miércoles, 14 de septiembre de 2011

El enigma Stonehenge. Sam Christer





Para ser la primera novela de este autor me ha sorprendido gratamente. Los ingredientes no son novedosos, una sociedad, secreta antiquísima, que se reúne en torno a un monumento megalítico. En la que hay una jerarquía muy estructurada, con un cabeza muy visible el Maestre y una serie de seguidores en distintos escalafones, un rito de iniciación bastante duro y unos pasos que quemar para llegar a la cima. Las creencias mágicas entorno a este monumento se multiplican, no podemos saber que pretendían sus constructores ni con qué fin lo levantaron, sin embargo la búsqueda de explicaciones muchas veces llevan a respuestas un tanto inverosímiles.


En torno a Stonehenge una sociedad milenaria desarrolla sus actividades, no todos los miembros están de acuerdo con ellas y desemboca en la muerte del profesor Nathaniel Chase, el aparente suicidio pronto se revela a ojos de su hijo Gideon en algo más que eso, e intenta investigar por su cuenta y darle pistas a la policía sin que esta piense que se ha vuelto loco, aunque no siempre lo conseguirá.


Cómo siempre que desaparece un eslabón importante en una cadena, esta se resiente, los miembros de la sociedad secreta empiezan a cometer errores a la par que Gideon empieza a ahondar en los secretos de su padre a través de unos diarios cifrados, y en los de su madre a través de una grabación que le deja antes de morir. La verdad a veces golpea muy fuerte, y lo deja a uno sin sentido. Gideon intenta actuar por su cuenta e impedir aquello contra lo que su padre luchó.


Por otro lado, la hija del vicepresidente americano ha desaparecido, y el hombre que la acompañaba ha sido encontrado muerto en las inmediaciones del monumento. La policía empieza a husmear, a la par que Gideon hace sus averiguaciones y se entremezcla la desaparición de un vagabundo. Las pistas parecen confluir todas en este terreno mágico y poco a poco los ojos de la inspectora Megan van girándose en esa dirección. Pero ella también encontrará obstáculos en su camino y descubrirá secretos que la dejarán por momentos fuera de circulación.


Con estos ingredientes Sam Christer nos ofrece una novela en la que la aventura, el misterio y la especulación se mezclan a partes iguales dando como resultado una lectura agradable, y entretenida, que termina enganchando. Aunque tengo que reconocer que conmigo no lo consiguió desde la primera página, demasiados personajes, demasiadas situaciones, la puesta en escena se me hizo lenta y en ocasiones pesada. Sin embargo una vez rebasadas estas páginas, soltar el libro se convierte en una odisea. Quieres saber qué pasa con todos los personajes, que va a ser de ellos, en que terminará toda la locura. La información se dosifica de modo que siempre se puede sorprender al lector, y eso hace que la lectura sea dinámica, trepidante.


En la contraportada se lo compara con el código Da Vinci, supongo que por aquello que pueden tener en común en cuanto a sociedad secreta y todas las peripecias que les toca vivir a los investigadores para sacar la verdad a la luz, pero a mi modo de ver este libro está mucho mejor escrito, ofrece más acción, menos romance, y ahonda en terrenos menos movedizos que la novela con quien la comparan. De eso se podría desprender que no me gustó El código Da Vinci y no es verdad. Cuando la leí me atrapó lo suficiente para leer tres libros más del autor, hasta que llego un momento en que me canse de leer siempre el mismo guión, el ataque a la Iglesia se podía haber explotado en un libro, pero no en más. También tengo que reconocer que me gustó más Ángeles y Demonios que el Código Da Vinci y que tuve mis dudas cuando leí en la contraportada “El enigma Stonehenge es un trepidante thriller destinado para rivalizar con El código Da Vinci”.
Y tuve mis dudas porque independientemente de la opinión que yo pueda tener sobre él, tiene tantos detractores como defensores, y es hacer una apuesta muy fuerte y arriesgada, puesto que pienso que a quien no le haya acabado de convencer la novela de Dan Brown, puede hacerlo la de Sam Christer. Y al que haya enamorado Dan Brown, puede no encontrar alicientes en esta que me ocupa.


La novela se divide en cinco partes, y en todo momento nos ubica en el enclave en el que se sucede la acción, el día en que sucede y cuando se trata de cosas de la sociedad secreta la luna que rige ese día, pasito a pasito vamos adentrándonos en sus secretos, en como la fase lunar tiene una importancia inusitada para los Adeptos, lo contrario de lo que se acercan a ver allí los miles de turistas, que invaden a diario el lugar y que se multiplican en los solsticios, la salida del sol.


Los personajes son múltiples, bien dibujados tanto física o formalmente, es fácil encariñarte con unos y despreciar a otros, es fácil sentir la desazón que sienten, el miedo a lo desconocido y el miedo a ser descubiertos. Ese sentimiento de no poder fiarte de nadie y tener que hacerlo como único medio para triunfar, para salir adelante. Gideon pasa por distintas fases, distanciado de su padre, a su muerte se da cuenta de cuánto lo ha echado de menos y se arrepiente de esa distancia que ambos han fomentado. A través de los diarios codificados se da cuenta de cuánto lo quería y que en realidad no quería alejarlo de él si no de sus actividades. Ante el arqueólogo se plantea un reto, recordar el código que su padre le enseñó de niño y desentrañar el secreto que quería confiarle, y a la vez protegerlos de aquellos que sin saber muy bien que buscan saben que tienen que destruir toda información sobre ellos.


Megan es una inspectora de policía a la que parece sonreír el éxito en su trabajo y no en el amor. Sola y con una hija pequeña, el trabajo se amontona en su mesa, la desaparición de un mendigo, y la de la hija del vicepresidente y su amiguito de turno, ambos protagonizan los pocos momentos rosas de la lectura. Dividida en cuanto a los sentimientos que le inspira su marido entre ambos se produce un acercamiento que ella no desea, pero tampoco se ve con el ánimo de rechazar. Sus avances en lugar de proporcionarle premios cada día le dan más problemas, van apartándola de la verdadera investigación y al final descubre cosas que la inquietan y le hacen temer por su integridad y por la de su hija. A su lado un agente bastante torpe, actúa por su cuenta y Megan llegará a sospechar de él. Sin embargo juntos pueden llegar hasta el fondo de la cuestión.


En cuanto a los miembros de la sociedad secreta, están envueltos en su secretismo, van descubriéndose las identidades de algunos, la de otros permanecen veladas, y los más son meras comparsas. Quizá el personaje que más ternura me inspiró fue el de la hija del vicepresidente americano, a la que le toca aprender en carne propia una lección largamente repetida por su guardaespaldas. Sobrevivir se convertirá en un reto, huir en su pesadilla… Qué final le tienen reservado? Logrará escapar? Quien la ha secuestrado y con qué fin?, Muchas preguntas y las respuestas sólo puedes encontrarlas en la novela.


Me gustaría dar las gracias a Ediciones B por darme la oportunidad de disfrutar de este libro, al que le deseo mucho éxito y miles de lectores, vale la pena disfrutar de su compañía los días que este junto a nosotros, que no pueden ser muchos puesto que es un verdadero page Turner.

14 comentarios:

Tatty dijo...

Este es otro de los libros que está en mi lista, sobre todo por que el argumento gira en torno a Stonehenge que me llama muchísimo la atención y este tipo de libros con alguna excepción siempre me gustan, son lecturas muy entretenidas
un beso!

LAKY dijo...

Me llamó muchísimo la atención este libro desde que hace unos meses lo anunciasteis en un montón de IMMs y alguna reseña. Y es que me encanta este tipo de libros: secretos, misterios, sociedades antiguas. Umm! Me encanta. A ver si lo consigo.
Un beso

Xula dijo...

Pues habra que probar! Hace mucho que no leo nada de este genero, asi que tal vez me incorpore de nuevo. Un beso!

Inmaculada dijo...

Lo tengo en casa pendiente de leer. Espero que sea entretenido con ese punto de misterio que tanto me gusta. Habría sido buena lectura para el verano, pero no me dió tiempo. A ver qué tal resulta. Gracias por la reseña. Saludos.

M. dijo...

Me apetece leerlo aunque no sé cuando podré hacerlo. Me ha gustado mucho tu reseña Carmina =)

Besos

Goizeder Lamariano Martín dijo...

He visto varias reseñas de este libro pero, no sé muy bien por qué, no me termina de llamar la atención, no me convence, imagino que porque no es mi estilo. Muchos besos.

Bolzano dijo...

Creo que me pasa lo mismo que en el anterior comentario. No acaba de estallar el libro. Tú lo has explicado muy bien y no creo que entre en mi lista de pendiente.
Saludos

Margari dijo...

Ays, que me has dejado con ganitas de leer este libro. Y es que lleva en mi lista de pendientes de hace tiempo, pero estoy esperando a que llegue a la biblio, que no podemos comprarnos todos los antojos...
Besotes!!!

Jesús dijo...

Carmina, como siempre en tu blog, otra gran reseña. Desde que conocí este título, tengo ganas de encontrar la oportunidad de conocer su trama. De momento no ha podido ser, pero todo llegará.

¡Muchos besos!

bibliobulimica dijo...

preciosa reseña aunque a mi ahorita estas temáticas no me llaman mucho. Ando muy liada de cosas por hacer, y mis hijos han estado enfermos así que el trabajo se me ha acumulado más de la cuenta. Estoy a punto de pedir ¡Socorroooooooooooo! a la vida
un beso,
Ale.

Shorby dijo...

Aunque sea más de lo mismo, me gusta leer novelas de este tipo de vez en cuando, es una temática que me encanta =)

Besotes

Carol dijo...

Ya había visto alguna que otra reseña de este libro, y aunque no es el tipo de literatura que más me gusta, el hecho de que esté ambientada en torno a Stonehenge le da muchos puntos para mi, me parece un enclave increíble que espero poder ver algún día en persona. Bsos

Carmen dijo...

Veo que tú también la has disfrutado. Genial! Y yo este verano he visitado Stonehenge y me acordé de la novela, claro.
Por cierto, qué de tiempo sin oír la expresión "page Turner"!!
Besos,

Bookworm dijo...

Teniendo en cuenta el tipo de libro que es, la verdad es no he leído ninguna mala reseña, aunque tampoco es que lo pongan por las nubes. Supongo que da lo que ofrece, puro entretenimiento sin pedir peras al olmo.
No entra en mis planes, pero... nunca se sabe.
Un beso