viernes, 17 de diciembre de 2010

Todo es silencio. Manuel Rivas


"La boca es para callar, no es para hablar".

Así de contundente empieza la última novela del gallego Manuel Rivas, una obra para degustar a pequeños sorbos, para disfrutar de una prosa que como el mar unas veces es pausada y otra embravecida. Y es que cuando al hablar te juegas la vida, todo es silencio. Manuel Rivas situa sus novelas en Galicia y esta no podía ser menos, para ello se inventa una aldea, pero no un territorio, las rias gallegas son las protagonistas mudas de las redes del contrabando en un primer momento y las del narcotráfico mucho despues. En Brétema invención del autor, el mundo gira en torno a una persona, un cacique, el dueño del pueblo, todos estan ligados a él en mayor o en menor medida, todos le deben mucho, pero sobre todo deben aprender que tienen ojos y no ven, tienen oidos y no oyen, tienen boca y no hablan, que es la máxima preferida de El Mariscal.


Para los niños que viven en este pueblo el mar es un gran proveedor, a la costa puede llegar de todo, y ellos buscan sus pequeños tesoros, así con la vista fija en el mar se desarrolla la vida de Brinco, Leda, y Fins, tres amigos que viven sus aventuras correteando entre las rocas, caminando descalzos por la arena de la playa. También ellos conocen la importancia del silencio, Mariscal los alecciona, porque al árbol joven hay que guiarlo desde chico. Brinco es quien más relación tiene con el cacique con el que desarrolla una relación de admiración odio que le acompañara toda la vida. Fins y Leda se dejan querer, cuando en casa la economía no marcha sobre ruedas cualquier dinero es poco. Leda ya desde niña tiene un carácter fuerte, no se deja intimidar, Fins se mantiene siempre en un segundo plano, la mayoría de las veces defendido por Leda, y Brinco suele ser siempre el protagonista, le gusta hacerse de notar.

Unos caminos que comienzan juntos y que por un desgraciado accidente se separan. Fins se marcha del pueblo y cuando vuelve siendo ya un adulto, las cosas han cambiado mucho, tanto que no será posible seguir siendo amigos... aunque el intentará recuperar el tiempo perdido.


Manuel Rivas dibuja con guante blanco unos personajes de gran complejidad y al mismo tiempo completos y creíbles, y sobre todo se adentra en un tema espinoso, en un tema que siempre se ha callado, y lo hace con maestría con una prosa bella, pero al mismo tiempo dura, no da concesiones al lector. No es un libro para cualquier público, si no para gourmets, para gente que disfruta con una trama bien llevada y solida, porque eso es Todo es silencio. Una novela que mete el dedo en el corazón de la Galicia más sórdida y la embellece, la dota de credibilidad porque no todo el mundo se doblegó al dinero, aunque para hacer honor a la realidad fue una minoría con dignidad que prefirió mantenerse al margen, lejos de las redes embaucadoras de don dinero, poderoso hidalgo donde los haya.

" ¡Alguna chinche nueva, eso es lo que hay! El sargento sabe muy bien lo que tiene que hacer. Pero mañana vendrá pidiendo más, ya verás.Dirá que hay otra boca que tapar.

Deja oír su pensamiento, ese continuo rumor subordinado. aunque salga de manos asquerosas, el dinero siempre huele a rosas..."


La cita que más me impactó fue esta, porque me dí cuenta de que Rivas me había atrapado en sus redes, como si fuera un pez en la red de un marinero de Brétema.


"Usted cree en esa candidez de que un mundo en el que todos leyesen, en el que todos fueran cultos, sería mejor. Se imagina lugares como Uz en los que en cada casa hubiese una biblioteca, y que en cada taberna un club de lectores. Y cuando hubiese un crimen fuese con alto estilo. Que los criminales tuviesen la prosodia de un Macbeth o de un Mersault"


Quizás porque yo también gozo de esa candidez, porque creo en un mundo utópico, me atrapó sin remedio entre sus palabras unas veces tranquilas, otras embravecidas, me acunaba y me asestaba mazazos sin piedad, un autor a tener en cuenta, que ama el mar y su tierra y eso se nota en sus metáforas, pero al que no le importa hacer una critica social dura, dejar títere sin cabeza. La novela esta encuadrada en un tiempo, sin embargo sería fácilmente extrapolable a nuestra sociedad actual, igual se ha de leer como una fábula sin moraleja. Una novela que seguramente envejecerá bien porque esta situada en un sitio que conocemos y que ocurrió hace unos años pero podría haber sido ayer...

Adoro el mar y esta descripción de Manuel Rivas me ha llegado al alma y no la podía dejar pasar.

"Leda se levantó agitada. Recorrió el paño de lamé del agua, las partículas destellantes, aquel trabajo de platería infinita y efímera que una mano de viento labraba en el mar soleado"
Mención especial merece el final, impactante, redondo, que al parecer hace justicia social, aunque se me han quedado cosas en el tintero, que seguro que con una relectura se aclararían... Adentrate en las rías gallegas de la mano de Manuel Rivas seguro que no te arrepientes.

16 comentarios:

César dijo...

Me apunto esta buena reseña!!!!!
Tiene buena pinta, y creo que ya es hora de estrenarme con este autor.
Saludos

sonia dijo...

Que pedazo de reseña Carmina!!!! me ha encantado niña, puedes participar con esta también????
el libro ya lo tenía apuntado y al leerte dan ganas de ir corriendo a por él.
Besos

LAKY dijo...

Qué buena forma de empezar un libro!
Yo he leído poco de Rivas así qeu tengo previsto leer más, igual ésta misma.
Un beso

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Le tengo muchas ganas a este libro y después de leer esta reseña tan buena, todavía tengo más ganas. De Manuel Rivas he leído El periodismo es un cuento y El lápiz del carpintero y los dos me gustaron mucho. Muchos besos.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

Carol dijo...

Me encanta la forma que tiene de escribir Manuel Rivas, sólo he leído El lápiz del carpintero y El periodismo es un cuento, pero tengo ganas de repetir, este que recomiendas tiene una buenísima pinta para seguir disfrutando de él. Bsos

Bookworm dijo...

¿Sabes qué significa Bretema?
Es la niebla, la bruma, los trozos de niebla distante. También se dice neboa, pero creo que Bretema es un nombre que le viene al pelo a esta historia, aunque no haya ningún lugar con ese nombre (que yo sepa).
Da gusto que una novela deje ese poso ¿verdad? No sé si estoy empezando a arrepentirme de no haberla aceptado en el momento que me la ofrecieron ¡je,je! Pero no, creo que aún debo leer otras cosas de Rivas. Ya sabes que sólo he leído "El lapiz del carpintero" y que me gustó mucho.
Un beso guapa

PD. Alguna consultilla de fin de semana? ¡ja,ja!

Cartafol dijo...

Vi en la tele una entrevista que le hicieron cuando lo publicó y leí en el periódico otra, me apetece leerlo, pero lo haré en gallego, que tiene más encanto! ;D

aventarte dijo...

Preciosa reseña. No he leído nada de Rivas, pero esto me lo apunto.

Besos.

Ana

Vero dijo...

Ya ves, vaya forma de empezar el libro, me encanta!! Tengo que empezar con alguno del autor!!!
Genial reseña Carmina!!

Golem dijo...

Hola Carmina:

Estoy a mitad leerlo, porque como tu bien dices, vale la pena leerlo despacio, a sorbos pequeños. Me parece magistral. Y tu reseña me ha gustado mucho. Alguno de los párrafos que has seleccionado también se me habían quedado a mí. Pero Rivas escribe tan bien, que realmente se podrían seleccionar muchos más.

Saludos

Susana Hernández dijo...

Una gran reseña para un gran libro.

Me alegra que hayamos coincidido en tantas cosas y que confirmes mi apreciación de que el libro es muy bueno. Un libro que merece la pena releer, "de a poquitos" jejeje

Felicidades por tu reseña !

Un besico!

mafaldas dijo...

Espero que me lo regalen estas Navidades porque entre Bookworm -que lo mencionó en su momento-, tú y la entrevista que le hicieron en Página 2, le tengo unas ganas terribles.
Musus.

Eva dijo...

Una reseña buenísima Carmina. Las musas de la inspiración te tienen bendecida ¿no?
Este es un libro que he estado muchas veces por elegir pero no sé que sigue habiendo en e´l que me echa para atrás.

Carmen dijo...

Caramba!! Menuda reseña, Carmina!!! Estupenda!!!
Solo leí de Manuel Rivas "El lápiz del carpintero"... precioso! Tomo nota de este, claro!!
Un beso,

Ángel Iván dijo...

Ayer lo tuve en mis manos en la FNAC pero em incliné por el último de Paul Auster, pero no se escapa, Manuel rivas me gusta y suele convencerme siempre.
Otro para la saca, jaja, un beso y feliz semana.

Luisa dijo...

No he leído nada del autor, y este libro me llama la atención, más después de tu estupenda reseña.
¡Besos!