martes, 23 de febrero de 2010

¿Quién elige a quién?



La forma en que llegan los libros a mi es muy variada y variopinta, aunque he de reconocer que cada vez menos. Cuando iba a trabajar mis breves trayectos en coche coincidían con un programa de promoción de libros que en forma de cuña publicitaria interactiva te ofrecían las delicias de un determinado autor o novela, no han sido pocos los libros que han llegado a mi mano por ese método, entre ellos el primero de Stig Larson o La noche del Tamarindo. Recuerdo que como en coche no podía escribir, porque superpoderes todavía no tengo, cuando llegaba a la oficina buscaba rapidamente la agenda para que no se me olvidara el titulo y el autor o le ponía una calificación para priorizar cuando fuera a la librería.


También es verdad que eran otros tiempos y yo todavía no estaba muy metida en este mundo de blogs y por lo tanto de algún sitio me tenían que llegar las sugerencias que ahora me bombardean desde distinto post y bloggers. Mi otrora agenda se ha transformado en una libretita din A-5 en la que apunto los títulos que me han dado buenas vibraciones y que llamo el plan infinito, titulo brillantemente acuñado por Ale.


Otra forma en la que han llegado muchos libros a mis manos es el boca a boca, y en esa ocasión estoy segura que mas que elegir yo los libros, ellos me han elegido a mí. Me cuesta mucho encontrar fuera de la pantalla a personas con las que poder conversar sobre lecturas, libros y autores, no se si somos una especie en peligro de extinción, o es que lo consideramos tan intimo el hecho de leer que lo llevamos en secreto. La cuestión es que cuando por casualidad he llevado un libro en la mano por no caberme en el bolso, ya por grande el libro, ya por lleno el bolso, me han llovido las sorpresas. Ahhhh pero tu lees, uys yo también leo mucho, me ha gustado mucho ultimamente ... te lo tienes que leer, ya veras que pasada. Y sin darme cuenta me encuentro con el libro en la mano, muchas veces sin que a mi me apetezca su lectura, y como no me gusta tener inquilinos en casa, me toca priorizarlos a la lectura de otros libros que me hacen guiños y me gustaría acometer en ese momento.




El ultimo episodio de ese entrometimiento en mis lecturas, lo viví el día de mi cumpleaños. No podía dejar tanto libro en mi casa, y sobre todo eran difícil de camuflar debido al tamaño de uno de ellos, así que cuando fui a llevar a mi hijo a casa un compañero para que hiciera un trabajo, me los lleve detrás, mi idea era dejarlos en casa mi hermana antes de ir a casa el niño en cuestión, pero me mire el reloj, íbamos a pie, el tiempo apremiaba y decidí pasar por allí a la vuelta. Las bolsas de la Casa del libro no son nada discretas con ese color verde y amarillo, así que cuando la madre del chiquillo me vio con los libros quiso darles un vistazo. Me comentó que quería comprarse el segundo libro del autor de El quinto día, de nombre impronunciable y como no quiero meter la pata, no lo apunto, como da la casualidad de que lo tengo, le dije que yo se lo dejaría en cuanto quisiera leerlo.


Creo que fue allí donde cometí el error, porque ella empezó a recomendarme libros a diestro y siniestro y me di cuenta de que no iban nuestros intereses lectores por los mismos derroteros. Los chicos se pusieron a meter bulla con la perra y ahí termino nuestra aventura literaria. Pero como no somos madres sino madrazas, o dicho en mi lengua diaria, no som mares si no marotes. Se presentaron problemas técnicos con el trabajo, y me tocó llevarlo a mi casa, revisarlo, corregirlo, imprimirlo y llevarme las manos a la cabeza y a los ojos con semejantes faltas de ortografía y despropósito.


Para ello tuve que ir a casa el compañero de mi hijo para copiar en un pen el trabajo, el niño no sabía hacerlo y la madre se horrorizaba solo en pensar que pudiera hacerlo mal. Allí me presento incauta sin saber que era lo que me esperaba, primero me empieza a enseñar su colección de libros, de los que me había leído unos cuantos, después ni corta ni perezosa me enseña sus ultimas adquisiciones entre las que se encontraba La mecánica del corazón, que yo ya había descartado de mi plan infinito, e insistió tanto para que me lo llevará que termine con ese libro y La reina oculta de Molist que también había desechado dentro de mi bolso por no herir sus sentimientos.


Y ahora ¿Quién elige a quién?, Yo elijo lo que quiero leer... o el libro me elige a mí?. Hace unos años hubiera afirmado que era yo quien elegía, ahora cada vez tengo más claro que algunos ejemplares, me eligen a mi, da igual que sea mediante el sistema de préstamo, que mediante el sistema de adquisición, porque cuantas veces no habré ido yo a comprar un libro y habré salido con otro completamente distinto y que en un principio no había llamado mi atención.


Y vosotros elegís vuestras lecturas? o ellas os eligen a vosotros?

25 comentarios:

Jose Ignacio Escribano dijo...

Carmina me ha gustado lo que dices, a mi también me ha psado que un libro me eligiera y lo recogí hace poco en mi blog:
http://ignacioescribano.blogspot.com/2010/02/james-thompson-snow-angels.html

Ismael Cruceta dijo...

Hola Carmina,
me ha gustado este curioso post!!
pues la verdad es que por el momento soy yo quién elige mis lecturas y no ellas a mí. O al menos elijo lo que NO quiero leer. Es cierto que desde que buceo por los blogs me dejo influenciar por personas como vosotros, de hecho nunca hubiera leído Génesis o a Murakami si no llega a ser por los bloggers, y el libro me ha gustado y Murakami no me desagradó del todo. Pero hay otras veces que me cierro en banda a leer una novela, por muy buenas reseñas que tenga, como es el caso de Stieg Larrson, del que no he leído nada a pesar de que España entera y el mundo entero lo lee y lo reseña.

Me gusta ver otras opiniones, me dejo influenciar por ellas hasta cierto punto, pero no soy excesivamente pudoroso si tengo que reconocer a alguien que me recomienda un libro que no es mi estilo o que simplemente, en mi plan infinito, hay otras prioridades.

Beoss!!!!!

Hilario dijo...

Yo ahí soy muy cuidadoso. Nunca me leo un libro que no me apetezca. Sin ningún pudor, le digo a la persona, que no es el tipo de literatura que me gusta. Gracias a Dios, ninguno insiste mucho. Pero me encanta hablar de libros con amigos. Desgraciadamente, son pocos los que leen.

La situación que odio es cuando me regalan algún libro que no me apetece. Algo que últimamente ocurría mucho en Reyes. Pero este año les mandé a los sabios de Oriente una lista de candidatos. Ahora tengo que perfeccionar la técnica de cara a mi cumpleaños. Aunque mis amigos ya conocen mi blog, y les digo que se oriente con él.

¡Dios mio! ¡Menudo comentario! Podría hacer un post con él.

Elwen dijo...

Jeje, buena reflexión, a mí también me pasa ir a por un libro y regresar con dos o tres distintos que muchas veces ni siquiera están en mi wishlist. Pero lo que no tengo es vecinos/amigos pesados que me acosan con una lectura.

Bookworm dijo...

¡ja,ja,ja! A mí también me da corte decir que NO a una recomendación tan insistente (quiero ser como Hilario). El problema es que si te los llevas los tienes que leer porque claro ¿y si luego te interrogan?
En fin, menos mal que hace tiempo que no me pasa. Lo último fue una gran insistencia para que leyera "La mano de Fátima" que no me apetece nada. De momento esquivé el ofrecimiento.

De todos modos los libros llegan a mí con una facilidad pasmosa, si no es por el boca a boca, es por una artículo en prensa y ya no te cuento cómo llegan a mí y en qué cantidades desde que tengo el blog.
Luego está la parte mía de debilidad. Es que entro en La Casa de Libro y los puñeteros me llaman desde las estanterías "Mer, abre el bolso, que saltamos dentro y nos vamos contigo" y claro ya te he dicho que no sé decir que NO. ¡ja,ja,ja!

Un abrazo

Carmina dijo...

Jose Ignacio me paso por tu blog y le doy un vistazo, a mi ultimamente me eligen mucho los libros y hay una autora en especial que es un tanto pesadita, Isabel Allende, en fin paciencia.

Ismael eres joven aun, cuando yo tenia tu edad hacia lo mismo leia solo lo que me interesaba, tenia miles de excusas para no aceptar lo que no me apetecia y muy poco tiempo para leer, pero no se como poco a poco deje de decir que no a las cosas, y los libros me fueron eligiendo. Yo no llamaria a dejarme influenciar por lo que leo en los blogs, mas bien tomo referencias y leo lo que creo que me puede interesar, pero claro el plan infinito crece que es una locura

Carmina dijo...

Hilario eres mi idolo por dios, yo tambien quiero aprender ese arte que tu manejas a la perfeccion. A mi hace tiempo que no me regalan un libro que no me apetezca, pero cuando lo hacian recuerdo lo mal que me sentaba, y todavia tengo alguno que otro sin leer, ahora las listas van camufladas, y tambien es verdad que la mayoria de libros los compro yo, solo mi hermana se atreve a regalarme libros y a enfrentar la mirada de mi socio.

Elwen lo de ir por un libro y salir con otros es un mal menor, sobre todo si lo eliges tu, lo malo es cuando por narices tienes que leer un libro porque te insisten tanto que ya no sabes como salirte por la tangente.

Carmina dijo...

jajaj Hilario me gusta que te explayes en tus comentarios, pero casi que da para un post de los tuyos...

Pues entre tu y Hilario me dais clases sobre decir no Mertxe, porque claro ahi tengo los libros y yo despues de leer varias reseñas los tenia descartados de mi plan, y claro que los voy a tener que leer, porque me va a interrogar fijo chata. Pero en fin llegar a nosotras llegan de muchas formas, unos para quedarse, otros para incordiar. Lo bueno es que creo que ambos estan recomendados para el reto y de algo me va a servir su lectura, que ultimamente todo lo que leo tiene mas letras de las recomendadas

Jose Ignacio Escribano dijo...

Carmina gracias por pasar por mi blog,me hizo gracia la coincidencia con tu comentario aunque yo parto de un presupuesto un poco diferente, algo así como que hay libros que tienen vida propia y se te aparecen constantemente. Luego no tienes casi más remedio que leerlos vista la insistencia del libro. Por cierto me encanta la expresión que habeis acuñado de "El plan infinito".

toni dijo...

Quien insiste tanto en que te leas un libro, no acostumbra a ser un lector habitual. Más bien suele ser alguien que ha conseguido leer un libro, se siente orgulloso de tal logro y para compartir su satisfacción no dudará en venderlo como el mejor libro que ha leído en su vida.

Quienes tenemos "adicción" a la lectura jamás obligamos a nadie a leer cierto libro; como mucho recomendamos, pero no insistimos. Y cuando lo hacemos, conocemos bien a la persona y sabemos que el género literario es de su agrado.

Por ejemplo, nunca insistiré ni regalaré la trilogía de Posteguillo a mi hermana, aun siendo de lo mejorcito que he leído últimamente.

Por otro lado, tengo la suerte de no haber sufrido este tipo de ataques. Las recomendaciones de mis amigos no suelen ser agresivas, y hay que decir que algunas han acabado en mis estanterías por decisión propia, el resto han quedado en el olvido.

R. dijo...

¡Hola Carmina!

Me pasa y seguirá pasando ambas cosas: que los libros me elijan y que yo los elija a ellos.
Si un tema me interesa, no me importa que el libro o su autor estén de moda ni que coseche comentarios negativos para leerlo y forjarme mi propia opinión. En la medida de mis posibilidades económicas (los libros de bolsillo son una gran ventaja) y disponibilidad (por estos lares la oferta de títulos es limitada), no me privo de nada.
Definitivamente las buenas referencias terminan por captar mi curiosidad, pero siempre le bajo mis expectativas a la hora de leer el libro recomendado.

¡Buen post!
Saludos,
R.

Carmina dijo...

Tambien me ha pasado eso Jose Ignacio de encontrarme con un libro en todos los blogs o en todos los estantes y terminar llevandomelo a casa, porque si tanto se aparecia por algo seria, unas veces me han sorprendido y otras me han decepcionado pero asi son las cosas.

Toni la persona que me los ha prestado al menos ahora lee bastante, pero su insistencia termino por colmar el vaso de mi paciencia y no quise decepcionarla, yo nunca insisto, comento y si alguien cree que le puede interesar ya lo lee, es dificil recomendar si no se conoce a la persona, lo hice con un libro que a mi me gusto muchisimo, y la persona que lo leyo no acabo de gustarle la forma de narrar de la autora que fue lo que a mi mas me gusto... en fin es complicado el tema, hay quien cree que siempre tiene la verdad sobre las cosas.
Que suerte tienes Toni de que las recomendaciones de tus amigos no sean agresivas, yo es que sin comerlo ni beberlo me encuentro con el libro en la mano y una sonrisa en la cara de la prestataria que a ver quien rompe...

Carmina dijo...

Me alegro de que tomes con esa resignacion el que los libros te elijan, yo tambien cojo muchas recomendaciones de los blogs, y cuando un libro me apetece me da igual las criticas que tenga, lo leo igual, pero una cosa es que el libro te elija con insistencia y otro que te lo impongan que es diferente. Yo tambien suelo bajarle las expectativas, si no termina defraudandome.

Amylois susurrante dijo...

Pues esa es una duda que siempre me acompaña, quien elige? Yo creo que ambas cosas, a veces lo elijo yo, y otras lo encuentro ahí expuesto como si el destino me lo hubiera puesto delante para que yo lo cogiera...

Por cierto, EL QUINTO DÍA, me parecío toda una obra maestra, si me permites el lujo de pronunciarte FRANH SCHATZING por si alguien se anima y no se cae de culo cuando vea el tocho.
A mi me pareció una teoria bastante creible jejeje, excepto el final en el que hay contacto..el contacto ya no me lo creí. Pero bueno, que es genial vamos, que me molaria que esa fuera la realidad. Y no que los busquemos fuera, aunque tambien me dan ganas de salir de este planeta. jajaja

bibliobulimica dijo...

¡Que buen tema!da para divagar ehhh ;) creo que hay libros que yo elijo, son todos los que tengo anotados en mi plan infinito y me he propuesto leer. Pero otras veces también, el libro me ha elegido a mí. Me persigue...así como en las pesadillas de tu marido ;)lo veo en la librería, todo mundo habla de él, y finalmente, acaban regalándomelo o prestándomelo y no se decir que no como Mertxe e Hilario...quiero ser como ellos ;) ahhh, lo que me falta por aprender, jijiji.

¡Eh! que Hilario ha divagado ¡mira el tamaño de su comentario!

Muy interesante el punto de vista de Toni...¡no lo había pensado!

¡Muy buen tema Carmina! ¡Gracias! ha sido un placer leerte, y leer a todos los demás.

Un beso,

Ale

toni dijo...

Por cierto, ya que se habla de las (como decía Elwen) "wishlist", yo utilizo "Google Bloc de Notas". Así en cualquier momento puedo consultarla con el móvil en la librería para comprar alguno de ellos.

Básicamente tengo 2 listas: “Leídos” y “Posibles lecturas”. En esta última apunto con un * si ya lo he comprado (para evitar duplicar) y si encuentro alguna reseña importante, añado el link por si necesito más información. Normalmente esta lista se alimenta de mis visitas a diversos blogs.
Es sencilla pero muy útil, os lo recomiendo, que no os obligo eh! jeje.

Carmina dijo...

Amylois hay libros que nos persiguen hasta en sueños, solo ves reseñas suyas en los blogs, te los encuentras en todas las librerias y las pocas conversaciones que tienes sobre literatura ahi estan como si nada, y al final caen en tus manos claro esta, con tanta insistencia me diras.

En cuanto a El quinto dia, lo tengo guardadito para el verano, ahora es un libro muy gordo y tengo poco tiempo, ese es uno de los que me eligio a mi, no paraba de verlo en todas partes y en cuanto lo vi a buen precio me dije, ahora si que no te escapas wapeton, y alli esta esperandome y seguro que le hinco el diente cuando amaine un poco el temporal que digo yo

Carmina dijo...

Ale la verdad es que cuando vi el pedazo comentario de Hilario me tuve que pellizcar varias veces, porque no lo creia, pero como tu dices el tema da para divagar y el como no tambien lo hizo. Me ha hecho gracia eso de que te persiguen en sueños como a mi marido... espero que no te traumatice como a el niña que no los puede ver ni en pintura al oleo, en fin seguiremos con nuestro plan infinito y con esos que nos hacen ojitos desde las estanterias, en cierto modo somos incorregibles.
Por cierto Ale el comentario de Toni ha sido superior, y yo tampoco lo habia pensado la verdad, para esto estan los post para conocer mas puntos de vista

Carmina dijo...

Toni no es mala idea lo del google bloc ese, siempre y cuando uses el navegador en el movil, yo hoy por hoy no le saco partido a esa herramienta asi que sigo con el bloquecito de papel y gusanillo como toda la vida. Pero no dejo de reconocer que lo de las dos listas esta muy currado, y lo del arcerisco superior, ahora ya no me pasa tanto pero he llegado a comprar dos libros iguales porque no recordaba haberlo hecho. Pues ahi queda tu sugerencia por si alguien quiere recogerla

lammermoor dijo...

Hola, antes de que me líe ¿Os habeis fijado en que a Hilario se le está contagiando la vena "divagatoria" y de vez en cuando se explaya en los comentarios? Cualquier día nos sorpenderá con una entrada larga.
Ahora en serio, hace días que leí tu entrada Carmina pero ultimamente ando a salto de mata. Sobre ¿Quién Elige a quién? escribí un adjunto Todos los caminos llevan a Roma. En mi opinión, hay libros que eliges y otros que te eligen. Y no solo eso sino que casi deciden ellos cuando van a ser leídos.
Sobre lo de insistir o no en que alguien lea un libro, no se que deciros. ¡Cuando me gusta un escritor o un libro me emociono hablando de él! De ahí a resultar pesada no hay mucho.
Dejo para otro momento leer tu otra entrada.
Besinos.

LAKY dijo...

De todo hay. Yo publico opiniones en Ciao y a través de esta página me llegan muchísimas recomendaciones. Por supuesto, luego están los libros que publica un escritor que anteriormente me ha gustado; no me queda más remedio que adquirilo! Luego, hay libros que leo por obligación: me los prestan y no sé decir que no. Y, finalmente, están esos libros que te llaman desde una estantería, ya sea de librería o biblioteca y te dicen "llévame a casa". Eligo y me eligen, en definitiva.
Aproveho para presentarme: he descubierto tu blog a traves del blog lectoradetot. Me parece muy interesante, así que me hago seguidora. Un saludo

Tuchula dijo...

Jolines!!!!! una se despista unos dias y derepente me encuentro con tres entradas ainssss.
Quizas no leas esto pero yo aun (y ya no soy tan joven) sigo eligiendo lo que leo...es mas si alguna amiga me dice de leer alguno, si no lo tengo muy claro casi que paso.A la que mas caso hago es a ti (leemos cosas parecidas) aunque tengo que confesar que no a todos los recomendados he hecho caso... sorry.

Bueno voy a seguir leyendo tus entradas corazon. Besazos.

Carmina dijo...

lammermour el movimiento divagatorio de Hilario en este comentario nos ha dejado a todos estupefactos, junto con su afirmacion de que este año le esta costando mucho mas ser escueto, no me extrañaria de que cualquier dia veamos un macropost. En cuanto a lo de ir a salto de mata y no tener tiempo, tranquila que lo entiendo y no tienes porque disculparte, te recuerdo que hubo una epoca en que yo te leia pero no podia comentar en todas las entradas y que posiblemente en poco tiempo entre de nuevo en una de esas epocas. Y claro que hay libros que nos eligen, lo que a mi no me gusta es que me elijan por imposicion, me molesta un poco pero vamos que siempre los hay.
Yo tambien me emociono cuando un libro me gusta y parece que siempre estoy hablando de el, pero no insisto para que alguien lo lea y menos se lo pongo en las manos para que no me pueda decir no...

Carmina dijo...

bienvenida Lacki no se que es eso de Ciao pero lo buscare y me hare una idea, a mi tambien me llegan recomendaciones e incluso propuestas para leer un determinado libro, estoy en un club de lectura donde leo lo que en ese bimestre sale elegido, y luego pues claro los que se emocionan y me meten en las manos, mas los que me hacen ojillos en las estanterias, lo que me apetecen de los que estan reseñados en otros blogs, en fin el plan infinito no deja de crecer y necesitare como tres vidas para leer todo lo que contiene

Carmina dijo...

jajajaj chula no se me despistes que cuando menos lo esperas doy el campanazo, en fin nena que ya me contaras y enseñaras como se hace eso de decir no, sabes que no sé, y que aunque lo intento pues termino diciendo si aun cuando estoy pensando que ni de broma, ya lo has leido en otras entradas. A ver no es necesario que leas todo lo que te recomiendo porque son eso recomendaciones que pueden hacerte tilin o no, y que leamos casi lo mismo no quiere decir que nos tenga que gustar lo mismo, muchas veces hemos sacado conclusiones distintas, en fin muchacha que sigue disfrutando de tus lecturas y coge solo lo que te apetezca tu que tienes arte para hacerlo, oyeeeeeeeeee y como que yo no leeria eso, leo todos los comments, aunque tarde en contestarlos o alguno se me despiste al hacerlo