lunes, 9 de abril de 2012

La mujer de verde. Arnaldur Indriason


Cómo os comentaba cuando hablé de Las marismas, esta es una lectura del 2011. Acercarme a Arnaldur Indriason me costó muchísimo, después de las decepciones que me había llevado con los autores nórdicos a los que me había acercado buscando un poco de la genialidad de Larson, casi había tirado la toalla cuando Jo Nesbo me quitó ese regusto amargo que se me había quedado. No veía pues razón para volver a arriesgarme con un autor llegado del frio, sin embargo después de leer la reseña de un bloguero de cuyo criterio me fio, y sin haber puesto un pie todavía en esta página, pensé que no estaría mal darle una oportunidad... contaba con la ventaja de que él ya había leido y reseñado sus tres primeras novelas traducidas al español.
Cómo ya he comentado en más de una ocasión, tengo una mania, empezar las series por el principio, eso hace que muchas veces se queden en un mero propósito, como me ha ocurrido con Mankell. Pero por casualidades de la vida encadene las lecturas de los tres primeros libros de una forma bastante seguida y aunque ya sabéis que el primero no me pareció una obra maestra seguí leyendo.
La mujer de verde es mucho mejor que las marismas, como dije al hablar del autor no es tan importante la trama negra, como la denuncia social que expone, y en este libro no es otra que el maltrato, la llamada politicamente correcta violencia de género. Me ha sorprendido muy gratamente la humanidad que destila este libro, con frases muy duras que te llevan a meterte en la piel de una mujer maltratada y del ámbiente que se vive en una casa en la que el maltrato es algo habitual. Pero no adelantemos acontecimientos, mejor empezar por el principio.

El autor

Voy a recordaros unas pinceladas que sobre él os dí en mi anterior opinión, nada nuevo se cuece bajo el sol islandes.
Arnaldur Indriason se licenció en historia, sin embargo ejerce de periodista, crítico de cine y autor de novela negra. Vive con su mujer y tres hijos en Reikiavik y es el autor más conocido de las letras islandesas. Sus novelas han sido traducidas a treinta y siete idiomas y ha vendido más de siete millones de ejemplares en todo el mundo en octubre de 2011.
Su mayor éxito lo constituye el personaje de Erlendur Sveinsson, que creó en 1997, un detective obsesionado con el pasado y con la sombra de su hermano, un niño desaparecido en la nieve mientras ambos estaban perdidos. Divorciado tras un breve matrimonio, en el que se desentendió de sus hijos y su ex mujer, es un hombre solitario y deprimido al que la vida le ha devuelto con creces sus errores con una hija drogodependiente Eva Lind y un hijo alcoholico Sindri Snaer.
Como se puede ver el personaje central de sus novelas tiene miga. E imaginación no le falta al autor, en un país en el que al año se producen 4 muertes violentas, que no suicidios, violaciones o desapariciones que suelen ser mucho más comunes, quizás demasiado comunes para la extensión del país.

Argumento

En un edificio en construcción, situado en solar un tanto apartado, unos niños encuentran un hueso. Tras su análisis se concluye que es humano y pertenece a la costilla de un adulto. Se paralizan las obras y se comienza a investigar, el cuerpo aparece en posición vertical y la extracción es tan complicada que se recurre a un arqueólogo, por lo que los trabajos de recuperación son lentos, con el peligro de contaminar el escenario del crimen y la desaparición de pruebas.
La Comisaría tiene pocas pistas al respecto, no se sabe si es hombre o mujer, si se trata de un crimen reciente, o anclado en el pasado. La vida pesonal de Erlendur también entra en escena como un elefante en una cacharrería, su relación con sus hijos es casi inexistente, con su hija le une una relación un tanto extraña que les hace daño a partes iguales a los dos miembros de la ecuación. Tras una discusión en la que se gritaron cuatro verdades a la cara, esta desaparece y vuelve a aparecer tras una llamada telefonica. Erlendur encuentra a su hija en muy mal estado, a pesar de su embarazo se ha vuelto a drogar y esta vez las consecuencias serán bastante serias para la muchacha.
Con el descubrimiento del sexo del cadáver y del tiempo que podría haber estado enterrado, la historia se retrotrae en flashback hasta la segunda guerra mundial. Hasta los años 40, donde Islandia sufría una recuperación penosa y un atraso visible, tanto que necesitó el apoyo de bases militares británicas y estadounidenses. Y hasta allí se traslada la acción, y la historia que nos cuenta es una que nos puede resultar familiar, el maltrato en el hogar, ese hombre que es un monstruo dentro de casa y un ser afable en cuanto cruza el dintel de la puerta. 

El estilo

Arnaldur Indriason luce un estilo sosegado, lleno de intriga que sabe mantener durante toda la trama, pero no es trepidante al estilo americano. Tampoco utiliza artificios para mantener al lector enganchado a la historia. Esta es lo suficientemente interesante para no hacerle falta.
No nos encontramos ante un autor de best sellers, y tampoco creo que se convierta en uno aunque méritos no le faltan y es que su lectura no es para masas, por aquello de no ser un page turner de capitulos cortos, intensos y trepidantes. Más bien nos hallamos ante lo contrario, capítulos muy largos, la trama avanza de forma dosificada y las líneas son varias, por un lado nos encontramos el crimen, por otro la vida personal de Erlendur que es de lo más atractiva y también la investigación que nos dirige al pasado, y nos ambienta lo que allí sucedió de forma emotiva, nada aseptica, tomando partido y denunciando un mal común en la sociedad islandesa, pero fácilmente extrapolable a cualquier país.
Comentaba en cuando hablaba de las marismas, que me es casi más interesante la trama que se ambienta en el pasado que la actual, y es que el crimen que se investiga no es más que una excusa para denunciarnos un mal social, y Arnaldur prefiere situarlo en el pasado... y se retrotrae hasta finales de la II Guerra Mundial con todas las carencias que sufrió el país y la presencia de tropas británicas y americanas en él. Allí nos sitúa a una familia de cinco miembros, en la que el padre es un auténtico tirano, un déspota que aterroriza a su mujer y a sus hijos, que aniquila el alma de aquella que creyó casarse con un principe que se volvió rana a penas pronunciar el si quiero.
Esta historia se hace muy dura por momentos, porque si algo ha sabido captar Indriason es la mentalidad de una persona sometida a maltrato físico y sicológico, tanto la de quien lo sufre de forma directa, como quien lo sufre de forma indirecta, que no por ello son menos víctimas. La figura de Grimur es completamente despreciable, y la de su mujer es empática puesto que llegamos a la misma conclusión que ella, es imposible escapar de las garras del monstruo.
En medio de tanta oscuridad un rayo de luz, cuando los americanos consiguen encarcelar al maltratador, sin embargo esa luz pronto se oscurece y las consecuencias son si cabe peores, hasta que se produce un desenlace... Y ese es el que debeis averiguar con la lectura de esta novela...
Me llama la atención el sentido del humor de Indriason, y es que son ligeras pinceladas que desconciertan al lector y como no a los personajes. Erlendur es un detective gris, una persona que esconde un secreto que lo atormenta y que es el causante de una aficción bastante extraña, colecciona y lee libros de extraviados en la nieve. Razón para ello existe, y la descubrimos en este libro, que nos da muchas pistas de porque es difícil que sea feliz y el porque de la relación tan distante que mantiene con sus hijos.

El titulo

Muchas veces me pregunto el porque de algunos títulos. Con este me había cruzado un montón de veces en la librería sin que me llamara la atención, tampoco la portada lo hizo, y al tratarse de novela nórdica negra huía de él como de la peste, consideraba que ya me habían tomado bastante el pelo y no necesitaba más realeza nórdica en mi vida.
Si no hubiera sido por las opiniones favorables posiblemente nunca me habría acercado a él. El porque del titulo lo encontramos en la mujer que tiene la clave para la resolución del crimen. Una mujer que vivió en aquel pasado, en aquella colina en la que se alza el edificio en construcción y que es la única que dispone de todas las respuestas, y que nos ayuda a comprender la trama secundaria, la que no se centra en el inspector.
Y es que esta mujer, que sufre un retraso motor, ha sido testigo mudo de la tragedia y después de tantos años sigue acudiendo al lugar a recoger grosellas, cuando otro quizás no hubiera vuelto nunca donde no fue feliz.
Sin embargo esta novela tuvo una andadura en España con otro título, Silencio Sepulcral, que a mi personalmente me gusta más y que conjuga las dos partes de la trama, sin embargo pasó sin pena ni gloria. Posiblemente fue el éxito de Larson lo que propició que se volviera a publicar y que lo hiciera con un cambio de nombre, e incluso antes de Las marismas que es la primera de la serie, y es que en este país las cosas las hacemos a nuestro aire.

El maltrato

Muchas partes de esta novela son duras de digerir, porque asistimos a la degradación de una mujer, a la aniquilación de una personalidad, a la lucha por una existencia y sobre toda a la lucha por proteger a sus hijos de la barbarie. Las reflexiones que el autor va dejando caer en el texto en primera persona, nos caen como un jarro de agua fría en pleno invierno, nos llevan a empatizar con esta mujer que lo ha intentado todo, que vive con el miedo metido en el cuerpo, ya no tanto por ella que considera que tiene poco que perder, si no por sus hijos, no quiere que sean como él, no quiere que los aniquile, ni que sufran el daño que ella.
Una mujer que tiene que luchar sola por sacar adelante a una hija con un problema motor y tambien con un problema de retraso mental, una mujer que con perseverancia consigue una vida un poco mejor dentro de tanta tragedia, consigue lo que nadie hubiera conseguido de no haber contado con una fortaleza mental y física impresionante...
Os dejo algunas de las perlas...
"Una se avergüenza de ser la víctima de un hombre así y se abandona a una total soledad e impide a todos que se acerquen, incluso a sus propios hijos, porque una no quiere que nadie mueva un dedo, y menos que nadie ellos. Y allí se queda esperando el próximo ataque, que llegará sin aviso alguno, y está llena de odio hacia algo que no comprende, y la vida entera se convierte en la espera del siguiente ataque, ¿cuándo llegará, cuánto daño te hará, cúal será el motivo, cómo evitarlo? Porque cuánto más satisfago sus caprichos, tanto más asco siente él por mí. Cuánta más sumisión y temor le muestro, tanto más odio descarga él sobre mí. Y si me muestro indócil, entonces ya tiene motivo para matarme a golpes. No hay forma de hacerlo bien. No hay forma. Hasta que lo único en que piensa una es que todo acabe, da igual cómo. Sólo en que acabe." (Pág 196)
Iba a preguntarte... Creo que te he hecho una pregunta sobre violencia doméstica._ Una palabra muy neutra para el asesinato de almas. Una palabra suave para quienes no saben lo que se esconde detrás de ella. ¿Sabes como es vivir con un miedo constante durante toda tu vida?Erlendur calló._Vivir con el odio un día tras otro, da lo mismo lo que hagas, y nunca puedes hacer nada para que cambien las cosas hasta que has perdido todo asomo de voluntad propia, no haces sino esperar, con la esperanza de que la próxima paliza no sea tan terrible como las anteriores.Erlendur no sabía que decir_Poco a poco las palizas se van convirtiendo en sadismo porque el único poder que tiene el violento en este mundo es el poder sobre aquella mujer, y sólo sobre ella, porque es su mujer, y es un poder absoluto porque ella está a su merced, porque no sólo la amenaza, sino que la atormenta con el odio a sus hijos y le hace ver con toda claridad que les hará daño si intenta librarse de su poder. Pero la violencia física, el dolor, los golpes, los huesos rotos las heridas, los moretones, los ojos hinchados, los labios rotos, todo eso no es nada comparado con la tortura del alma. Un miedo constante y permanente, que nunca se calma." (Pág 237)
Entre estas reflexiones Indriason nos intenta dar una explicación de porque uno puede ser un monstruo en casa y una persona afable en el exterior. Porque el mundo esta plagado de monstruos, nos los cruzamos a diario, son personas débiles que realmente necesitan ser en algún sitio la referencia, la sociedad no se lo permite pero en su reino particular son los dueños y señores, y allí pueden sembrar su miedo, a la sombra, de forma que nadie sepa que ocurre de puertas para adentro.

Conclusión

La mujer de verde me gustó mucho más que Las marismas, de ahí esas cinco estrellas. Destila una gran humanidad, nos acerca a la mente de una persona que ha perdido todo atisbo de dignidad, que le ha sido robada a golpes y amenazas. Vivimos el calvario de una familia atormentada por el miedo, la situaciones que se viven a diario, el respiro que supone que el padre este lejos del hogar, el miedo por la vuelta, la perdida del apoyo, el regreso del monstruo y el recrudecimiento del horror y el desenlace final...
Todo ello dosificado con mucha maestria, el estilo de Indriason es pausado, sin embargo la tensión se mantiene durante todo el texto, no es necesario recurrir a los artificios, esos que casi no te dejan respirar, y que convierten el leer en una obsesión más que en placer.
En este autor he encontrado una mina, a la que estoy seguro que volvere cada vez que se traduzca una de sus obras, me gusta lo que dice y como lo dice, los giros que da y como no su detective, que tiene mucha miga y que vamos descubriendo poco a poco...
Si te gusta la novela negra, no te puedes perder a este autor

28 comentarios:

Offuscatio dijo...

A mi me gusta bastante la novela negra (aunque últimamente estoy un poco alejada del estilo), así que me lo apunto. ¡Gracias!

Quadern de mots dijo...

Hola, estoy preparando la reseña de “La voz” la tercera entrega de la serie. Jo empecé con “La mujer de verde” y me gustó muchísimo, sobretodo el trato que le da a los personajes, desde la vida atormentada del inspector a la trama de la familia de la colina. Recuerdo que en algunos casos, cuando habla de la violencia doméstica se me hizo duro de leer. En definitiva creo que se trata de algo más que una simple novela negra o policiaca, el asesinato es la excusa para hablarnos de las miserias humanas. Me gusto mucho. En cambio “la voz” me ha decepcionado un poco, por mi culpa, que buscaba algo igual que “La mujer de verde” y no lo encontré.
Como ves voy a revés en las lecturas, cosas de no fijarse cuando coges un libro, ahora sólo me falta “Las marismas” que es el inicio, que tarde o temprano caerá.

Xula dijo...

Yo lei Las marismas en agosto y me gustó bastante (todo lo que sea negra me entusiasma, habitualmente), asi que este no lo puedo dejar pasar. Con esta opinion y esa notaza, no tardará en caer. Besos!

LAKY dijo...

Yo leí primero éste y luego Las marismas y ambos me gustaron mucho (más éste). Tengo intención de leer los otros dos aunque no sé cuando será posible

Ana dijo...

Hola guapa, pues a mí este libro no me llamó tanto la atención. No sé si la trama se me hizo lenta, la historia un poco desdibujada o qué, pero pasó sin pena ni gloria. Si te apetece leer lo que dije de ella, lo tienes aquí http://simemuerdolalenguameenveneno.blogspot.com.es/2011/04/9-la-mujer-de-verde.html

Un saludo!

Marina dijo...

Tengo pendiente desde hace bastante tiempo leer algo de este autor...Y sí, supongo que empezaré por la primera novela por eso de situarme bien y no andar demasiado perdida =)

Carmen dijo...

Ya lo tengo en lista de lecturas pendientes, espero que le toque pronto.

Carla dijo...

Definitivamente creo que esta saga sera la próxima de novela negra que empiece. Comenzaré por Las marismas y después seguiré en orden, que a mí también me gusta empezar las cosas por el principio.

Un beso!!

Espe dijo...

Está claro que tengo que estrenarme con este autor pero ya mismo.

Margari dijo...

Apuntadito tengo el libro pero ¡ya! Que con esta reseña me dejas aún con más ganas.
Besotes!!!

Tatty dijo...

No he leído nada de este autor pero por lo que cuentas tiene muy buena pinta así que intentaré hacerle un hueco, aunque como tú, soy de empezar las series por el principio
besos

Libros Que Voy Leyendo dijo...

Me leí primero "La mujer de verde" y quizá por eso disfruté menos de "Las marismas". Con "La voz" no me he puesto, porque no he leído muy buenas impresiones y tengo tanto pendiente...

besos

Bookworm dijo...

Pues este es un autor con el que todavía no me he estrenado y no sé si lo haré. Estoy un poco cansada de series, trilogías, tetralogías y demás y aunque sean historias independientes, me pasa como a tí, TENGO que empezar por el primero y luego nunca sabes cuántos libros tendrás detrás.
En fin, que si un día se cruza conmigo el primero no te digo que le haga ascos, pero vaya, que a propósito no voy a ir a comprarlo.
Un beso guapa!

Tania dijo...

No es un libro que me llame mucho ><
¡un beso!

Rebeca de Winter dijo...

Bueno bueno, reseñón de los tuyos y de un autor que me chifla. La mujer de verde es una pasada de libro, una obra maestra de la novela negra, al menos para mí, pero Las marismas también me encantó. Tengo pendiente La voz, es el único que me falta. No tenía ni idea de que La mujer de verde se había editado con otra portada y menos aún con otro título, menuda labor de investigación que has hecho. Fantástica reseña. Besotes.

Pablo dijo...

Se ve muy interesante, y como además me encanta ese género. Apenas llegue a Chile lo miraré, seguro me gusta.
Fantástica reseña.
Un abrazo.

El lector indiscreto dijo...

Parece ser un libro muy realista, crudo y humano. Interesante, aunque no creo que esté entre mis lecturas futuras, gracias por darlo a conocer.

Pero por sobre todo, menuda reseña le has hecho! Te felicito! =D

¡Un abrazo!

Pilar González dijo...

A mí me parece de los mejores escritores de novela nórdica, y como a tí me gustó más La mujer de verde que Las Marismas o La voz. Tengo alguna otra novela de la serie preparada y caerá pronto. Un beso

Paloma dijo...

Me gusta leer novela negra pero dosificándola, la voy intercalando con otros géneros que me atraen mas. He terminado hace muy poco la primera de la serie Departamento Q de Jussi Adler Olsen (también nórdico) y de momento me apetecen de otro estilo pero este lo has pintado tan bien que me ha picado la curiosidad y voy a apuntarlo que seguro que a la próxima cae.
Besos

David Gómez (Bolzano) dijo...

Uf, peazo de reseña que te has pegado.

Pues si esta consideras que es mejor que la primera, para mí la tercera es la mejor de la tres: La Voz.
Buscate un momento y siéntela.

En la cuarta bajo un poco el pistón y creo que este año tendremos 5t.

Saludos

Shorby dijo...

Completísima reseña, como siempre =)
Me gusta bastante el tema, suele engancharme siempre!

Besotes

masteatro dijo...

A mí también me gusta mucho este autor. He leído justo estos dos y aunque "La mujer de verde" también me gustó más. "Las marismas" tampoco me dejó mal sabor de boca.

Lupa dijo...

Ais... pues me veo verde, no conocía nada. Ni autor ni obra ni nada. Pero éste es un primer paso,
Saludos tocaya
Lupa

Los libros de Almu dijo...

NO había oído hablar del autor, estoy pez, la verdad que no soy muy de novela negra pero si me decido, tras tu reseña gana bastantes puntos. un beso

Sandra Díaz dijo...

Me lo apunto! Lo vi hace poquito en algún otro sitio y ya me llamó la atención, así que va directo a mi lista de deseos.

Besotes

Kayena dijo...

Tengo que estrenarme con este hombre. No lo hice en su día porque me pasó algo similar a ti: Después de Larsson busqué genios similares entre muchos autores salidos del frío y me di cuenta que el hecho de ser nórdicos no implica que todos sean buenos. Y acabé hastiada, hasta el punto de huir de ellos. Pero claro, es como todo, hay que saber elegir y dejarse llevar.

Así que nada, después de este reseñón ¿quien se puede resistir cuando además te gusta la novela negra? Y además parece de lo más pura en cuanto a su concepto ¿no?

Un beso.

Dolores dijo...

Buena reseña, me ha dejado con las ganas de leerlo. Un beso.

Luisa dijo...

Me gusta este autor y he leído cuatro de sus novelas. Esta puede ser una de las que más me entusiasmó y la última, "El hombre del lago", quizás la que menos.
Un beso.