jueves, 11 de febrero de 2016

El Regalo. Eloy Moreno

Conocí a Eloy Moreno con su primera novela, El boligrafo de gel verde, no fue un flechazo a primera vista, reconozco que tuve que hacer tres intentos para leer su opera prima, en mi defensa diré que se trataba de su libro auto editado, con unos margenes muy justos, letra pequeña y alguna que otra errata que me llevaban a maltraer.

Superado ese escollo mi relación con su obra ha sido más que cordial, vivimos cerca, a unos 20 km, y compartimos librería de cabecera, Argot. En muchas ocasiones nos hemos cruzado en ella, pero he sido incapaz de acercarme, me gusta respetar la intimidad de la gente, y supongo que cuando está de forma privada en una librería necesita tranquilidad.

También nos hemos encontrado cada uno a un lado del mostrador en el trabajo, y en más de una ocasión he sentido deseos de comentarle algún aspecto de la lectura, pero también ahí me he controlado, yo estaba trabajando y cuando tienes un vestíbulo lleno, necesitas atender correctamente al cliente, pero no perderte en asuntos personales.

El pasado viernes estuvo en mi pueblo, se inauguraba el club de lectura Cosas y Musas, y él fue el autor invitado para la ocasión. Cuando me enteré le di prioridad a su última novela, suelo llevar varias entre manos, aún sabiendo que iba a ir gente sin leerla y que no podría hacer ciertas preguntas no quise ser de las que van sin los deberes hechos, por si alguno no piensa como yo y me desvela con alguna pregunta algo importante.

El acto fue muy divertido, Eloy es un chico dicharachero, que contagia alegría, y desprende humor y sinceridad a raudales. He dicho en muchas ocasiones que me gusta conocer las bambalinas de una novela, que motivó al autor a escribirla, que hay detrás de una ficción o no tan ficción y os puedo asegurar que sació mi curiosidad, aunque se me quedaron preguntas en el tintero que no descarto hacer por mail.

Os adelanto que  El Regalo me ha gustado mucho, que Eloy como siempre suele meter el dedo en la llaga y encima ahondar en la herida, esta novela es muy apropiada para el tiempo en que estamos viviendo, para que reflexionemos, y sobre todo es muy emotiva y causa distintas reacciones entre sus lectores. Si la has leído sabrás a que me refiero, si no ¿A qué esperas?

El autor:


Ya en sus anteriores libros Eloy no nos ofreció datos biográficos, y en este no iba a ser menos, los pocos datos
que conozco es porque nuestros caminos se han cruzado en más de una ocasión, el reside en Castellón, y yo viajo allí con frecuencia en ocasiones para trabajar, también para llevar a mis hijos al conservatorio, y para algo menos halagüeño, para ir de médicos. Eloy suele visitar con frecuencia la misma librería que yo, Argot, allí es donde le dieron la primera oportunidad para promocionar El bolígrafo de gel verde, cuando era una obra auto publicada, y allí siguió acudiendo y firmando ejemplares a los lectores después de que Espasa la publicara bajo su sello.

No seré yo quien divulgue datos que el no ha considerado importantes, a pesar de haberlo visto varias veces en la librería y también por la calle, no he sido capaz de acercarme para decirle lo mucho que me han gustado sus novelas, sobre todo porque esta última es muy reciente. Soy defensora a ultranza de la intimidad y para mi es impensable abordarlo cuando se encuentra con su familia, es normal verlo acompañado de su hija.

En su lugar en la solapa del libro agradece a los lectores, el apoyo prestado, porque reconoce que sin sus comentarios, recomendaciones... sin ese boca a boca su éxito no hubiera sido posible y quizás este libro no estaría entre nuestras manos.

Es autor de:

El boligrafo de gel verde

Lo que encontré bajo el sofá

Cuentos para entender el mundo

El regalo


Argumento:


Las contraportadas de los libros de Eloy no llevan sinopsis, porque sería imposible hacerlas, como he dicho en otras ocasiones no son libros al uso, lo que encontramos en ellas son vivencias que podríamos reconocer en cualquiera de nuestros vecinos, amigos, o conocidos. Además al autor le gusta sorprender al lector, que este llegue sin ninguna idea preconcebida a la lectura, y lo consigue porque es muy difícil saber por donde van los tiros, y que te vas a encontrar leyendo las pocas perlas que tiene a bien concederte. Si no me creéis mirad

Y llegamos a un lugar que, aún a día de hoy, no sabría muy bien cómo definir.
Quizá ese sitio al que te trasladas cuando suena el timbre del recreo, o allí donde vamos al cerrar los ojos justo antes de soplar las velas, o el viento en el que flotamos al recibir uno de esos abrazos que nos sostienen el cuerpo, las dudas y los miedos...

¿Quién sabe? O quizá no era más que la parte trasera del armario en le que se había convertido mi vida: ahí donde se almacenan prendas que jamás volverás a ponerte pero que te da pena tirar.

Algún valiente sabe por donde van los tiros de esta novela a priori y sin haberla leído, yo os aseguro que no lo supe.


Las bambalinas:



Me gusta asistir a presentaciones de libros, sobre todo porque muchas veces lo que un lector intuye al leer una novela no es para nada lo que el autor nos quiso decir, por eso creo que hay tantas novelas como lectores, porque cada uno de nosotros con nuestro bagaje personal y cultural hacemos una lectura distinta. Es precisamente en estos actos en los que el autor nos explica como la concibió, como se documentó, como llegó a hacer realidad un proyecto, donde finalmente podemos cerrar el circulo, pero yo no vivo en una gran capital, soy de provincias y no tengo demasiadas oportunidades para ir, así que cuando se me presenta alguna ocasión procuro no desaprovecharla.

Nos comentó Eloy en un ambiente distendido que todos los casos que aparecen en la novela son reales, extraidos de mails que ha recibido, o bien de conversaciones que ha mantenido con gente tras una presentación, material más que valioso para él y que un buen día decide ficcionar. Para ello cambia un poco la realidad de las personas que un buen día le abrieron su corazón o desnudaron su alma. 

Cómo bien decía Eloy el mundo está lleno de valientes, que no contentos con la vida que llevaban decidieron dejarlo todo, arriesgar su bienestar y comodidad para emprender una vida nueva en pos de sus sueños, y como reconoció a todos les ha ido bien. Unas veces son las casualidades las que activan el chip, y otras reflexiones que te hacen en tu entorno, pero la realidad es que todas las historias que de una forma u otra se vierten en este libro son reales, pero maquilladas.

De ahí que el fotógrafo exista, y también el hombre de la guitarra, o la familia que lo abandona todo, Eloy ha mantenido con ellos conversaciones, con el hombre de la guitarra se encuentra cada vez que viaja a Madrid o muchas de las veces, y como él dice parece feliz, para documentar la vida de la familia, se trasladó a Irlanda, porque eso sí, ha pedido a todos permiso para hacer uso de sus historias y quien no se lo ha concedido no se ha visto reflejado en este libro.

Incluso el asunto de las flores, es real, una vivencia personal suya. Lo que más me chocó es saber que La isla existe, no tal como él la describe, pero si el nombre de la población, creo recordar que está situada en Cantabria sin embargo no se adaptaba a lo que el quería reflejar, así que escogió otro enclave esta vez situado en Cuenca, no os doy el nombre de la población para que no la busquéis porque vale la pena que os imaginéis vosotros a partir de sus descripciones ese enclave tan especial.

La risa y el buen humor fue una constante durante toda la velada, nos fue desvelando los entresijos de El regalo, y respetó a aquellos lectores que todavía no la habían leído, cuando una pregunta era comprometida y amenazaba con desvelar parte de la trama emplazaba al lector al final del acto para contestarle. Fue un placer compartir las dos horas que duró la exposición y el club de lectura, y también el rato de las firmas.

Mis impresiones:

Leer esta novela me ha llevado a reflexionar sobre multitud de frases, si hubiera hubiera utilizado algún sistema para marcar las que más me han impactado creo que el libro hoy sería distinto, muy colorido si hubiera subrayado, o con casi todas las hojas llenas de banderitas de haber decidido hacerlo así.

Decía antes que el autor tiene una gran habilidad para meter el dedo en la llaga, y además ahondar en el dolor, la mayoría de nosotros tenemos unos sueños que poco a poco vamos postergando y posiblemente no cumplamos nunca, Eloy nos muestra a gente que un buen día decide cambiar de vida, el mismo lo ha hecho, es posible y para ello nos va dejando perlas que tienen un efecto desolador porque nos vamos viendo reflejados en sus sentencias.

En esta novela los personajes no tienen nombres propios, sin embargo hay alguna cualidad que los define, el hombre de la guitarra, el hombre del traje morado, el fotográfo, el policia de las gafas de sol para días de lluvía, la dueña de la pastelería, la maestra... y sin embargo el lector no echa de menos que no se identifiquen por un nombre. Confesó Eloy, que es muy despistado para los nombres y que le es mucho más facil prescindir de ellos, tampoco es demasiado importante saber si se llaman de una forma u otra, además si se traducen las novelas a otro idioma suele ser el aspecto más lioso.

Pero sobre todo y a pesar de tratarse de una gran ficción hay tantas cosas basadas en la realidad que abruma, comentaba Eloy que muchas de las cosas que se exponen existen, como el Museo de los momentos, quizás no se llame así pero existe en el pueblo en que se ha inspirado para crear La Isla, también lo que expone sobre la educación que se lleva a cabo en el colegio de esa extraña población, es real, evidentemente no en España, pero si en Finlandia, uno de los sistemas educativos más eficaces, y que ojalá España se acerque algún día a sus resultados, pero difícil con el sistema educativo de hoy en día.

Quizás lo que más me impactó fue cuando explicó porque los niños españoles tienen tantos deberes y un sistema de estudio que les obliga a pasar tanto rato sentado, y bien pensado tiene razón se preparan personas capaces de estar ocho horas haciendo una misma cosa, si se les educa desde niños, cuando son adultos lo ven normal, y así pasa la vida, sentado durante 20 años en una misma silla, sin plantearte el cambiar el rumbo de tu vida.

Muchas de las reflexiones que plantea Eloy nos las hemos hecho todos en algún momento de nuestra vida, sobre todo en esos instantes en que no sabes muy bien porque estas hastiado de todo, y necesitas dar un cambio que nunca llega, estas a punto de tirar la toalla, pero el miedo a lo desconocido te lo impide, muchos de nosotros nos veremos reflejado en esta novela, o bien a algún amigo, o conocido, sobre todo en el protagonista, en ese hombre que se encuentra descontento con su vida, pero que es incapaz por si solo de darle un giro, y es necesario que otros lo den por él.

No me hubiera gustado encontrarme en su situación, los momentos que vive son de verdadera angustia, se llega a sentir prisionero en un pueblo que solo tiene una vía de entrada y por lo tanto de salida, un lugar donde la gente a su vista es muy peculiar, donde se encuentra completamente incomunicado de su mundo, donde todos tienen algo que enseñarle y el no entiende porque no puede simplemente irse a su casa. Lo que no sospecha es que su vida dará un giro que le liberara de todos los yugos, y que finalmente ese mal rato hará que su vida y la de su familia mejore.

Pero si algo me ha impactado realmente es ver lo vulnerables que podemos llegar a ser, no somos conscientes de cuanto revelamos, o podemos revelar con los dispositivos electrónicos, en mí desató una psicosis, ahora soy mucho más cuidadosa sobre que guardo o no en aparatos que puedo perder o me pueden hackear. En un momento dado el protagonista se queda sin batería, necesita llamar a su mujer para informarle de su paradero y se da cuenta de que no sabe su número. Yo viví una situación parecida, me dejé el móvil en casa, me fui a comprar, y en un momento dado necesitaba que mi marido pasara a recogerme, y a pesar de dejarme un móvil no pude llamarlo, no sabía su número, a partir de ese día lo memoricé.

También he comentado que es un libro muy emotivo, y lo es, es un libro en el que el amor está muy presente y sobre todo, lo poco que sabemos manifestarlo y airearlo. Cómo bien decía Eloy cuando somos pequeños nos nace besar, y decir te quiero, conforme vamos creciendo el pudor nos impide hacerlo, lo mismo nos pasa a los padres con respecto a nuestros hijos, y así el ciclo va perpetuandose, y para cuando nos damos cuenta ya no tenemos a esas personas para poderlas besar, para poderles decir lo mucho que las queremos, y entonces ya es tarde.

Creo que este libro nos ayuda a darnos cuenta de que la vida es breve, de que debemos ser felices cada día, de que debemos demostrar nuestro amor a las personas que nos importan algo, no tener pudor a decirles lo mucho que las queremos.

Nos encontramos ante un prosa sencilla, ante un libro que pretende remover nuestra conciencia y que se lee en un suspiro, a ello contribuyen sus capítulos cortos, esos que a pesar de la hora te obligan a leer uno más, y a reprenderte tu misma porque ya no son horas, este será el último pero nunca lo es, quieres saber que pasa con el protagonista, quieres verlo despertar de la pesadilla que está viviendo, quieres saber como reaccionará, porque tu  como lector tienes más información que él, aunque no toda.

Eloy es consciente de que él es su mejor vendedor, a parte de los libros que tiene editados por editoriales, tiene una apuesta particular, llamada Cuentos para entender el mundo, y en el Regalo podemos encontrar alguno, pero también en la presentación nos obsequió con un par, hasta el punto de antojarseme tener un ejemplar, y seguro que más pronto que tarde me hago con uno

Conclusión:


Si has llegado hasta aquí, sabrás que me ha gustado la novela y que disfruté sobremanera con la presentación que Eloy hizo en mi pueblo hace casi una semana, si has leido en diagonal o tan solo estas líneas solo me queda decirte, que disfrutaras de la prosa de Eloy y también de esa realidad ficcionada que se esconde tras esta novela. Eloy utiliza además de una prosa sencilla, ágil y sin artificios, con las descripciones justas y muchos diálogos, capítulos cortos, algunos muy cortos, que le dan rapidez a la lectura a pesar de sus más de cuatrocientas páginas.

En ella se esconden reflexiones y personajes que son reales, y que posiblemente nos parezcan que están un poco idos, sin embargo puede que sean más cuerdos que muchos de los que se empeñan en continuar con un trabajo y una vida que nos les llena, hay que ser muy valiente para tomar ciertas decisiones, pero solo hay una vida, y hay que aprender a disfrutarla.

Creo que a nadie le resultara indiferente esta novela, y si eres de los que apuntan frases, seguro que te harás con una buena colección, además de ver reflejado a más de uno de tus conocidos o incluso a ti mismo, con saber que hay un trasfondo de realidad detrás de cada personaje convenientemente maquillado debería bastarnos para disfrutarla mucho más.



Galería de fotos de la presentación:


Aunque tome fotos en la presentación no las puedo usar porque como veréis usó un sistema de proyección y para ello necesitaba que la sala estuviera bastante oscura, por ese motivo como me hallaba más o menos por el centro de la sala mis fotos son bastante malas, así que tomo prestadas las que hicieron miembros del club de lectura. Y sin que sirva de precedente y porque no me di cuenta y me pillaron a traición estoy en una de las fotos, eso sí no me preguntéis quien soy porque no os lo voy a decir.



Espero que si os acercáis a esta novela la disfrutéis tanto como yo, y os recomiendo que asistáis si tenéis ocasión a alguna de sus presentaciones.

14 comentarios:

Margari dijo...

El primer libro de este autor me gustó bastante. Lo único que no me convenció fue el final. Tengo el segundo pendiente en la estantería, así que aún tardaré en ponerme con éste. Pero por todo lo que cuentas, creo que también me gustará mucho.
Besotes!!!

Tatty dijo...

A mí también me ha gustado mucho esta novela de Eloy,me encantan las historias que presenta en sus libros. Y que suerte poder asistir a la presentación, es uno de los autores que me gustaría que se acercase por aquí
Besos

Mª Ángeles bookeandoconmangeles dijo...

Ha sido mi estreno con el autor y la he disfrutado mucho también.

Un besote

Espe dijo...

Me alegro de que te haya gustado esta novela. Yo me quedé en la primera de Eloy, y también me gustó aunque el final me dejó un poco chafada. Seguro que no le importará que lo saludes cuando te cruces con él por la calle, si es tan dicharachero como dices le hará ilusión, supongo. Otro tema es cuando vaya con su hija, aunque supongo que a ella también le gustará que su padre sea famoso, jeje.

Victor dijo...

Pues tengo el libro en el kindle desde hace mucho, pero por unas cosas o por otras me da mucho pereza ponerme con él.
Aún me tengo que pensar más si lo leo o no, porque soy más de novelas.
Muchas gracias

Buscando mi equilibrio dijo...

PEDAZO DE RESEÑA CARMINA!!! Desprendes una pasión contagiosa, chiqueta.

No he leído su obra aún. "lo que encontré bajo el sofa" lo tengo en digital desde hace ya.. y aún no me he puesto con su lectura. Mª Angeles (bookeando) me dijo que tenía que leer "El regalo", y no me olvido, algo habrá entre sus páginas para que ella me diga que debería leerlo.

Muy buena crónica, le has puesto mucho sentimiento.
Besotes

Marisa G. dijo...

Leí los dos anterioes y me gustó mucho más el segundo que el primero. Con este, he optado por esperar reseñas porque temía encontrarme con unas sensaciones demasiado parecidas a las que sentí con los otros dos. No obstante, visto lo visto, no me importaría leerlo. Besos

mar dijo...

No he leído nada del autor así q me apunto este. Besinos.

Fesaro dijo...

Pues yo quedé enganchado a su primer libro. Compartí un encuentro con él una vez y me pareció un tío muy majo y con un discurso muy coherente.

Fesaro dijo...

Pues yo quedé enganchado a su primer libro. Compartí un encuentro con él una vez y me pareció un tío muy majo y con un discurso muy coherente.

Shorby dijo...

Lo quiero leer, solo he leído uno de sus libros y me gustó mucho =)

Besotes

Rocío dijo...

Pues después de lo que dices en la reseña creo que me gustaría esta lectura, un beso

Carax dijo...

No he leído anda del autor, quizá más adelante
besos

Blanca dijo...

He leído sus dos anteriores novelas (me falta el libro de cuentos y este). Y me gusta su forma de escribir y de contar las cosas.
Un abrazo