lunes, 12 de mayo de 2014

Perdida en...




Ni recuerdo el tiempo que hace que no os enseñaba en que libros ando perdida, y es que abril ha sido un mes complicado por el tema del trabajo y mayo lo está siendo por gestiones con el tema de la rodilla, que promete dar guerra durante mucho tiempo.

Pero hoy he querido mostraros mis lecturas, esas que dan la impresión de que no avanzan, porque no todos los días puedo leer, y los que puedo hacerlo a veces ando de bajón, así que para que los libros no terminen contagiándose de mi estado de ánimo, los dejo a un lado mientras me entretengo en otros menesteres.

Como ya viene siendo costumbre llevo dos libros al mismo tiempo, ahora no es por el tema del peso en el bolso, además ambos tienen alrededor de 350 páginas y son de tapa dura, así que el peso es similar. Ambos me están gustando mucho, aunque uno lo llevo más avanzado porque cuando me engancha no hay quien lo suelte. Cada uno tiene sus criterios a la hora de leer, hay que coge un libro por la mañana y otro por la tarde, yo no dispongo de tanto tiempo, así que el que primero se me cruza en el camino es el que cojo, y si me tiene enganchada ese es el que me acompaña si o sí hasta que llego al final en detrimento del otro.

Cuando vi la portada del libro que llevo más avanzado me enamoré literalmente de ella, a pesar de su falta de ortografía. La sinopsis acabó de convencerme y es que un libro en el que la literatura es importante, en el que hay un escritor fallecido, un éxito post venta y una biblitecaria por medio, además de una agente literaria, no hay manera de que no seduzca. Os estoy hablando de:


Título: Donde quiera que estés

Autora: Elena Moreno

Editorial: Planeta

Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos

Nº Páginas: 348


Así comienza...


Lo que no alcancé a contarte es que aquella mañana del  23 de abril de 2012 perdí el metro de las 8:30. Esperé al siguiente fundiéndome con la gente que, a esa hora temprana, se dirigía hacia sus destinos concentrada en sí misma. Llevaba conmigo un cierto desasosiego. La causa era aquella despedida prisionera que tuvimos.

Mire al cielo, que aquel día estaba limpio, azul, hermoso, buscando ese orden con el que contamos: al sábado le sigue el domingo, al lunes el martes... Después de mayo llega junio... Era el día del Libro y en la biblioteca habían organizado una jornada de puertas abiertas. En la calle Diputación, a la altura del café El Globo, vi que estaban montando un tenderete. No me detuve y continué caminando hasta mi despacho para emprender la rutina del trabajo.

El libro tiene una gran sensibilidad, tiene un tema muy difícil de tratar, el luto y la forma de afrontarlo, a mi me está cautivando la prosa de la autora y la historia. Me queda muy poco y quiero saber más y más, así que supongo que a estas alturas le robará protagonismo al otro libro que me acompaña.


He leído los libros anteriores del autor, y eso que tuve que vencer mi reticencia porque no es que me resultara muy cómoda su faceta mediática, reconozco que con la primera novela que leí me cautivó de tal manera que leeré todo lo que publique. Me estoy refiriendo a:

Autor: Mâxim Huerta

Título: La noche Soñada

Editorial: Espasa

Colección: Ámbito cultural

Nº Páginas: 347


Así comienza...


Tarde del 23 de junio de 1980 en Calabella, un pueblo cercano a Tossa de Mar, Costa Brava

Sonaron las seis de la tarde en el campanario de la iglesia. En mi reloj, la misma hora. Todo estaba en orden para poderlo romper. Yo había elegido la noche de San Juan para convertir a mi familia en una familia feliz. Como más adelante contaré, aquella noche todos pedían deseos; en cambio, yo los hice realidad.

Mis padres estaban en la cocina, papá fumando y mamá poniendo toda la comida que había guisado para los días de fiesta en diferentes tuppers rosas y azules. Es algo que hacía siempre, porque así lo hacían mis tías y así lo hacía mi abuela y así lo hacían en el pueblo todas las mujeres para estar más tranquilas con el alboroto de las charangas, las misas y las  verbenas.


De este llevo menos, y todavía no le he cogido el gusto, pero es que los inicios no siempre son fáciles, se que al final me conquistará como ha hecho con todas sus novelas

14 comentarios:

Angela Leon dijo...

Quiero leer este mes La noche soñada también. A ver que te parece :)

Bs.

Manuela dijo...

Ay Maxim... a ver si veo viendo reseñas y voy eliminando mis prejuicios... Ya nos contarás !
Besos.

Isabel dijo...

El primero no lo conocía, el segundo sí y casi me llama más este último, ya nos cuentas... Besos

Margari dijo...

El primero tiene muy buena pinta. Estaré atenta a tus reseñas. Disfruta de las lecturas!
Besotes!!

susana palacios dijo...

El que más me llama es el primero, a ver que nos cuentas, besotes!

Carmenzity Zeta Zeta dijo...

Lo importante es leer. El ritmo viene dado a veces por todo lo demás, pero bueno...
Ánimo!
Saludos

lecturina si dijo...

Hola Carmen el que me parece más interesante es el primero, estaré atenta a tu reseña.

Carax dijo...

Al final te animaste a hacer un Perdida en...! Compartimos El de Maxim!
Besos

kabu leyendo es gerundio dijo...

Me suscita curiosidad el de Maxim Huerta, tengo que leerlo, pero si que es verdad que estos seres mediaticos que se meten a escritores no me suelen gustar... ya no contaras que tal... besos

Tatty dijo...

Pues los dos me parecen muy interesantes así que ya nos contarás
Besos

Cartafol dijo...

Que disfrutes de las lecturas, estaré atenta a tus impresiones ;D

MDolores dijo...

De momento no me llama ninguno de los dos, pero estaré atenta a tus reseñas para ver tu opinión. Disfruta de las lecturas :)
Un beso!

Carla dijo...

Los dos tienen muy buena pinta. Màxim Huerta es uno de esos miles de autores que tengo pendientes y que quiero leer tarde o temprano.
Disfrútalos!

Un beso!

Kayena dijo...

Del primero no sabía nada, pero por lo que cuentas, habrá que hacerse con él.

Con Maxim Huerta no me he estrenado y me apetece hacerlo, porque precisamente por las reseñas que has publicado de sus novelas parece muy interesante. Ya veremos, ya sabes que me pierdo con una facilidad portentosa.

Un beso.