miércoles, 21 de septiembre de 2011

Los milagros de la vida. Stefan Zweig



Sinopsis: Un pintor recibe el encargo de realizar un cuadro de la Virgen con el Niño. El cuadro acompañará en un retablo a otro de increíble belleza, lo cual enorgullece pero asusta al artista. Tras buscar y buscar sin éxito una modelo, un día, por casualidad, se encuentra con una joven judía que representa toda la belleza, ternura e inocencia que él necesita. Tras convencerla para que pose, y una vez que ella vence sus miedos y recelos, se establece entre ellos una relación especial. Sin embargo, ambos malinterpretan los sentimientos del otro: él, maduro ya, ve en ella una misión que cumplir, mostrarle el camino hacia la conversión. Ella, joven e inexperta, quiere ver, en el hombre que se fija en ella, unas intenciones que expliquen los anhelos y cambios que está experimentando su cuerpo. Hasta que interviene el destino.



No suelo copiar la sinopsis, porque normalmente no suele ajustarse mucho al libro, tal y como por otra parte sucede con esta, pero sin embargo a grandes líneas podría decirse que no es del todo desatinada y tampoco revela demasiado de la trama. Sin embargo con esta tercera obra que leo de Zweig tengo sentimientos encontrados.


Por un lado en esta obra como en todas las del autor este hace gala de un gran dominio del lenguaje, de las figuras literarias y un gran conocimiento del alma y las pasiones humanas. A través de sus descripciones pormenorizadas no es difícil hacerse una composición de lugar, e incluso imaginarte en el enclave en cuestión.


Tampoco es complicado empatizar con los personajes, puesto que parecen ser de carne y hueso, que respiran y viven, que sienten de tal forma que nos angustiamos con ellos, nos alegramos cuando ellos lo hacen, nos aturdimos cuando algo les sobrepasa. Prácticamente te da la sensación de ser un testigo mudo de sus cuitas, de sus dudas, incertidumbres, su dolor traspasa las páginas, sus necesidades también. Es de los pocos autores que bordan la sensibilidad humana hasta el punto de traspasarnos los estados de ánimo de sus personajes.


Sin embargo esta novela no me ha acabado de llegar y ha habido momentos en que se me ha hecho muy pesada por el exceso de misticismo, iconoclasia, religión. La palabra Dios se repite cientos de veces, la fe del pintor a prueba de bomba le lleva a pensar que el Supremo le ha puesto ese encargo en el camino para convertir a una muchacha judía. En todo lo que no entiende ve un milagro, y de ahí el título del libro, porque con semejante título yo hubiera pensado en una novela sobre nacimientos, concepción, etc…


Ambientación:


La historia que Zweig nos cuenta transcurre en Flandes, gobernado por Carlos I de España y Emperador de Alemania, la religión que impera la cristiana. Gracias a eso no son pocas las referencias que hace a nuestro país, contextualizadas dentro de la época en la que se desarrolla la historia. A la par que la historia de los dos personajes principales, se desgrana también la de esta ciudad que un buen día despertó, y salió a la calle, la revuelta se llevó por delante Iglesias, imágenes, y objetos sagrados, los protestantes ganaron fuerza. La vida en la ciudad terminó de ser tranquila y los ciudadanos de bien temerosos de lo que pudiera pasarles se parapetaron en sus casas.


Nada que objetar a esta parte de la novela que borda con unas descripciones magnificas de las Iglesias de Flandes, de sus tabernas, de sus calles y puerto, no es difícil imaginarte por sus calles, corriendo por ellas, yendo a sus mercados.


Protagonistas:


Principalmente dos, el pintor y la niña judía, esta arrastra una triste historia que la ha llenado de resentimiento, de dolor, de tristeza y desconfianza, y cree encontrar en el pintor un aliado, alguien con quien poder hablar y superar sus temores. Se nos describe con guante blanco tanto su belleza, como su sicología, no es difícil penetrar en esa alma torturada por lo vivido siendo una niña. Y sin embargo disipar las nubes no era tan difícil, no era imposible…


El pintor se describe físicamente de una forma menos minuciosa, se centra más en su sicología, en sus sentimientos, en sus dudas, limitaciones… Es un personaje acuciado por la fe, o en ocasiones por la ausencia de ella, o la duda hacia ciertas cosas. Es incapaz de explicar las cosas sin recurrir a los milagros, una explicación un tanto pillada por los pelos de muchas cosas, sin embargo cuando sigues su razonamiento te llegas a convencer de que lo que dice por fuerza tiene que ser así.


A ambos personajes los vemos evolucionar a lo largo de la historia, los vemos crecer, respirar, en pocas palabras vivir… y esa sensación tengo que reconocer que no todos los autores saben ofrecerla.


Junto con estos dos personajes principales hay una serie de personajes secundarios a los que describe igual de bien, como puede ser el señor rico que le encarga la pintura y que tiene su momento de gloria al principio del libro, y el tabernero, padre adoptivo de Esther, (la niña judía), que también toma las riendas en un determinado momento de la narración.


Estilo:


La novela está narrada en tercera persona del pasado, como si el narrador hubiera actuado de testigo. A pesar del uso de las figuras literarias, y de palabras cultas, la lectura no se hace densa y avanza a buen ritmo, a mí se me atrancó un poco la temática, no me considero atea, sin embargo esa fe de la que hace gala el pintor me parece excesiva, esos pasajes de la Biblia que cuando el pintor cree que puede convertirla abundan me parecieron un poco fuera de lugar. Y no dudo que a otras personas precisamente por ello les puede atraer mucho más.

Las descripciones son bellísimas y además muy visuales, es imposible no tener la sensación de agobio, de humedad, o de calor, dependiendo del pasaje en el que te encuentres.


"El gris pendón de niebla se cernía, pesado, sobre Amberes, envolviendo por completo la ciudad en su capa densa y opresiva. Las casas rezumaban un fino vaho, y las calles conducían hacia lo incierto, aunque por ellas circulaba, como desciende la palabra de Dios desde las nubes, un tañido estruendoso y el zumbido de un clamor, pues las torres de la iglesia, desde las que las campanas se lamentaban orando con voz ahogada, estaban sumidas en aquel gran mal de niebla indómito que llenaba tanto la ciudad como el campo y que más allá, en el puerto, ceñía el oleaje ligeramente encrespado del océano. Aquí y allá un débil rayo de luz luchaba con la vaporosa humedad y trataba de iluminar un deslumbrante letrero. Solo el bullicio, que se perdía a lo lejos, y las risas surgidas de ásperos gaznates delataban la taberna en la que se habían reunido los que tenían frio y los que se sentían incómodos con aquel temporal. Las calles estaban vacías, y cuando alguna silueta pasaba por ellas, se trataba tan sólo de una línea fugaz, que rápidamente se deshacía en la niebla. Aquella era una mañana de domingo desconsolada y exhausta. "


Como habéis podido comprobar en este párrafo, frases muy largas, con pocos signos de puntuación, párrafos también muy largos, pero de una belleza sin igual, a la que nos tiene acostumbrados Zweig, aunque el exceso de misticismo me ha aguado un poco la lectura.

Seguro que seguiré leyendo a este autor, y si no has leído nada de él te recomendaría Novela de ajedrez, de las tres que he leído es la que más me ha gustado, y me ha sorprendido a partes iguales. Aunque esta hacia el final la descripción deja paso a la acción y este giro también sorprende al lector, a mí gratamente…

25 comentarios:

Espe dijo...

No es un libro que me llame mucho la atención.
Pero muchas gracias por la reseña.

Besos

Bookworm dijo...

A mí de momento todo lo que he leído de Zweig me ha gustado mucho. Eso sí, todas han sido historias muy cortitas. Me gusta la elegancia del autor a la hora de escribir, pero no me acaba de llamar el argumento de este libro. De todos modos no lo descarto. Leer a Zweig es siempre un placer.

Besos

Tatty dijo...

Creo que no he leído nada de este autor pero este no me llama nada, sobre todo por lo que comentas del exceso de religiosidad, lo único que me atrae es la ambientación en Flandes así que lo dejo descartado
un beso!

Margari dijo...

Por ahora todo lo que he leído de Zweig me ha gustado mucho, pero éste no lo he leído. Habrá que probar, aunque tu entrada no sea muy positiva.
Besotes!!!

loquemeahorro dijo...

Me ha gustado mucho tu reseña, por explicar tan bien cuáles son los puntos fuertes y los débiles del libro, realmente creo que me he hecho una idea bastante completa de lo que me puedo encontrar.

Yo también he tenido una pequeña decepción con Zweig hace poco con el libro sobr Balzac, Dickens, etc...

Magníficamente escrito, como siempre, pero no me ha acabado de convencer el punto de vista, además solo he disfrutado el del autor al que mejor conocía.

En este caso, sospecho que es un libro que no puede atraer tanto la atención hoy en día, porque nuestra visión de la religión es tan diferente y nuestros dilemas (incluso los reliosos) están tan alejados de cuestiones místicas, que los temas que hicieron correr ríos de tinta como "la infalibilidad del Papa", ya no afectan a nadie y es difícil que lleguen a atrapar a un lector actual

pd. Me eternizo, lo sé.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Cuantos más libros conozco de Zweig más ganas me dan de seguir descubriendo a este autor con el que me estrené con el libro de relatos La mujer y el paisaje. A ver si me acerco a la biblioteca y vuelvo a leer a este grandísimo autor. Muchos besos.

Carmen dijo...

Al leer tu reseña me he dado cuenta de que tengo mono de Zweig. Este autor nunca me ha fallado. Nunca. Me compraré este libro; me va gustar, lo tengo claro!
Besos,

Shorby dijo...

Me encanta el autor, hasta ahora no me ha fallado =)
Este le tengo pendiente todavía!!

Besotes

bibliobulimica dijo...

aún no lo leo y te haré caso y comenzaré por la novela de ajedrez ;-)
un beso, Ale

dsdmona dijo...

Me encanta este hombre, tiene verdaderas joyitas entre sus escritos. Continuaremos leyendolo

D.

LAKY dijo...

Pues yo no he leído nada de este autor pero, pr o que deis, parece que me pierdo algo bueno así que tendré que ponerle remedio. Eso si, epezare por algún otro libro.
Besos

Blanca dijo...

Este libro de Zweig no lo conocía, pero no me ha llamado la atención, tengo otros suyos pendientes que me apetecen mucho más.
Un abrazo

Carmina dijo...

Por lo visto a muchos os echa para atras la temática de la que trata. A mi me agobió un poco, pero sin duda es un Zweig y se puede disfrutar de su estilo.

Carmina dijo...

Espe aunque este no te llame la atención te recomendaría leer al autor y yo comenzaría como he dicho en la reseña por Novela de ajedrez.

Carmina dijo...

Booky este libro tambien es muy cortito, en cuanto al estilo le doy un diez, este hombre se ha ganado en mi una incondicional, a mi lo que me aciduló la lectura fue la temática, me costó mucho tirar adelante. Estoy de acuerdo contigo leer Zweig es un placer a ver cuando me atrevo con alguna de sus novelas más largas, que haberlas haylas.

Carmina dijo...

Tatty si no has leido nada, a que esperas, seguro que te enamoras de su forma de escribir, temáticas a parte, yo te recomendaría encarecidamente Novela de ajedrez, aunque Carta de una desconocida tampoco esta mal, yo espero leer en breve 24 horas en la vida de una mujer, creo que se llama así, si he metido la gamba espero sepan perdonarme sus fans

Carmina dijo...

Margari así me gusta que seas valiente, a mi me ha repelido el exceso de iconoclasía y de milagrosidades, pero quien sabe si a ti te gusta. En cuanto a la forma de narrar es de una belleza impresionante. Y mi reseña no es positiva pero tampoco para nada negativa, simplemente intento explicar porque no he acabado de disfrutar de la lectura de este libro.

Carmina dijo...

loque un comentario muy completo. Hace tiempo hice una reseña en la que destroce literalmente una novela que despues me he dado cuenta de que gusta a mucha gente. Desde ese día me prometí no hacer ninguna critica destructiva si no más bien dar una visión de puntos a favor y en contra para que sea el mismo lector el que sepa hacia donde se inclina su balanza.

Supongo que tu decepción debía ser una de esas novelas más extensas con las que yo todavía no me he atrevido. Pero ten en cuenta que tu ves a los autores desde el siglo XX y XXI y el veía a muchos coetaneos...

En cuanto a la religiosidad, no es que nos de una clase de ella, si no que más bien ambienta sus novelas en los ultimos días del cristianismo en Flandes y porque el protestantismo adquirió auge y se afianzó en la ciudad. Para ello se basa en una historia bella pero que podría haber incluido menos elementos religiosos, creo que igual se hubiera entendido lo que pretendía explicar y al menos a mí no me hubiera cansado tanto ni se me hubiera hecho tan repetitiva

Carmina dijo...

Goizeder a pesar de que este no me ha atrapado ni me ha entusiasmado yo estoy esperando a leer otra novela de Zweig por que no quiero renunciar a su estilo ni a su forma de narrar, como de otros autores habrán libros que me gustarán más que otros.

Carmina dijo...

Carmen, como me gusta que tengas tan claro que te va a gustar,eso quiere decir que he conseguido mi objetivo darte unas pautas para que tu sepas si la novela te puede gustar o no, sin imponerte yo mi criterio... Si lo lees me encantará intercambiar contigo impresiones, sera todo un lujo

Carmina dijo...

Shorby yo lo poco que he leido me ha gustado, si que es verdad que este ultimo no me ha hecho muy feliz y me alegro de no haber conocido al autor con esta obra, porque seguramente me hubiera condicionado para futuras lecturas

Carmina dijo...

Ale yo comenzaría por NOvela de ajedrez, pero tampoco tengo muy claro que este a ti no te gustara ehm... pero te recomiendo empezar por otro

Carmina dijo...

Dsdemona por supuestisimo que seguiremos leyendolo, es un grandisimo autor y no se le puede juzgar por una sola novela.

Carmina dijo...

Laky si que te pierdes algo bueno y con tu sensibilidad seguro que cuando tengas alguna de sus obras en las manos sabrás de lo que hablamos, eso sí, empieza por otro y luego cuando no te quede nada más publicado por leer si tienes mono de Zweig te atreves con esta

Carmina dijo...

Blanca si tienes otros pendientes dales prioridad, este lo puedes leer más adelante si te apetece