada uno tendrá una entre sus preferidas.

Dejarse envolver por la prosa de estos autores es una delicia por el cuidado lenguaje del que hacen gala, por la cantidad de referencias de diversos tipos que desfilan por sus novelas que te llevan a bucear por google en busca de más información, o incluso a ver alguna película o leer algú
n libro que mencionan..

Si has llegado hasta aquí no hará falta que te diga que te recomiendo la lectura, si tan solo has leído esta línea, ya tardas en buscarla, yo espero el desembarco de Los muertos viajan deprisa.




















15 comentarios:

mar dijo...

No he leído todavía ninguna de estas novelas, pero me apetece mucho cuando veo reseñas como estas. Besinos.

Inquilinas Netherfield dijo...

Pues me apunto la obra de este tándem, aunque tal y como aconsejas creo que empezaré por el principio para poder disfrutarla plenamente. Por cierto, "Tesis" fue la película que me reconcilió con el cine español, que no me suele gustar mucho. La he visto montones de veces (aunque el tema no se preste mucho a ello). ¡Estupenda reseña!

MH

Inés dijo...

Qué ganas de pillar el siguiente!!!
Un beso

Inés dijo...

Qué ganas de pillar el siguiente!!!
Un beso

Victor dijo...

No he leído nada de la saga, de momento.
Puede que algún día me arranque con ella, más pronto que tarde.

Rosalía Navarro dijo...

La verdad es que leí tres de la saga y quedé harta de tanta violencia y sexo denigrante. Como bien dices, no se ahorra nada y para mí a veces es muy desagradable. No repetiré con esta serie. Me deja mal cuerpo. Y Nieves Abarca no se toma muy bien las críticas negativas, esa es mi experiencia. Creo que no hace falta ser tan explicito para mostrarnos el lado malvado del ser humano.
Un saludo.

Rosalía Navarro dijo...

Perdón, leí dos; Crímenes exquisitos y Martyrium.

Margari dijo...

Gustan mucho los libros de estos autores. Los tengo apuntados. Otra cosa es hacerles hueco...
Besotes!!!

Tatty dijo...

No he leído aún ninguno aunque tengo muchas ganas, a ver cuando puedo ponerme con el primero
Besos

Buscando mi equilibrio dijo...

aún no lo he leído pero lo haré, seguro.
Besos

Marisa G. dijo...

No he leído nada de los autores pero creo que me estoy perdiendo algo bueno. Tomo nota, a ver si pongo remedio. Besos.

Carmina dijo...

Hace tiempo que no contesto los comentarios porque no doy más de mí, a penas me acerco al ordenador y todo lo hago desde el movil, y bueno la tecnología y yo estamos bastante reñidas, soy muy pero que muy patosa y hago las cosas pensando que las estoy haciendo bien y las estoy haciendo rematadamente mal, el problema es que luego me entero y por casualidad a través de Facebook y la verdad es que me siento torpe.

Todo este rollo porque miro los comentarios a traves del correo, de una cuenta que no está vinculada al blog y que nadie conoce porque es mía particular y pensando que si contestaba se subía al blog el comentario quise contestar a Rosalía Navarro, la cuestión es que ella entendió que yo no acepto opiniones distintas a la mía y que me ofendí. Nada más lejos de la realidad a mi me han gustado y he leído de más violentas, y sobre todo con más componente sexual, te reconocí que en Martyrium hubo un momento que hasta a mí me molestó, pero sigo pensando que hay autores y titulos más cruentos, más gore, que mi estomago ha digerido con dificultad.

De toda manera como te dije, menos mal que a todos no nos gusta lo mismo, que tenemos opioniones dispares porque si no este mundo sería muy pero que muy aburrido.

Carmina dijo...

Ah y también pensó que no lo subía al blog porque me molestaba generar debate, ojalá se generara pero no solo de esta reseña, si no de todas las que he publicado.

Siento mucho mi torpeza Rosalía y espero seguir viendote por aquí

Rosalía Navarro dijo...

Gracias por tu explicación y Disculpadme si este asunto te ha molestado. Será un placer seguirte y debatir.

Carax dijo...

No he leído nada de estos autores, y lo cierto es que lo que más me tira para atrás es lo que comentáis de la crueldad y la violencia de los libros. Aun así creo que la mejor forma de saber si son o no para mi es darle una oportunidad al primero
Besos