martes, 22 de enero de 2019

El taller de libros prohibidos. Olalla Garcia

Cuando me propusieron leer esta novela un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Me apasiona la novela histórica, siempre he dicho que soy lectora de historias de largo recorrido, lo que yo suelo llamar tochos. La historia de España y la Mundial Contemporánea fueron mi pasión durante mi época de estudiante, sin embargo, hace tanto que me peleo a diario con el dios del tiempo, con ese tirano que me despoja del ocio y del placer de leer, que tenía el género más que abandonado.

Así que cuando Eva del blog Historia en mis libros vino con la recomendación, y supe que íbamos a hacer una lectura simultánea me tembló todo el cuerpo y tuve miedo de no estar a la altura. Las páginas volaron en mis manos, teniendo en cuenta cuando lo leímos y el poco tiempo del que disponía me duró  más bien poco en las manos. Y ahora no vayáis a pensar que lo liquidé en dos tardes, que eso hace tanto tiempo que no lo consigo que pienso que quien lo hace es extraterrestre como poco, o ha hecho un pacto con Kronos del que yo no tengo noticia porque estaría dispuesta a vender mi alma hasta el mismísimo diablo si con ello pudiera dedicarme más tiempo al placer de disfrutar una buena historia.

Pero como todo no podía ser perfecto, pinché y lo hice a la hora de presentaros mis impresiones, si estas líneas que estáis leyendo ahora y que todas mis compañeras hace semanas que se explayaron y la culpa la tuvo un resfriado del que todavía me estoy recuperando, de una tos molesta que me impide concentrarme y atar dos frases con sentido y la novela no merecía pasar sin pena ni gloria por este blog. 

Más de dos semanas yendo del trabajo a la cama y de la cama al trabajo me han dado un conato de mejoría que he querido aprovechar, por aquello de que el tiempo es traicionero y que el frío realmente acaba de llegar y parece ser que para instalarse.

La autora:

Olalla García nació en Madrid en 1973, estudió Historia en la Universidad de Alcalá, para la que
actualmente trabaja como profesora de literatura. Ha publicado con gran éxito cinco novelas: Ardashir, rey de Persia (2005), Las puertas de seda (2007), El jardín de Hipatia (2009), Rito de paso ( Ediciones B, 2014) y en Tierra de nadie (2016). También ha traducido al castellano numerosas obras de autores clásicos y modernos. Desde hace diez años colabora estrechamente con diversas editoriales como escritora, traductora y lectora.

Sinopsis:

Alcalá de Henares, 1572. La joven librera Inés Rámirez acaba de quedar viuda y ha de ponerse al frente del negocio familiar. Pronto descubre que su esposo poseía la clave de acceso al único ejemplar de un libro prohibido, cuya desaparición había sido ordenada por el poder político y la Iglesia muchos siglos atrás.

Con la colaboración de Pierre Arbús, un oficial de imprenta francés, inicia la investigación. Tendrá que tratar con personajes de todo tipo: maestros impresores, eruditos, delincuentes, nobles de alta cuna... Y todo bajo la sombra  omnipresente de la Inquisición, que vela por controlar el pensamiento y la palabra y la estricta censura de Felipe II.

Novela de intriga histórica. El taller de libros prohibidos nos transporta a la época en que  imprimir libros, venderlos y leerlos podía ser una actividad sumamente peligrosa.

Impresiones:

Quiero empezar esta opinión con una recomendación, nos encontramos ante una novela con una gran profusión de personajes, tantos que, aunque no sea mi caso, el lector puede llegar a perderse en algún momento, por ello es muy útil tener presente que al final del libro hay una Dramatis Personae a la que podremos acudir cada vez que un personaje se nos desdibuje para centrarnos de nuevo en la trama. Y como es una novela que se encuadra muy bien tanto en el periodo histórico que narra como en  el lenguaje de la época, como en un trabajo que para un lector corriente no es conocido encontraremos también un glosario a fin de poder conocer el significado de algunos vocablos sin tener que acudir a mr google, que posiblemente no siempre nos de la acepción mas adecuada para 1572.

Y ahora sí, entramos en materia...

La autora tiene el acierto de encuadrar esta historia en Alcalá de Henares, una ciudad con una gran trayectoria Universitaria, seis años después si no me equivoco de que el Cardenal Cisneros fundara la Universidad Complutense. En una villa en la que campan los estudiantes y eruditos los oficios ligados al mundo del libro tienen una gran importancia, así como el férreo control que ejercían sobre ellos tanto la Inquisición como el rey Felipe II.

No en vano nos encontramos en un periodo convulso en que el protestantismo está en auge en otros países de Europa y los eruditos se dejan querer, ese soplo de libertad que viene de fuera es muy goloso para las mentes abiertas de quienes se dedican al mundo del libro, impresores, encuadernadores, universitarios, profesores.

El férreo control de los libros ejercidos por orden del rey le ocasiona muchos quebraderos de cabeza a un sector en el que cada uno lucha por sus intereses, en el que el foráneo siempre es el  sospechoso y ojo que al hablar de foráneo o extranjero no solo me estoy refiriendo a alguien de fuera que hable un idioma diferente, basta con pensar en la división en reinos de España en aquella época para colegir que un navarro era un extranjero porque no era castellano, ni era capaz de pensar ni sentir como ellos por más tiempo que llevara viviendo allí, porque sus vivencias eran distintas.

Uno de los puntos fuertes de esta novela es la ambientación histórica, hay momentos en los que puedes sentir el olor de la tinta y el papel, e incluso el sudor de los oficiales que allí se afanan con las prensas, pasear por las calles mal iluminadas de la ciudad después del toque de queda con el corazón desbocado, incluso es fácil marcarte un farol con Inés o con Pierre aunque tiembles por dentro como una hoja mecida por el viento.

El trabajo de documentación que hay detrás de esta novela da como resultado una historia sensorial, capaz de meterte por completo en 1572, con sus comidas típicas, el desmán de las sirvientas, el control férreo de la moral por parte de las damas de compañía. La relación entre hombres y mujeres y el dominio del género masculino en todos los campos que Inés se niega a aceptar tras su viudedat que le otorga un vendaval de libertad que no está dispuesta a perder a pesar del que dirán.

Posiblemente ese haya sido mi talón de Aquiles, el papel de la mujer en el s. XVI. La autora es fiel a la época y por ese motivo nos presenta a mujeres dóciles, mujeres sin cultura porque para cuidar de la casa, del marido y de los hijos no hace falta saber leer ni escribir. Por contraposición, el padre de Inés y María quiso que aprendieran a leer, quizás por ello estas dos mujeres son unas adelantadas a su tiempo. Inés negándose a vender el negocio, o a casarse con otro hombre para que lo regente, conforme al uso de la época. Se propone llevar ella misma el negocio, aunque ello le granjea todo tipo de obstáculos, y críticas, incluso hace tambalearse su honor.

María su hermana, es una mujer jovial, contestona, imprudente y terriblemente lenguaraz, es la que más anima a Inés a salir a pesar de que la tradición se lo prohibe, quiere que deje atrás esa habitación lúgubre, pretende que viva porque no es más que una niña. Y para cortarle las alas ya está su madre y la dama de compañia de esta que vigilan su honra con lupa.

Por otro lado nos encontramos con un monarca muy religioso que decide que libros se pueden leer y utilizar en el rito religioso y cuales forman parte de la lista de libros prohibidos. Acaba de tener lugar un Concilio y sin previo aviso impresores, encuadernadores y libreros han visto sus negocios invadidos por representantes del rey que les han requisado parte de sus fondos, en una época en que un hecho de esa magnitud podría suponer la ruina, el cierre de un negocio.

Esto en cuanto al parte costumbrista de la novela, pero la contraportada reza que nos encontramos ante un trhiller, permitidme que discrepe, porque el tiempo en que se desarrolla no es corto, pero tampoco el ritmo es rápido, ni siquiera regular. Yo diría que nos encontramos ante una novela de misterio o suspense histórico, posiblemente se adecue más a la novela que tenemos entre manos, ya que hay momento en que la acción se ralentiza mucho.

Inés no ha tenido un matrimonio fácil, su marido no fue una persona cariñosa, ni contaba con ella para nada, su muerte supone por un lado un respiro, por otro el descubrimiento de que no fue trigo limpio y lo viene a descubrir de la peor forma posible, con la visita de un personaje siniestro que le reclama una encomienda que pactó con el maestro Lozano. El miedo lleva a Inés a afirmar que encontrara el modo de cumplir con el trato. No sabía la muchacha en que jardín se metía, ni cuanto ingenio iba a tener que derrochar. Descubrir que su marido tenía con ella más secretos de los que presumía no fue un golpe tan fuerte como llegar a la conclusión de que lo escondía era tan perjudicial para él como lo podía ser para ella.

Y ahí es donde comienza una carrera contra reloj para descifrar los papeles encriptados que descubre escondidos en la despensa, y también cuando de forma providencial aparece en su vida un tirador francés, Pierre Arbús, que trabaja en el negocio de su cuñada. Ambos irán tirando de la madeja hasta descubrir la ubicación del libro que buscaba el personaje siniestro. Sin saber muy bien los peligros que pueden correr en el intento, ya que parece ser que ese libro ha ido dejando un reguero de muertos a su paso.

Es justo en ese momento cuando la tensión crece, cuando la acción pasa a ser más rápida sin llegar a ser vertiginosa, cuando el lector tiene el corazón en un puño y no entiende muchas de las reacciones de los personajes, porque cuando ya crees que sabes lo que va a pasar viene la autora y le da un giro que te deja desarmada y con los todas las hipótesis por los suelos.

Personajes reales y ficticios se dan la mano para construir una historia bien tramada, bien ambientada y con un elenco protagonista y secundario bien definido, personajes complejos, con más sombras que luces que nos darán más de un quebradero de cabeza, porque no todo es oro lo que reluce en ellos, todos tiene parcelas que esconder.

Olalla Garcia utiliza el lenguaje de la época,  es una forma más de meter al lector en la trama, para mí no ha sido un obstáculo pero reconozco que no es una lectura tan fácil como otras del género, exige un poco de atención y alguna visita al glosario de las últimas páginas. Por contra utiliza un estilo sencillo, en el que hay mucho diálogo, en el que el humor tiene un papel importante que ayuda al lector a diluir aquellos pasajes que se le podrían hacer más pesados. María Ramírez y Matilde forma un tándem difícil del superar, María porque es lenguaraz, respondona y no calla ni debajo del agua. La doméstica porque magnifica cualquier cosa y defiende a su Julianico a capa y espada.

Un narrador omnisciente ira guiando al lector por las diferente capas de esta novela que está dividida en tres partes y que va avanzando en ritmo y suspense. Mención aparte merece el final que para mí cierra todos los flecos que ha ido abriendo a lo largo de sus páginas y lo hace con un broche de oro que le otorga a Inés ese valor que en la época se le negaba a una mujer. Y es que la inteligencia, el temple y la intuición son méritos que no solo adornan al género masculino. Hay féminas audaces que saben jugar ases en la manga e ir de farol, sabiendo que se juegan el todo o nada.

Conclusión:

Si has llegado hasta aquí, habrás intuido que la novela ha hecho mis delicias, que me ha llevado a preguntarme porque leo novela histórica tan de tanto en tanto. He disfrutado viajando hasta Alcala de Henares en 1572, he recorrido las calles desiertas y oscuras, he sentido el miedo en el cuerpo, he acompañado a Inés en sus pesquisas, la he regañado cuando ha tomado decisiones que no compartía, me he reído con Matilde y con María Ramírez, me he indignado con Pierre Arbús y lo he redimido después, me ha enternecido Albertillo, he odiado a Antonio Lozano, me ha hecho temblar Alma Negra.

Detrás de esta novela se adivina un trabajo de documentación e investigación titánico, un trabajo que la autora ha sabido verter de forma natural en el trascurso de la novela, y que en ningún momento importuna al lector con datos innecesarios, al menos a mí me ha gustado aprender aspectos de la edición que no me había encontrado hasta este momento.

Con El taller de libros prohibidos he disfrutado del estilo de la autora y del marco histórico en el que lo ambienta, y no puedo más que recomendarte su lectura, siempre teniendo en cuenta que lo que tienes en la mano no es un thriller, que hay partes muy lentas para situarte en el trabajo de impresor y encuadernador, y porque aunque sea ficción cuando uno se encuentra en un callejón sin salida encontrar las pistas que te ayuden a desencallar no es rápido ni sencillo

22 comentarios:

Shorby dijo...

Lo tengo en lista, le eché el ojo según salió y me llamó un montón la atención.
Espero hacerme pronto con él =)

Besotes

mar dijo...

Estupenda reseña. Con una recomendación de este calibre no me queda otra que llevársela. Yo tambien soy lectora de tochos porque si un libro me gusta no quiero salir de sus páginas. Cuídate. Besinos.

Margari dijo...

Pedazo de reseña, Carmina! Y con la que estoy completamente de acuerdo. Creo que tod@s hemos disfrutado mucho con esta lectura.
Besotes!!!

Cecy- Enredados entre libros dijo...

Hola me ha gustado la reseña el libro suena muy bien. Saludos.

Rosalía Navarro dijo...

Hola, Carmina. Tengo el libro y con ganas de empezarlo tras leer tu reseña. Muchas gracias. Besitos.

Aylavella dijo...

Una buena novela histórica siempre es bienvenida en mi casa, me has dejado con ganas de leerlo ya.
Besos

Lourdes dijo...

Hola! Estupenda reseña, después de leer lo que cuentas tengo claro que tengo que leer esta novela, con lo que me gustan las novelas históricas! Gracias. Besos.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Tengo muchas ganas de leer este libro ya que por género y ambientación creo que me puede llegar a gustar mucho. Aun no he podido hacerme con él pero espero hacerlo pronto y leerlo en cuanto lo tenga en mis manos.
Besos!

Buscando mi equilibrio dijo...

Yo estoy muyyy vaga de novela histórica últimamente, pero muuuuy. ESte lo tengo apuntado, cómo resistirse a lo metaliterario... qué más me da que sea en clave histórica, contemporánea o de thriller, siempre que hable de libros.
ANotado.
Besos.

Al calor de los libros dijo...

El tema y la época me parecen muy interesantes. Y gracias por el aviso sobre la multitud de personajes.
Un abrazo

concha yunta dijo...

Oler el papel y la tinta, cuanta verdad! La novela nos transporta a un periodo de tiempo en el que imprimir según qué libro era una profesión de riesgo. Y ahí lo tenemos, en Alcalá de Henares nada más y nada menos y en pleno siglo XVI. Una delicia y muy interesante. Buena reseña. Bss

Carmen en su tinta dijo...

Hola, Carmina. Qué alegría me ha dado encontrar la reseña de este libro, lo tengo en mi lector sin leer, debido a la acumulación de lecturas y al encontrar tu opinión me anima a adelantarlo. Genial.

Besos y felices lecturas.

Kayena dijo...

Estoy de acuerdo contigo en todo. Mira que nos gusta la novela histórica y lo poco que la frecuentamos. Pero ya nos resarciremos. Algún día. Con respecto a esta novela, también destaco la labor de documentación, porque es increible todos los datos que se nos ofrecen y lo bien encajados que están. Lo fácil que resulta viajar a esa Alcalá de Henares de 1572 por lo fácil que nos lo pone la autora. Se llama oficio y hacer encaje de bolillos con los personajes, reales o ficticios que maravillan a cualquier lector y también me ha gustado el modo en que has transmitido la esencia de este libro en tu reseña.

Un beso.

Ana Granger dijo...

Hola!! Este está entre mis pendientes, seguro que cae y más tras leer tu positivísima opinión de él. ¡Genial reseña! Besos!!

Marisa G. dijo...

Así no hay manera aunque si te digo la verdad, ya solo por el titulo es un libro al que me hubiera acercado. He leído muchas reseñas y de todas salgo más que convencida. Me encantaría zambullirme en ese contexto. Besos

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Uhhh! yo llevo tiempo que tampoco leo novela históricas, esta la tengo apuntada y espero darle una oportunidad pronto pues si ya tenía ganas de leerla ahora con tu reseña más ganas le tengo.

−Fantasy Violet−
Besotes! ♥ 

Pandora dijo...

¡Hola!,
Había visto este libro y ya había llamado mi atención, una novela histórica que además tiene muy presente los libros entre sus páginas siempre me llamará como los cantos de sirena XD.
Además, ya veo que la has disfrutado mucho y que la autora hace una gran labor de documentación, la cual llega a situarnos y meternos en contexto a la perfección.
Espero poder leerla pronto.
Un besito de tinta. Nos leemos :D

Estoy entre paginas dijo...

Anotado queda,este no lo dejo pasar!!

Jardines de papel dijo...

¡Hola! Definitivamente me llevo apuntado el libro tanto por temática como por ambientación. Me encanta que te haya gustado ^^, y que haya buena documentación. Espero que me guste a mí también :).
Un beso.

Anuca dijo...

¡Ay, Carmina! La ambientación me encanta. La ciudad no podía ser más maravillosa. En realidad hace tiempo que le tengo echado el ojo a este título pero... yo también vendería mi alma a Kronos por sacar algo más de tiempo para disfrutar del placer de leer una buena historia.
Me la llevo anotadísima aunque, como digo, ya le tenía echado el ojo.
La reseña, excelente, un placer leerte.
Un besin

Carme A la luz de las velas dijo...

¡Hola, Carmina! ^^

¡Me alegro de que estés mejor! :) Si es que es una faena cuando nos ponemos mal :( Pero bueno, si dices que estás mejor me alegro muchísimo ^^
Ay, el tiempo, pues no es traidor ni nada jajajajajaja Así que sí, sí, me sumo a eso de saber el secreto de la gente que lee mucho y muy rápido ;)
Vale, ahora es cuando vas a odiarme, pero... ¿te puedes creer que no he leído (creo) ningún libro de este género? Lo sé, lo sé, debería hacer algo con mi vida xD El problema es que, por "x" o por "z" nunca acabo de animarme - y porque me dan mucho respeto, eso también -; pero después de lo bien que has dejado la novela... ay, me muero de curiosidad. Esto no puede ser jajajajajajaja
Me alegro de que hayas disfrutado tanto la novela ^^ Y, tranquila, te entiendo. Cuando leo clásicos también me pongo de muy mal humor con la posición de la mujer en la época :(
Una reseña estupenda ^^
¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz jueves, guapísima! ^^

Espe dijo...

Me alegro de que hayas disfrutado tanto de esta lectura, que a mí también me ha encantado aunque, si te sirve de consuelo por haber publicado tu reseña más tarde, te diré que a mí me pilló en un malísimo momento y aunque ayer estuve intentando ponerme a ello, no he conseguido aún publicar la mía. En fin, espero ser capaz porque, como bien dices, semejante novela no se merece pasar sin pena ni gloria...