miércoles, 3 de marzo de 2010

La forma importa...



Durante muchos años he sido una devoradora compulsiva de libros, leía con deleitación cualquier cosa que cayera en mis manos, nunca he tenido en cuenta ni géneros, de formatos, tan solo la sinopsis, si esta era capaz de atraparme el libro sin duda alguna se venia conmigo. Otras veces sin embargo ha sido una portada la que me ha enamorado, pero si el libro era caro buscaba la edición de bolsillo que probablemente no respetaba la portada. Por ello siempre había pensado que la forma del libro no importaba, si no que lo realmente valioso era su interior.


Semejante planteamiento cambio gracias al razonamiento de mi ratoncito de biblioteca. Le apetecía leer algo de Julio Verne, generalmente nunca me comenta sus lecturas, ni me pide opinión, pero con motivo del estreno de Viaje al centro de la tierra, recuerdo haber comentado que me ha había leído casi toda la bibliografía de este autor. A mi niño que no se le pierde ningún matiz recordó ese comentario y un día me pregunto mamá si tuvieras que volver a leer a Julio Verne por cual empezarías?


Pregunta harto complicada donde las haya porque hace muchisimos años que he leído a Verne, porque sus novelas las tengo difuminadas, porque hay muchos titulos que se me escapan... en fin recuerdo que le dije que probablemente acertaría con cualquiera que escogiera siempre y cuando le gustaran las aventuras y le di varios títulos. Regresó del colegio con un libro de tapas rojas, con motivos en dorado y negro, hojas amarillas y un olor a polvo insoportable... y sorpresa nadie había leído ese libro en años y la bibliotecaria casi lo miro como un bicho rarisimo.


Pasaban los días, el libro no salía de la estantería y recordé que mi hermana tenia una colección con los ocho títulos más afamados y le pregunté si tenía Viaje al centro de la tierra, el libro que el chiquillo había elegido, y cuando lo trajo a casa el niño comentó mamá esto es otra cosa, se me habían quitado las ganas de leerlo en cuanto lo vi. Y no es que la edición fuera nada del otro mundo, pero lucia unas portadas azules de fantasía, sus hojas estaban blancas, la letra era mas grande y no olía a polvo y abandono.


A partir de ese momento tuve que colegir que realmente el exterior de un libro si importa, que el formato, las dimensiones, el cuerpo de la letra y la variedad de las ilustraciones, e incluso el material de la encuadernación son elementos importantes para atrapar a los lectores con una sola mirada, porque a veces uno se enamora de lo que tiene delante de su mirada y ni siquiera mira la sinopsis del libro. Por ello tengo que colegir que no entendí las portadas de los libros de Larson, si no llega a ser por la campaña de marketing que tenían detrás, ni los títulos largos y recargados, ni el diseño de la portada, ni que decir del formato del libro tan grueso y con tapas blandas, hubieran atraído a un lector bombardeado por miles de libros más.




Mi hijo me hizo abrir los ojos ante muchas más cuestiones, me comentó que en la biblioteca del colegio habían empezado a comprar adaptaciones de algunos libros clásicos... ejemplares muy logrados con unas ilustraciones muy vistosas, un cuerpo de letra muy grande y para mi gusto demasiado resumidos, pero que al menos cumplió con el deber de acercar los clásicos a los alumnos, mi hijo se leyó de esa forma la Odisea, la Iliada, y Tirant lo Blanch, un libro de caballerías con un protagonista valenciano, repleto de erotismo bien visible en la adaptación y que fue el libro más leído por los chicos ese año. Ante el comentario de la bibliotecaria que no entendía porque, me sonreí, fui a la estantería, cogí el libro y le mostré donde subyacía el éxito de un clásico que mi hijo pese a tenerlo en casa no ha vuelto a coger. Pero esta disertación es motivo de una próxima entrada.


Ahora cuando compro libros para mis hijos o para regalar a niños, cualquiera que sea su formato me fijo en aquello que entra por los ojos, porque los niños tienen demasiadas cosas con las que distraerse, algunas a menudo mucho mas atractivas que un libro, léase todos los videojuegos y juguetes electrónicos. Para formar a buen lector este debe disfrutar con la lectura, y la imposición de esta es la mejor forma de lograr que no se acerque a un libro, así que hay que jugar con todo lo que nos ofrecen las editoriales, los libros de bolsillo son muy económicos pero poco atractivos, así que suelo descartarlos y busco ejemplares en tapa dura, a menudo con formatos grandes, e ilustraciones lujosas sobre todo para el pequeño que esta empezando a leer, el mayor aunque le da importancia ya va buscando un contenido impactante, más que un exterior atrayente, aunque ello no significa que no le importe, porque huye como alma que lleva el diablo de los ejemplares con letra minúscula que requieren de un mayor esfuerzo en la lectura.


Creo que el éxito de muchas colecciones de literatura infantil y juvenil reside en el diseño de sus libros, Harry Potter, Gerónimo Stilton, Arcanus... y muchos más le dan bastante importancia a los formatos, ilustraciones y demás elementos visibles capaces de atrapar a un lector por poco que les guste leer, luego el resto del éxito recala en una historia bien hilvanada y capaz de enganchar al lector para que lea un libro tras otro... Incluso la saga que comenzó con Crepúsculo creo que le debe bastante a su portada porque a mi me ha atraído en muchisimas ocasiones.



Y vosotros comprais un libro por la portada? Le dais importancia? o sólo una buena sinopsis os atrapa?

20 comentarios:

Isi dijo...

Pues a mí incluso el título me afecta positiva o negativamente. Por ejemplo el del libro que he reseñado hoy, te juro que no me llamaba nada, pero luego me ha encantado.
La verdad es que miro títulos, portadas, formatos, etc. Aunque siempre acabo comprando los de bolsillo (si son para mí, si son para regalar no suelo escatimar).
He de decir también que casi nunca leo la sinopsis, sino que busco críticas en internet; eso si estoy en casa, claro, y estoy buscando qué leer.

Pero para mí lo más importante es el título, y luego ya la portada. Que obviamente no tiene nada que ver con la calidad del libro.

Lectora de tot dijo...

Qué duda cabe que todos, en menor o mayor medida, nos dejamos atrapar por el exterior de un libro, si no qué hacen las editoriales dando tanto colorido o pensando qué imagen poner en esta o aquella portada? y, evidentemente, los niños no son tontos y, como nosotros, se sienten atraídos por aquello que nos entra por los ojos...
Aunque siempre se dice que lo importante está en el interior, no? ;)

sonia dijo...

Si te tengo que ser sincera, a mi me atrae todo, desde el título que me tiene que llamar un poco la atención hasta la portada, sinopsis y por supuesto intento comprar siempre una bonita edición (ahora con la crisis, no..jeje, pero antes siempre procuraba coger tapa dura)
Es cierto tb que desde que estoy metida en este mundillo de internet, suelo buscar antes alguna crítica para ver que tal...
Abrazos

Hilario dijo...

Sin duda hay portadas y títulos que pueden conmigo. Pero siempre miro la sinopsis. ¡Cuantos libros habré escogido de esa forma! Algunas veces con éxito, y otras sin él.

Bookworm dijo...

Si a muchos de nosotros, que ya somos más que adultos, a veces nos atrapa la portada o la edición más que cuidada de un libro, imagina cómo afectara eso a un niño.
Mi hijo tiene tres versiones diferentes del Quijote y todas le encantan. Una de ellas es de la misma edición de "La Odisea" que muestras en tu entrada "El Quijote contado a los niños", las otras dos son de cuando era más pequeño. El primero que le compré fue uno de pictogramas (le encantaban ese tipo de libros, sobre todo cuando aún no sabía leer) se titula "Pictogramas en la Historia de Don Quijote" de la editorial SM y el otro ”Las aventuras de Don Quijote de Lumen. Los tres libros son preciosos, pero cuando le enseñé mi versión de Don Quijote en dos tomos y más amarillos los pobres, casi se le para el corazón.
No puede ser la misma historia, me decía. Ya lo creo que sí, pero un pelín "menos" resumida. Pues me gustan más mis libros.
¡ja,ja! ¡será listo el tío!

Un beso

Elwen dijo...

Me confieso reina de la superficialidad. Es difícil que un libro entre en mi estantería si su formato no cumple con un mínimo de estética. De hecho, jamás hubiera leído el primero de Laila Winter si no me lo envía la editorial porque mira que es refea la portada. Y de las portadas de Millenium mejor ni hablo.

Soy como Isi rara vez leo la sinopsis y prefiero lo que cuenta la gente. De hecho si nos fijamos últimamente las sinopsis son más bien escuetas (sírvase de ejemplo Crepúsculo) y prefiero eso a que me digan de qué va porque para mí pierde muchas sorpresas.

Carmina dijo...

Isi a mi lo del titulo no, aunque hay algunos que he elegido por ese motivo y luego me han gustado o no, yo soy de leer la contraportada, pero no me gusta que me desvelen nada... ahora la verdad es que la mayoria de las veces antes de comprar miro las criticas de un libro.
Tu eres de las mias, de las que para ti si compras, lo haces en bolsillo y sin embargo no escatimas a la hora de regalar, que el vamos a hacer.

Lectora de tot, no todas las editoriales se lo curran tanto, pero ultimamente creo que se han dado cuenta que es una buena baza a jugar, sobre todo si el libro no puede resultar atrayente por la sinopsis o su titulo no tiene suficiente fuerza. y para mi si, lo importante esta en el interior, en una historia bien hilvanada y que sepa atraparme y mantenerme pegada al libro

Carmina dijo...

Jo Sonia ya quisiera yo comprar una bonita edicion pero ahora con más motivo y antes también siempre he procurado no gastar mucho en libros, sobre todo para no provocar el enfado de mi marido siempre me queda decirle que no me he gastado mas que el en un almuerzo del trabajo. Creo que todos desde que nos hemos metido en internet vamos mirando criticas antes de comprar, pero eso tambien hace que nuestro plan infinito crezca que es una locura

Eys Hilario tu eres de los mios, yo he elegido asi casi todos mis libros de antes de la era internete, o sea mi era internete, ahora normalmente me dejo guiar por mas cosas, por cierto tambien me he encontrado con sinopsis gancho que despues cuando he leido el libro me han dejado a cuadros porque no tenían nada que ver...

Carmina dijo...

Mertxe mi hijo tambien tiene dos versiones de El Quijote, una en version comic, tanto le gustaba que ese genero que mi padre se lo regalo, y ya te digo que tambien en genero comic leyo el de Tirant i cuando le enseñe el mio me dijo que quizas dentro de unos años, que ahora se conformaba con el que había leido... espabilado que es uno, yo creo que han acertado bastante en esas adaptaciones para niño que tienen sus detractores como no, pero yo despues de ver como lo ha disfrutado mi hijo no le hago ascos

Carmina dijo...

Elwen yo tengo muchos libros con portadas feas y te puedo decir que algunos son increibles, pero tienes tu derecho a no permitir la entrada en tu biblioteca a un libro que no cuente con un minimo de presencia.
Las portadas de Millenium son feas con avaricia...

tag dijo...

Me confieso atraida por los libros con portadas bonitas, agradables, miro mucho las fotos o los dibujos que ilustran la portada.
Pero no lo compro si no tengo una referencia del libro en cuestión.
La verdad, es que desde que no trabajo, compro muy pocos libros.
Ahora los tomo prestados en las bibliotecas, y rara vez compro alguno.
Me guio mucho de blogs de internet, como el tuyo, o el de Elena "Perdida entre libros", porque nunca me defraudan vuestras recomendaciones.

Pero esta claro, que a los niños y a los jovenes, para engancharlos a la lectura no se les puede dar un libro amarillento, con polvo y acaros a go-gó, y con una tapa verde botella con letras doradas.
La estetica es importante.
Por mucho que digamos que lo bueno está en el interior, la primera impresión es la que nos seduce, y es la de la vista.

Un besito Carmina

lammermoor dijo...

Pues sí, la forma importa. Me parece que algo de esto ya había comentado: la portada y/o el título pueden hacer que me sienta atraida por un libro. La letra, el papel, la calidad de la encuadernación, incluso la traducción. Cada día valoro más todas esas cosas
Hablando de la forma, Ale me envió unos libros preciosos. Son para niños, cuentan la vida de figuras históricas de Méjico y tienen letra grande y unas preciosas ilustraciones. Uno de ellos, que cuenta la vida de un músico incluso trae un CD. Y yo aún recuerdo las portadas y las ilustraciones de algunos de los libros que leí de pequeña.

Tuchula dijo...

Bueno, bueno, bueno. Yo siempre cojo encuadernacion rustica( aunque este detalle me lo tuviste que aclarar tu ...recuerdas?) si tengo algunos de bolsillo, pero los menos ( suelen tener la letra muy pequeña). Yo no sabria decir por que elijo algunos libros, me suelo fijar en las sipnosis (casi todo lo que compro lo hago en Circulo)y tambien si el autor o autora me gusta con eso es suficiente. Algunas veces me dejo recomendar (sobre todo por ti) y otras veces dejo fluir mi intuicion ( uffff que pijo me ha quedado eso).
Y en cuanto a las portadas de Milenium, a mi me parecen cantidad de interesantes.... es mas creo que estan muy relacionadas con la protagonista Lisbeth y sus visiones o sueños,( o eso creo yo amos). Besazos guapa.

bibliobulimica dijo...

¡me ha gustado mucho tu entrada Carmina! sobretodo, por lo que cuentas en ella de tu hijo.
Creo que cuando los libros están viejos, y empolvados...sólo quienes les han amado por primera vez pueden ver el tesoro que esconden. Yo prefiero nuevos y con lindos colores en las portadas, hojas blancas ¡como tu hijo! ;-)
Aquí en México hay una editorial que tiene versiones para niños de muchos clásicos, pero son una verdadera cochinada. Me gusta la portada que pones en tu entrada de "La Odisea" y es que un clásico, cuando está bien hecha la adaptación para niños, puede engancharlo con la lectura, y ¿por qué no? llevarlo a que cuando sea mayor busque la versión original.

Muy listo tu hijo Booki ¡me encanta su respuesta! que le gusta más el suyo ;) ¡ja!

Lammermoor: que bueno que te gustaron. Esos dos son de una editorial que los hizo especialmente ahora por el bicentenario, para acercar a figuras importantes de la historia a los niños.

Un beso a todos,
Ale.

maribel dijo...

Tu si que sabes Carmina, la forma si importa, de hecho vengo por tu titular, jejeje

Es interesante la reflexión que haces a partir de tu hijo. Yo también leí en su día muchos "clásicos ilustrados", y eso no me ha restado interés por los originales. Si se pueden tener ambas cosas, mejor, ¿no?.
Como dice Ale amamos ese ejemplar ajado, amarillo, de letra diminuta..., aunque si tuvieramos que comprarlo hoy nos gustaría más una edición cuidada, atractiva.
En mi caso a veces quien decide es el fondo de armario, no caben, y por eso mi bolsillo dice: de bolsillo o a la biblio...
;-)

Carmina dijo...

Veo que cada vez hay mas gente Tag que se pasa por las bibliotecas, por una o por otra cosa tenemos el bolsillo bastante escurrido, yo siempre he mirado mucho lo de no gastar mas de lo necesario, al fin lo bueno esta dentro por lo tanto si me puedo ahorrar un dinero y disfrutar del contenido pues lo hago, pero con los niños no escatimo, tengo que competir con algo muy fuerte, la tecnologia. Gracias por tenerme de referente para tus lecturas.

Lammermour quiza sea porque yo no tengo apoyo en mi marido y siempre he pensado que si cuestan poco refunfuñara menos, pero al menos para mi no ha sido algo determinante para comprar un libro, ahora si lo puedo encontrar baratito pues cojo la edicion bonita y ultimamente la literatura tambien tiene saldos... por eso los suelo aprovechar. Me alegro de que te gustaran esos libros infantiles que te mando Ale, a ver si puedo colgar hoy una entrada sobre libros infantiles y los reclamos de las editoriales

Carmina dijo...

Chula todo un placer contar con tu opinion y tu deja fluir deja y de vez en cuando comparte niña que ultimamente no se muy bien que lees.

Ale los niños son pozos de sorpresas, y algunas muy buenas, asi que me vino bien esa conversacion para el post y la inclui, debe ser amor de madre, en cuanto a los libros viejos yo he comprado muchas veces cuando el dinero escaseaba pero prefiero tambien las ediciones nuevas y cuidadas ahora si no hay mas remedio sigo consumiendo libro viejo, pero entiendo que a mi hijo no le seduzca nada

Carmina dijo...

Maribel a la larga supongo que mi hijo bebera de la fuente de los clasicos, de hecho despues de leerse la adapatacion de la Odisea queria leerse el clasico sin adaptar fui yo quien le convenci que esperara un tiempo, mas que nada porque con su edad podria no apreciarlo...En cuanto a lo de comprar bolsillo yo lo hago por la parte economica y por poderlos camuflar mejor, asi me evito algun chaparron en forma de discusion y ha llegado un momento en que tampoco caben...

M. dijo...

Mmmmm... muy buen tema!! ya dije en algún blog que también sacó el tema por ejemplo de la cubierta, que sí. Me parecen aspectos importantes porque el libro a priori - antes de ser conocido, de comprarlo por el boca a boca (lo cual ocurre relativamente poco, todo hay que decirlo) -, a lo que iba, a priori, el libro tiene que venderse a si mismo y destacar de la gran masa de libros que hay a su alrededor. Y no hablemos ya de libros infantiles y juveniles, como bien has dicho, lucha contra titanes como es el videojuego.

En fin, que me lío, totalmente de acuerdo. Ahh!! y si el título es sugerente, mejor (qué razón tienes con las novelas de Larsson!!).

Chaoo!!

loquemeahorro dijo...

¡Anda que no he comprado/cogido de la biblioteca libros solo porque me atraía el título/portada!

Por cierto, que una vez saqué un libro de Dickens de la biblioteca que estaba tan hecho polvo (casi literalmente) que lo devolví y me fui a una librería a comprármelo nuevo.

Y qué decir de esas letritas que tienen algunos libros, que no se ve nada. Si es duro para un adulto, imagínate para un niño/adolescente.

Me parece muy bien que se hagan ediciones reducidas, ilustradas, en comic... lo que sea por acercar a los niños y los clásicos.

Por cierto, yo no sé Tirant, pero si alguien ha tenido que hacer apto para menores "La Celestina" no sé qué habrá hecho el pobre.