miércoles, 20 de julio de 2011

Cada siete olas. Daniel Glattauer




Se ha notado mucho que el autor ha escrito esta novela para complacer a sus lectores, a aquellos que se habían quedado con ganas de más y a los que no había convencido el final de Contra el viento del norte. Para mi la novela terminaba más que bien, de una forma realista, y no tenía pensado leer esta segunda parte, sobre todo desde que intuí a donde me quería llevar el autor. Pero la curiosidad pudo conmigo, y al final un día mis ojos se posaron en la estantería y allí estaba haciéndome guiños para que me la llevara.




En esta novela nos encontramos más de lo mismo, lo que en la otra era novedad en esta se convierte en repetición, entonces donde esta la diferencia?... pues en las situaciones que viven los personajes en sus vivencias personales, en su forma de relacionarse, en sus actitudes. Ahí y sólo ahí radica la diferencia entre estas dos novelas.




Encontramos a un Leo menos inseguro, pero todavía con muchas dudas, incapaz de desvincularse de la relación virtual para vivir plenamente su relación con Pamela, una bostoniana con la que mantiene un noviazgo. Este se ve alterado por su relación con Emmi, por las expectativas de esta, por su constante intromisión en sus asuntos. Al final Leo termina admitiendo lo que le asustaba y es que esta enamorado de esa mujer a la que no conoce. Los correos más tiernos siguen siendo los suyos, cuando el alcohol nubla su mente, sus dedos se desatan y la verdad fluye.




Por su parte Emmi sigue jugando un poco al gato y al ratón, escondiendo muchas cosas y enseñando sólo las cartas que le interesan, los lectores nos enteramos de las cosas al mismo tiempo que Leo y parece que el escritor quiera que haya una cierta complicidad entre ambos. Emmi sigue igual de histérica, igual de perro del hortelano, ni come ni deja comer, insegura, pero al mismo tiempo queriendo lanzarse a la piscina. En una cosa Bernhard tenía razón Emmi necesitaba encontrarse con Leo para saber si le amaba realmente.




El ansiado encuentro de la primera novela se repite hasta siete veces, de ahí un poco el titulo, cada siete olas.




" Sí, aquí cuentan la historia de la indómita séptima ola. Las primeras seis son previsibles y equilibradas. Se condicionan unas a otras, se basan unas en otras, no deparan sorpresas. Mantienen la continuidad. Seis intentos, por más diferentes que parezcan vistos de lejos, seis intentos... Y siempre el mismo destino.

Pero ¡Cuidado con la séptima ola!. La séptima es imprevisible. Durante mucho tiempo pasa inadvertida, participa en el monótono proceso, se adapta a la sus predecesoras. Pero a veces estalla. Siempre ella, siempre la séptima. Porque es despreocupada, inocente, rebelde, barre con todo. Para ella no existe el antes, sólo el ahora ¿Mejor o peor? Eso sólo pueden decirlo los que fueron arrastrados por ella, quienes tuvieron el coraje de enfrentarla, de dejarse cautivar."




Aún siendo más de lo mismo, la fórmula ya no es novedosa, no pierde el enganche, los correos te arrastran, el juego de Emmi y Leo te sigue seduciendo, la información se administra en cuenta gotas y la descubre el lector a la par que el otro protagonista. La novela se lee en un suspiro, y aunque te lleva al un final que a mi no me ha gustado nada, por pasteloso, no puedo desmerecer al resto, ahora sí espero que Glattauer vuelva a innovar no se quede en una formula que ya ha desgastado.




Bernhard también tiene su momento de gloria, aunque como mera comparsa, si fue el personaje que más destaqué en Contra el viento del norte, en esta ocasión es un personaje pasivo, sabemos lo que Emmi nos quiere contar, que no es mucho.




Una lectura agradable, para pasar una tarde o como mucho dos entretenida, con una sonrisa en la boca en ocasiones y con ganas de dar un par de cachetadas a los protagonistas en otras. Mi curiosidad ha quedado saciada, pero si tengo que elegir entre las dos novelas de Glattauer me quedo sin duda alguna con Contra el viento del Norte.

29 comentarios:

LAKY dijo...

Pues fíjate que yo creo que me quedo con ésta. Si es que soy una romanticona!

Tatty dijo...

Tengo todavía pendiente la primera parte por lo que no me he leído tu reseña para no descubrir nada, pero espero poder ponerme pronto con los dos porque hace tiempo que los quiero leer

Bolzano dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo en el inicio de esta reseña. Creo que con la primera hubiera bastado.
Saludos

Ismael Cruceta dijo...

Creo que si leo la primera (tengo ganas) no leeré la segunda... a mí las novelas escritas pensando en dar a los lectores lo que quieren y poco más no me suelen motivar...

Un besote fuerte Carmina!

Ángel Iván dijo...

Yo ya me cabreé con la lectura de la continuación, no se si lo recuerdas, si algo está bien como estaba porque estirarlo.
Un besote.

Locura de lectura dijo...

Hola, la primera parte me encantó. Pero claro, de la segunda me quedo con el final. Besos

Margari dijo...

Me gustó tanto la primera parte que me estoy resistiendo a leer esta segunda. Pero estoy deseando reencontrarme con estos personajes, así que terminaré leyéndola.
Besotes!!!

Shorby dijo...

A mí me encantó el final de la primera, un jarro de agua fría (para ambas, ja).
Casi me da miedito leerme este jejejej pero en nada me pongo con él =)

Besotes

Susana Hernández dijo...

No he leído el primero, así que de momento tampoco estará este en mi punto de mira.

Besicos!

M. dijo...

Bueno yo quiero leerlo más por curiosidad que por otra cosa. Aunque el final de Contra el viento del norte me dejó un poco "cao" tengo que reconocer que era realista. Aun así supongo que leeré esta segunda parte algún día.

Besos

Carol dijo...

Yo tb me quedo con la primera, el final era buenísimo, realista y seguro que algo que muchos no esperaban. Más que una segunda parte me pareció un final alternativo, aunque es cierto que engancha igual que el primero. Bsos

Kristineta! dijo...

No me he leído aún la primera y no tengo mucha prisa por hacerlo... no sé, sé que ha gustado a mucha gente pero prefiero leer otros libros. Aunque sé que algún dia caerán.
Besos

Rosalía dijo...

Yo estoy deseando quitarme libros pendientes en casa para poder comprar los de Daniel Glattauer, que le tengo ganas a este escritor.

bsos!

María dijo...

Opino exactamente lo mismo que tú, este segundo libro pierde la novedad que 'Contra el viento del Norte' aporta. Sin duda me quedo con el primero y tienes razón en que los personajes a veces son insoportables.
¡Saludos!

dsdmona dijo...

Yo no soporto a este tipo... leí "Contra el viento del norte" y la encontré demasiado ñoña y sin ninguna novedad en cuanto al tema tratado... sin ganas de leerlo.

D.

Cosette dijo...

¡Qué casualidad! Veo que has publicado la reseña de “Cada siete olas” y justo he pasado las últimas dos noches leyendo este libro y su primera parte. Solo comentarte que suscribo punto por punto tu opinión. “Contra el viento del norte” me ha parecido una lectura fresca (ideal para “colar” entre material más pesado) y me ha gustado bastante (y mira que no soy la “lectora tipo” de este género), pero “Cada siete olas” se me ha hecho un poco pesadito. Sigue resultando una lectura rápida y amena, pero es más de lo mismo y, a mi parecer, totalmente prescindible. Además, como tú, yo soy (especialmente en lo que a historias de amor se refiere) una fan de los finales realistas (y si pueden ser agridulces, mejor que mejor). El del primer libro era más bien amargo, pero me dejó buen sabor por lo honesto (e inesperado)… Sin embargo, el “verdadero” final de la historia de Leo y Emmi es puro pastel, tanta dosis de azúcar casi se me indigesta, ¡¡¡por favor!!! :P

Un saludo!

Carmina dijo...

jejej Laky yo no lo soy nada, el azucar en demasia me empalaga, la novela romántica no es un genero que yo cultive en demasía aunque he sido capaz de disfrutar con algunas lecturas, pero a priori cuando las reserve y las cogí no sabía muy bien de que se trataba. Ese final me ha parecido alternativo y no es muy de mi gusto, aunque entiendo que haya gente que lo prefiera.

Carmina dijo...

Tatty creo que no descubría nada en la reseña, pero lo entiendo, Contra el viento del norte a mi me sorprendió gratamente, este me ha parecido una forma de complacer a los fans, en fin que ya nos contaras que te parece a ti. Algo no se puede negar son amenos y se leen en un suspiro

Carmina dijo...

Sin duda Bolzano, el querer complacer a los lectores no es algo que haya salido del todo bien, ha contentado a una parte y ha dejado un poco desconcertados a los que con la primera nos bastaba. Espero que se reinvente, de hecho creo que la huella del beso es incluso anterior aunque en España se haya publicado despues.

Carmina dijo...

Ismael el propio autor reconoció el porque de una segunda novela, en mente no estaba proyectada, el aluvión de mails preguntando por los personajes y que iba a ser de ellos le animo a escribir Cada siete olas, y sinceramente yo que no soy nada pastelosa lo hubiera dejado con el final redondo que tiene Contra el viento del norte

Carmina dijo...

Angel precisamente porque me acuerdo de tu reseña y ya la había descartado, no me sorprendió el giro que había dado esta segunda parte. La leí por curiosidad, no porque fuera para mi imprescindible, tu ya me hiciste saber lo que sospechaba, y he tardado bastante en hacerme el animo de leerla

Carmina dijo...

Locura de lectura para mi el final redondo es el de la primera, siento no ser tan romántica, pero es que la vida no es tan fácil y tan sencilla, me suena a cuento de hadas.

Carmina dijo...

Margari igual tu eres de esas personas a las que la segunda le gusta más que la primera, todo depende de que es lo que te gustaria que pasara con los personajes, creo que solo ahí radica la clave de que te guste más una que otra. Por que realmente lo novedoso se encuentra en la primera, lo otro es un poco más de lo mismo, la fórmula se repite y las situaciones con ligeros matices otro tanto

Carmina dijo...

Shorby supongo que como yo intuyes lo que te vas a encontrar, ya sabiendolo o intuyendolo poco te puede sorprender y el enfado si no te gusta también sera menor

Carmina dijo...

Jajaj Susana muy práctica, si tienes que empezar comienza por el principio, pero mira por donde no veo este libro de tu estilo, a no ser que sea para desengrasar entre lecturas más reflexivas.

Carmina dijo...

M. curiosidad fue lo que me movió a mí, sin embargo a mi el final no me dejó cao, y este tampoco, porque ya me lo imaginaba despues de haber leido un monton de entrevistas del autor en las que explicaba el porque de esta segunda parte.

Carmina dijo...

Estoy contigo Carol, lo que plantea Glattauer es un final alternativo, para aquellas personas a las que no convenció el de Contra el viento del norte. Pero simplemente porque muchos no esperaban el final para mi fue mucho mejor novela, yo en esta si lo esperaba

Carmina dijo...

kristineta afortunadamente a todos no nos llaman los mismo libros, por eso la bloggosfera es tan rica, y todos nos podemos nutrir de ella, sería muy aburrido si todos reseñaramos los mismo libros. Si no te llama espera a que lo haga, y sino hay miles de alternativas y de paso nos las das a conocer

Rusta dijo...

Carmina, terminé el libro anoche y ahora acabo de leer tu reseña. Coincido al 100% contigo, con Carol, con Ángel y todos los que han comentado que el primero era mucho más realista y redondo. ¡Qué decepción me he llevado! El último capítulo es lo más cursi que he leído en mucho tiempo. Y lo peor es que ni siquiera me ha enganchado como el anterior...

Qué pena que haya podido más el satisfacer a los lectores que la buena idea del autor en "Contra el viento del norte".

Besos.