viernes, 31 de julio de 2009

ENTRE LIBROS

Quizás por que lo difícil es verme sin un libro en la mano, mi hijo no recuerda ninguna ocasión en la que no estuviera absorta en una lectura, o no tuviera algún libro que leer, aunque cierto es que alguna vez y aún teniendo en casa ejemplares y autores pendientes, me he encontrado sin letra impresa que me apeteciera en esos momentos abordar.
Desde que era un simple bebe, al que acunaba en brazos mientras disfrutaba de una placentera lectura, le he transmitido a mi hijo mi pasión por los libros, les he enseñado a ambos a respetarlos, a mimarlos e incluso a adorarlos, mi hijo mayor que dentro de unos meses cumplirá once años, es ya un lector voraz que devora todo lo que cae en sus manos, ya tiene su genero favorito y escritores que le roban el sueño, incluso una rata, llamada Gerónimo Stilton le roba algo más

A pesar de ser un enamorado de la literatura, sobre todo de la fantástica, se aprovisionaba de material para leer en la biblioteca o bien se lo regalaba yo, su biblioteca ya va siendo bastante extensa para un niño de su edad, pero nunca pensé que disfrutara como yo paseándose por los pasillos de una librería, si vi como sus ojos resplandecían cuando lo llevaba a la feria del libro de stand en stand y le dejaba elegir sus lecturas, dos o tres libros todo lo más, puesto que luego le suelo regalar para Papa Noel , su santo, su cumpleaños o cuando simplemente me apetece algún libro que se que hará sus delicias.


El pasado 24 de junio fue su santo, y yo le regale dos libros de una colección que va traduciendo y publicando en cuentagotas y que al niño le gusta en demasía. La colección se llama Arcanus, es de literatura fantástica y si no recuerdo mal la publica destino joven... Mi cuñado le propuso que cuando tuviera vacaciones se lo llevaría a una librería y le dejaría elegir un titulo y el otro lo elegiría él, si encontraba la edición que el quería.


Finalmente llegó el ansiado día de la excursión bibliófila, mi hijo parecía un niño con una golosina, no podía estar mas ilusionado y más nervioso al mismo tiempo, pasaron toda la mañana entre títulos y autores y finalmente mi hijo eligió su libro entre los títulos de su autora preferida, Laura Gallego y mi cuñado encontró la edición ilustrada de la Isla del tesoro, que es una verdadera delicia.



En cuanto al libro que eligió mi hijo tengo que decir que es la segunda parte de uno que le saque yo de la biblioteca porque se queja de que él no encuentra títulos interesantes, yo creo que lo que le pasa es que no sabe todavía moverse entre estantes, hecho que constató también mi cuñado, es literatura fantástica, que le ha absorbido durante horas, Alas de fuego hizo sus delicias del mismo modo que ahora lo está cautivando Alas negras.

El que eligió su tío al que adora, es de una belleza singular, pese a ser un clásico no ha perdido nada de su encanto y esta edición esta ricamente ilustrada, con unos dibujos que harían la delicia del cualquier lector, los detalles son increíbles, desde el formato del libro y su portada que se pueden apreciar en la fotografía anterior, hasta un interior bien pensado con un papel que simula estar envejecido, una letra cómoda de leer, y unos matices que me ha gustado mucho descubrir, no se cuanto ha costado este libro, pero por lo que he podido comprobar mientras lo he hojeado , no debe ser nada económico. A pesar de que el género de aventuras no es de los que más le gustan a mi hijo, solo con la ilusión con que se lo ha regalado su tío, lo convierte a sus ojos en un libro especial, que quiere leer en cuanto termine el que lleva entre manos, de momento ya ha pasado algún que otro rato disfrutando de sus ilustraciones.


Aquí os dejo una fotografía en la que se puede apreciar el envejecido del que hablaba.


Cuando llegue a casa, el ya había regresado de su excursión y todavía le duraba la excitación vivida, no dejo de abordarme hasta que accedí a ver sus nuevos ejemplares para la biblioteca, sus ojos brillaban y sentía tener un libro de la biblioteca empezado, porque le impedía colocarse con la segunda parte del que había terminado dos días antes. El libro le duró a penas tres días, le gusto muchísimo y además de estar bien y ser interesante, tenia un aliciente para terminarlo pronto, comenzar con sus recientes adquisiciones.

Que tiemble el dinero de plástico el día que mi hijo y yo salgamos de compras, porque he decidido que a partir de ahora le regalaré una tarjeta regalo de una gran librería y el escogerá sus lecturas, bajo la mirada atenta y asesoramiento de su madre, pero ya es hora de que aprenda a moverse en lo que parece ser lleva camino de convertirse en un vicio... la lectura, un vicio sano, pero como causa adicción se le puede tildar de esta forma.

No os parece que termina convirtiéndose en un vicio?

16 comentarios:

Elwen dijo...

Me parece maravilloso que tu hijo muestre tantísima ilusión por los libros y disfrute de bibliotecas, ferias y librerías. Me ha hecho tanta ilusión leerte... ojalá todos los niños fueran la mitad de entusiastas

bibliobulimica dijo...

Carmina:

¡Muchas felicidades a tu hijo por su santo!
¡que bonito que toda la familia le ha fomentado el vicio de la lectura! primero tú con tu ejemplo, y cuidados, y que padrísimo que tu cuñado lo lleve de excursión a la librería para regalarle algo que sabe que el niño disfrutara ¡cuanto amor le rodea ehhh!

Con respecto a lo que preguntas si...yo pienso que es un vicio. Pero como dices tú, es sano. Mientras tenga uno órden con lo que se gasta en libros, y no se descuide lo esencial por andar leyendo...no hay problema pienso yo.

Un abrazote,
Ale.

Hilario dijo...

¡Bendito vicio el que le has enseñado a tu hijo! ¡Qué buena madre debes ser! Mi más sincera enhorabuena, porque no siempre es fácil conseguir los logros que tú estás alcanzando.
Saludos.

Alatriste dijo...

Poco a poco, lentamente, me van quedando únicamente libros en mi vida. Un beso, amiga. Feliz verano.

R. dijo...

Que hermosa entrada nos regalas, Carmina, sobre el inofensivo vicio de leer, que se ha manifestado del todo en tu hijo.

Cada uno de nosotros también guarda recuerdos de cuando nuestros padres o un familiar nos regalaron nuestros primeros libros o los más decisivos, y cómo fomentaron nuestro amor por la lectura y los libros (nunca de manera impositiva).

!Imagínatelo a tu retoño de acá a unos cuantos años recontando en su propio blog, si es que no existe algo más moderno, la experiencia que les regalaron tú y tu cuñado!

Saludos,
R.

P.D. Precioso el ejemplar de La isla del tesoro.

loquemeahorro dijo...

Completamente de acuerdo con el resto de los comentarios, ha sido una entrada muy bonita, y te felicito por haber sabido transmitir tu pasión lectora a tus hijos.
Mi sobrino (y por ende, una servidora) está empezando a leer algo de Gerónimo Stilton, todavía tiene 6 años, pero dentro de algún tiempo me gustaría hacer también a mí lo de la librería.

Isi dijo...

Hola carmina!
Pues digo lo mismo que todos: que es genial que a tu hijo le guste leer, porque así no se perderá tantas cosas que se pierden los demás chicos que no se animan (o que no les animan) a leer. Me refiero a que su imaginación crecerá, a la par que su vocabulario y sintaxis...
Por cierto, ¿tu hijo se llama Juan?? jiji qué mono.

Basileia dijo...

Es uno de los mejores legados que has dejado, el amor a los libros y el arte de disfrutar con ello, enhorabuena preciosa!!!
Me hiciste recordar la primera vez que mi padre me llevó a elegir mi primer libro.... libro que aún está guardado.

Como siempre, te dejo un montón de besos y achuchones para que no te falten, aún sigo en mi retiro vacacional, nos leemos en unas semanas, y si pasas por mi Mundo de Sueños, hay unos regalitos para tí, sin normas y sin nada que te comprometa.

Feliz verano y disfrutarlo entre libros toda la familia.

Basileia

Javier dijo...

Hola Carmina, me ha gustado muchísimo cómo nos cuentas la historia sobre la que has escrito esta vez y cómo compartes tus emociones. Me produce mucha ternura comprobar que has transmitido esta sana afición a tu hijo, y me lo imagino disfrutando con la lectura y nervioso escogiendo algún libro. Además me has hecho volver a la niñez cuando en una feria del libro en Jerez tuve la suerte de que me tocara una edición de "La isla del tesoro" que por supuesto aún conservo. Esta que nos muestras es muy golosa. Te mando un fuerte abrazo y, auque sea un poco tarde, aprovecho para felicitar desde aquí a tu hijo.

Isi dijo...

Es simplemente genial el amor de tu hijo hacia los libros....la verdad es que es muy raro que un niño de 11 años muestra tanto entusiasmo por la lectura, sobre todo por las consolas, que ocupan casi todo su tiempo libre (hablo por mi sobri que no para de jugar a la Wii).

Un beso enorme guapísima!!!!

Carmina dijo...

Elwen a mi hijo creo que le inocule el vicio de la lectura desde antes de nacer, como su padre hizo lo propio con la musica clasica, es un niño muy sensible, que lee mucho, estudia musica, tiene unos gustos musicales algo raros para su edad y que como todo niño tambien juega con sus videojuegos, pero sus libros son sus libros.

Ale la verdad es que mi hijo tiene suerte, excepto su padre que no lee, demasiada gente en la familia tiene ese vicio, y yo le he enseñado a disfrutar de un buen libro y de los que no lo son tanto, puesto que de todos se aprende algo. Y si yo tengo mucho cuidado en no gastar un dinero que luego me puede hacer falta para mis hijos, para eso estan las bibliotecas.
Hilario no soy yo quien para decir si soy buena madre o no, seguro que como todas tengo mis defectos, pero intento inculcar en mis hijos buenos vicios, y la lectura considero que es uno de ellos.

Alatriste ahora estoy un poco lejana pero tengo mis problemillas y tiendo a esconderme cuando las penas me acucian, pero no dudes de que no son los libros tus unicos compañeros, no dejes que esa soledad que tu ves por todas partes te atenaze.

Carmina dijo...

R. de momento a mi hijo esto de los blogs le parece un rollo, ten en cuenta que todavia es muy pequeño, lee por diversion, aunque los libros que lee no son los propios de los niños de su edad, supongo que algun dia el sera como todos nosotros un lector empedernido que quiere contar sus experiencias. Y si la verdad es que es una joya esa edicion de la Isla del Tesoro, espero sepa disfrutarla.

loquemeahorro, Geronimo Stilton esta muy bien para iniciar en la lectura, creo que su autor encontro una buena forma para enganchar a los niños, yo ahora le estoy haciendo a mi hijo la coleccion que sale en el circulo de lectores, un pequeño placer para sus sentidos, espero tenerla lista para su cumpleaños en el mes de noviembre, si no tendre que posponerla para reyes.

Isi mi hijo se llama Joan, y si su imaginacion, su sintaxi y su vocabulario, crece de forma desbordada pero eso a la larga sera una ventaja.

Susana mi querida Basileia, cuanto tiempo sin verte y sin pasarme por tu blog, perdona wapa pero no he estado bien ultimamente y el unico blog que he actualizado es este, me alegro de haber despertado en ti esos recuerdos tan bellos, espero pronto vuelva todo a la normalidad y gracias por los besos y achuchones que te devuelvo con creces para que tu tambien los tengas cuando te hagan falta, en breve me paso por tu blog y miro lo que tienes por alli

Carmina dijo...

Javier pues si se pone nervioso cuando va de compras, pero supongo que es normal, gracias por pasarte.

Isi wapa a mi hijo tambien le gustan las consolas, juega con la wii y con la DS pero tiene tiempo tambien para leer, y ademas es que escoge sus propios libros o su madre que lo conoce de sobras se los trae de la biblioteca

Bookworm dijo...

Carmina.

¡Qué bonito post! Cuando acabe el verano dedicaré uno a todo lo que ha leído mi hijo.
Aunque en mi caso es a base de negociación. Si lees una hora juegas a la WII otra hora (solo en vacaciones ¡ojo!)
De todos modos no me quejo. El también tiene un vocabulario que tiene a su profesora alucinada. Desde preescolar me decian que los niños de clase no le entendían porque usaba palabras muy "raras".
Ahora tiene 9 años, pero hará unos tres, un día nos dejó con la boca abierta, cuando bajando la escaleras del estudio de mi marido (donde éste estaba jugando con el ordenador) me dice:
"Mamá, papá está adquiriendo mayor destreza en el juego"
Mi hermana por poco se muere de la risa. "¿mayor destreza? querrás decir que juega mejor! Vaya "palabros" que se gasta mi sobrino!"
En fin, que me encanta que use palabras que otros niños no comprenden (me llena de orgullo y satisfacción ¡je, je!) y nunca nunca jamás usaré la lectura como forma de castigo. Lo hacen muchos y es una forma de aborrecer la lectura.

Bookworm dijo...

Por cierto hoy estuve en La Casa del libro (¡y no me compré nada) y tuve en mis manos esa edición tan preciosa de La isla del tesoro. ¡Qué bonito! Pero demasiada letra para Aitor todavía.

Un beso.

Homo libris dijo...

Sin duda alguna la afición a la lectura es el mejor "vicio" que puedes transmitir a tu hijo. ¡No sabes lo que me alegra que le guste adentrarse en este mundo interminable y precioso de la lectura!

Como ya dijeron por aquí, este es el comienzo de muchísimas satisfacciones.

Saludos.