lunes, 23 de enero de 2012


Qué difícil resulta encarar una opinión cuando sabes que vas a contracorriente. Hace unos meses empecé a ver pulular este libro por la blogosfera, todo el mundo hablaba maravillas de él, en poco tiempo las expectativas me crecieron como la espuma y el deseo de leerlo en las mismas proporciones. Durante meses me apunté a cuanto concurso vi, y os aseguro que no fueron pocos, no me he apuntado a todos y juraría que lo habré hecho a un mínimo de veinte. Tanto fue el cántaro a la fuente que un día se rompió, léase resulté agraciada en un sorteo.

Esperé que me llegara el librito, como el labrador espera el agua de mayo para sus cosechas, tardó un pelin en llegar con la consabida preocupación por mi parte y por la de la persona que lo sorteaba. A pesar de las ganas que tenía de leerlo se impuso la razón, llevaba muchos libros al mismo tiempo, un par de lecturas conjuntas con plazos establecidos y no era aconsejable abrir un nuevo frente. Con este panorama decidí esperar, y lo hice hasta el último día del año, a pesar de ser la anfitriona de una reducida fiesta de fin de año y haberme comprometido a cocinar yo la cena, arañé unos minutitos y me dispuse a leerlo. El libro es cortito así que con un par de horas por delante lo hubiera liquidado, sin embargo no las tenía y tuve que dejar mi lectura para el día de Año Nuevo, como habréis podido adivinar es mi primera lectura del año y no ha sido todo lo satisfactoria que me hubiera gustado.

Que las expectativas estén por la nubes no son buenas para ningún libro, unos consiguen mantener el listón que se había impuesto el lector y otros simplemente no lo consiguen, y este libro no consiguió mantenerlo. La historia que narra me dejó con cientos de cientos de preguntas sin respuesta, a lo mejor es un poco exagerado, pero os puedo asegurar que para sus 72 páginas fueron excesivas. La historia que contaba no me llegó, no le vi sentido, quizás me hago demasiadas preguntas, y exijo demasiado a un libro, pero en mi descargo diré que no lo he hecho solo con este, lo hago con todos.

Os preguntareis entonces donde esta el mérito de esta novela corta, porque sin duda lo tiene, ahí les voy a dar la razón a la gente que ha opinado antes que yo. La esencia de este libro no está en lo que cuenta, si no en cómo lo cuenta, los artificios de los que se vale, la belleza que le imprime la autora al texto. No esta tanto en qué cuenta que es en lo que yo me fijo preferencialmente en cualquier novela, si no en el cómo lo hace, de ahí que no me haya terminado de llegar a pesar de la belleza que emana.

Y todo porque yo soy una persona familiarizada con la prosa poética que sin duda bordan todas las autoras de hispano americanas, no se si es un don de ellas, o es que solamente ellas se atreven a plasmarlo en papel, el resultado un texto que sorprende la primera vez que te tropiezas con uno, y sin embargo y aunque las comparaciones son odiosas e injustas, cuando encuentras otros tiendes a comparar. De ahí que a mí la forma de narrar no me haya resultado novedosa ni me haya sorprendido, aunque si me ha resultado bella.

Para mi este texto ganaría mucho puesto en escena, en la voz de un narrador profesional, que supiera insuflar a su voz las modulaciones necesarias para acaparar la atención de un público que seguramente se le entregaría. La propia novela corta esta llena de interpelaciones al lector para no perder en ningún momento la atención de este, conforme iba leyendo, las distintas modulaciones de voz necesarias se iban plasmando en mi cabeza, y eso que no me considero una contadora de cuentos y cualquier persona lo haría infinitamente mejor que yo, sin embargo me resultó una experiencia placentera y es lo que salvó la nave de ser quemada.

Esta mañana mientras visitaba blogs amigos, hice una parada en la entrevista que Rosalía le hace a Jose Carlos Carmona, y lo que leí en una de sus respuestas me dio las fuerzas necesarias para ser valiente y nadar contracorriente. Decía este autor sevillano que entre la prensa especializada en literatura se había instalado el buenismo, el hacer criticas positivas de cuanto libro les cayera en las manos para no ser penalizados por las editoriales o los autores, de ese modo los lectores se encontraban con una gama muy extensa de libros buenos o buenísimos y que en realidad no lo son tanto, y no saben donde elegir y cómo hacerlo bien... No he copiado su respuesta completa, si no que la he interpretado, hay bastante de mi cosecha en ella.

Como muchos sabréis me licencié en periodismo, y decidí no doblegarme a ciertas cosas, quería ante todo que nadie coartara mi opinión y al final abandoné una profesión que parece ser que honra a quienes lo hacen, ante todo y sobre todo fui fiel a mi misma. Cuando leí esta novela me plantee no reseñarla, no podía ir contracorriente y tampoco podía decir que no me parecía el summum de la literatura. ¿Qué hacer entonces? La respuesta me la ha dado Carmona, decir lo que pienso desde el respeto y no instalarme en ese buenismo, si alguien lee mi blog lo hace buscando una opinión sincera y no puedo venderle como algo estupendo y maravilloso, la octava maravilla del mundo, algo que realmente tiene su mérito pero que con el tiempo no va a dejar más huella que un leve recuerdo.

Puntos negativos

Resumiendo un poco lo que ya he dicho, los puntos negativos los encuentro en la historia, me ha parecido bastante floja. Su corto recorrido no nos llega a situar bien dentro de ella, nos hacemos preguntas lógicas a las que no vamos a encontrar respuesta y no se si con más páginas las hubiéramos obtenido, pero para mí son esenciales.

Las repeticiones, de ahí que considere que es una novela para ser puesta en escena, para ser contada. El protagonista nos interpela siempre con las mismas frases, las repite hasta la saciedad, siempre con las mismas palabras hacia mitad de libro, y por más bellas que sean, leídas llegan a cansar. Sin embargo son esenciales para captar la atención de un público que está demostrado que va perdiendo la atención conforme avanza el relato.

Puntos positivos

Cualquier libro entra en primer lugar por los ojos, así que es indispensable para atraer al lector una buena portada, al menos para mí si lo es, y esta es bonita en extremo, con sus colores claros entre beis y rosados, esa rama florecida que a mi me recuerda a oriente medio y esos pajarillos estratégicamente colocados. La editorial Circulo Rojo me sorprende con sus diseños, no he visto ninguno que me haya dejado indiferente.

La utilización de la prosa poética embellece el texto y lo hace cómodo de leer, incluso llega a extasiarte por momentos ese dominio de la lengua.

Los capítulos son cortos, una página, página y media, como mucho dos, y eso actúa de reclamo lector, te hace seguir leyendo para ver que respuestas vas obteniendo, y sin embargo cada vez te surgen más preguntas. El texto esta concebido para enganchar al lector y eso creo que lo consigue, no creo que nadie por muy indiferente que le parezca lo que este contando deje el libro a mitad. Este consta de 72 páginas y se estructura en 38 capítulos.

La ambientación en la Edad Media donde eran tan frecuentes los trovadores, los cuenta cuentos, hace creíble esta historia, y la puesta en escena que la autora le ha proporcionado, constituye para mí un acierto, un punto a su favor.

Los personajes se hacen querer, tanto Giacomo como Elisa, a está la conocemos a través de los relatos que nos cuenta Giacomo, la vemos a través de los ojos de un enamorado, de un hombre que vive en continuo arrepentimiento por no haber podido cumplir una promesa. La que le hiciera a una mujer excepcional, una mujer que inventaba el mundo que le hubiera gustado vivir, una contadora de cuentos... Elisa pintaba el mundo de colores claros y a la vez brillantes, sustituía todo aquello que no le gustaba con la imaginación. Y a esta faceta de ella es a la que se aferra Giacomo a miles de quilómetros de distancia y en una tierra desconocida para no desfallecer, para mantener vivo su recuerdo y su amor...

Por último quiero hablaros de la autora a la que le muestro todo mi respeto y mi admiración, porque no es una recién llegada a este difícil mundo de la literatura. Sin duda ha sabido hacerse un hueco en este mundo y ha conseguido llegar a mucha gente, y espero siga teniendo éxito, y persiguiendo sus sueños.

Pilar Alberdi nació en Argentina en 1954 y en la actualidad reside en Málaga. Posee una extensa formación académica, a la vez que polifacética entre las que destacaría los estudios de guión, dirección de cortometrajes y dramaturgia. Ha publicado obras de poesía, teatro y narrativa. En su haber cuenta con varios premios y con esta mini novela quedó finalista del Premio Felipe Trigo de novela corta 2010, bajo el título de La promesa. Sus poemas y relatos han sido publicados en diferentes medios.

Conclusión:

La recomiendo? sí, pero con las expectativas un poco más bajas que yo tenía, supongo que sin tanto boom en la blogosfera, sin tanta reseña más que positiva, la lectura me hubiera satisfecho de otro modo, no se me hubiera quedado tan coja, o si alguien hubiera sido capaz de mostrar esos puntos negativos y no tan sólo los positivos, igual la hubiera leído sin duda, pero no le hubira puesto un listón tan alto.

21 comentarios:

Offuscatio dijo...

¡Estupenda! Creo que podría conseguir muchos más adjetivos para explanar mi opinión pero me parece que tu sinceridad y argumentos lo dicen todo. Si soy sincera, yo también estuve ilusionada con este libro durante mucho tiempo, y tal como tú, me he apuntado en numerosos sorteos pero jamás me ha tocado. Pero, lo que refieres es precisamente lo que me echa para tras cuando pienso en atreverme con algunos libros que me han llegado a casa. Es una tarea difícil elegir palabras sabias para plasmar una opinión menos positiva sobre el trabajo de alguien.

porlomenix dijo...

Todo me parece agradable en este cuento, desde la imágen de cubierta, hasta los pequeños cuentos que se encuentran en él,

me llegó a través del bloguero invisible de Kayena y le busqué un hueco entre lecturas,

se merece más lecturas, para aprenderle y contar sus cuentos.

Tatty dijo...

Me pasa exactamente lo mismo que a tí, después de ver reseñas tan positivas estoy deseando leerlo y me he apuntado a todos los sorteos hasta que también me ha tocado. Hace un tiempo que está en mi estantería pero aún no le ha llegado el turno y no puedo opinar, pero me parece genial que hayas expuesto tan bien tu opinión. Creo que la base de un blog de reseñas tiene que ser ante todo la sinceridad, no solo es cuestión de reseñar los libros que nos gustan o ponerlos a todos super bien, hay que saber exponer una opinión negativa, eso sí, siempre desde el respeto y argumentando los motivos por los que un libro no nos gusta, lo que para ti puede ser negativo habrá otro lector que lo vea como positivo, una reseña negativa no siempre tiene que significar cerrar las puertas al libro.
Me alegro mucho que hayas expuesto un punto de vista diferente, cuando lea el libro ya te contaré qué me ha parecido
un beso!

LAKY dijo...

Sí que es cierto que cuesta mucho hacer una reseña negativa cuando todas las que has leído son positivas. A mí me pasó hace poco con "Signatura 400". Pero entiendo que hay que hacerla; eso sí, como cuando la haces positiva, exponiendo los motivos por los que el libro no te ha acabado de convencer.
A mí ya sabes que me gustó el libro y que me pareció original la forma de contar la historia (que también señalé, que me hubiese encantado oirla contada por un trovador) pero es muy peligroso hacerse grandes expectativas de algo.
Magnífica reseña, como siempre.
Un beso

Carol dijo...

Me parece genial q vayas contracorriente y q te hayas decidido a escribir la reseña, me parece q cuando buscamos opiniones de un libro buscamos la variedad de estas, distintos puntos de vista, pros y contras y eso lo has conseguido y mucho en esta genial reseña. a mí el libro me gustó, por supuesto no es una obra maestra, pero me pareció un cuentecillo bonito y sencillo, con una prosa muy dulce, me entretuvo, y en ese momento era lo que buscaba. Muchos besos y gracias por la sinceridad de tu reseña

Sandra M. dijo...

Pues llevo detrás de él un tiempo pero, si dices que no es tanto... no sé. Ya veré. Primero intentaré despejarme de lecturas.

Estoy de acuerdo con Tatty en que para que un blog de reseñas sea serio y funcione, siempre deberíamos dar nuestra más sincera opinión y no alabar una obra por el hecho de no quedar mal ni con el autor ni con las opiniones de otros bloggers. A la larga es algo que perjudicaría a todos.

Un saludo.

shaka lectora dijo...

Siento mucho el batacazo, cuando una pone tantas expectativas en algo(libros, pelis o cualquier tipo de proyecto) y luego no resulta ser tan bueno como parecía, el chasco es monumental. Tu reseña es extraordinaria, como te dice la compañera offuscatio sincera y clara y es muy difícil reseñar un libro que no ha cumplido lo que esperabas de él.

Un beso!!!

Margaramon dijo...

Yo también me he apuntado a un montón de sorteos para conseguir este libro. Finalmente lo he conseguido pero todavía no lo he leído. Gracias a tu reseña me has bajado las expectativas. Has hecho lo que debías, si el libro no te ha llegado todo lo que esperabas no hay porque mentir. Con respeto se pueden decir las cosas y no ofendes a nadie. Gracias por tu sinceridad.
Besos

Margari dijo...

Es lo malo cuando se pone tantas expectativas en un libro. Que es difícil cumplirlas. También le tenía puestas muchas expectativas a este libro, pero ahora, tras leer tu fantástica reseña, caen un poco.
Y ha tenido que resultar difícil escribir esta reseña. Porque cuando un libro gusta, las palabras parecen salir sólas. Pero cuando no lo hace, parece que ni las palabras quieren salir.
Besotes!!!

María dijo...

Vaya, lamento que no te haya gustado lo suficiente. La verdad que a mí por el estilo, la historia y esa prosa poética me encandiló. No se puede coincidir en todo :-)
¡Muchos besos!

Carla dijo...

Me ha gustado mucho tu reseña por lo sincera que es. Me encanta que vayas a contracorriente porque me gusta leer otras opiniones. Es difícil hacer este tipo de reseñas, pero yo ante todo busco en un blog sinceridad y tú lo has hecho.

Un beso!

masteatro dijo...

Me ha gustado mucho tu reseña. Al fin y al cabo es cierto que leemos las opiniones de otros queriendo saber tanto lo que les gusta como lo que no.

Vero dijo...

Yo también querría leerla pero me da miedo que me pase como a ti. Yo al que me he apuntado siempre es para el de El boligrafo de gel verde jeje Besos

Dorothy dijo...

A mí me gustó, no muchísimo ni tanto como pensaba, pero me gustó, sin más. Es cierto, eso sí, que aprecié más lo que evoca (la época, el ambiente, las sensaciones) que la historia en sí.

Un beso, valiente.

Rebeca de Winter dijo...

Qué difícil ha tenido que ser para ti escribir esta reseña. Ese buenismo al que aludes lo veo a diario en la red, en las revistas... Al final uno no sabe de quién fiarse y desconfía casi de todo el mundo a la hora de comprar un libro. Yo tengo alguna reseña en mi blog donde pongo el libro a caer de un burro, pero lo hice desde la tranquilidad de no colaborar con ninguna editorial, ni ser regalo de ningún escritor. Supongo que el que te haya tocado en un blog amigo, será una situación un tanto comprometida. A mí me resulta más creíble un blog que es capaz de nadar a contracorriente. Aun así, destacas puntos positivos del libro y los negativos los haces de forma elegante y bien analizados. Por mi parte, enhorabuena.

Shorby dijo...

Generalmente cuesta bastante escribir una reseña negativa, y más aún sabiendo que ha gustado bastante en general a los que lo han leído.
Sí es cierto que cuando vas con las expectativas muy altas... miedito da. A mí me ha pasado una barbaridad de veces, por eso trato de leer los libros de boom cuando ha pasado el mismo =) (manías) xD

Besotess

Pilar Muñoz dijo...

Es cierto lo que dices. A veces tenemos expectativas tan altas con ciertos libros que cuando los leemos nos parecen incluso peores de lo que son en realidad.Es normal que cada cual tenga sus gustos y preferencias de lectura y por tanto, normal que no nos gusten tanto como a los demás, ¿por qué no decirlo? Sobre gustos no hay nada escrito.
Tu apreciación con Isla de Nam puede incluso ser beneficiosa para quienes lo lean después. Al exigirle un poco menos, puede acabar gustándoles más.
Besos.

Ismael Cruceta dijo...

Bueno estas reseñas siempre son positivas, y más cuando se hacen con tanto respeto!
un abrazoo!

Inmaculada dijo...

No es bueno crearse espectativas sobre libros que aún no hemos leído, ni siquiera aunque ya conozcamos al autor. Y es que hay libros que no paran de recibir elogios y eso no significa que nos tengan que gustar a todos. Coincido contigo en tratar de ser lo más sincera posible cuando comentas lo que has leído, no le debes nada a nadie y si no cuentas la verdad, ¿para qué llevar un blog?
Saludos.

Kristineta! dijo...

Genial reseña! Muy completa como siempre. Creo que siempre tienes que dar tu opinión, sea positiva o negativa, pero siempre la verdad. Si no te ha gustado, lo dices de manera respetuosa y nadie tiene que sentirse ofendido.
Besos!

Trescatorce dijo...

Está genial que te hayas decidido a hacer la reseña pese a ir contracorriente. Creo que los que tenemos estos blogs lo hacemos para dar nuestra opinión sincera sobre lo que leemos, y no todo nos puede gustar.
Me alegro de que hayas escrito esta reseña, porque aunque sigo queriendo leer la novela, mis expectativas (esas grandes enemigas de la lectura) andan un poco más bajas.
Besos!!