sábado, 9 de octubre de 2010

La piedra de la paciencia (Sangue sabur)



Atiq Rahimi es un escritor Afgano que lleva veinte años viviendo en Francia, país que le acogió cuando pidió asilo político desde Pakistán, donde huyó cuando Afganistan fue invadido por los rusos y que se ha convertido en su segunda patria; aunque viaja a menudo a su país de nacimiento. Atiq estudió literatura francesa en Kabul, ya afincado en Francia estudió un doctorado de Semiología del cine en la Sorbona, que le ha permitido hacer películas y seriales para la televisión afgana y ser premiado en 2004 en Cannes con una adaptación cinematográfica de su primera novela en persa Tierra y Cenizas.

Atiq Rahimi escribe esta novela en francés y desde el primer momento tuvo una gran acogida, las denuncias que el autor vierte en ella y su estilo narrativo directo seguro que han jugado una buena baza. Con la piedra de la paciencia ganó el premio Goncourt en el año 2008 y a buen seguro que cuando se traduzca a su lengua natal le ocasionará más de un problema, puesto que en Paris en los círculos musulmanes ya le ha acarreado alguno, al ser acusado de presentar a las mujeres como unas putas y a los hombres como unos impotentes.

El detonante para esta novela fue la muerte de Nadia Anjuman, una poetisa afgana que fue asesinada salvajemente por su marido. Atiq Rahimi tenía que participar con ella en un encuentro literario y una semana antes fue suspendido. El autor intentó hablar años después con la familia de la poetisa, pero no lo consiguió al ser considerado el tema un asunto de familia, de los que parece ser Afganistán está plagado. Cuando visitó al marido en la cárcel, este se había intentado suicidarse, inyectándose gasolina y se encontraba en estado de coma, por lo tanto se encontró con un hombre en estado vegetal, y se imaginó que si hubiera sido su mujer le hubiera gustado estar a su lado para poder decirle todo lo que guardaba dentro. Una idea que plasmó en esta novela que concibió como homenaje a esta mujer y que como dice el autor esta localizada "en alguna parte de Afganistán, o en cualquier otro lugar", porque la violencia y las vejaciones a la mujer no son solo una cuestión afgana, ni musulmana...


Cuenta la mitología persa, que la piedra de la paciencia, es una piedra mágica a la que uno le cuenta sus desgracias, sus sufrimientos, sus miserias, le confía lo que no se atreve a revelarle a los demás... La piedra absorbe todas las palabras, todos los secretos y un buen día explota liberando al hombre de todo su mal. En esta novela la sangue sabur es un hombre echado en un colchón en estado vegetal, por una bala alojada en su nuca. A su cargo tiene una mujer y dos hijas de las que nadie se hace cargo porque él todavía vive.


Su mujer todavía joven y bella vela el despertar de su hombre, desgranando las cuentas de un rosario al ritmo de la cadencia de la respiración del marido, cada día tiene que repetir noventa y nueve vueltas de rosario el nombre de Alá que toca ese día, esperando una recuperación que no llega. Fuera de la casa las balas atronan, las bombas destruyen lo que encuentran a su paso y los combatientes terminan con los hombres que encuentran a su paso y profanan a sus mujeres y los niños juegan entre las ruinas.


La mujer pasa por todos los estadios propios del ser humano en una situación tan desesperada, de resignación en un primer momento, de hastío cuando pasan las semanas sin ninguna mejoría y la situación empeora para ella y sus hijas, de desespero porque le falta hasta lo básico para atenderle, hasta que al final convierte a su hombre en su piedra de la paciencia, y le va contando todo aquello que durante años le ha escondido, le reprocha sus ausencias, sus vejaciones, se atreve incluso con un tema tabú para la mujer en esas tierras el sexo, le reprocha su apatía, la falta de satisfacción de sus apetencias, y la represión a la que la ha sometido, le habla del cariño que sentía por su padre, a quien tenían marginado en un lugar húmedo de la casa por ser un hombre inteligente y bueno. Le confiesa que ha vuelto a encontrar a su tía que no goza de la simpatía del marido por una serie de hechos considerados graves en el país y que sin embargo es su principal apoyo, una vez la familia de él las ha abandonado a su suerte.


Se trata de un largo monologo en el que es muy fácil ponerse en la piel de la mujer, sentir su desesperación, entender sus gritos hacia un ser que no sabe si le escucha, pero que para ella está siendo una válvula de escape, sobre el que escupe todo lo que le esta dañando y volviendo loca. Los personajes son anónimos, practicamente el enclave en el que se desarrolla es una pieza de una casa. Otro tema recurrente es la guerra, que se lleva a los hombres a luchar en el nombre de alá dejando a las mujeres en una situación desventajosa, denuncia el autor vejaciones no sólo hacia las mujeres, si no también hacia los jóvenes que quedan huerfanos. En un pasaje cuando ella es sorprendida en la habitación por unos combatientes se tiene que fingir prostituta para que no la violen, puesto que como son mujeres impuras no las tocan.

El lector no puede dejar de preguntarse si realmente la piedra explotará o no lo hará, eso mismo se pregunta cada día la mujer mientras le lanza dardos envenenados. Antes de morir su suegro le confesó que esa piedra se encuentra en la Meca, y que no entendía como no había explotado ya. Pero si quieres saber como termina este librito de poco más de cien páginas tendrás que leerlo.

La piedra de la paciencia es un grito contra el fanatismo, contra las guerras, contra la dominación de unos hombres sobre otros, y que sólo la literatura consigue hacernos entender mejor que ningún medio de expresión.

24 comentarios:

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Tiene muy buena pinta, me encantan este tipo de novelas que nos dan a conocer realidad que la mayoría de las veces ignoramos pero que, creo, deberíamos conocer para concienciarnos. Aunque sean duras son historias que me encantan. Como Cometas en el cielo, Mil soles espléndidos, que me gustaron mucho y tengo varios más apuntados en mi lista de pendientes. Muchos besos.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

bibliobulimica dijo...

Me ha gustado muchísimo tu entrada Carmina...hasta ganas me dan de releerlo ¡con eso te digo todo!
un beso,
Ale

Miguel Baquero dijo...

Por lo que cuentas creo que en esta novela se mezclan dos temas diferentes, por un lado el tratamiento inhumano hacia la mujer que se practica entre el mundo musulmán (en otros lados también, es cierto, pero en el mundo musulmán sobre todo), y por otro lado el tema de la guerra. Ambas son situaciones espantosas y condenables, pero son distintas, y si mezclas una con otra corres el riesgo de no denunciar contundentemente la una ni la otra. ¿Es posible que sea así? El que mucho abarca, poco aprieta, dicen en mi tierra.

Elèna Casero dijo...

No lo he leído. No sé lo que haré porque tengo una pila de libros pendientes.

Pero me gusta cómo cuentas las cosas.

Muchos besos

Indecisa dijo...

Suena muy interesante, aunque puede que Miguel tenga razón. A veces los escritores quieren abarcar tanto que no desarrollan bien del todo los temas.

Luisa dijo...

Me gusta leer este tipo de historias, y con tu estupenda reseña por supuesto que me la apunto ;)
¡Besos!

sonia dijo...

Me ha encantado tu reseña Carmina, sin duda es interesantisimo
Un besote

Carol dijo...

Una historia muy pero que muy triste, especialmente porque esté basada en algo tan real que sucede demasiado a menudo. Seguro que éste libro me gustaría, apuntado queda. Bsos!

Bookworm dijo...

Todas estas novelas de denuncia son realmente interesantes y quizás la única forma de enterarnos de muchas cosas que de otro modo no sabríamos. Desde luego hay que sacarse el sombrero ante autores que no se arrugan por las amenazas que les caen cada vez que publican su trabajo.
Yo aún tengo pendiente "Cometas en el cielo" pero si me tropiezo con esta lo más probable es que se venga para casa.
Un abrazo

Carmina dijo...

Goizeder es una novela muy buena que refleja muy bien la situación, a pesar de estar escrita por un hombre ha sabido ponerse en la piel de una mujer y reflejar su desesperación, es creible y muy verosimil. El final es muy redondo y a mi me dejó sin aliento. Mil soles esplendidos lo he leido, y tengo pendiente cometas en el cielo

Carmina dijo...

Ale cuando una novela es tan profunda y en tan pocas páginas logra conmoverte tanto, es fácil escribir una reseña, me alegra de que tu que lo has leido, te haya gustado tanto lo que he escrito como para releerlo

Carmina dijo...

Digamos Miguel que no son dos temas diferentes, es decir el marido de la protagonista se encuentra en ese estado por haber luchado en la guerra santa, en la yihad, su estado le obliga a quedarse mientras su familia se va abandonando a su mujer y a sus hijas, la guerra es el trasfondo, digamos que el motor que hace que esta mujer joven y desamparada sienta tanto miedo como para echarle en cara a su marido toda suerte de reproches y desvelarle secretos que no debería haber dejado escapar, para algunos el final puede que sea previsible, a mi me impactó. Es creible?... pues no sé pero impactante si

Carmina dijo...

Elena anda que no tenemos todos una pila de pendientes enorme, yo voy un poco a salto de mata, en casa debo tener como 100 sin leer, y sin embargo en cada viaje a la biblio me saco tres o cuatro, y tengo carnet de dos biblios ahora... una locura, claro se quedan sin leer los propios. Si algun día te encuentras con el y tu pila ha bajado es una buena experiencia. Me alegra de que te guste como cuento las cosas

Carmina dijo...

Indecisa digamos que la guerra es una trama secundaria, no es más que un tema accidental que ayuda a explicar el porque la mujer actua de una determinada forma. El tema principal desde luego es el de la vejación a la mujer, el trato que sufre a manos del marido y las situaciones que se producen....

Carmina dijo...

Luisa se lee en un suspiro, es corto, pero duro, excusa para no leerlo no hay, ademas aunque sea un monologo no se hace pesado y pasa ante los ojos como si fuera una pelicula porque los enclaves estan muy bien descritos

maribel dijo...

Hola Carmina, es curioso, este libro es una de las decepciones de este año, debía yo tener otras expectativas, aunque no sea políticamente correcto decirlo, no me ha gustado nada..., ya sabes, no me pillaría en el momento adecuado.
Supongo que la atmosfera axfisiante, repetitiva, claustrofóbica reflejada me alejó en vez de llegarme.
Me pasó hace tiempo con una autora argelina: Salima Ghezali y el libro "Los amantes de Sherezade"
Lo cierto es que la leyenda en la que se basa , Sangue Sabur , es tan bella...
un abrazo ;-)

M. dijo...

Hola, guapa!! Aprovecho esta entrada, que es la última, para comentarte que me terminé de leer "El cocinero del dux". Me encantó, la verdad, pero lo más importante es que me metió en el mundo de "terminar libros de una puñetera vez", jajajaja, quizás le hubiera puesto un poco más de pimienta en un sitio y quitado un pelín de sal en otro (bonito simil, eh? jejeje), pero fue estupendo.

Besos!!

Carmina dijo...

Creo que es un libro que te puede gustar Sonia, pero ya sabemos todos como estan nuestras listas, yo es que con lista o sin ella sigo yendo un poco a salto de mata,si veo algo que me llama la atencion adelanto posiciones...

Carmina dijo...

Carol es una historia más que triste, da un coraje tremendo leerla, yo en ocasiones quería zarandearla y decirle que se fuera, total quien se iba a enterar, pero el choque entre su rebeldía y unas costumbres muy arraigadas la mantienen ahí a su lado, aunque de forma distinta a lo que mandan las tradiciones... Una buena forma de entender como se pueden sentir de frustradas estas mujeres y el merito es que esta escrito por un hombre.

Carmina dijo...

booki la verdad es que si que hay que ser valiente para meter el dedo en la llaga y seguir urgando a pesar de saber que seguro que hay represalias, en Francia tuvo problemas con la población afgana y musulmana en general cuando se publico, y eso que lo hizo en frances, y seguro que le vendran muchos mas si se publica en su país. Sin embargo eso no le ha impedido denunciar la situación de la mujer en él. Me gustan los libros de denuncia social, es la mejor forma de adquirir un poco de conciencia de lo que pasa por el mundo,a veces mucho mejor que un documental en el que podemos desconectar la mente. Lo bueno de este autor es que te empujaba a seguir leyendo, que tu conocías lo mismo que la mujer y que esta tenía curiosidad y te la transmitía a ti... Me ha gustado mucho esta novela y podría decir que la he disfrutado pero podría parecer a alguien muy fuerte. Tiene una prosa muy intensa este autor

Carmina dijo...

Maribel en algo tienes razon es claustrofobico, agobiante, pero por eso mismo me gustó a mí porque el autor fue capaz de transmitirme lo que la mujer estaba viviendo, me podía poner en su lugar, y sufrir con ella, enfadarme con ella, sentir su miedo, incluso la cadencia de esa respiración, que es lo que más se repite. O no te pilló en un buen momento, o simplemente no te gusta ese tipo de lecturas a todo el mundo no nos puede gustar lo mismo. Y tienes razón la leyenda de la piedra de la paciencia es toda una hermosura

Carmina dijo...

M. me alegro de que te haya gustado el Cocinero del Dux, yo me enamoré de este libro, tambien me alegro de que al final te hayas podido acabar un libro, cuando uno trabaja y esta apatico es tan dificil todo. Y me ha encantado tu simil, si es que eres toda una artista.
besos preciosa

Anónimo dijo...

Comentario de comentarios...

Una apreciación: lo que la protagonista utiliza no es un rosario, es simplemente un TASBIH, bolitas que sirven de cuenta (una por cada nombre de Allah, Dios en árabe).
Y volvemos a lo de siempre: nadie mata en nombre de Dios, nadie mata en nombre de una religión,nadie maltrata a una mujer en nombre de una religión... Eso es lo que una panda de terroristas y maltratadores dicen pero si fuera así, ya sabemos que dirigente talibán tendría que matarse en primer lugar para dar buen ejemplo¿no?

Como se trata de libros, recomiendo Islam: política, cultura y religón,de Juan José Tamayo (y que conste que él no es musulmán).

Las historias y la Historia, siempre tienen diferentes puntos de vista.

Fátima, musulmana (antes cristiana católica y casada con el hombre más cariñoso, respetuoso e inteleginte del mundo!! y musulmán practicante).
El problema viene de aquellos que se llaman musulmanes pero no actúan como tal.

Carmina dijo...

Fatima se agradece mucho tu comentario y perdona la tardanza en contestarlo. Como bien has dicho nadie mata ni maltrata en nombre de Dios eso es lo que los terroristas hacen creer a sus seguidores y la verdad es que siembran el panico... perdon por lo del rosario porque es verdad que ese nombre aparece en el libro, no se como he podido cometer ese error. Se acepta la sugerencia de lectura, lo buscare en la biblioteca.