lunes, 17 de marzo de 2014

Perdida en...



Mientras me peleo con las reseñas de los dos libros que llevaba entre manos... sí por fin los he liquidado los dos, y ando a vueltas con el síndrome de la página en blanco, vengo a presentaros mis nuevas lecturas. Si de nuevo dos, porque una es débil y por si no tiene bastante en casa sigue pisando la biblioteca... en mi descargo diré que fui a buscar una lectura obligatoria de mi hijo para el IES. Pero no me pude resistir a pasearme por las estanterías, y allí estaba un libro al que le tenía muchisimas ganas, y no pude hacer otra cosa que llevármelo.

Terminado El secreto de mi marido, me apetecía cambiar un poco de tercio y me adentré en un libro que prometía darle una vuelta de tuerca a la muerte de la princesa Diana de Gales. Una novela de espías, de secretos y de juego poco limpio. Como no podía llamar mi atención, además era una lectura corta y me servía para aligerar pendientes.


Titulo: Puente  de Vauxhaull

Autor: Javier Sebastián

Editorial: Destino

Colección: Ancora y Delfín

Nº Páginas: 227



Así comienza...


En 1997 la hermana Loretta Maria Semposki, del colegio de Saint Mary, aceptó participar en un experimento sobre grandes memorias del mundo.

Lo primero que tuvo que hacer fue contar su vida. No hacía falta que siguiera un orden concreto, podía empezar por donde le diera la gana. Una alegría cualquiera para ir entrando en calor, los detalles habrían de venir más tarde. O, si no,  que hablara del año que se hizo monja, o de cuando le dijeron que sus padre se quedaría para siempre en una trinchera de Las Ardenas, ese día lloró mucho.


El comienzo la verdad es que no dice mucho, pero ahora mismo no puedo soltarlo, porque se ha puesto más que interesante.


Y el libro de la biblioteca al que le tenía tantas ganas...



Titulo: La tristeza del samurai

Autor: Victor del Árbol

Editorial: De bolsillo

Nº páginas: 415


Así comienza...


Barcelona, Mayo de 1981

Existe un tipo de personas que huye del cariño y se refugia en el abandono. María era una de ellas. Tal vez por esa razón se negaba a ver a nadie, incluso ahora, en aquella habitación de hospital, que era como una estación de final de trayecto.

Prefería quedarse mirando los ramos de lilas que le enviaba Greta. Las lilas eran sus flores preferidas. Intentaban sobrevivir en el jarron de agua con ese gesto heroico que tiene todo lo inútil. Cada día languidecían sus pétalos frágiles, pero lo hacían con elegancia discreta, con su color tornasolado.


Esta todavía la voy a empezar esta tarde, así que poco os puedo contar de ella, salvo que tiene muy buenas reseñas en la red

21 comentarios:

L.I.M dijo...

Pues ne gusta como comienzan los dos así que ya nos contarás. Y como te entiendo, yo tampoco soy capaz de entrar en una biblioteca y no llevarme algún libro.
besos

nosolo leo dijo...

El que más me llama atención el La tristeza del samurái, espero tu reseña.
Besoss

Blair dijo...

Justamenten terminé ayer La tristeza del samurai. Lo he disfrutado muchísimo...espero que tu lo disfrutes también. besos

Mariuca BOLAÑOS dijo...

La de La tristeza del samurai tengo ganas de leerla y las reseñas hasta ahora desde luego la recomiendan. La otra novela no la conocía.
Un saludo.

Tardes de sofá, manta y libro dijo...

La tristeza del samurái lo he reseñado yo hoy mismo. Está genial y coincide en esa opinión todo el mundo que ha participado en la lectura conjunta.

Cris Hocicos dijo...

Espero con ganas ambas reseñas, a ver que tal. Ya que me pica la curiosidad

Un beso^^

Manuela dijo...

Estoy deseando leer tu reseña de El secreto de mi marido que me dejaste en ascuas...
Disfruta de tus lecturas. Besos.

David Gómez dijo...

Se está hablando mucho de la primera y de forma positiva.
Y de la segunda, de la segunda, que quieres que te cuente que no sepas: que me encantó.
Seguro que lo pasarás en grande.
Saludos

Isa Martínez dijo...

¡Hola!
A mí también me pasa lo de la biblioteca, que voy a por libros para la universidad y una que es débil se trae lecturas también para casa.
Yo también estoy leyendo La tristeza del samurái que se me ha atascado, espero poder continuarlo pronto, y de la biblioteca La estrella, un libro más juvenil.
Disfruta de tus lecturas.
Un beso

Hojas de Alisio dijo...

Estoy acabando el samurái y es maravillosa. Espero que la disfrutes ;-)

Besos !!!

Margari dijo...

Tentadores los dos libros!
Besotes!!!

Angela Leon dijo...

La primera no la conozco así que espero tu reseña porque pinta bien la temática.
Respecto a la segunda ¿qué decirte? a mi me ha encantado lo mismo que Respirar por la herida. Creo que me he vuelto fans incondicional de Victor del Árbol. A ver que te parece a ti.

Bs.

Pilar González dijo...

Me gustó la del samurai, y la otra no la conozco, ya nos contarás. Un beso

Tatty dijo...

Puente de Vauxhaull no lo conozco así que tendré que esperar a que nos hables de él y La tristeza del samurái ya lo tengo anotado para leer
Besos

Cartafol dijo...

Llevamos semanas moviéndonos en las mismas lecturas, terminé La tristeza del samurai y mi próxima lectura será el Puente Vauxhall...disfrutalas

Goizeder Lamariano Martín dijo...

No conocía ninguno de los dos a ver qué nos cuentas de ellos cuando los leas muchos besos.

Marisa C. dijo...

Ya veo que caes, a menudo, en la tentación; así me gusta, sobre todo si se trata de libros, ;D. Tiene muy buena pinta todo lo que propones; ya nos contarás. Abrazos.

samarkanda dijo...

No conocía el primer libro y el comienzo tampoco es que diga mucho pero ya nos contarás qué tal, del segundo acabo de leer una reseña y tiene muy buena pinta. Que los disfrutes.
Un saludo.

Marisa G. dijo...

La tristeza la tengo a medias.... Besos

Kayena dijo...

De la primera no sabía de su existencia y de la segunda ¿qué quieres que te cuente, limeña?, fue una de mis mejores lecturas del año pasado.

Un beso.

Carax dijo...

Voy con mucho retraso en los blog así que a estas alturas ya habrás disfrutado de los dos libros! Pero bueno,más vale tarde que nunca! El de la tristeza del samurai la leí la semana pasada y me encantó. La otra tiene muy buena pinta, estaré pendiente de tus impresiones.
Besos