jueves, 12 de julio de 2012

Cincuenta sombras de Grey. E.L. James


Hace unos años cuando decía que era lectora de erótica la gente me miraba como un bicho raro, una rara avis más, en sus miradas escandalizadas podía fácilmente leer: pero será posible esta niña no solo habla con naturalidad de un tema tabú, sino que encima le gusta leerlo, menuda desfachatez. Esos ojos como platos me convencieron de que mejor me guardaba para mí esos gustos literarios y me evitaría el ver todos los colores del arco iris en las caras de mis amigas y miradas torvas en las de ellos…

Después no es que el gusto desapareciera si no que deje la capital para volver a mi pueblo, es lo que tiene terminar los estudios universitarios, la biblioteca allí no está nada surtida, así que encontrar erótica era y sigue siendo poco menos que imposible, comprarla sin saber muy bien que encontrar tampoco entraba en mis planes así que el género se fue enfriando y yo derivando hacia otras lecturas…

Con el tiempo encontré erotismo, o lecturas subidas de tono en algunas novelas románticas, pero seamos sincer@s el azúcar me empalaga tanto que a huyo de la este tipo de libros, salvo los de regencia y en algunas autoras contadísimas. Por eso cuando me ofrecieron Cincuenta sombras de Grey con toda la polémica que le rodeaba y ese apelativo de porno para mamás que no me gustó nada, no me pude resistir, quería volver a sumergirme en el género.

La autora

Tras las siglas E. L. se esconde Erika Leonard. E.L. James, ha desempeñado varios cargos ejecutivos en televisión. Está casada, tiene dos hijos y vive en Londres. De niña, soñaba con escribir historias que cautivaran a los lectores, pero postergó sus sueños para dedicarse a la familia y a su carrera. Finalmente reunió el coraje para escribir su primera novela, Cincuenta sombras de Grey. Es también la autora de Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas.
Con motivo del fenómeno editorial que ha supuesto la trilogía Cincuenta sombras, con gran repercusión en los medios y que ya ha vendido millones de ejemplares, la revista Time la ha nombrado una de las cien personas más influyentes del año. Los derechos de traducción se han vendido a cuarenta países, y Universal Pictures y Focus Features han comprado los derechos cinematográficos. Y yo estoy deseando saber que autor encarnará a Christian Grey, porque todos aquellos que a mi me encajan en el papel son demasiado maduritos para ello… Curiosa que es una.

Antecedentes del Fenómeno.

Cincuenta sombras de Grey nace como un fanfic de la saga Crepúsculo de la que la autora es fan, por lo visto y dado que yo no soporto a los vampiros y esa saga la he obviado hay un paralelismo más que evidente entre los personajes, aunque la mayoría de los lectores de ambas novelas resaltan que es más visible entre los personajes femeninos que entre los masculinos.
Mis conocimientos de Crepusculo se limitan al visionado de la adaptación cinematográfica de la primera novela y el resultado fue tan catastrófico que se me quitaron las ganas de sumergirme en la lectura del libro. Por desconocimiento de la saga en la que se inspira poco más puedo añadir en este apartado.

¿Porno para mamás?

Imagino la revolución que debió causar un libro como este en Reino Unido, la moral victoriana se debió sentir atacada, ultrajada y machacada, supongo que de ahí todas las tonterías que han acompañado al marketing de esta novela y que sólo pretendían evitar su lectura a mi juicio. Sin embargo creo que no contaban con el poder del morbo, y sobre todo con la curiosidad que inspira que algo sea tan denostado.

A mi parecer no es para tanto, hay escenas de voltaje intermedio, nada que no se pueda encontrar en otros libros camuflado dentro de una novela romántica. Y entonces que es lo que ¿escandaliza? Pues puede que la respuesta se encuentre en ese lenguaje directo, sin pelos en la lengua, que llama a las cosas por su nombre y sin florituras. Y que es una novela que para bien o para mal te atrapa entre sus páginas, aunque no sea una novela digna de un nobel literario.

Dicho esto me meto con el argumento de la novela, que no creo que sea original en sí, porque podemos encontrar ejemplo de ello en la literatura, incluso en la más clásica y no será porque en el libro no aparecen algunas referencias, que seguro que por curiosidad leo.

Argumento

Ana es una chica inocente, quizás demasiado, a sus veintipocos años no se le conoce novio, ni relación alguna, los libros son su pasión y su único romance. La situación cambia cuando a una semana de graduarse su amiga Kate cae enferma y le endosa una entrevista a un multimillonario. Ana consiente a regañadientes, no hay quien le dé una negativa a Kate, sin embargo se da cuenta de que poco o nada sabe del personaje al que va a entrevistar y aunque las preguntas se las ha elaborado Kate, conforme se acerca el momento menos convencida está.

La entrevista la deja tocada, primero no esperaba una persona tan joven, las preguntas de Kate estaban llenas de trampas, y por si fuera poco se siente atraída por él y no puede sacárselo de la cabeza. El propio señor Grey no entiende muy bien cómo se siente atraído por una joven patosa que no sabe explotar su atractivo y que hace unas preguntas como mínimo tontas. Sin embargo ambos se quedan atrapados como moscas en un pastel.

Comienza aquí un juego de acoso y casualidades que  llevan a Ana a conocer los planes que tiene el señor Grey para ella, a estas alturas el deseo ha ido creciendo entre ambos y lo que descubre Ana de sus gustos sexuales le horroriza pero al mismo tiempo le mantiene a su lado. No quiere perderlo de ningún modo.

Y hasta aquí me permito contar, he visto reseñas que han destripado prácticamente todo el argumento, y la verdad es que si pretendes leerla le quita parte del atractivo.

Mis impresiones…

La novela no es una obra maestra, ni creo que la autora tuviera en mente que lo fuera, he leído por alguna parte que en esta novela vertió su crisis de mediana edad, así que sería un poco como confesar esas fantasías que no te atraves a plantear a tus amigos. La historia gira en torno a BDSM (Bondage, Dominación, Sumisión, Masoquismo) y creo que por ahí es por donde se ha escandalizado mucha gente, y sin embargo lo que la autora desarrolla es muy light, quizás por ella misma desconoce este mundo, y lo poco que sepa sea por documentación. Y me baso en decir que es muy light, porque Christian pone en los límites infranqueables lo más oscuro y duro de este mundo, prácticas sexuales que a muchos excitan y que sin embargo no pertenecen al Universo del Amo y el Sumiso.

Precisamente la relación Amo, sumiso es lo que menos he entendido, y es que mi carácter rebelde no me permitiría ser una sumisa, creo que yo también andaría provocando a todas horas como Anastasia y es que cuesta comprender como siendo al principio tan inocente puede plegarse después a muchas de las exigencias que él le impone, y al mismo tiempo sentir placer con ello. A esta novela la han tachado de machista sin tener en  cuenta que el rol que nos cuenta puede encuadrarse en este digamos enunciado, pero que Christian comienza siendo un sumiso, y su Amo era una mujer, por lo tanto cada uno puede escoger su rol… ¿o no?

Como he comentado más arriba las escenas no me han parecido para tanto, no lo considero porno para mamas, sobre todo porque para encuadrarlo dentro del porno me tendría que haber encontrado con un lenguaje soez que degradara el sexo, y siendo sincera la novela no tiene mucha calidad literaria, pero el tema del sexo lo trata con elegancia y sobre todo no inventa ni reinventa nada,  hay muchas mujeres que tienen una pluma exquisita y que llaman a las cosas por su nombre.

Entonces donde radica el acierto para mi de esta novela, que la hace tan atrapante, cual es el fenómeno lector que se esconde detrás de ella… Pues una ingente campaña de marketing, no conozco la de otros países pero la española ha sido genial, una campaña muy bien presentada, elegante, descubriendo las portadas de las tres novelas, una campaña que ha llegado a todos los rincones.

caja promocional
Pero evidente no solo es fruto del marketing si no la trilogía no se hubiera vendido como churros, su principal reclamo es el personaje de Christian Grey, y es que el multimillonario no es solo rico, guapísimo, inteligente… no que va, en su interior esconde un montón de sombras, una infancia terrible y unos gustos sexuales un poco estrafalarios. Y sobre todo tiene una gran avidez por causar dolor y no solo como medio de placer si no por necesidad. Llegados a este punto la intriga que este personaje le da a la novela es impresionante, las páginas vuelan intentando encontrar el porqué de su forma de actuar, y si Anastasia será capaz de cambiarla.

Como contrapunto a este personaje tan atractivo y bien perfilado encontramos a Anastasia, creo que no ha sabido perfilarlo bien, nos encontramos ante una muchacha apocada, tímida que no es capaz de mantener ninguna relación amorosa, no ha llegado su príncipe azul y sin embargo cuando Christian le muestra los rudimentos del sexo con él se vuelve atrevida incluso descarada un cambio a mi parecer demasiado brusco. Es capaz de sonrojarse por cualquier cuestión y al mismo tiempo desear conocer los entresijos de este mundo tan oscuro para ella. De este personaje me descolocó al principio que se plasmaran tanto sus pensamientos que iban por un lado como lo que realmente decía en los diálogos, luego me gustó e incluso me di cuenta de que esa dualidad la padecemos casi todas las mujeres y supongo que también hombres pero eso me lo tendrían que confirmar.

Si Christian introduce el punto de intriga, Ana nos muestra la vena humorística de la autora, y es que nuestra protagonista se desdobla o triplica, oye a su subconsciente que hace su función, minándole la autoestima y tiene a su diosa, a esa que baila con pompones, hace volteretas mortales y que aplaude todas las locuras sexuales que se le proponen, sin embargo si en un principio esto podría haber resultado gracioso, al final se convierte en algo repetitivo y termina por cansar un poco.
Y son precisamente las repeticiones una constante en esta novela, la autora no utiliza prácticamente sinónimos, y tiende a repetir hasta la saciedad términos, adjetivos, ideas y si algo cree que funciona como lo de la diosa lo utiliza hasta el infinito, igual que las referencias al contrato que Grey le propone a Ana. Si nos atenemos a este punto flojo la novela bien se hubiera podido evitar unas doscientas páginas sin perder por ello nada de morbo, ni de picantez.

Pero volviendo a los personajes, encuentro que la autora ha desaprovechado a algunos de ellos, por ejemplo a la mandona Kate, y su relación con Elliot, en contraposición con la que mantienen Ana y Christian. Si hay un personaje que ha llamado mi atención y sobre el que no sé nada es Taylor, me gustaría que lo desarrollará en nuevas entregas… Pero mis deseos dudo de que se vean un poco tenidos en cuenta porque imagino que se centrará de nuevo en ambos protagonistas.

El estilo de la autora, es ágil, ameno, directo, con un lenguaje elegante pero sin florituras, con voluntad de sorprender y supongo que lo habrá conseguido, sobre todo porque en algunos países ha sido censurado y en otros se ha devorado la trilogía en poco tiempo. Es una lectura que ofrece una dosis de sexo, otra de intriga, una relación un poco especial que tiene sus vaivenes puesto que cuesta aceptarla. Sin embargo con todos sus pros y sus contras, creo que es una buena lectura veraniega, que no subirá demasiado la temperatura de tu cuerpo y te proporcionará un rato agradable de lectura, seas fan o no de BDSM con el que yo de paso afirmo que no comulgo para nada, pero ya se sabe para gustos los colores….

Conclusión

Cuidado porque atrapa y seguro que caes en las redes de Christian Grey…. Preparate para un final abierto que te deje con la miel en los labios y te haga correr a buscar la segunda parte de la trilogía porque eso es lo que vas a encontrar, te quedas un poco huérfana y plof y deseas seguir leyendo para seguir descubriendo a los personajes, así que supongo que en algún momento la segunda y la tercera parte caerán en mis manos.

27 comentarios:

Offuscatio dijo...

Bueno, parece que ya todos hemos leído y comentado el libro; y hay opiniones para todos los gustos. A mí el libro no es que no sea digno de un nobel, es que es muy pobre a nivel literario. Por lo demás, creo que las sombras de Grey se derivan de su triste infancia, y no de su orientación sexual. Para no extenderme, con respecto a Anastasia, (y aunque tampoco lo haya referido en mi entrada) creo que tiene una debilidad adicional. Y es que su poca habilidad o conocimiento de la era digital. Me parece que la han sacado de un cuento de príncipes y princesas, y se han olvidado de perfilar detalles importantes. Un beso.

Uhin Giser Nastin dijo...

Yo ya me estoy leyendo el segundo y preparando una macroentrada que englobe la trilogía. Te sigo :) Estoy considerablemente de acuerdo con tu reseña.
Un abrazo.

Vero dijo...

Como le he dicho a Isi, parece que soy de las pocas que no lo va a leer. No me llama mucho, pero es que por lo que leo en vuestras reseñas, creo que no es un libro de mi gusto, no sé. Besos.

Nat dijo...

Wow me ha encantado tu reseña! la verdad es que no me llama mucho la atención, y por lo unico que lo leería seria para saber realmente que me parece... porque hay opiniones para todo!!! jejeje
El libro, como digo, no se si me gustaría, pero tu reseña, la verdad es que me ha encantado!
Besotes

Pilar Muñoz dijo...

Muy buena reseña, coincido practicamente en todo contigo, con una salvedad, que a mí no me dejó especialmente con ganas de leer la segunda parte, hasta ahora que he empezado a ver reseñas en las que se opina que la segunda entrega es mejor que la primera. Yo también hubiera quitado doscientas páginas de repeticiones y detalles superficiales. Pienso que ese volúmen de páginas daba para haber desarrollado una trama mucho más profunda sin perder por ello el morbo o el gancho erótico que tanto éxito le está dando.
Si lees el segundo, ya nos contarás.
Un beso.

Isi dijo...

Pues más o menos nos ha enganchado por igual. Lo que más me ha gustado es precisamente el parecido con Crepúsculo, pues el protagonista masculino es de esos con los que soñar despierta :)

Tatty dijo...

Creo que en general compartirmos impresiones, también me ha resultado una lectura muy entretenida y que engancha, la calidad literaria es nula y creo que hubiera disfrutado más de no haber sido por el personaje de Anastasia que no me ha gustado demasiado. Pero sin duda leeré el resto
besos

masteatro dijo...

A mí, en principio no me atre así que de momento paso.

Ximo dijo...

Por ahi ya he hecho comentarios variados. Me ha gustado mucho "el pack" simpático y diferente. El libro, quitándole la etiqueta de "porno para mamás" creo que no tiene mala pinta. He leido bastante literatura erótica y casi siempre termina resultando agradable, simpática y bastante educativa

LAKY dijo...

Creo que coincido en todo contigo. Ya sabes que a mi también me gustó mucho y que me dejó con ganas de más. Eso sí, lo de la diosa que llevo dentro, si bien al principio me hizo gracia, luego también se me hizo demasiado repetitivo. No había capítulo en el que no apareciese!
Besos

Dorothy dijo...

A mí me enganchó, como a todo el mundo y, como tú, soy lectora de novela erótica desde hace tiempo y las escenas de sexo no me parecieron tantas ni para tanto. También me cansaron las repeticiones sobre la diosa interior, pero entiendo que haya enganchado a tanta gente. Tengo claro que leeré los otros dos, porque me he quedado con ganas de saber qué pasa. Yo he echado de menos un poco más de Kate. Taylor no me interesa, sinceramente.

Un beso

Espe dijo...

Me has hecho acordarme de cuando hace siglos mi padre me prestó para que leyera su ejemplar del Kamasutra y yo me meaba con los caretos de la gente en el metro. Este de las sombras me está dando pereza ya, la verdad...

InésM dijo...

Pero que ganas tengo de leerlo ya. Lo tengo en la estantería desde el martes y no quiero empezar la trilogía hasta tener los tres en mi poder. No vaya a ser que me enganche y me de un telele por tener que esperar a tener los otros.
Y ya que dices que engancha tanto... no me fío de mi misma.
Besitos.

Margaramon dijo...

Tengo que volver a ponerme con este libro ya que a las 100 páginas tuve que dejarlo por cosas ajenas al libro. Ahora que tengo un poquito más de tiempo espero descubrir a Grey.
Besos

Pakiko dijo...

Una gran reseña, creo que dejas muy a las claras lo que es este libro, un fenómeno editorial que engancha, aunque no se si me dejará atrapar

Carla dijo...

Creo que debo ser una de las pocas que todavía no lo ha leído. En fin, sé que tarde o temprano acabará entre mis manos. No espero mucho sólo una lectura que me entretenga.

Un beso!

Margari dijo...

Muy buena reseña. Más o menos todas coincidís en que calidad literaria apenas tiene, pero que engancha y mucho. Seguramente lo lea más adelante, porque la curiosidad con tanta reseña ya la tengo.
Besotes!!!

Meg dijo...

Algunos le encontramos más matices que otros, pero casi todos coincidimos en que engancha, un abrazo!!

Sandra Valentín dijo...

Personalmente he encontrado esta primera parte muy flojita. Las escenas de sexo me han resultado bastante repetitivas y poco eróticas (demasiado explícitas para mi gusto). Y los personajes protagonistas son absolutamente planos. De hecho, le he cogido manía a Anastasia porque continuamente repite los mismos gestos. En cada página puedes leer estas dos expresiones: fruncir el ceño y morderse el labio. ¿Es que esta chica no sabe hacer nada más?

Reconozco que me ha gustado cuando los dos protagonistas se envían correos electrónicos, porque es el único momento en el que Anastasia le planta cara a su "amo" y los diálogos resultan ingeniosos. Y también es cierto que es una lectura ágil y que engancha bastante, aunque no creo que lea las otras dos partes. Si os gustan las novelas "subiditas de tono" creo que es mucho más interesante Las edades de Lulú de la Almudena Grandes, la verdad.
Besos

Locura de lectura dijo...

Carmina, buenísima reseña. Me ha encantado. Das en el clavo y además comparto lo que dices a pies juntillas. La novela me ha gustado mucho y estoy deseando seguir con su segunda parte. Por cierto, ya nos recomendarás algún título de erótica. Si te pasas por mi blog apúntame alguno vale? Gracias guapa.

albanta dijo...

Pues yo aún no he leído el primero pero espero hacerlo pronto

Shorby dijo...

Ando como loca esperando leer el segundo!!! =)

Besotes

Eva MMMWWW dijo...

Me alegro de que hayas conseguido que tu gusto literario encuentre su lugar, Jejeje, a mi la verdad es que no me gusta nada la literatura erótica así que celebro que las cincuenta sombras hayan conseguido llegar al gran publico pero conmigo no van a contar.

Anónimo dijo...

Te cuento:
Ser rebelde o no, ser poderosa o no, no tienen nada que ver con el BDSM. Se puede ser rebelde y ser sumisa o sumiso, y se puede ser suave y con un carácter poco dominador y en la cama ser dominante. Una relación de sumisión no tiene nada que ver con lo que sale en el libro. Es como pensar que los libros de Dan Brown están basados en hechos reales.
Por otra parte, es terrible que en ese libro asocien el carácter posesivo y enfermo del protagonista,que llega al acoso a su novia, con el BDSM. Es como insinuar que la homosexualidad proviene de agresiones en la infancia...terrible. Por no hablar de la escritura de esa señora. Terrible. Para mí es un libro para canis y chonis, de esos de "No te pongas la minifalda o te hostio".Y perdón por la expresión. Recomendable si quieres desternillarte de una ñoña que se sonroja y hace "Oh" cuando ve un pene.

Elena:) dijo...

Yo estoy de acuerdo en muchas contigo, coincido sobre todo en que no es digna de un nobel pero tampoco pretende serlo, y enganchar, engancha. En lo que no coincido tanto es en lo que se refiere a la dualidad del pensamiento de Ana, quiero decir, de repente piensa una respuesta super atrevida e ingeniosa y en vez de decirlo se calla...No sé, eso me ha gustado menos.
Y también me he quedado con ganas de conocer más a Taylor por cierto:)
1beso

Anónimo dijo...

Jajaja. Totalmente de acuerdo. Me da vergüenza ajena que esta señora se haya hecho millonaria con semejante bodrio infecto.

Jesús dijo...

Tengo pendiente publicar mi reseña, pero puedo adelantarte que no me ha convencido. Hacia el ecuador de la novela ya me estaba resultando excesivamente monótono. No sé si le daré una oportunidad al resto de la trilogía, pero antes dejaré pasar un tiempo. ¡Saludos!