miércoles, 14 de mayo de 2014

Cenicienta llevaba tacones de 15 cm. Luján Argüelles

A estas alturas supongo que la mayoría de vosotros ya sabréis que el mes de abril me ha resultado difícil de sobrellevar, exceso de trabajo, una rodilla maltrecha que se quejaba a todas horas, y demasiado personal de vacaciones sin cubrir. Con ese panorama cuando terminé el libro que tenía entre manos decidí coger algo ligero, que me ayudara a evadirme, a disfrutar mis escasas horas de asueto, y lograr que mis 20 minutos de almuerzo cronometrados por el jefe me hicieran esbozar una sonrisa.

Necesitaba literatura sin pretensiones, que no me hiciera pensar, que me relajara, en pocas palabras lo que yo llamo un libro de refresco, o de desconexión. Acababa de llegar a casa Cenicienta llevaba tacones de 15cm. Ya sabéis que veo poco la televisión, y la mayoría de las veces lo hago con mis hijos, con lo que no suelo elegir casi nunca el programa. A Luján Argüelles me la he cruzado en algún zapping, y de buenas a primeras no es una novela que yo hubiera elegido, sin embargo cumplió su objetivo divinamente, porque en más de una ocasión me pude reír y no soy yo muy dada a ese tipo de cosas en literatura.

Como novela de refresco la verdad es que esta bien, la autora consigue implicar constantemente al lector, los temas que trata son cotidianos ya que nos habla de sus amigas, con un vocabulario llano, sencillo y no por ello desprovisto de belleza. El libro esta muy trabajado desde el punto visual, a cada una de las seis amigas se les asigna un tipo de zapato de tacón que viene dibujado al principio del capitulo, y luego una ficha identificativa, las páginas están salpicadas de dibujos, una flor, una mariposa, un hoja que simula un corazón, todo en plan muy gamberro pero dando mensajes positivos, aunque me adelanto mucho...

La autor@:

No suelo ver la televisión pero con esta mujer me he cruzado un par de veces en distintos programas, pura
casualidad, la verdad es que a simple vista me ha parecido muy artificial en su forma de vestir, peinar y maquillar, pero muchas veces no son las presentadoras las responsables del estilismo, así que no se si le puede achacar a ella.

Por la forma de escribir se vislumbra una mujer de su tiempo, alegre y algo gamberra, y eso me ha convencido más que la imagen que proyecta la pantalla plana. Os dejo los datos que la editorial nos ofrece.

Luján Argüelles nació en Asturias en 1977, es locutora radiofónica y presentadora de televisión. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación, siendo actualmente, la imagen de Cuatro. Empezó su carrera mediática a los 19 años. Tras trabajar en Radio Vetusta decidió mudarse a Madrid y fichó por Onda Cero.

A partir de 2002 compagina su trabajo en la radio con el mundo de la televisión, fichando por Antena 3. En 2008 inicia una nueva etapa en Cuatro, con programas de enorme éxito: Granjero busca esposa, ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Un príncipe para Corina o ¿Quién quiere casarse con mi madre?

Recibió el Antena de Oro 2009 a la mejor presentadora por Password y Granjero busca esposa. También se le concedió el Premio Zapping 2011 a la mejor presentadora por Dame una pista.

Argumento:

Resulta difícil hablar de este libro y la contraportada solo hace una somera descripción de las seis mujeres que protagonizan esta ¿novela?, diría que posiblemente este no es el calificativo idóneo. Así que voy a intentar yo dar con uno aceptable sin descubrir demasiado.

En los grupos de amigas, sobre todo cuando estos se forman en la madurez, las edades de las componentes suelen ser dispares, las hay más jóvenes y más maduras,y esto pasa en nuestro grupo de cenicientas con andamios. Todas han entrado en la década de los 30 o están a punto de hacerlo y las hay que han superado otras décadas también, sin embargo juntas forman una secta que se autocalifica a lo largo del libro de múltiples formas.

A lo largo de las 284 páginas de este libro lo que vamos a conocer en realidad es a seis prototipos de mujeres que interactúan entre sí, con realidades muy parecidas pero a la vez completamente diferentes. Seis mujeres eso sí cañón, y si no lo son se sacan partido, ricas, algunas famosas y bien situadas socialmente. Podremos empatizar con ellas a ratos, y en otros querer liarnos a tortas, pero seguro que en algún momento nos sentiremos reflejadas puesto que lo que desfila por estas páginas son cosas cotidianas, el día a día, de yo diría unas pijas consentidas, que como cualquier mortal se dan de bruces con la realidad en más de una ocasión.


Mis impresiones:

Me ha sorprendido mucho este libro, porque calificarlo de novela me parece una barbaridad, y lo ha hecho para bien, aunque también reconozco que de no haber estado imbuida en una realidad tan estresante igual no lo hubiera disfrutado tanto, por eso siempre he dicho y mantengo que cada libro tiene un momento idóneo para ser leído y querer forzar a veces solo sirve para llevarnos un regusto amargo de la experiencia.

Lo primero que me sorprendió del libro fue el protagonismo absoluto de la escritora tanto en la portada como en la contraportada. Pero las sorpresas siguen dentro, dando un aire desenfadado a la lectura puesto que nos vamos a encontrar con cambios de color en las letras, ojo pasa del negro al gris oscuro, mayúsculas para enfatizar, dibujos decorando las páginas como si se tratara de un manuscrito y en el momento en que te abandonan las musas uno se dedicara a hacer motivos más o menos relacionados con lo escrito en ella.

Ya la dedicatoria sorprende porque está escrita en un tipo de letra que simula la escritura manual y sobre fondo gris claro y decorado con corazón blanco que en otras circunstancias me hubiera obligado a salir por patas con algún sarpullido, continuamos con el mismo fondo gris para anunciar el Prologo y el dibujito asociado una flor...

El prólogo ya me ha parecido inusual porque la autora nos anuncia que estamos ante un libro por encargo de la editorial, y en primera persona nos va explicando sus dudas, y como decide resolverlas, y para ello convoca a sus amigas a cenar y entre todas decidirán el tema del libro y como encararlo, y ya ahí comienzas a esbozar sonrisas, porque te imaginas con tus amigas, dispuestas a hablar de un tema importante como si de un cónclave se tratara y después de despedirte de ellas te das cuenta de que el tema ni se ha tocado en toda la reunión. Y comienzas a descubrir que las amigas de nuestra autora son un poco especiales. 

A pesar de todo nuestra autora tiene muy claro que va a hablar de sus amigas, seis en concreto y nos exhorta a descubrir detrás de cual de ellas se esconde, y por lo menos para mi ya fue un aliciente porque por la contraportada sabía que ninguna de ellas se llamaba Luján y que posiblemente hubiera usado nombres ficticios.

Habréis deducido pues que la novela tiene un prólogo, seis capítulos y un epílogo. Luján pretende presentar a sus amigas en lo bueno y en lo malo, en la etapa que conoce y en la que no conoce puesto que cada una de ellas es como es por la infancia que le ha tocado vivir. El inicio de cada capitulo es muy original, a doble página y como si de un papel pintado en tonos de grises y rayas anchas encontramos un zapato, diferente para cada chica y el titulo del capítulo, pero el diseño continúa en la siguiente página, en la que encontramos una ficha de la amiga en cuestión con su nombre, edad, hobbies y observaciones y todo ello convenientemente dentro de un dibujo que simula un colgante o una etiqueta de ropa. A partir de este momento se mete en harina, siempre en primera persona, y buscando la complicidad del lector, como si le pidiera consejo, al mismo tiempo le exhorta a interactuar con ella puesto que en todos los capítulos hace unas preguntas, o anima a ser el hombre que consuele a sus amigas y para ello da una dirección de correo electrónico, que sinceramente no he probado si funciona o es simplemente un ardid.

La lectura se hace amena porque te da la sensación de que te estás tomando un café con Luján y que te está contando cotilleos, intimidades, en algunos momentos te avisa de que a su amiga no le va a hacer ninguna gracia cuando lo lea que lo haya contado, al mismo tiempo que te hace confidencias sobre su presente, te va contando su pasado para explicar algunas decisiones que ha tomado o algunos matices de su forma de ser, y ahí el diálogo tiene mucha importancia y aporta frescura, ligereza y rapidez a la narración, la verdad es que las páginas pasan y a penas te das cuentas. Y a pesar de que cada capítulo esta dedicado a una chica todas tienen su momento de gloria en el dedicado a otra amiga.

Personajes

Y tanto hablar de la chicas, habría que hacer un inciso para presentarlas al menos, no os voy a dejar más que unas ligeras pinceladas y voy a aprovechar las que la editorial deja en la contraportada, porque para mi ha supuesto un placer el ir descubriéndolas poco a poco, y supongo que el impacto de algunas revelaciones pondrá su granito de arena en el resultado final de la lectura. Hay dos que no están pero intentaré acercároslas yo.

Romina: ¿Historial Amoroso? Corto, uno y no más, pero se lo ha tenido que currar más que si hubieran sido Georges Clooney y  Take That al completo.

Candela: ¿Historial amoroso? No especialmente  largo, pero más accidentado que un camino de cabras de Las Pedroñeras.

Sara: ¿Historial amoroso? El amoroso es corto, pero el sexual deja las mil y una noches al nivel de un folleto de pizzería. En longitud y en contenido porno.

Gilda: ¿Historial amoroso? Tres verdaderos cretinos a los que le gustaría borrar de la faz de la tierra y, de paso, a varios más como ellos.

Elena: ¿Historial amoroso? Un par de amantes y un ex marido que el sableó hasta el hígado en el divorcio

Natividad: pero más os vale llamarla Naty ¿Historial amoroso? Largo y accidentado, pero ella no aprende, y nos tememos que vuelva a casarse a la que nos despistemos (Dios no lo quiera)

Nuestras chicas son cenicientas así que lo que cuenta es su vida amorosa, aunque parezca que entre ellas todo es paz y armonía en ocasiones saltan chispas, se enfadan entre ellas y ponen en un brete al resto de las chicas, como en cualquier otro grupo de amigas... 

Y por fin el Epilogo, y después de estar todo el libro devanandome los sesos a ver quien era nuestra autora, porque a mi a aplicada no me gana nadie... descubro una verdad que  me deja con la boca abierta, pero no os la voy a revelar, porque no tendría gracia que vosotras la mantuvierais cerrada. Y si  he dicho vosotras, porque creo que es un libro que a ningún hombre le apetecera leer, además el espécimen masculino no sale nada bien parado de la pluma de Luján.

Y ya os decía que la lectura puede resultar divertida, frívola y en ocasiones incluso un tanto vulgar, porque una de las niñas se las trae, sin embargo al dejarla reposar me quedo con una frase o más bien con un párrafo.

...gracias por acompañarme en este viaje..., y un deseo: espero de todo corazón que todas encontréis vuestros tacones perfectos y los uséis para ir por la vida pisando fuerte. ¡OJO!, nadie ha dicho que "tacones perfectos" es igual a "hombre maravilloso". Recordad, los tacones de 15 centímetros son las experiencias acumuladas que nos dan la seguridad para seguir caminando y para seguir intentando conseguir, de vez en cuando, un momento de felicidad.

Y solo este párrafo me ha hecho replantearme la lectura y su resultado final, ya he reconocido que no se si este libro me hubiera entusiasmado tanto de no haberlo leído en la coyuntura en que lo hice, pero me ha parecido una gamberrada muy bien escrita, una forma de lograr la complicidad de la lectora a costa de hacerle preguntas constantemente de intentar introducirla en el grupo de amigas, tanto que no me ha sido complicado imaginarme tomándome un café en una terraza compartiendo confidencias con la autora, eso sí ella tan mona como siempre y yo con mis vaqueros y camisa cómoda porque los tacones ya no son lo mio, al menos hasta que la rodilla firme la paz.

Conclusiones:

Una lectura, fresca, ligera, para momentos en los que tu vida te pide un kit kat y en los que no eres capaz de leer nada. La complicidad de la autora, y el reto de intentar descubrir cual de las chicas es ella hará que pases las páginas sin darte cuenta.

Ninguna de las chicas tiene desperdicio, vale, ahora son ricas, bien acomodadas, algo frikis, y en ocasiones las matarías, pero cuando ves su perfil humano, cuando bajan a la tierra empiezas a descubrir que en algunas cosas tampoco son tan distintas a tí, a alguna de tus amigas, o a tu vecina.

Si quieres pasar un buen rato este libro es una buena opción, pero no le pidas peras al olmo, este titulo no pasará a los anales de la literatura, pero sí cumple el objetivo de entretener.

Ahhhhhhhh y si tienes que tomar notas, han tenido la deferencia de dejar tres páginas al final del libro, simulando una libretita de notas... la edición la verdad es que está muy cuidada, aunque se presente en tapa blanda, el interior es otra cosa.

Ahora os toca decidir si os apetece o no está aventura...

Retos:

25 españoles

mayo mes del chick lit



18 comentarios:

kabu leyendo es gerundio dijo...

A veces las lecturas asi hacen su labor, por lo visto ha cumplido con su cometido... entretener.
Cuando este un momento de esos que comentas , me acordare de este librito... un beso!

Isa dijo...

Tengo varias cosas que comentar y voy a hacerlo a medida que leo porque si no se me olvidan.
Lo de tu jefe es malo pero lo tuyo peor, 20 minutos para comer y te dedicas a leer...
Para que te hagas una idea de cómo es Luján te diré que le pidió el divorcio a su marido por whatsapp: "Benja, cuando llegues a casa esta noche espero que hayas hecho la maleta y te hayas ido".
Lo de su presencia tanto en la portada como en la contraportada me imagino que será cuestión de marketing y más sabiendo que es un libro por encargo (algo que abunda últimamente), está claro que está destinado a venderse solo por estar escrito por un personaje público.
Por último, a pesar de todo lo dicho, me apetece leer el libro.

Hojas de Alisio dijo...

No es mi tipo de libro pero bueno, si es para entretener, quizás me lo lea este verano en la playa.

Besos ;-)

lecturina si dijo...

Hola Carmina totalmente de acuerdo en que cada libro tiene su momento para que pueda ser disfrutado. Me alegro de que en este caso ambos os hayáis encontrado en el punto exacto. Gracias por la reseña.

Lesincele dijo...

Me alegro que te haya entretenido, no imaginaba la novela así la verdad. Aunque por ahora no creo que me anime.
Un beso!

Manuela dijo...

El nombre de la autora me es familiar pero la verdad es que no consigo ubicarla. Me ha resultado muy divertido lo que nos cuentas, yo a estos libros los llamo "desengrasantes" pero soy muy poco dada a ellos así que no voy a ir a buscarlo. Eso sí...si se cruza en mi camino lo leo.
Besos.

susana palacios dijo...

Yo pienso como tu, cada libro tiene su momento adecuado, este parece perfecto para esos días en los que no te encuentras, me lo apunto, besotes!

Carax dijo...

No suelo leer estos libros, aunque si que acudo a ellos cuando necesito pura diversión. Lo tendré en cuenta para cuando vengan esos momentos.
Besos

Shorby dijo...

Odio los programas que presenta esta mujer, pese a que me encanta cómo trabaja... entre mis favoritos estaban Password y Dame una pista y los quitaron ¬¬

Aparte, no me llamaba en absoluto el libro, como no suelen hacerlo los que están escritos por personajes públicos, suele darme una pereza terrible.
Sin embargo por lo que cuentas, además de ser muy cuco, creo que me gustaría... libro piscinero puto y duro, parece. De vez en cuando apetecen los de este tipo =)

Besotes

Ana Blasfuemia dijo...

Pues parece divertido y me he quedado con la curiosidad de saber detrás de quién se esconde la Luján... ¿no podrías chivarmelo por algún lado? :D

Besos

Cocinando espero dijo...

Llevo muuuucho tiempo sin llevarme un libro a los ojos :(
Parece que no hay libro para "mi momento" Podría probar con este que nos traes, pero tengo varias cosas en contra de este tipo de libros y no se si sería capaz.
Aún así, a lo mejor necesito un libro como este para despejar cuerpo y mente y "desengrasar" como han dicho en otro comentario.
Y además...esas por y contraportadas...si, si, serán marketing y lo que quieras pero...sin comentarios.
Besazos guapa

Marisa C. dijo...

Hola Carmina. Pues de momento, no me llama mucho, pero no te digo yo que no le eche el guante más adelante. El tema parece divertido así que puede que sea bueno para una lectura fresquita en la piscina. Abrazos.

Margari dijo...

Puro libro para playa o piscina. No creo que me anime, pero tampoco lo descarto del todo.
Besotes!!!

Kayena dijo...

Pufff, a mi es que esta mujer me parece una petarda integral. La recuerdo de "Password", programa que me gustaba por su contenido, pero que ella se empeñaba en destrozar.

Cuando me enteré que había sacado un libro, me imaginé algo así a lo que describes, incluída esa portada que demuestra su necesidad de protagonismo.

También entiendo que tiene que existir esta clase de libros para desconectar y entiendo que te haya venido bien.

Un beso.

albanta dijo...

De este tipo de libros suelo huir. Me suenan todos a lo mismo aunque no dudo que en momento determinado me pueda resultar ameno y entretenido. NO creo que lo lea pero me has dejado con la curiosidad sobre el útlimo capítulo.

Memorias De una lectora dijo...

Hola!!nos encanta el blog! `y aunque este libro no es muy de nuestro "estilo" literario nos ha parecido una reseña genial ^^.
Comentarte que en Memorias de una lectora estamos de sorteo por alcanzar los 200 seguidores!!sorteamos un libro que lo reúne todo "El heredero de los 6 reinos", aventura, fantasía, romance...pásate!!muchos besos http://mdeunalectora.blogspot.com.es/

Angela Leon dijo...

jajaja, me ha gustado lo de las páginas para tomar notas!!!! Ya podían ponerlas en otras novelas y ahorraría en posit.

Yo también uso este tipo de libros para desconectar, no tanto de lo que me acontece a mi, sino a veces entre lecturas que han sido excesivamente profundas para mi "coco" o si he leído demasiado seguido de una temática determinada.
Me alegra que te haya hecho desconectar aunque sólo haya sido 20 minutos :)

Ánimo!!! Bs.

Teresa dijo...

Pues no termina de llamarme la atención, así que no creo que me anime.
Un beso!